EL EJECUTIVO ENTIENDE QUE YA "NO HAY CASO"

El Gobierno admite que Ábalos evitó que la Policía expulsara a Delcy Rodríguez

Montero subraya que España solo tuvo información del pasaje cuando el avión en el que viajaba la dos de Maduro había despegado, no en origen. Insiste en que el ministro salvó una "crisis diplomática"

Foto: El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, el pasado 4 de enero, en el debate de investidura. (EFE)
El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, el pasado 4 de enero, en el debate de investidura. (EFE)

"No hay caso", proclama el Gobierno para intentar dar por zanjada la crisis surgida a raíz del encuentro del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Pero no le está resultando fácil dar carpetazo y dar una explicación completa y consistente. Ahora entiende que ha de cerrar filas con el también secretario de Organización del PSOE, y aplaudir su gestión, que evitó una "crisis diplomática" tanto con el país suramericano como con la Unión Europea. Es más, admite ahora el Ejecutivo que si no hubiera conversado con ella Ábalos, reiterándole que tenía vetada la entrada a suelo español, la Policía la habría tenido que deportar.

"Si Ábalos no hubiese intervenido, la Policía de frontera la habría rechazado", con toda seguridad, reconocían este martes fuentes del Gobierno. Y es que Rodríguez tiene prohibida la entrada y el tránsito en territorio comunitario por las sanciones impuestas por la UE contra una serie de dirigentes del chavismo por "violaciones o abusos graves de los derechos humanos o de la represión de la sociedad civil y la oposición democrática en Venezuela" [aquí las instrucciones en PDF].

En los últimos días, desde que estalló el caso Ábalos, el jueves pasado, el ministro había sido quien había ofrecido versiones cambiantes sobre lo que ocurrió en la noche del domingo 19 al lunes 20 de enero en Barajas. El presidente, Pedro Sánchez, le respaldó expresamente el sábado, pero ningún miembro del Ejecutivo había proporcionado un relato íntegro de los hechos en defensa del titular de Transportes. Lo enhebró este martes, tras la reunión del Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

Montero señala que Exteriores tuvo "conocimiento fehaciente" de que Rodríguez iba a bordo cuando el avión había despegado. Entonces, Sánchez lo sabe


Según relató la ministra, Exteriores tuvo conocimiento de que el avión en el que viajaba Rodríguez rumbo Turquía hacía escala en Madrid cuando ya había despegado de Venezuela y estaba volando hacia España. Fue ese, además, el momento en el que Sánchez supo de este asunto, según precisaron fuentes del Ejecutivo. Entonces, se tomaron las "medidas correspondientes" para impedir su entrada en suelo español. "Solo Exteriores tuvo conocimiento fehaciente de que se dirigía en escala cuando el vuelo estaba de camino", dijo Montero.

Destino, no origen

Y esto es así porque España, a diferencia de lo que ocurre, por ejemplo, en Estados Unidos, conoce el pasaje de los vuelos ya en destino, no en origen, una norma que es común a otros países. Si no se impidió que el aparato aterrizara en Madrid fue porque la tripulación tenía que descansar antes de seguir su ruta, ya que la normativa aérea es muy estricta en cuanto a sus horas de reposo. Fuentes del Ministerio de Exteriores confirmaron a EFE que la Embajada del país latinoamericano comunicó al Departamento de Protocolo del departamento que dirige Arancha González Laya de que Rodríguez iba a bordo del avión sobre las 20:00 del domingo, unas cuatro horas antes de su llegada a la terminal ejecutiva de Barajas.

El Ejecutivo subraya que cumplió "a rajatabla" con lo dispuesto por la UE, porque la dos de Maduro no pisó suelo español y no se generó una crisis

El titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, una vez conocida la comunicación de Venezuela vía Exteriores, habló con Ábalos, que tenía previsto ir a recoger a su amigo, el ministro de Turismo, Félix Plasencia. En esa llamada, antes de las diez de la noche de ese domingo 19 de enero —se preveía que aterrizara la aeronave a las 23:00, pero se demoró hasta pasada la medianoche—, Marlaska le pidió a Ábalos que reitere a Rodríguez que no puede pisar suelo español. Según el relato oficial, eso fue lo que hizo el responsable de Transportes. "Lo que hizo fue evitar una crisis diplomática, y trabajó para que no se produjera. Se consiguió que esa crisis diplomática pudiera resolverse con éxito sin que hubiera habido ninguna consecuencia añadida ni ningún efecto secundario" como habría ocurrido, por tanto, si Rodríguez hubiese llegado a pisar suelo español, remarcó la portavoz.

El Gobierno admite que Ábalos evitó que la Policía expulsara a Delcy Rodríguez

Gracias a la actuación de Ábalos, enfatizó Montero, la vicepresidenta de Nicolás Maduro "no pisó suelo español" en ningún momento y se dio cumplimiento "a rajatabla" de las sanciones de la UE, puesto que siempre se mantuvo en la zona considerada de frontera hasta que, nueve horas después de su llegada a Madrid, partió hacia Doha en un vuelo comercial. El Gobierno entiende que se cumplieron las instrucciones comunitarias porque Rodríguez no pasó nunca el control de pasaportes, que es el punto en el que defiende que se penetra en territorio comunitario. Sin embargo, las normas de la UE señalan que los Estados miembros han de tomar las medidas necesarias para que los incluidos en esa 'lista negra' no entren ni "transiten" por su territorio. Los expertos además advierten de que los aeropuertos no son zona internacional, sino que pertenecen a los Estados donde se encuentran.

Montero subrayó que no conoce los planes que tenía Rodríguez. Las personas que la acompañaban sí podían pernoctar en Madrid, porque sobre ellas no pesaban sanciones, pero ella en ningún caso podía pisar espacio Schengen o incluso dormir en un hotel de la capital. El Gobierno no ha llegado a confirmar que fuera esta su intención, pero lo que sí deslizó la portavoz fue que la gestión de Ábalos "evitó que esta persona entrara dentro" de España.

"Prevenir" conflictos

La dos del régimen chavista "nunca atravesó el control de fronteras y estuvo en todo momento en suelo internacional, pero en ningún caso en suelo español". "A ninguno se nos escapa que si se hubiera producido esa circunstancia se habría planteado una crisis importante dentro de Venezuela y con nuestros socios europeos", reconoció Montero. Porque es tarea de la "diplomacia" el "prevenir" conflictos. Lo cierto es que Ábalos es ministro de Transportes y, por tanto, entre sus funciones no se encuentra la gestión diplomática. Si fue él quien intervino, justificó la portavoz, es porque él iba a recibir a su amigo Plasencia, por lo que en su conversación de "unos 20 o 25 minutos" con Rodríguez le "reiteró que no podía entrar" en suelo español, "ni siquiera para pernoctar".

Si Ábalos hizo la gestión, fue porque iba a recibir a su amigo Plasencia. Y si dio una "versión reducida", fue por la "discreción" a que obliga la diplomacia

Algunos medios venezolanos han sostenido en los últimos días que la vicepresidenta de Venezuela realmente pretendía entrevistarse con Pablo Iglesias. Sin embargo, fuentes del Gobierno señalaron que no tienen ningún conocimiento de que eso sea así. Es más, añadieron, el vicepresidente segundo ha negado, cuando se le ha preguntado, que tuviera algo que ver con el viaje de Rodríguez. El Ejecutivo señala que está tranquilo porque en la UE no se ha considerado que España haya incumplido las sanciones a dirigentes venezolanos, y no ha habido ninguna petición de explicaciones. Tampoco se ha trasladado malestar al régimen de Maduro precisamente porque se evitó esa "crisis diplomática". "No hay caso", ratifican.

Y si Ábalos dio al principio una "versión reducida" de su encuentro con Rodríguez fue porque los "asuntos diplomáticos se llevan con absoluta discreción", porque las relaciones bilaterales siempre son una cuestión delicada. Después, a medida que los medios preguntaban, fue ofreciendo más información, defendió Montero, aunque lo que el ministro hizo en realidad fue dar versiones distintas de lo sucedido. En cualquier caso, la orientación del Gobierno con Venezuela "no tiene duda". España impulsó el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente encargado en el seno de la Unión Europea, y fue recibido el sábado pasado por González Laya en la Casa de América, en un encuentro que ambas partes calificaron de satisfactorio.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
66 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios