El 'efecto Salvini' y la idea de las cuatro vicepresidencias que Podemos dio al PSOE
  1. España
LA OMC Y EL 15-M CONFLUYEN EN EL EJECUTIVO

El 'efecto Salvini' y la idea de las cuatro vicepresidencias que Podemos dio al PSOE

El temor a Podemos, tanto protagónico como programático, sigue vivo como demuestran las novedades en el nombramiento de ministros, con perfiles ortodoxos en política económica

Foto: El 'efecto Salvini' y la idea de las cuatro vicepresidencias que Podemos dio al PSOE
El 'efecto Salvini' y la idea de las cuatro vicepresidencias que Podemos dio al PSOE

Pablo Iglesias propuso a Pedro Sánchez en las fallidas negociaciones de julio que si una de las vicepresidencias del Gobierno recaía en un miembro de Unidas Podemos, se creasen tres vicepresidencias más para diluir el protagonismo de los morados que supuestamente asustaba a Moncloa. Esto es, un total de cuatro vicepresidencias, como finalmente ha decidido el presidente Pedro Sánchez, siendo una de ellas para el líder de Unidas Podemos. Aunque hasta antes de la investidura solo estaban previstas tres vicepresidencias, la idea de engordar así el segundo escalafón del Ejecutivo no era nueva. Ni siquiera era de los socialistas. La propuesta la lanzó Iglesias en julio y lo hizo para aplacar los temores de los socialistas a que capitalizase la acción del Gobierno. A que, en palabras de los morados, les hiciesen "sombra" a los socialistas.

Se trata del temido 'efecto Salvini' que deslizaban desde Ferraz entre las justificaciones para el desacuerdo. Lo denominaron "caso Salvini", en referencia al que entonces era ministro de Interior italiano de La Lega y que con sus discursos polarizadores y populismo de derechas dejó en un segundo plano a sus socios de gobierno. No se fían del papel que pudieran desempeñar dirigentes morados en el Consejo de Ministros, ni mucho menos de su líder Pablo Iglesias, por el "ruido" que podrían generar a lo largo de la legislatura, creando discursos disonantes por sus posiciones diferentes en cuestiones clave como Cataluña.

Foto: Estos son los ministros y vicepresidentes del Gobierno de Pedro Sánchez

A pesar de la creación de una cuarta vicepresidencia y del protocolo de coordinación y funcionamiento firmado por ambos partidos, en el que hasta se pacta la gestión de las discrepancias y se traza una estrategia comunicativa conjunta, el temor a Podemos, tanto protagónico como programático, sigue más vivo que nunca como demuestran las novedades en la elección de ministros. Principalmente, los perfiles ortodoxos en el plano económico y alineados con los dictados fiscales de Bruselas de Arancha González Laya (Exteriores) y José Luis Escrivá Belmonte (Seguridad Social), que se suman al de la vicepresidenta económica Nadia Calviño. Un auténtico muro de contención frente a la socialdemocracia radical de los podemistas y sus pretensiones de renegociar o directamente desobedecer los objetivos de déficit.

Desde Podemos reconocen sorpresa por los nombramientos y aseguran que no esperaban tantos cambios. Si pensaban que Calviño sería su único y principal contrapunto, ahora son conscientes de que tendrán más muros enfrente. Otros son menos moderados a la hora de valorar los nuevos perfiles, entre ellos algún ministro. Y es que ahora confluirán en el Consejo de Ministros miembros de instituciones como la Organización Mundial del Comercio (OMC) —González Laya fue directora del Gabinete del director general de la OMC y su representante en el G-20— y activistas del movimiento alterglobalización que combatían este organismo. Las contradicciones y las renuncias que vendrán desde Unidas Podemos, como el propio Iglesias ya ha advertido a los suyos, aumentarán más de lo previsto, tanto cualitativa como cuantitativamente.

Más que un bipartito, ideológicamente el Gobierno será un tripartito, con voces socialdemócratas, más o menos radicales, socioliberales y eurócratas. El peso de Podemos y su margen de acción se reduce ante los nuevos nombramientos que blindan el continuismo en la línea económica y despeja la duda de un incremento notorio del gasto público. Hay quien deja caer que el peso de Podemos se diluye más con los cambios en el Gobierno que con la creación de una cuarta vicepresidencia. Los nombramientos son, sin embargo, una atribución que corresponde únicamente al presidente del Gobierno y, como tal, desde Unidas Podemos siempre recalcaron que no pondrían vetos a los nombres que propusiese Sánchez. Con todo, cuando la política se centra más en el relato y el 'marketing' que en la gestión pública, la cuota de pantalla de cada actor también es fundamental.

Salvar al presidente

Las barreras de contención a Unidas Podemos que Sánchez ha ido añadiendo al Gobierno de coalición son una suerte de cláusulas contra el temido 'efecto Salvini' y a medio plazo una ventaja frente a las luchas electoralistas que puedan darse a lo largo de la legislatura. Un blindaje que da cuenta de que, a diferencia de los pactos autonómicos, se teme que la fuerza minoritaria del Gobierno no acabe sucumbiendo electoralmente frente a quien lidera el Ejecutivo.

Todos los pasos que se están dando en el neonato Gobierno de coalición indican que la confianza escasea entre los socios del Gobierno. Hasta ayer eran competidores directos y ahora deberán ir poco a poco construyendo una confianza que nace tocada. El punto de colisión tiene que ver también con los egos, y Sánchez se ha afanado desde que llegó a Moncloa por centrarse en cultivar un perfil presidenciable e, incluso, como líder de la socialdemocracia europea. La presencia de ministros de la cúpula de Podemos en el Consejo de Ministros tiene el riesgo de contribuir a dinamitar su figura o, al menos eso es lo que se desprende de los últimos movimientos, tanto porque desvíe el foco de sus intereses comunicativos como porque ahonde en contradicciones poniendo en duda el liderazgo del presidente del Gobierno.

Pablo Iglesias Pedro Sánchez PSOE Unidas Podemos
El redactor recomienda