Ábalos dice que su cita con Delcy duró casi media hora y que se respetó la ley de la UE
  1. España
EL RELATO DEL NÚMERO TRES DEL PSOE

Ábalos dice que su cita con Delcy duró casi media hora y que se respetó la ley de la UE

El ministro de Transportes apunta que Marlaska le avisó, unas dos horas antes del aterrizaje del avión privado, que en él viajaba la vicepresidenta de Venezuela. Insiste: no trató nada con ella

Foto: Ábalos dice que su cita con Delcy duró casi media hora y que se respetó la ley de la UE
Ábalos dice que su cita con Delcy duró casi media hora y que se respetó la ley de la UE

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, volvió a negar en la noche de este domingo que mantuviera una "reunión" con la vicepresidenta del Gobierno venezolano, Delcy Rodríguez, ya que se trató de "un encuentro, un saludo", y recalcó que se garantizó el cumplimiento de las normas de la UE que prohíben su entrada.

En una entrevista en 'El objetivo', de La Sexta, Ábalos indicó que no se ha planteado dimitir como ha pedido el PP porque no ha hecho "nada mal" y que, al contrario, lo que ha hecho ha sido "prestar un servicio a este país", en línea con lo que ya afirmó el presidente, Pedro Sánchez, que aplaudió que hubiera evitado una "crisis diplomática".

El ministro de Transportes recalcó que en este asunto lo ha hecho "bien" y que no ha dado ninguna versión contradictoria sobre lo que ocurrió en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, por lo que, acerca de su posible comparecencia en el Congreso para dar explicaciones sobre este tema, dijo que, aunque no tiene problema, "¿para qué comparecer exactamente?". Y apostilló: "Ya veremos". Sin embargo, el relato de los hechos del también secretario de Organización del PSOE ha ido cambiando en estos días.

Ábalos accedió hasta el avión y allí le presentaron a la vicepresidenta, y se produjo una situación "violenta" porque le dijo que no podía pisar España

"No he tenido ninguna reunión, fue un encuentro, un saludo", para trasladar a la vicepresidenta del Gobierno venezolano la inquietud del Gobierno y "recordarle que no podía entrar en España". Un encuentro, precisó, que duró en torno a 20 o 25 minutos, indicó Ábalos, quien recordó que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, le comunicó poco antes de las 10 de la noche que, según Exteriores, en el avión, que trasladaba al ministro venezolano de Turismo que llegaba a Madrid a Fitur, viajaba también la vicepresidenta de Venezuela, que, debido a las sanciones impuestas por la UE, no puede entrar en España. "No sabemos cuál es el propósito de ese viaje —le dijo Marlaska—, pero asegúrate de que efectivamente no va a entrar en España". Al titular de Interior le llegó el aviso a través de Exteriores, que recibió la comunicación de la embajada de Venezuela en la tarde del domingo.

Foto: ¿Quién es Plasencia? El amigo de Ábalos, un chavista discreto para vender un país brutal

"No intervine ahí para nada"

Ábalos se dirigió al aeropuerto sobre las 23:00 porque iba a recoger al ministro de Turismo, su amigo Félix Plasencia, en la terminal ejecutiva de Madrid-Barajas. Hasta allí llegó en un coche privado, no en su vehículo oficial como ministro. Accedió a la pista hasta la puerta del avión, que aterrizó con una hora de retraso, "pasadas las 12" de la noche. Subió al aparato y le presentaron a la vicepresidenta, a la que no conocía. Tras reconocer que era una situación un poco "violenta" decirle que no podía entrar en España, Delcy Rodríguez le comunicó que lo tenía claro y que se iba a Turquía. "No se trató ningún otro tema, en absoluto", y "nada" sobre la situación de Venezuela. Si hubiera querido hacerlo, lo habría hecho fuera del país, al que ella no puede entrar. En la aeronave estaban Ábalos, Plasencia (que no le había avisado de que volaba con él la número dos de Nicolás Maduro), Rodríguez y su jefe de Gabinete. El comisario de frontera —"yo creo", agrega Ábalos—, no llegó a subir la escalerilla.

Rodríguez cambió de aparato pero no tocó suelo español, según Ábalos, y se siguió la orden de la Policía. Él nunca quiso "pasar de incógnito"

No obstante, los pilotos tuvieron que descansar antes de ir a Estambul porque habían sobrepasado las horas de vuelo permitidas e hicieron una escala pero, aunque cambió de avión, Delcy Rodríguez no tocó suelo español, recalcó Ábalos. Hacer "una escala no es territorio español", señaló el ministro, que indicó que "estuvo en el espacio que la Policía considera que es frontera". "Yo no intervine ahí para nada. Solo la Policía, que es la que se hizo cargo", puntualizó. Añadió que se entra en España cuando se pasa el control de pasaportes.

Por eso, apuntó que no se han incumplido las normas de la UE, sino que han "asegurado que se cumplieran", y "de ahí las declaraciones del presidente" Sánchez. "Podría haber habido algún riesgo y lo que hicimos fue asegurar que se cumplieran", concluyó. Para Ábalos, no hubo clandestinidad, porque en la terminal ejecutiva del aeropuerto había "bastantes efectivos policiales", por lo que era "imposible" pasar "de incógnito". "No se me ocurre ir a un aeropuerto para pasar de incógnito, aunque sea la terminal ejecutiva de Barajas".

Ábalos indicó que había informado a Marlaska y al Gobierno de que iba a recoger a su amigo Plasencia, consciente de que con Venezuela hay "sensibilidad". Al número tres del PSOE le molesta que se piense que hizo algo irregular, cuando a su juicio no es así.

El ministro defiende que el compromiso del Gobierno con la democracia en Venezuela no tiene dudas, pero ha de evitar "incidentes diplomáticos"

Toda la polémica ha coincidido con la gira del presidente encargado del país caribeño a España. ¿Por qué Sánchez no recibió a Juan Guaidó, como hicieron otros mandatarios europeos? "Este Gobierno ha hecho por Venezuela y su democracia muchos gestos. Fue el presidente Sánchez el que propuso el grupo de contacto, el que animó a la UE al reconocimiento de Guaidó, España mantiene en su embajada al dirigente opositor Leopoldo López...", explicó. Ábalos subrayó que Guaidó no se ha quejado del trato recibido por el Ejecutivo ni por su incidente con Rodríguez, mientras que la oposición conservadora sí ha puesto el grito en el cielo. Añadió que España es un país cuyo criterio es muy "respetado" en su orientación hacia América Latina.

"Tenemos un compromiso mayor que otros países para conseguir la democracia en Venezuela, que es lo que nos interesa, para que haya elecciones libres y observadas internacionalmente. Y tenemos que intentar que se produzca una negociación entre las partes, porque la situación en todo este año ha estado encallada. La única forma de avanzar es a través de la mediación internacional, y tenemos que evitar incidentes diplomáticos, conflictos o problemas. Quien no lo ve así es la derecha". La oposición, sí, pero también el expresidente socialista Felipe González, como le recordó la directora de 'El objetivo', Ana Pastor.

Aeropuerto de Barajas Fernando Grande-Marlaska José Luis Ábalos Pedro Sánchez LaSexta Partido Popular (PP) Noticias de Venezuela Fitur Nicolás Maduro Ministerio de Asuntos Exteriores Felipe González Arancha González Laya El Objetivo de Ana Pastor
El redactor recomienda