EL NÚCLEO DE CONFIANZA DEL LÍDER

Redondo, 'quinto vicepresidente': el jefe de Gabinete logra el poder total de la Moncloa

El hombre más próximo a Sánchez completa la reorganización del complejo presidencial, a falta de los últimos nombramientos. Un Gabinete en el que gana peso, junto a Bolaños y Salazar

Foto: El director de Gabinete del presidente, Iván Redondo, y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, el pasado 17 de enero. (EFE)
El director de Gabinete del presidente, Iván Redondo, y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, el pasado 17 de enero. (EFE)
Adelantado en

La Moncloa ya tiene un nuevo esqueleto, diseñado por Iván Redondo, el todopoderoso director de Gabinete del presidente del Gobierno. Una estructura algo distinta a la que construyó Pedro Sánchez en su primer mandato. Un armazón en el que gana peso, como se había anunciado, la mano derecha del jefe del Ejecutivo, de tal manera que todo pasa por él, y en el que se desmantela la potente macroárea que conducía el principal asesor internacional del líder socialista, José Manuel Albares, y en el que la Secretaría de Estado de Comunicación (SEC), una pieza clave en esta nueva etapa de coalición con Unidas Podemos, se refuerza, con cinco departamentos dentro de ella, frente a los tres que tenía. Redondo es visto casi como un 'quinto vicepresidente', el hombre más próximo a Sánchez y guardián absoluto de su estrategia.

Todavía quedan nombramientos por hacer en la Presidencia del Gobierno, aunque este martes el Consejo de Ministros aprobó varios que sumados a los anteriores permite hacerse una idea de cuál será el perfil definitivo de la Moncloa en esta legislatura. Todo orbita en torno a Iván Redondo y, debajo de él, en torno a los otros dos nodos fundamentales de poder, el madrileño Félix Bolaños como secretario general de la Presidencia, y el sevillano Paco Salazar como director adjunto del Gabinete. Tres hombres como principales puntales en el equipo de Sánchez. Los tres altos mandos que integrarán el Comité de Dirección de la Moncloa, junto al secretario de Estado de Comunicación, que salvo relevo aún no anunciado seguirá siendo el periodista Miguel Ángel Oliver.

Como interpretan en el Gabinete, en este mandato "se refuerza el equipo que llegó con la moción de censura, la tripleta de Redondo-Bolaños-Salazar", y todos los nuevos cargos son "de la máxima confianza de los tres". Caso, por ejemplo, de Manuel de la Rocha Vázquez al frente del Departamento de Asuntos Económicos y G20, de Nuria Lera para Asuntos Nacionales o de Fran Martín en Planificación y Seguimiento de la Actividad Gubernamental.

Redondo, Bolaños, Salazar y el secretario de Estado de Comunicación forman parte del Comité de Dirección, el núcleo duro de la Moncloa


Este martes el BOE publicó el real decreto [aquí en PDF] que define la estructura de la Presidencia del Gobierno (y el que remodela, también, el Ministerio de Exteriores, del que sale la exdiputada Irene Lozano, que marcha al Consejo Superior de Deportes). Es el que describe cómo se articula la Moncloa bajo la batuta del director de Gabinete, Iván Redondo, a quien Sánchez, pese a las críticas de aquellos que le culpaban de haberle empujado a la repetición electoral, ha reforzado, y mucho, aunque también ha habido un ejercicio proactivo por parte del Ejecutivo de visualizar que él es el hombre fuerte del presidente.

¿Ballesteros, al CNI?

Del director de Gabinete dependen directamente siete órganos: la Secretaría General de la Presidencia del Gobierno —Félix Bolaños, con rango de subsecretario—, la Dirección Adjunta del Gabinete —Paco Salazar, también con categoría de subsecretario—, los Departamentos de Seguridad Nacional, Asuntos Económicos y G20 (Manuel de la Rocha Vázquez), Asuntos Exteriores y Unión Europea —sus cuatro titulares tienen rango de director general— y la Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo. Esta última es un área de nueva creación y que pretende pensar en los retos de España a medio y largo plazo, y al frente de la cual se situará un director general que aún no ha sido nombrado. En Seguridad Nacional continúa, al menos de momento, el general de brigada Miguel Ángel Ballesteros, candidato a ocupar la dirección del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Con la nueva estructura, se desmantela la Secretaría General de Asuntos Internacionales que lideraba Albares. Sánchez tendrá tres 'sherpas'

De este primer escalón de poder en la Moncloa destaca la desarticulación de la antigua Secretaría General de Asuntos Internacionales, Unión Europea, G20 y Seguridad Global. La dirigía el diplomático José Manuel Albares, que ahora, tras no lograr su aspiración de convertirse en ministro de Exteriores, marchará a París para convertirse en embajador de España en Francia. El Gobierno está aún a la espera de que llegue el plácet preceptivo de la República gala, pero se espera que llegue en breve.

Félix Bolaños promete su cargo de secretario general de la Presidencia del Gobierno. (EFE)
Félix Bolaños promete su cargo de secretario general de la Presidencia del Gobierno. (EFE)

Ahora, su Secretaría General se desguaza en tres partes. El 'sherpa' especializado en las cuestiones relativas al G20 será el economista Manuel de la Rocha Vázquez, director general del renombrado Departamento de Asuntos Económicos y G20. Los titulares de Asuntos Exteriores y de Unión Europea —probablemente, las titulares, porque el equipo del líder querría que fueran mujeres— no han sido nombrados aún. Es decir, que el presidente pasa de un asesor principal en política exterior a tres 'sherpas' especialistas en tres áreas. Sánchez retorna al modelo de otros antecesores suyos. En la Moncloa y en el entorno de Albares explican que la antigua Secretaría General se había diseñado expresamente para él, un dirigente con "competencia técnica como diplomático, con la confianza del presidente y con compromiso político", al ser también militante del PSOE.

De la Secretaría General de la Presidencia del Gobierno, que comanda Félix Bolaños, cuelgan, como antes, la Vicesecretaría General (Hilda Jiménez continúa al frente), el Departamento de Protocolo —en manos de Jorge Mijangos desde marzo de 2019—, el Departamento de Seguridad —con la comisaria principal María Marcos de titular, la primera mujer en ocupar el cargo—, y un área de nueva creación, el Departamento de Planificación y Seguimiento de la Actividad Gubernamental. Este "tendrá como misión el análisis de la programación e implementación" de la acción del Ejecutivo y de los "compromisos adquiridos por el presidente en el debate de investidura" de principios de enero en el Congreso. Bolaños aúpa a este nuevo departamento al que era su director de Gabinete, Fran Martín Aguirre. Aguirre será sustituido por Rafa Oñate, miembro de la Gerencia del PSOE en Ferraz.

Los Altos Comisionados, Gasco y Polo

Del director adjunto del Gabinete de la Presidencia, de Paco Salazar, dependen a su vez varios departamentos: Asuntos Nacionales, Asuntos Institucionales, Análisis y Estudios y Asuntos Políticos. Los directores generales de estas cuatro áreas fueron nombrados este martes por el Consejo de Ministros. Nuria Lera se encarga de la principal, Asuntos Nacionales. En realidad, esta licenciada en Pedagogía Social y Laboral conoce la casa, porque ya era subdirectora general del departamento cuando Borja Cabezón, hoy diputado en la Asamblea de Madrid, lideraba el departamento. El politólogo Iván García Yustos, de la confianza directa de Sánchez, también asciende, de subdirector a director general de Asuntos Institucionales. La socióloga, politóloga y editora y miembro de 'Politikon' María Ramos se hace cargo de Análisis y Estudios, el área que en el primer Gobierno de Sánchez conducía Paco Salazar. Ella formaba parte de su equipo. Para Asuntos Políticos, el dirigente sevillano ha elegido a quien era su subdirector general, Antonio Hernández Espinal, técnico especialista en publicidad y experto en dirección de campañas. Por tanto, tres subdirectores son ascendidos a directores generales.

Tres subdirectores generales, bajo la batuta de Salazar, son ascendidos a directores generales: Nuria Lera, María Ramos e Iván García Yustos

Bajo la dependencia directa de Sánchez funcionarán los Altos Comisionados de Lucha contra la Pobreza Infantil —que ya existía, solo que ahora cambia de responsable: será en la nueva etapa el político vasco Ernesto Gasco— y de España Nación Emprendedora —de nueva creación, y las riendas las llevará el exsecretario de Estado Francisco Polo—, ambos con rango de subsecretario.

Francisco Salazar, nuevo director adjunto del Gabinete de la Presidencia del Gobierno. (Moncloa)
Francisco Salazar, nuevo director adjunto del Gabinete de la Presidencia del Gobierno. (Moncloa)

La Secretaría de Estado de Comunicación (SEC) se mantiene desde 2016, ya con Mariano Rajoy en la Moncloa, bajo la dependencia orgánica del jefe del Ejecutivo y la vinculación funcional con quien es el ministro portavoz. Pero ahora se introduce un cambio importante: se integra en el Comité de Dirección de la Presidencia del Gobierno, que lidera Redondo. Es decir, que pasa a controlar la estrategia comunicativa del nuevo Gobierno de coalición.

La pieza de la SEC

Antes, la SEC se organizaba en tres direcciones generales (Información Nacional, Información Internacional y Comunicación). Ahora tendrá cinco departamentos, cada uno con un director general al frente: Información Nacional, Información Internacional, Información Autonómica, Información Económica y Departamento Digital. El secretario de Estado sigue siendo el periodista Miguel Ángel Oliver, y bajo él quedaban la directora general de Comunicación, Susana Reverter, y la de Información Internacional, Carmen Pérez. Quien llevaba Información Nacional, Alberto Pozas, tuvo que salir del Ejecutivo por verse citado a declarar en el 'caso Villarejo' por su etapa como director de la revista 'Interviú', desaparecida de los quioscos desde hace dos años. Sobre la SEC se cierne un enorme secretismo: desde hace semanas fluyen las especulaciones sobre si habrá o no relevos. Pero no hay ahora mismo datos, ni de continuidad de sus responsables ni de destituciones. Reverter y Pérez sí han sido cesadas (también Albares), aunque siguen en funciones, porque sus áreas cambian de denominación. "Ahora que la alineación del Gobierno es casi completa, nos falta en la Moncloa abordar la SEC, y habrá que iniciar el ajuste en breve. Las decisiones se tomarán pronto, como pronto la semana próxima", indican fuentes del Ejecutivo.

Se conforma un Gabinete de la Presidencia "continuista", aunque con entradas, a las órdenes de Redondo, y que tiene un perfil "más político"

Se trata, señala un alto cargo de la Moncloa, de un "Gabinete continuista con nuevas incorporaciones", que "se ha reestructurado para mejorar la productividad y totalmente a las órdenes de Iván". Si la primera configuración hubo de montarse rápidamente, por las urgencias de confeccionar un equipo justo tras la moción de censura, ahora se ha construido una cúpula "más potente, más moderna, más reflexionada, para más largo plazo". "Más eficaz y también mucho más política", destacan los colaboradores del director de Gabinete del presidente. Por cierto, la composición, al menos por ahora, es casi totalmente masculina. Sánchez se sigue rodeando de hombres en su equipo de trabajo cercano. En la Moncloa argumentan que antes solo había un alto cargo mujer, Andrea Gavela, la antecesora de Salazar, y ahora hay dos, María Ramos y Nuria Lera, a falta de completar los nombramientos en Asuntos Exteriores, en UE y en la Oficina de Prospectiva, aparte de la SEC. Antes también los Altos Comisionados los llevaban mujeres, Luisa Carcedo en Pobreza Infantil (luego relevada por Pau Marí-Klose cuando ella asumió Sanidad) y Cristina Gallach en Agenda 2030 (que ahora ha pasado a la vicepresidencia de Pablo Iglesias).

El director de Gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo, el pasado 2 de octubre en el Palacio de la Moncloa. (Jorge Álvaro Manzano)
El director de Gabinete del presidente del Gobierno, Iván Redondo, el pasado 2 de octubre en el Palacio de la Moncloa. (Jorge Álvaro Manzano)

Y aunque sí ha crecido el poder de Redondo, Bolaños y Salazar, hay otras cuestiones que ahora salen en el papel pero que ya funcionaban en la práctica. Así, el Comité de Dirección, el órgano encargado de la "coordinación del asesoramiento y apoyo de la actividad de la Presidencia del Gobierno", ya operaba y se reunía todos los lunes por la tarde en la Moncloa, con una composición semejante. Ahora el comité existe en el BOE con rango normativo, y sus integrantes se citarán todos los miércoles.

En el plazo de un mes

¿Qué áreas concretas ganan entonces los tres hombres fuertes de la Moncloa? Redondo, la Oficina de Prospectiva y la dilución de la Secretaría General de Albares. Bolaños, el Departamento de Planificación y Seguimiento de la Actividad Gubernamental y la coordinación de los ministerios. Salazar gana rango administrativo: de director general de Análisis y Estudios a director adjunto del Gabinete de la Presidencia, con rango de subsecretario. Sánchez premia al que era ya su núcleo duro. Los tres, junto con Carmen Calvo, vicepresidenta primera, vertebran el poder del complejo presidencial. El líder socialista, aunque ha introducido cambios muy relevantes en el conjunto de su Gobierno, ha mantenido a sus personas de confianza a su lado.

Se crean órganos de coordinación interministerial de los departamentos segregados: para Inspección de Trabajo, Investigación y Seguridad Alimentaria

Este martes, el Consejo de Ministros aprobó el real decreto de estructura básica de los ministerios [en PDF aquí], con la que el nuevo Gobierno pretende comenzar, "sin más demora, sus tareas como órgano político que dirige la Administración General del Estado y sus compromisos con la ciudadanía". Se crean cinco secretarías generales con rango de subsecretarías, nueve direcciones generales y cinco secretarías generales técnicas (de los cinco nuevos ministerios, por tratarse de una exigencia legal). La principal novedad es que, en aras de un "funcionamiento más eficiente" y para la prestación de "servicios públicos de calidad", mecanismos específicos de coordinación en determinadas áreas de actuación de ministerios que se han segregado.

La exministra Magdalena Valerio con los ministros Yolanda Díaz y José Luis Escrivá, el 13 de enero. (EFE)
La exministra Magdalena Valerio con los ministros Yolanda Díaz y José Luis Escrivá, el 13 de enero. (EFE)

Así, se deberán crear en el plazo de un mes coordinaciones interministeriales para la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (a caballo entre los departamentos que lideran Yolanda Díaz y José Luis Escrivá), para la Investigación Universitaria (entre Ciencia e Innovación, de Pedro Duque, y Universidades, de Manuel Castells), y Seguridad Alimentaria y Nutrición (entre Sanidad, de Salvador Illa; Agricultura, de Luis Planas, y Consumo, de Alberto Garzón). La Moncloa alega que son órganos de coordinación habituales y paritarios y que no suponen más gasto. A partir de ahora se tienen que ir redactando y publicando los decretos de estructura específicos y detallados de cada ministerio.

Hana Jalloul, nueva secretaria de Estado de Migraciones

El Consejo de Ministros de este martes aprobó otra tanda de nombramientos. No solo los que afectan a la Presidencia del Gobierno. Los tres movimientos más relevantes son, por un lado, la salida de la Secretaría de Estado de España Global de Irene Lozano, que ahora pasa a presidir el Consejo Superior de Deportes, órgano adscrito al Ministerio de Cultura y Deporte, del que es titular José Manuel Rodríguez Uribes. Lozano sustituye a la esquiadora María José Rienda al frente del CSD y a ella la releva Manuel Muñiz, decano desde 2017 hasta ahora de la Escuela de Asuntos Globales y Públicos del Instituto de Empresa (IE), un perfil económico que se ajusta más al enfoque del Ministerio de Exteriores que pilota Arancha González Laya

Además, la nueva secretaria de Estado de Migraciones es Hana Jalloul Muro (Zaragoza, 1978), en sustitución de Consuelo Rumí. Jalloul, de origen libanés, diputada en la Asamblea de Madrid desde las elecciones del pasado mayo y antes directora del Gabinete Técnico del delegado del Gobierno en Madrid, es doctora por la Complutense en el departamento de Relaciones Internacionales y Derecho Internacional Público. Es profesora en la asignatura International Terrorism en el Máster en Geopolítica y Estudios Estratégicos de la Universidad Carlos III y de la asignatura Comparative Politics para estudiantes de doble grado en la Universidad Carlos III. Jalloul pasará a trabajar a las órdenes directas del titular de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

El nuevo ministro también nombra a José María Casado, economista del Banco de España desde 2009, como secretario general de Objetivos y Políticas de Inclusión y Previsión Social. Casado era en la actualidad coordinador adjunto del Programa de Revisión de Gastos (Spending Review) y jefe del proyecto de Beneficios Fiscales de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), entidad que presidía Escrivá hasta su llegada al Gobierno.

El Consejo revalidó al catedrático granadino José Antonio Montilla como secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y Asuntos Constitucionales y nombró, entre otros, a Joan Groizard como director del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE); a Pablo Zapatero como secretario de Estado de Justicia; a la fiscal Sofía Puente como directora general de Seguridad Jurídica y Fe Pública; a Montserrat Torija como directora general de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo; a Francisco Hernández Spínola como secretario de Estado de Política Territorial y Función Pública. 

Además, se nombra a las activistas LGTBI Boti García y Beatriz Gimeno como altos cargos de Igualdad. La primera, como directora general de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI, y la segunda, como directora general del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios