NOMBRAMIENTO DEL CONSEJO DE MINISTRAS Y MINISTROS

Sánchez elige a Teresa Fernández de la Vega como presidenta del Consejo de Estado

La que fuera vicepresidenta del Gobierno con Zapatero reemplazará al jurista del PP José Manuel Romay Beccaría. Será la primera mujer en dirigir el máximo órgano consultivo del Ejecutivo

Foto: María Teresa Fernández de la Vega (i), con la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, el pasado septiembre. (EFE)
María Teresa Fernández de la Vega (i), con la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, el pasado septiembre. (EFE)

Era uno de los nombramientos que tenía pendientes el Consejo de Ministras y MInistros de Pedro Sánchez. El del presidente del Consejo de Estado, uno de los cargos que cambian de manos cuando se modifica el color político de La Moncloa. El jefe del Ejecutivo ya ha hecho su elección. Quien dirigirá a partir de ahora el máximo órgano consultivo del Gobierno, tal y como informó este martes en un comunicado la Secretaría de Estado de Comunicación, será la exvicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega. Ella será la primera mujer en pilotar el Consejo de Estado, y la que relevará al popular José Manuel Romay Beccaría.

Sánchez no ha tenido que ir muy lejos para proponer a la que será nueva presidenta del Consejo de Estado. Ella ya pertenece a la institución desde 2010, cuando José Luis Rodríguez Zapatero la nombró integrante de la comisión permanente, el núcleo duro que componen los miembros vitalicios. Desde entonces es presidenta de la comisión séptima del Consejo, la que en esta legislatura se encarga de despachar los asuntos que le remiten los ministerios de Educación, Cultura y Deporte y Sanidad.

María Teresa Fernández de la Vega nació en Valencia el 15 de junio de 1949. Es licenciada en Derecho por la Universidad Complutense y titulada en Derecho Comunitario por la Universidad de Estrasburgo. En 1974 ingresó en el Cuerpo de Secretarios Jurídicos Laborales como número uno de su promoción. Su primer destino fue la Magistratura de Trabajo número 1 de Barcelona, ciudad en la que desplegó un importante activismo político. Llegó a afiliarse al Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), en el que militó hasta 1979. Fue de las primeras mujeres miembros de la asociación Jueces para la Democracia. Entre 1982 y 1985 fue nombrada jefa del Gabinete del entonces titular de Justicia (y desde 1991 miembro del Consejo), Fernando Ledesma. Después, y hasta 1988, fue designada directora general de Servicios del Ministerio de Justicia. En noviembre de ese año pasó al CGPJ, como letrada-jefe del Servicio de Personal. Pero en 1990 —un año después de convertirse en magistrada por el cuarto turno, reservado a juristas de reconocida competencia—, fue elegida vocal del Consejo del Poder Judicial a propuesta del PSOE.

Desde 1990 es magistrada del cuarto turno. Fue diputada, secretaria de Estado de Justicia, vicepresidenta y consejera de Estado desde 2010


Entre 1994 y 1996, y a propuesta del 'biministro' Juan Alberto Belloch, fue nombrada secretaria de Estado de Justicia —su compañera, como número dos de Interior, era Margarita Robles, exportavoz parlamentaria del PSOE y desde hace menos de dos semanas ministra de Defensa—. En 1996 los socialistas la incluyeron en las listas por Jaén. Logró escaño, que renovó en 2000 por Segovia, en 2004 por Madrid y en 2008 por Valencia. Entre 2004 y 2004 se encargó de la secretaría general del grupo. Zapatero, tras ganar a la primera las generales, la designó vicepresidenta primera, ministra de la Presidencia y portavoz del Ejecutivo. Era la primera vez que una mujer accedía a ese puesto.

Más presencia femenina

En octubre de 2010, el presidente acometió una profunda remodelación del Ejecutivo que la hizo caer. Zapatero la reemplazó por Alfredo Pérez Rubalcaba, pero a cambio le hizo hueco en el máximo órgano consultivo del Estado, como consejera permanente y presidenta de la sección séptima. Fernández de la Vega es además presidenta ejecutiva de la Fundación Mujeres por África, que ella misma creó en 2012 y cuya presidencia de honor recae en la reina Letizia.

De la Vega es además presidenta ejecutiva de la Fundación Mujeres por África, que creó en 2012 y cuya presidencia de honor recae en la reina Letizia

Con el nombramiento de Fernández de la Vega como nueva presidenta del Consejo de Estado, Sánchez pretende equilibrar la abrumadora presencia masculina en la cabeza de las instituciones del país. No solo el Gobierno, también dirigen hombres el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Supremo (Carlos Lesmes), el Senado (Pío García-Escudero), el Tribunal de Cuentas (Ramón Álvarez de Miranda)... La mujer más destacada al frente de uno de los principales estamentos del Estado es la popular Ana Pastor, presidenta del Congreso de los Diputados.

El Consejo de Estado, una de las instituciones más antiguas del país —su fundación, con ese nombre, se atribuye al emperador Carlos V en 1526, aunque sus antecedentes son muy anteriores—, es también una de las más envejecidas, ya que la media en la comisión permanente ronda los 80 años. No en vano, el presidente saliente, José Manuel Romay Beccaría, al que Mariano Rajoy eligió para dirigir el órgano al poco de su llegada al poder, en 2012, cumplió en enero 84 años.

María Teresa Fernández de la Vega, nueva presidenta del Consejo de Estado, el pasado 19 de noviembre de 2016 en Bilbao.
María Teresa Fernández de la Vega, nueva presidenta del Consejo de Estado, el pasado 19 de noviembre de 2016 en Bilbao.

La función del Consejo, como recoge la Constitución de 1978 y la ley orgánica que lo regula, es meramente consultiva. Su labor es emitir una opinión fundada en Derecho sobre aquellas materias sobre las que el presidente del Gobierno o sus ministros o los presidentes de las comunidades autónomas le consultan. Pero sus informes y dictámenes no son vinculantes. Su presupuesto en 2017 alcanzó los 10,8 millones de euros.

El supremo órgano consultivo del Estado funciona en pleno o en comisión permanente y se organiza en ocho secciones. A pleno van los asuntos más importantes, pero cuestiones como los dictámenes sobre recursos del Gobierno ante el Tribunal Constitucional se despachan en la comisión permanente, que integran el presidente de la institución, a partir de ahora Fernández de la Vega, los ocho consejeros permanentes —cada uno de ellos presidente de su respectiva sección—, que lo son de forma vitalicia, y el secretario general (desde 2010, cuando fue nombrada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, secretaria general). El pleno, en cambio, lo forman el presidente, los ocho consejeros permanentes, los consejeros natos —los once que lo son por razón de su cargo, más los expresidentes del Gobierno que lo deseen—, los diez consejeros electivos —los nombrados discrecionalmente por el Gobierno para un periodo de cuatro años— y el secretario general.

Según el artículo 6 de la ley reguladora del Consejo de Estado, su responsable es "nombrado libremente por real decreto acordado en Consejo de Ministros y refrendado por su presidente entre juristas de reconocido prestigio y experiencia en asuntos de Estado". De este modo, Sánchez propondrá a Fernández de la Vega en la reunión de su Gabinete de este viernes y será allí será aprobada su designación, que será confirmada una vez la candidata comparezca, la próxima semana, en el Congreso de los Diputados.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios