TEMOR AL 'EFECTO SALVINI'

Iván Redondo: todo el poder para preservar el liderazgo de Sánchez frente a Iglesias

Si el estratega del presidente nunca fue un jefe de Gabinete al uso, su ampliación de funciones aprobada en el Consejo de Ministros lo sitúa más como un vicepresidente-portavoz

Foto: Pablo Iglesias e Iván Redondo, en un momento de la entrevista de abril de 2016.
Pablo Iglesias e Iván Redondo, en un momento de la entrevista de abril de 2016.
Adelantado en

Iván Redondo, el jefe de Gabinete del presidente Pedro Sánchez, es uno de los expertos en comunicación que más han estudiado de cerca el fenómeno Unidas Podemos y, concretamente, a Pablo Iglesias. Ambos se conocen desde antes de que comenzase a colaborar con Sánchez en su campaña de primarias a la secretaría general del PSOE y comparten inquietudes académicas, principalmente en materia de comunicación y estrategia política. Aunque sus visiones no suelen ser coincidentes, el respeto intelectual mutuo es evidente e, incluso, hay cierta admiración, como Redondo plasmó en varias de sus columnas de opinión firmadas entre diciembre de 2015 y agosto de 2017. "Nos sabe leer muy bien", reconocía con cierto recelo un dirigente del círculo de Iglesias después de que Sánchez convirtiese a Redondo en su jefe de Gabinete. Ahora que echa a andar un Gobierno de coalición con un liderazgo que puede verse debilitado por el perfil de su socio, Sánchez ha delegado en Redondo nuevas funciones para sobrevivir a la experiencia protegiendo su imagen frente a Iglesias. Nuevamente, el temido 'efecto Salvini' de quien reconocen como un animal político-mediático.

Si el estratega Redondo nunca fue un jefe de Gabinete al uso, la ampliación de sus funciones que aprobó este martes el Consejo de Ministros lo sitúa más como un vicepresidente-portavoz: todo el Gabinete del presidente pasará a estar en sus manos, incluida la Secretaría de Estado de Comunicación, controlando así toda política informativa del Ejecutivo, clave al ser una coalición, además de dirigir la oficina nacional de nueva creación de Prospectiva y Estrategia de País a Largo Plazo. De hecho, la Secretaría de Estado de Comunicación será un órgano de primer nivel, porque va a centralizar toda la estrategia comunicativa y los ministerios deberán comunicarle con antelación los anuncios y compromisos que se vayan a realizar para pasar por su tamiz, según recoge el protocolo de coordinación firmado entre PSOE y Unidas Podemos.

El todopoderoso número dos de Sánchez será así la principal barrera de contención de las varias que los socialistas han interpuesto en el Gobierno de coalición con Unidas Podemos. Una suerte de cláusulas contra el temido 'efecto Salvini', como son el propio protocolo de coordinación y funcionamiento, la creación de una cuarta vicepresidencia o las novedades en la elección de ministros con perfiles económicamente ortodoxos, como el titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá, o Arancha González Laya (Exteriores), que, junto a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, representan "la Troika". Frenos y contrapesos.

Redondo es el perfil más cualificado de Moncloa para achicar la proyección de los morados en el Gobierno de coalición, y es que en el mundo de la asesoría política, destacó entre los que mejor supieron ver y entender la irrupción de Podemos, como reconocieron desde la formación. Su empatía con Iglesias se dejaba ver en una entrevista que el líder de Unidas Podemos le hizo en abril de 2016 para el programa 'Otra vuelta de tuerka'. La misma entrevista en la que deslizaba algunas máximas que luego llevó a la práctica en la Moncloa, como la de que "hay que saber construir Gobierno y construir relato" o que se debe "definir bien tu estrategia y hacer un plan de acción, que es siempre un calendario. El tiempo, en política, es lo más importante".

También dejó alguna pista a Iglesias ("no es lo mismo ganar el Gobierno que ganar el poder") y una predicción: "Con el tiempo, iremos viendo más acuerdos. Yo estoy por eso y dejar los estereotipos a un lado", en referencia a las coaliciones. Pero lo más llamativo y que anticipa los debates dentro y fuera del nuevo Consejo de Ministros fue la metáfora que utilizó en dicha entrevista este amante del ajedrez: "Es con la estructura de peones como se gana en política".

Iván Redondo, en un desayuno informativo. (EFE)
Iván Redondo, en un desayuno informativo. (EFE)

La relación entre Iván Redondo y sus homólogos en Podemos ha pasado por altibajos. Si en las negociaciones fallidas de julio los canales de comunicación se rompieron en medio de filtraciones a los medios, la relación se había estrechado antes, durante las negociaciones para los Presupuestos, cuando Redondo llegó a decir a sus interlocutores morados que "esto lo vamos a compartir pronto" mientras abría las puertas de la sala del Consejo de Ministros durante un 'tour' por el Palacio de la Moncloa. Finalmente, desde la firma del preacuerdo de gobierno, se comenzaron ya a coordinar las agendas comunicativas y los mensajes. Ahora se seguirá esta misma línea, pero con Redondo vigilando que el liderazgo de Iglesias no acabe haciendo sombra al de Sánchez.

El protocolo de coordinación no ha aplacado los temores de los socialistas de que los morados capitalicen la acción del Gobierno. Y es que quien acaparará la visibilidad de vicepresidente es un animal político que ha llegado a su posición actual por su capacidad para manejarse a través de los medios de comunicación y saber tocar sus teclas con golpes de efecto. Así lo demuestra la trayectoria de un 'outsider' que logró colarse en los televisores sin ningún patrocinador detrás, dando la sensación de que solo lo mueve la vocación, generando empatía y ganándose la confianza de buena parte de los telespectadores en plena crisis socioeconómica. En el equipo de Sánchez, entienden que todas las precauciones son pocas, sin olvidarse de que se trata de partidos distintos que tarde o temprano volverán a competir en las urnas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios