EL LUNES COMPARECERÁ COMO TESTIGO

Dimite Alberto Pozas, alto cargo de Moncloa, citado a declarar por el caso Villarejo

El periodista, último director de 'Interviú', se vio involucrado en la causa del robo de datos de Podemos. Se marcha para que su nombre no sea "utilizado" para "atacar" al presidente del Gobierno

Foto: Alberto Pozas, director general de Información Nacional de la Moncloa, el pasado 26 de abril en Cáceres. (EFE)
Alberto Pozas, director general de Información Nacional de la Moncloa, el pasado 26 de abril en Cáceres. (EFE)

La última derivada del caso Villarejo, el presunto espionaje a Podemos por parte de la cúpula policial, se ha cobrado una primera víctima política. Alberto Pozas Fernández, director general de Información Nacional en la Moncloa y último director de 'Interviú', presentó este jueves su dimisión al secretario de Estado de Comunicación porque su nombre está siendo "utilizado" para "atacar" al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y no lo puede "permitir". Pozas ya ha sido citado a declarar como testigo y deberá acudir a la Audiencia Nacional este lunes.

La vinculación de Pozas en el caso se produce a raíz del robo del móvil a una asesora de Podemos y cuyos datos acabaron en manos del comisario retirado, que admitió que elaboró un informe y que se lo entregó a sus superiores. El líder de la formación morada, Pablo Iglesias, declaró como perjudicado en la causa que el presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio, le entregó la tarjeta del móvil que fue sustraído a la asesora del partido, Dina Bousselham, en 2016. Por esos hechos también prestó declaración el propio Villarejo, que dijo que una copia con los datos del teléfono en un 'pendrive' llegó a la redacción de la revista 'Interviú', editada por Zeta. El semanario consideró que el contenido no era publicable y el que era su director, Alberto Pozas —nombre que no citó— se lo hizo llegar al policía retirado y hoy encarcelado por el caso Tándem.

Con los datos que figuraban en ese dispositivo, según declaró Villarejo, redactó un informe que facilitó a sus superiores y en el que aseguró que no tenía "interés policial" y lo archivó, como hacía con todos sus trabajos. El pasado 2 de abril, el presidente de Zeta, Antonio Asensio Mosbah, acudió a declarar a la Audiencia Nacional ante el juez Manuel García-Castellón. Él mismo calificó de "tema menor" que fuera a comparecer como testigo.

Villarejo afirmó ante el juez que él no robó el móvil de Iglesias, sino que le llegó una copia de los datos del teléfono a través del director de 'Interviú'


Pozas presentó este jueves su renuncia y hoy viernes le fue aceptada. Según su testimonio, no quería que su implicación en el caso Villarejo salpicara al Ejecutivo. "Estoy siendo utilizado para atacar al Gobierno y al presidente, y eso no lo puedo permitir. Encima, la situación me impide poder siquiera opinar sobre lo que está pasando", dice el propio periodista en un breve comunicado enviado al grupo de WhatsApp del que son miembros los redactores que cubren información ligada al Ejecutivo.

Después de la renuncia

Fuentes jurídicas avanzaron a El Confidencial que Pozas ya ha sido citado a declarar como testigo el próximo lunes, apenas días después, por tanto, de que desfilara por allí quien había sido su jefe, el presidente de Zeta, Antonio Asensio. La citación se produjo este mismo viernes, después de que presentara su renuncia la víspera, precisaron fuentes próximas al ya exjefe de Información Nacional. El magistrado de la Audiencia Manuel García-Castellón, titular del Juzgado Central 6, e instructor del caso Villarejo, tiene abierta la pieza 10 del caso Tándem, y mantiene aún secreta la causa.

Señala que no pensó que un asunto que juzgaba "menor" fuera a convertirse "en una especie de bomba informativa en plena campaña electoral"

"He estado en puestos de distinta responsabilidad, pero de los que no echaban el cierre nunca. Sin hacerme el interesante, he visto de todo, y en los últimos diez años, como director de 'Interviú', no os quiero ni contar. Aunque hubo muy poco tiempo para aceptar el puesto que me ofrecían, hicimos un breve repaso de las cosas pendientes que heredaba de la dirección de 'Interviú', y en ningún momento fui capaz de valorar que un asunto que en otras circunstancias podría ser menor, fuera a convertirse en una especie de bomba informativa en plena campaña electoral. Pensé que conocía la política, pero he aprendido una nueva lección: con las urnas cerca, hasta el arcoíris puede verse en noche cerrada", indica el periodista en su mensaje a los periodistas.

A partir de ahora, apunta, espera poder "redimensionar" el asunto que le ha "atropellado". "Que quienes han creído que podían mezclar mi nombre con la conocida como 'policía patriótica', vean que estaban muy equivocados, algunos a sabiendas. Y que quienes se dejan ofuscar por la tinta del calamar se den cuenta de la labor de despiste y puedan perseguir al calamar. En nuestro oficio atender señuelos conduce a la frustración". Villarejo es supuestamente una pieza clave de la llamada 'brigada política' que se montó durante el Gobierno de Mariano Rajoy, en la etapa en la que Jorge Fernández Díaz estaba al frente de Interior. Este grupo de policías pudo espiar a adversarios políticos del PP, caso de Podemos.

Pozas se despide agradeciendo la confianza de su hasta ahora superior jerárquico, Miguel Ángel Oliver, secretario de Estado de Comunicación, y sus compañeras en la Moncloa, Carmen Pérez, directora general de Información Internacional, y Susana Reverter, directora general de Comunicación.

Dimite Alberto Pozas, alto cargo de Moncloa, citado a declarar por el caso Villarejo

A continuación, el propio Oliver elogió a Pozas por su decisión y su "elegancia": había sido una "auténtica suerte" haber compartido meses de trabajo con él. Al frente de la Dirección General de Información Nacional, señaló, ha desarrollado una actividad "impecable" que agradece todo el equipo. "Su tremenda experiencia, que avalan casi cuatro décadas de dedicación exclusiva al periodismo, ha sido fundamental para sacar adelante nuestro trabajo diario.

El propio Pozas había pasado a un segundo plano desde que aparecieron las primeras informaciones vinculándole con el caso. El viernes pasado, no estaba presente en la sala donde se ofrece la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Y hoy, tampoco.

Pronto se produjeron las primeras reacciones. Pablo Echenique, responsable de Organización de Podemos, recordó la dependencia jerárquica de Pozas: "Era, hasta ayer, director general de Información Nacional. Esta DG depende directamente de la Secretaría de Estado de Comunicación, la cual depende directamente de Presidencia (de Pedro Sánchez). Dimite por su relación con el caso Villarejo", señaló. “Pero no tengan ni la más mínima duda de que las cloacas del Estado están completamente desarticuladas”, decía por su parte la portavoz parlamentaria, Irene Montero, aludiendo a las palabras del presidente la víspera en Telecinco.

"Así que la cloaca y los espías estaban realmente en Moncloa. Ahora queda la ministra [Dolores] Delgado. Sánchez tiene que explicarlo. España no merece un Gobierno así", opinó por su parte el exportavoz parlamentario del PP Rafael Hernando.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios