NOMBRAMIENTO CLAVE EN LA MONCLOA

Sánchez elige al consultor y estratega Iván Redondo como su mano derecha en Moncloa

El jefe del Ejecutivo premia al hombre que ha ganado más influencia en los últimos meses, y también al jurista Félix Bolaños, nuevo secretario general de la Presidencia del Gobierno

Foto: Iván Redondo (i), nuevo director de Gabinete de Pedro Sánchez en La Moncloa, con el dirigente socialista Paco Salazar, el pasado 31 de mayo en el Congreso. (Borja Puig | PSOE)
Iván Redondo (i), nuevo director de Gabinete de Pedro Sánchez en La Moncloa, con el dirigente socialista Paco Salazar, el pasado 31 de mayo en el Congreso. (Borja Puig | PSOE)

Pedro Sánchez no solo arranca nueva etapa con un equipo de 11 ministras y seis ministros, un Gobierno transversal, moderado y mediático. También se hace acompañar de nuevos colaboradores de la máxima confianza en La Moncloa. Su director de Gabinete, Iván Redondo, y el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños. Nombres a los que se suman el del nuevo secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. Ellos serán los pretorianos del jefe del Ejecutivo.

Uno de esos nombres, el de Iván Redondo, era el que más se daba por descontado en los últimos días. Sobre todo, una vez que se supo que quien había sido jefe de Gabinete de Sánchez durante sus dos etapas como secretario general del PSOE, Juanma Serrano, quien confió en él en los momentos más complicados, no estaría con el presidente en La Moncloa.

Redondo fue fichado por Sánchez como asesor externo después de su vuelta a Ferraz, tras el 39º Congreso Federal, y ha ido convirtiéndose en uno de los hombres más fuertes de su entorno. El estratega, el que diseñaba cada uno de los asaltos. Y eso que entró con mal pie. Redondo, consultor político, fue director de Gabinete del popular José Antonio Monago cuando presidía la Junta de Extremadura, y desde su puesto en el Gobierno autonómico (era considerado como el consejero con más poder) intentó “destruir”, tal y como sigue diciendo el PSOE extremeño, a Guillermo Fernández Vara, levantando todas las alfombras para ver si encontraba algún chanchullo. Pero no lo halló. Razón por la que Vara, alineado de nuevo con Sánchez en cuanto pasaron las primarias en las que apoyó a Susana Díaz, digirió mal el fichaje de Redondo. El asesor también había ayudado al popular Xavier García Albiol en su xenófoba campaña, que le hizo ganar en Badalona. También le había contratado el conservador Antonio Basagoiti. Cuando llegó a Ferraz, estuvo entre bambalinas en los momentos clave, como cuando se decidió lanzar el órdago de la moción de censura.

Sánchez elige al consultor y estratega Iván Redondo como su mano derecha en Moncloa

Redondo (San Sebastián, 1981) ha ejercido de analista político en Antena 3, 'Expansión' y 'El Mundo', es licenciado en Humanidades y Comunicación por la Universidad de Deusto, y está especializado en información económica por la Complutense. Ha trabajado en la firma Redondo & Asociados Public Affairs Firm en Madrid, la consultora que él mismo fundó, y antes en Llorente & Cuenca. También ha sido profesor de consultoría política y asuntos públicos para varios posgrados y másteres en distintas universidades, y ha ejercido de conferenciante en centros académicos extranjeros.

Redondo ya fue el hombre más influyente del único presidente popular en Extremadura, y ha ido ganando peso en el círculo próximo de Sánchez


Ahora Redondo pasa al núcleo de poder del presidente Sánchez. El director de Gabinete es la mano derecha del jefe del Ejecutivo, un puesto clave que decide la estrategia del Gobierno. Hasta ahora, quienes habían acompañado a Mariano Rajoy en ese puesto eran Jorge Moragas y, después, José Luis Ayllón. Perfiles muy distintos del de Redondo, pues los dos son pata negra del PP. Redondo, que ayudó al presidente a configurar su equipo en estos últimos días, junto con Félix Bolaños, sucede a un veterano socialista, José Enrique Serrano, 'fontanero' mayor de La Moncloa tanto de Felipe González como de José Luis Rodríguez Zapatero.

También nuevo secretario de Estado

Para la secretaría general de Presidencia, Sánchez elige a Félix Bolaños (Madrid, 1975). Es un militante socialista de la agrupación de Latina, abogado jefe de la División de la Asesoría Jurídica Laboral del Banco de España, profesor del Instituto de Empresa (IE) y el experto legal de Ferraz. Bolaños fue número uno de su promoción tanto en el Curso General de Abogacía como en el Curso Especial de Derecho Laboral, impartidos por la Escuela de Práctica Jurídica. Es secretario y patrono de la Fundación Pablo Iglesias, desde septiembre de 2017. Y es secretario de la comisión federal de ética y garantías del PSOE. La ejecutiva ya le encargó la redacción del nuevo reglamento del partido, que venía a dar más poder a las bases y a la cúpula federal. El secretario general de la Presidencia es el experto jurídico del Gabinete del líder, por el que pasan todos los papeles, el que tiene entrada en las reuniones de la comisión de Secretarios y Subsecretarios de Estado, el órgano que prepara los consejos de ministros de los viernes y que dirigirá a partir de ahora Carmen Calvo, vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad.

Bolaños, secretario de la comisión federal de ética y garantías del PSOE, se encargó de la redacción del nuevo reglamento y es jurista del Banco de España

El trío de máximos colaboradores de Sánchez se completa con el nuevo secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, periodista de Cuatro de larga trayectoria. Un perfil profesional y reconocido para un cargo muy complicado, una atalaya de contacto continuo con los medios. En Ferraz seguirá, sin embargo, la directora de Comunicación del PSOE, Maritcha Ruiz Mateos, amiga íntima del presidente desde sus años en Juventudes Socialistas.

Félix Bolaños, segundo por la izquierda, nuevo secretario general de la Presidencia del Gobierno, el pasado 12 de febrero en Ferraz, en la presentación del nuevo reglamento del PSOE. (Borja Puig | PSOE)
Félix Bolaños, segundo por la izquierda, nuevo secretario general de la Presidencia del Gobierno, el pasado 12 de febrero en Ferraz, en la presentación del nuevo reglamento del PSOE. (Borja Puig | PSOE)

Los nombramientos de Redondo, Bolaños y Oliver serán aprobados este viernes en el primer Consejo de Ministros de la era Sánchez. La primera reunión de las 11 mujeres y los seis hombres (más el presidente) del nuevo Gobierno de España. El sábado, serán publicadas las designaciones en el BOE.

Un Gobierno con 17 ministerios y 25 secretarías de Estado

Este jueves, se publicaron en el BOE los reales decretos de estructura del Gobierno [aquí en PDF] y de nombramiento de los nuevos ministros. Así, el Ejecutivo se organiza ahora en 17 ministerios (11 mujeres y seis hombres) y 25 secretarías de Estado. Es el mismo número de segundos escalones (25) que tenía el Gabinete de Mariano Rajoy, solo que de él dependían 13 ministros (ocho hombres y cinco mujeres). 

La principal novedad es que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) vuelve a estar adscrito a Defensa. En la época de Rajoy dependía orgánicamente del Ministerio de la Presidencia, que tutelaba Soraya Sáenz de Santamaría. Ahora, los servicios de espionaje regresan a su ubicación tradicional, bajo el mando de Margarita Robles.

Todos los departamentos disponen de secretarías de Estado, salvo Cultura y Deporte —al que sigue adscrito el Consejo Superior de Deportes— y el de Agricultura

Exteriores tendrá tres órganos superiores (el que más tiene): las secretarías de Estado de Asuntos Exteriores, de UE y de Cooperación Internacional y para Iberoamérica y el Caribe. Además, Economía y Empresa asume las competencias en Sociedad de la Información y la Agenda Digital, materia que hasta ahora dirigía el ministro del PP Álvaro Nadal. A Magdalena Valerio le corresponden las secretarías de Estado de Migraciones y Seguridad Social, y a Meritxell Batet, las de Política Territorial y Función Pública. Del Ministerio de Transición Ecológica dependen las secretarías de Estado de Energía y Medio Ambiente. Al Ministerio de la Presidencia, competencia de la vicepresidenta, Carmen Calvo, se vinculan la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes y la de Igualdad. 

La Secretaría de Estado de Comunicación, que dirigirá el periodista Miguel Ángel Oliver, depende orgánicamente de la Presidencia del Gobierno pero funcionalmente de la portavocía del Ejecutivo, que ha recaído en la ministra de Educación, la vasca Isabel Celaá

Otro decreto publica la designación de Calvo como vicepresidenta del Ejecutivo y otro más adjudica la competencia de portavoz a la ministra Celaá

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios