LA ESTRUCTURA DEL EJECUTIVO SOCIALISTA SE VA COMPLETANDO

Dominio masculino en el núcleo de Sánchez y paridad por los pelos en segundos niveles

El Gabinete de la Presidencia del Gobierno lo componen 14 hombres y solo cuatro mujeres. La proporción 60-40 se cumple en secretarios de Estado, subsecretarios y delegados, pero ganan ellos

Foto: Iván Redondo promete como director de Gabinete, junto a Félix Bolaños (i) y Miguel Ángel Oliver, ante Sánchez, el pasado 11 de junio. (Pool Moncloa | JM Cuadrado)
Iván Redondo promete como director de Gabinete, junto a Félix Bolaños (i) y Miguel Ángel Oliver, ante Sánchez, el pasado 11 de junio. (Pool Moncloa | JM Cuadrado)

Pedro Sánchez se convirtió sin duda en referente mundial cuando compuso un Gobierno de 11 ministras y seis ministros. Un 64,70% de mujeres. El presidente quería lanzar la señal de que había comprendido el clamor en las calles del 8 de marzo, que recogía el guante. Su Ejecutivo era el más femenino y feminista de la historia, preñado de figuras muy reconocidas en sus ámbitos, con largas trayectorias, currículums envidiables. Pero esa clara ventaja de las mujeres no se ha trasladado a los segundos escalones de la Administración General del Estado ni, mucho menos, al Gabinete del mandatario socialista. En ellos ganan los hombres. Especialmente en el núcleo duro de Sánchez: 14 varones nombrados (y publicados en el BOE) por solo cuatro mujeres. La paridad, entendida como una proporción de cada sexo no superior al 60% ni inferior al 40%, se cumple, aunque más por los pelos entre los secretarios de Estado (14 varones y 10 mujeres), los subsecretarios (9-7 a favor de ellos), los delegados del Gobierno (10-9) o los directores de Gabinete de los ministros (11-6).

Tras cuatro reuniones del Consejo de Ministras y Ministros, la estructura básica del Ejecutivo está bastante definida, aunque aún faltan cargos por nombrar. Pero el primer dibujo, un mes después de la llegada al poder de Sánchez vía moción de censura, es el de un Gobierno más masculino —menos que en los Gabinetes de Mariano Rajoy, y con diferencia—, aunque con una primera línea, la de las ministros, la más llamativa y de mayor relieve, claramente femenina (64,70% de ministras, 61,11% de féminas si se incluye al presidente), que se suma a la de designaciones inéditas hasta ahora como la de la primera mujer presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega. Pero ese empeño del presidente en mostrar un perfil propio respecto a mandatarios anteriores choca con la composición de su Gabinete en La Moncloa, de su ejército de asesores.

[Consulta aquí en PDF el decreto de estructura del Gabinete de la Presidencia del Gobierno y el de estructura de los departamentos ministeriales y el de organización básica de los ministerios]

La hemeroteca suele castigar a los políticos. El pasado 8 de junio, tras el primer Consejo de Ministros, la portavoz, Isabel Celaá, aseguró que los ministros habían recibido "un mandato explícito del presidente a su Gobierno", que "todos" aceptaron de manera "normal": "Que nuestros cargos públicos también observen, no diré el porcentaje del Gabinete, pero sí que observen esta integración, que es real. Queremos que la sociedad se vea reflejada en nuestras instituciones, y por lo tanto mantendremos un equilibrio en nuestros cargos públicos entre hombres y mujeres. Con naturalidad, sin forzar nada".

El 'fontanero mayor' de Moncloa es Iván Redondo. Su mano derecha. La izquierda, Félix Bolaños. Y su enlace con los medios, Miguel Ángel Oliver


El 'fontanero mayor' del presidente es su director de Gabinete, Iván Redondo, que tiene rango de secretario de Estado. Él es el factótum del dirigente, su hombre en la sombra, el autor de su estrategia, su voz en la sombra. Un nombre muy controvertido pero al que el líder socialista atribuye parte de su éxito después de su resurrección política de las primarias. Redondo ocupa el puesto que con los expresidentes socialistas Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero ejerció el veterano José Enrique Serrano.

La mujer con más poder del Gabinete

De Redondo dependen cinco órganos. Uno, la Dirección Adjunta del Gabinete de la Presidencia del Gobierno. Su titular es la abogada del Estado Andrea Gavela Llopis. Dos, la Secretaría General de la Presidencia del Gobierno, al frente de la cual se sitúa el jurista Félix Bolaños, el dirigente socialista madrileño siempre discreto y amante del segundo plano. Tres, la Secretaría General de Asuntos Internacionales, Unión Europea, G20 y Seguridad Global, que recae en el diplomático José Manuel Albares. Los tres, con rango de subsecretario. El cuarto órgano que está ligado a Redondo es la Dirección de Análisis y Estudios, que tiene como jefe a Paco Salazar, miembro de la dirección federal del PSOE. Y el quinto es el Departamento de Seguridad Nacional, que comanda el general de Brigada Miguel Ángel Ballesteros. Estos dos últimos gozan del rango de director general.

Las únicas cuatro mujeres nombradas por ahora en el Gabinete son Andrea Gavela (la dos de Redondo), Luisa Carcedo, Susana Reverter y Carmen Pérez

De la Dirección Adjunta que pilota Andrea Gavela dependen, directamente, los responsables de los Departamentos de Asuntos Nacionales (Borja Cabezón, líder del PSOE en Majadahonda), Asuntos Económicos (Manuel de la Rocha Vázquez, integrante de la primera ejecutiva de Sánchez) y Asuntos Institucionales (César Mogo, director de Gabinete de Ramón Jáuregui cuando era ministro de la Presidencia), los tres con categoría de director general. De Félix Bolaños cuelga un vicesecretario general, Alfredo González, y los responsables de Protocolo (Andrés Costilludo) y Seguridad (Alejandro Hernández Mosquera), dos coroneles que ya ocupaban el mismo puesto con Rajoy y que no van a ser relevados.

En el área de Albares figuran los titulares de los departamentos de Asuntos Europeos y G20, Marcos Alonso, y de Asuntos Internacionales y de Seguridad Global, Victorio Redondo Baldrich, ambos diplomáticos y ambos con rango de categoría general.

Sánchez quiso que bajo su manto se creara un Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil, al frente del cual situó a la exsenadora asturiana Luisa Carcedo, miembro de su dirección en el PSOE. Ella tiene la categoría de subsecretaria. Con funciones de apoyo técnico se monta una Oficina del Alto Comisionado, pilotada, como decidió el Consejo de Ministros último, por el sociólogo ibicenco Pau Marí-Klose, otro de los nombres fundamentales de Sánchez en su carrera de primarias de hace un año. En La Moncloa aún falta por constituir el Alto Comisionado para la Agenda 2030, encargado de coordinar las actuaciones para el cumplimiento del mandato de la ONU.

Dos mujeres en la SEC

Bajo la dependencia orgánica de Sánchez pero funcional de la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, se sitúa la Secretaría de Estado de Comunicación (SEC), uno de los pilares de cualquier Ejecutivo, puesto que es la unidad que sirve de puente con los medios. El responsable de la cartera es Miguel Ángel Oliver, periodista de Cuatro que está intentando modernizar la comunicación de La Moncloa con propuestas más innovadoras como mostrar al presidente haciendo deporte y con su perra Turca por el complejo, en el helicóptero que usa para trayectos cortos o subido al Falcon con sus colaboradores, y a él se atribuye el tuit de las manos del líder socialista que enseñan la "determinación del Gobierno", mensaje que sin embargo no gustó a su protagonista, a Sánchez.

Todos los secretarios de Estado ya están designados: hay 14 hombres y 10 mujeres, 11 si se cuenta a la presidenta del CSD, Mª José Rienda

Oliver ya tiene nombrados a los directores generales de Información NacionalAlberto Pozas, último director de la revista 'Interviú', ya desaparecida—, de Información Internacional —la periodista de Mediaset Carmen Pérez— y de Comunicación Susana Reverter, que ha sido durante dos décadas jefa de prensa del hospital La Paz de Madrid—.

En el Gabinete de La Moncloa, por tanto, solo hay cuatro mujeres nombradas: Andrea Gavela, Luisa Carcedo, Susana Reverter y Carmen Pérez. Los otros 14 son todos hombres. Es decir, que ellos son el 77,78% del núcleo duro del presidente. Una cifra que queda lejísimos de la paridad.

Carmen Calvo (3i), con los secretarios de Estado Miguel Ángel Oliver (1i), José Antonio Montilla (2i) y Soledad Murillo, y el subsecretario Antonio Hidalgo (d), el pasado 12 de junio en La Moncloa. (EFE)
Carmen Calvo (3i), con los secretarios de Estado Miguel Ángel Oliver (1i), José Antonio Montilla (2i) y Soledad Murillo, y el subsecretario Antonio Hidalgo (d), el pasado 12 de junio en La Moncloa. (EFE)

Hay un mayor equilibrio de género en el segundo escalón de la Administración, el que ocupan los secretarios de Estado. Hay 24 y ya están todos elegidos. 14 varones (58,33%) y 10 mujeres (41,67%). Hay pleno de hombres en el ministerio que dirige Josep Borrell: Luis Marco Aguiriano —secretario de Estado para la Unión Europea—, Fernando Martín Valenzuela —Asuntos Exteriores— y Juan Pablo de Laiglesia —Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe—. Y solo varones hay en otros ministerios que tienen varios números dos. Es el caso del departamento a cargo de Meritxell Batet: Nacho Sánchez Amor (secretario de Estado de Política Territorial) y José Antonio Benedicto (Función Pública). Y también del ministerio para la Transición Ecológica, cuya titular es Teresa Ribera: Hugo Morán (secretario de Estado de Medio Ambiente) y José Domínguez Abascal (Energía).

Más secretarias de Estado que con Rajoy o ZP

Otros departamentos ministeriales cuentan con una sola Secretaría de Estado, también ocupada por ellos. Dolores Delgado ha elegido como dos en Justicia a Manuel Jesús Dolz; Margarita Robles, a Ángel Olivares en Defensa; José Luis Ábalos, a Pedro Saura (responsable de Infraestructuras, Transporte y Vivienda) en Fomento, e Isabel Celaá, a Alejandro Tiana en Educación.

Hay ministros, como Borrell, que tienen números dos varones; otros, como Montero, con todo mujeres, y otros, como Calvo, con los dos sexos

Otros ministros han preferido tener a hombres y mujeres en su equipo de confianza. La vicepresidenta, Carmen Calvo, tiene bajo su mando a José Antonio Montilla (Relaciones con las Cortes) y Soledad Murillo (Igualdad). Magdalena Valerio tiene a Consuelo Rumí como secretaria de Estado de Migraciones y a Octavio Granado al frente de la Seguridad Social. Nadia Calviño situó a Ana de la Cueva en Economía y a Paco Polo, en Sociedad de la Información y Agenda Digital.

Solo tienen a mujeres como números dos los ministros María Jesús Montero —a Inés Bardón en Hacienda y a María José Gualda en Presupuestos y Gastos—; Fernando Grande-Marlaska (Ana Botella en Seguridad); Reyes Maroto —Xiana Margarida Méndez es la secretaria de Estado de Comercio, y Bel Oliver, la de Turismo—; Carmen Montón (Pilar Díaz en Servicios Sociales) y Pedro Duque (Ángeles Heras Caballero como responsable de Universidades, Investigación, Desarrollo e Innovación).

Los ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Cultura y Deporte no tienen como órgano superior una Secretaría de Estado. Pero José Guirao sí eligió como presidenta del Consejo Superior de Deportes a la esquiadora María José Rienda. Ese cargo es equivalente al de secretaria de Estado. Si se suma a Rienda, la cuenta total sale así: 14 hombres (el 56%) y 11 mujeres (44%). Pero si se añade a Iván Redondo, que como director de Gabinete del presidente tiene el mismo rango, el porcentaje de varones sube al 57,69% (42,31% ellas). En cualquier caso, el volumen de mujeres supera el 40% y, por tanto, respeta la paridad.

Sánchez supera la barrera del 40% de mujeres en las secretarías de Estado. Eran el 34,62% en 2016, y no pasó del 31,25% con Zapatero

En 2016, en el último Gobierno que montó Rajoy, había ocho ministros y cinco ministras (38,46%) y 17 secretarios y nueve secretarias de Estado (34,62%), según datos del Instituto de la Mujer. 2016 fue el ejercicio con más féminas en el segundo escalón político de las distintas Administraciones del ya expresidente. Los datos de Sánchez son más favorables a las mujeres que los que arrojaron los Ejecutivos de Zapatero. Entre 2004 y 2011, el porcentaje de secretarias de Estado osciló entre el pobre 3,70% de 2006 y el 31,25% de 2008. Pero Zapatero sí llegó al 50% de ministras, marcando entonces un hito, en cuanto accedió a La Moncloa. Esa cota jamás fue alcanzada por Rajoy y ahora sí ha sido superada con creces por Sánchez (64,70%).

Josep Borrell felicita al secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia, el pasado 27 de junio. (EFE)
Josep Borrell felicita al secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia, el pasado 27 de junio. (EFE)

Los subsecretarios son los que "ostentan la representación ordinaria del ministerio, dirigen los servicios comunes y ejercen las competencias correspondientes a dichos servicios comunes". Son cargos más técnicos, los mandamases de cada departamento ministerial, y asisten junto a los números dos (más políticos) a la Comisión de Secretarios de Estado y Subsecretarios, el órgano colegiado que se reúne antes del Consejo de Ministros y prepara los temas que van a él. Puede no haber secretarios de Estado en un ministerio, pero siempre tiene que haber un subsecretario, que ha de ser forzosamente funcionario de carrera. Por el momento, el nuevo Gobierno socialista ya tiene nombrados a 16, porque Borrell ha mantenido de momento a Beatriz Larrotcha, nombrada en julio de 2017.

Más desproporción en los gabinetes

De los 16 designados por el Ejecutivo de Sánchez, hay nueve subsecretarios: Antonio Hidalgo, en Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad; Justo Herrera, en Sanidad; Alejo de la Torre, en Defensa; Jesús Manuel Gómez, en Fomento; Fernando Gurrea, en Educación; Raúl Riesco, en Trabajo; Pablo Martín, en Ciencia; Javier García, en Cultura y Deporte, y Fernando Valdés Verelst, en Industria. Otras siete mujeres son subsecretarias en sus respectivos ministerios: Pilar Paneque, en Hacienda; Juana Lázaro, en Transición Ecológica; Cristina Latorre, en Justicia; Dolores Ocaña, en Agricultura; Dionisia Manteca, en Política Territorial; Amparo López, en Economía, e Isabel Goicoechea, en Interior.

En 2016, del total de 63 miembros del Ejecutivo del PP con rango de subsecretario, 18 (el 28,57%) eran mujeres y 45 hombres

Los delegados del Gobierno en las comunidades autónomas, que dependen orgánicamente del presidente y funcionalmente del Ministerio de Política Territorial, son los representantes del Ejecutivo central en cada una de ellas, y tienen rango de subsecretario, según la ley. En este caso, el equilibrio hombre-mujer es casi total: ellos son 10, y ellas, nueve. Son varones los delegados de Andalucía (Alfonso Rodríguez Gómez de Celis), Cantabria (Pablo Zuloaga), Castilla-La Mancha (Manuel González Ramos), País Vasco (Jesús Loza), Galicia (Javier Losada), Madrid (José Manuel Rodríguez Uribes), Murcia (Diego Conesa), Navarra (José Luis Arasti), La Rioja (Nacho Pérez Sáenz) y Comunitat Valenciana (Juan Carlos Fulgencio).

Las féminas están al frente de las delegaciones del Gobierno en Aragón (Carmen Sánchez), Asturias (Delia Losa), Cataluña (Teresa Cunillera), Castilla y León (Virginia Barcones), Extremadura (Yolanda García), Baleares (Rosario Sánchez), Canarias (Elena Máñez), Ceuta (Salvadora del Carmen Mateos) y Melilla (Sabrina Moh). En 2016, del total de 63 miembros del Ejecutivo del PP con rango de subsecretario, 18 (el 28,57%) eran mujeres y 45 hombres.

Teresa Cunillera, felicitada por el anterior delegado en Cataluña, Enric Millo, el pasado 22 de junio. (EFE)
Teresa Cunillera, felicitada por el anterior delegado en Cataluña, Enric Millo, el pasado 22 de junio. (EFE)

Entre los directores de Gabinete de los ministros ganan ellos claramente. Son varones los asesores jefe de los titulares de Exteriores (Camilo Villarino), Hacienda (Carlos Moreno), Interior (Rafael Pérez), Política Territorial (Eduardo Roig), Transición Ecológica (Álvaro Abril), Sanidad (Carlos Fernando Macía de Castro), Justicia (Borja Salvador), Fomento (Sergio Vázquez), Agricultura (Juan Prieto), Industria (Juan Ignacio Díaz) y Cultura (Carlos Alberdi). Las directoras de Gabinete son solo seis: Isabel Valldecabres en Vicepresidencia, Esperanza Casteleiro en Defensa, Encarnación Orozco en Trabajo, Carmen Balsa en Economía, Imma Aguilar Nàcher en Ciencia y María Tena en Educación. Es decir, que hay un 64,70% de hombres y un 35,29% de mujeres. Los jefes de Gabinete de los ministros tienen rango de director general.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios