PRIMERA REUNIÓN DEL CONSEJO POLÍTICO Y DEL COMITÉ FEDERAL DE ESTA ETAPA

Paseo triunfal de Sánchez en el comité sobre Cataluña y con los barones desdibujados

El líder supera sin problemas la primera prueba orgánica de su segundo mandato, que concluye con un respaldo a su gestión y a Iceta y la evidencia de la pérdida de poderío de los presidentes autonómicos

Foto: Sánchez e Iceta se dirigen, con la ejecutiva del PSOE y varios barones, al comité federal tras la reunión del consejo político, este 11 de noviembre en Alcalá. (EFE)
Sánchez e Iceta se dirigen, con la ejecutiva del PSOE y varios barones, al comité federal tras la reunión del consejo político, este 11 de noviembre en Alcalá. (EFE)

Cierre de filas con Pedro Sánchez y Miquel Iceta. La conclusión se podía haber escrito de antemano, porque cabían pocas sorpresas. Y así sucedió. El consejo político primero y después el comité federal del PSOE expresaron su apoyo total al secretario general y al candidato del PSC en una coyuntura crítica marcada por la honda crisis con Cataluña y a las puertas de las elecciones del 21-D. No podía ser de otra manera, no solo por el momento, sino también porque el PSOE ha cambiado. Ya no es aquel partido sumergido en turbulencias permanentes del primer mandato de Sánchez. Ahora él controla por completo su formación y se ha impuesto a los barones críticos. Aunque no bastaría con ese trazo grueso para resumir la primera convocatoria de los dos órganos de dirección de la segunda era del secretario general. Él también tuvo que escuchar algunos toques de atención de dirigentes afines que le recordaban que ha de ser más duro con Mariano Rajoy y marcar más perfil de oposición. Cosa nada fácil en un contexto político marcado totalmente por Cataluña.

[Consulta en PDF la intervención de Pedro Sánchez ante el comité federal]

Sánchez salió airoso de su primera prueba interna en los pocos meses que han transcurrido desde su inapelable triunfo en las primarias. Las reuniones consecutivas del consejo político federal —el antiguo consejo territorial— y el comité, ambas en Alcalá de Henares, pero en localizaciones distintas, aunque separadas por pocos metros, se ventilaron en poco más de seis horas sin conflicto y con la demostración palmaria de que el PSOE está unido en torno a su delicada gestión de la aplicación del artículo 155 de la Constitución y de que respalda sin fisuras a Iceta como candidato de los socialistas en los comicios del 21-D. Nada de dramas ni de sobresaltos. Un mundo si se compara con el último comité federal que Sánchez pisó: fue el 1 de octubre de 2016, cuando presentó su dimisión tras una aciaga y convulsa jornada en la que perdió el pulso contra los barones.

A diferencia de lo que ocurría un año atrás, Sánchez controla por amplia mayoría los órganos y su clara victoria en primarias le aporta confort en Ferraz

Trece meses después, algunos de esos líderes territoriales siguen al frente de sus federaciones, pero ya en la retaguardia, empezando por Susana Díaz. Sánchez, tras la culminación de los procesos congresuales, dispone de una amplia e indiscutible mayoría en los órganos, de la que antes no disfrutaba. Los presidentes desfilaron este sábado ante los medios minutos antes del comienzo del consejo político y uno tras otro manifestaron tanto su apoyo a Sánchez como a Iceta. "El partido está donde tiene que estar y está en la defensa del Estado de derecho, de la Constitución y de la democracia española, y es donde yo he estado siempre y estoy contenta de que así sea. No me busquen controversias orgánicas, que España no lo merece", sentenció la jefa de la Junta, congratulándose, no sin cierta ironía, de que el madrileño se acercase a las posiciones que ella defendió en las primarias.

Díaz, Page, Puig, Lambán...

El manchego Emiliano García-Page subrayó que el PSOE está ya "muy lejos" del "vértigo y de la irrelevancia" que tuvo no hace mucho, el valenciano Ximo Puig valoró que el partido se haya situado en el "camino correcto" y el extremeño Guillermo Fernández Vara, coordinador del consejo político, enfatizó que Sánchez "ha vuelto a situar al partido en el lugar de referencia que le corresponde a nuestro país, al lado de la Constitución y en defensa de la legalidad". Y todos, como el aragonés Javier Lambán, manifestaron su apoyo cerrado a un Iceta que está ocupando el espacio de la "moderación", del "catalanismo", de la "cordura" de cara al 21-D. Todos ellos se habían convertido en la oposición a Sánchez en la primera parte de su reinado en Ferraz, pero todos querían evidenciar un cierre de filas con él ahora. Vara cuenta aparte, porque aunque se alineó con Díaz en las primarias, se resituó del lado del madrileño una vez constatada su victoria.

Armengol reclama más caña contra Rajoy para "salir de la etiqueta de 'PPSOE". "Que estén más de acuerdo Emi, Susana o Page es para reflexionar"

No era una simple pose. Es cierto que las reticencias personales de los barones críticos siguen ahí y no han muerto. Pero también es verdad que el pacto alcanzado con el Gobierno para la aplicación del 155 y la convocatoria de elecciones es la posición nítida que ellos comparten. Cualquier titubeo en ese apoyo al Ejecutivo en defensa del Estado de derecho sí habría cosechado más críticas, públicas o privadas. Además, el PSOE siempre se apiña cuando llegan las urnas: los tiempos de ajustar cuentas vienen después.

Sánchez no oyó en la reunión del consejo político, a puerta cerrada, valoraciones muy distintas a las manifestadas ante los medios por los barones. Díaz y Page no se salieron de su guion y Puig incluso comentó con ironía que quién iba a decir hace unos meses que todos iban a sintonizar tan fácilmente. Vara insistió en que el PSOE ha de poner en valor que tiene "un proyecto para España y no solo para Cataluña".

Paseo triunfal de Sánchez en el comité sobre Cataluña y con los barones desdibujados

Los 'apercibimientos' no procedieron de ese flanco. A algunos de los presentes sorprendió la "dureza" de Francina Armengol, la presidenta balear, uno de los apoyos más seguros del secretario general, antes y ahora. Mostró sus dudas respecto al eslogan que impregna desde este sábado la imagen visual del PSOE —'Ahora, tu país', predominante sobre el 'Somos la izquierda' que presidió el 39º Congreso— porque el debate de identidades, naciones y banderas "no es el más interesante" para los socialistas. Y remarcó que hace falta más caña contra el PP, para convencer a los ciudadanos de que son "la alternativa al Gobierno desde la izquierda". "Y para eso hay que ser duro en la oposición y valiente en las propuestas: sociales, económicas y ambientales", defendió. Y duro, más duro, "contra la corrupción del PP, porque en cualquier país europeo Mariano Rajoy habría dimitido por menos".

"Ahora tenemos que salir, especialmente en algunos territorios, de la etiqueta 'PPSOE' que nos han vuelto a colgar. Lo raro es que quien ha dicho que estaba más contento con la postura de Pedro han sido Susana, Lambán y Emi. Es para reflexionar", indicaban fuentes próximas a la dirigente, quien también instó a Sánchez a recuperar la defensa de la España plurinacional, que ya no está presente en sus discursos. "Hay que entender a Francina: ella gobierna con los nacionalistas [de MÉS] y con el apoyo de Podemos", disculpaba otro de los barones asistentes a la cita. "Ella ha estado en la línea de los demás, aunque está apretada en las islas por el 155", apreciaba otro.

Paseo triunfal de Sánchez en el comité sobre Cataluña y con los barones desdibujados

También financiación autonómica

Esas críticas de Armengol, no obstante, fueron replicadas ya en el comité federal por otros compañeros. Con más o menos matices, dirigentes como los barones de Asturias, Murcia y Castilla y León, Adrián Barbón, Diego Conesa y Luis Tudanca, o la balear María José Camps plantearon a la dirección más contundencia en la labor de oposición al Ejecutivo, ahora que el 155 está en marcha, y, sobre todo, poner más énfasis en las cuestiones sociales, tocar otros asuntos que "preocupan a los ciudadanos". Sánchez ya había mencionado en su primera intervención en abierto esa otra agenda, pero era consciente de que el foco estaba en Cataluña. Ya a puerta cerrada, el líder reconoció a los suyos que esos temas deben estar presentes y que su ejecutiva insistirá en ellos, pero que tampoco podía descuidarse la crisis territorial, segundo problema para los españoles, y con unas elecciones a la vuelta de la esquina.

En el comité, varios delegados piden más énfasis en cuestiones sociales. "Nos piden que giremos hacia otro sitio, y lo tenemos claro", admite una dirigente

"Nos han dicho todos que lo hemos bordado con el 155 y con la gestión de la crisis, pero también que tenemos que girar hacia otro sitio, y lo tenemos claro. No hace falta que nos lo digan porque sabemos que tenemos que hacerlo", indicaba al término de la jornada una influyente integrante de la dirección. "De salarios, pensiones, violencia de género o corrupción también habló Pedro, pero el tema central de este sábado era nuestra posición con Cataluña y el apoyo cerrado a Miquel", justificaba otra responsable.

Pedro Sánchez y Susana Díaz se besan durante la reunión del consejo político federal del PSOE de este sábado en la Concejalía de Cultura de Alcalá de Henares. (Borja Puig | PSOE)
Pedro Sánchez y Susana Díaz se besan durante la reunión del consejo político federal del PSOE de este sábado en la Concejalía de Cultura de Alcalá de Henares. (Borja Puig | PSOE)

En la 'cumbre' con los barones de primera hora de la mañana afloraron asimismo otros asuntos que les preocupan. Puig coincidió con Armengol en la necesidad de empujar a favor de una nueva financiación autonómica, mientras que Lambán emplazó a Sánchez a "armonizar" la visión fiscal de las comunidades socialistas "cuanto antes" para defender una posición común cuando llegue el momento. Abel Caballero, presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), trajo a colación la urgencia de dotar de mayores recursos a los ayuntamientos y de flexibilizar la regla de gasto. La presidenta balear planteó, en esta línea, constituir un grupo interno de trabajo para compactar la postura del PSOE de cara a la reforma constitucional y del modelo de financiación. Sánchez, que había pedido disculpas por no haber reunido antes al consejo —lo congregó, alegó, nada más completarse los procesos congresuales regionales—, se comprometió con Vara a convocar con más asiduidad el órgano para discutir todos estos temas.

Paseo triunfal de Sánchez en el comité sobre Cataluña y con los barones desdibujados

"Mucho peloteo"

Iceta también dejó sobre la mesa una promesa que alivió a algunos presidentes críticos. Aseguró que aunque la política de pactos postelectorales la decidirá el PSC, lo hablará previamente con el PSOE. Pero siempre tras los comicios. Ya en la actualización del protocolo de PSOE y PSC que el primer secretario firmó con la gestora antes de las primarias se establecía que ambas formaciones consensuarían las alianzas que impactasen en el conjunto de España. Page ya había advertido de que la "única frontera" que no podía saltarse es la de acordar con los que quieren romper la Constitución, con los independentistas, algo que Iceta siempre ha dicho que no hará. Otros presidentes, sin embargo, siguen sin "fiarse".

Iceta garantiza a los barones que antes de decidir las alianzas postelectorales las hablará con ellos. Page pide no acordar con los independentistas

Ya en el seno del comité federal, además de ese énfasis en las cuestiones sociales, se oyeron elogios a la actuación del líder y de su cúpula. "Mucho peloteo", "un perfil muy bajo", subrayaban distintos delegados a la salida. Las únicas críticas más directas y rotundas eran las esperadas. El exportavoz de Izquierda Socialista José Antonio Pérez Tapias —que apoyó a Sánchez en las primarias de 2017— defendió un referéndum pactado para Cataluña, dentro de los márgenes de la ley. Y el exsenador extremeño Paco Fuentes reprochó implícitamente al líder que no hubiera convocado a las bases para preguntarles por el 155 cuando en su carrera por la reconquista del PSOE había prometido referéndums sobre cuestiones importantes. De paso, le afeó que hubiera descabalgado a Alfonso Guerra de la presidencia de la Fundación Pablo Iglesias.

Vista panorámica de la reunión del comité federal del PSOE de sábado, en el Museo Arqueológico de Alcalá. (Borja Puig | PSOE)
Vista panorámica de la reunión del comité federal del PSOE de sábado, en el Museo Arqueológico de Alcalá. (Borja Puig | PSOE)

Los nuevos barones, los elegidos en los últimos congresos regionales, sí tomaron la palabra en el comité federal. Pero no lo hicieron los presidentes autonómicos, como sí solían hacer antes. Ellos solo intervinieron en el consejo. Su voz, en esta ocasión, se oyó menos. No había pie para mostrar opiniones diferenciadas, ni ocasión para discrepar con Sánchez. La organización además rompió la imagen habitual: la de los líderes autonómicos sentados todos juntos en primera fila. Este sábado estaban dispersos en el atrio acristalado del Museo Arqueológico de Alcalá, cada uno encabezando sus respectivas delegaciones, ordenadas como en los congresos federales. La imagen ya era de suyo menos poderosa. Y lo cierto es que la opinión de los barones, anteriormente un contrapoder interno, ha perdido fuerza en paralelo a la consolidación de Sánchez.

Paseo triunfal de Sánchez en el comité sobre Cataluña y con los barones desdibujados

Cuando el secretario general se acercó al atril y comenzó a hablar ante los suyos, muchos de ellos inevitablemente rebobinaban trece meses atrás. Era un "decíamos ayer", reconocía una baronesa socialista. Cierto. Solo que el clima interno y la fortaleza de Sánchez han pegado un giro de 180 grados. Pero la unidad interna en un PSOE tan castigado en estos años puede ser un bien demasiado frágil. La primera prueba de resistencia se pasa el 21-D.

El comité aprueba una resolución sobre violencia de género y la ejecutiva emprende viaje a Valladolid

No hubo en este comité federal ninguna resolución sobre Cataluña y el 155. Sí sobre violencia machista [aquí en PDF], como estaba previsto. Los miembros aprobaron un texto en el que exigen al Gobierno “el cumplimiento del compromiso económico acordado en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, y ponga en marcha los mecanismos necesarios para, entre otras medidas, dotar de nuevo a los ayuntamientos de las competencias y recursos económicos en materia de igualdad y atención a las mujeres víctimas de la violencia machista”.

Los socialistas reclaman al Ejecutivo que destine vía transferencia a los consistorios "un incremento anual de 20 millones de euros durante los próximos cinco ejercicios, para el desarrollo de las medidas correspondientes contempladas en dicho pacto”. Además, la dirección se desplegará por el territorio para demandar al Gobierno que ponga en marcha ya el acuerdo alcanzado el pasado verano. 

Además, el comité aprobó la composición de la nueva comisión federal de listas [aquí el PDF], el órgano encargado de examinar las candidaturas electorales antes del visto bueno definitivo del máximo órgano de poder del PSOE. La forman 10 miembros de la ejecutiva (entre ellos, la vicesecretaria general y el secretario de Organización, Adriana Lastra y José Luis Ábalos) y 11 integrantes elegidos por el comité (figuran, entre otros, los responsables de Organización de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Euskadi, Castilla y León, Madrid y Asturias).

El comité también procedió a cubrir la vacante dejada por Núria Parlon en la secretaría de Cohesión e Integración de la ejecutiva. Ella dimitió por el apoyo al 155. Su sustituta es Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet (Barcelona). El máximo órgano también dio entrada a la madrileña Carmen Barahona y al catalán Rubén Guijarro

La cúpula no se reúne el lunes, como suele. Su próxima cita será el jueves por la tarde, en Valladolid. Al día siguiente, el viernes 17 de noviembre, se encontrarán las direcciones permanentes de las dos ejecutivas (la federal y la castellanoleonesa). Ferraz quiere ir desplazándose por toda España para mantener reuniones de este tipo con todos los territorios. 

En el horizonte están las siguientes citas electorales. De hecho, en su discurso ante el comité Sánchez dio el pistoletazo de salida a la preparación de la maquinaria, tal y como además había requerido la balear Francina Armengol. "Las elecciones municipales, autonómicas y europeas deben ser, serán —estoy convencido— la primera estación del cambio político que necesita nuestro país", señaló. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios