PRIMERA BAJA EN LA DIRECCIÓN FEDERAL

La tensión en el PSC por el 155 se dispara y Parlon deja su cargo en la cúpula de Sánchez

La alcaldesa de Santa Coloma renuncia a su puesto de secretaria de Cohesión Social del PSOE por el apoyo prestado por los socialistas a la intervención de Cataluña, que rechaza "frontalmente"

Foto: Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet y hasta hoy secretaria de Cohesión Social del PSOE, el pasado 5 de junio en su localidad. (EFE)
Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet y hasta hoy secretaria de Cohesión Social del PSOE, el pasado 5 de junio en su localidad. (EFE)

No era difícil prever que las frágiles costuras del PSC acabarían estallando por el 155. Lo sorprendente ha sido la rapidez con la que ya se han producido los primeros movimientos. Cuatro alcaldes de importantes poblaciones catalanas dejaron ver su malestar por el apoyo del PSOE al durísimo plan de intervención acordado con el Gobierno y, muy poco tiempo después, esta misma tarde, uno de ellos, la regidora de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), Núria Parlon, anunció su dimisión como secretaria de Cohesión e Integración de la ejecutiva federal de Pedro Sánchez. Es la primera baja dentro de su equipo apenas cuatro meses de haberse conformado.

Parlon remitió una carta esta tarde al secretario general del PSOE comunicándole que renuncia a su cargo, según informó el partido en un comunicado distribuido a los medios. Sánchez le agradeció su labor, le trasladó "todo su afecto y apoyo como miembro del partido hermano en Cataluña, el PSC". "Dada la situación actual de máxima tensión en Cataluña respetamos la decisión de la alcaldesa de Santa Coloma de no formar parte de la dirección", señala la nota emitida por Ferraz. El paso atrás es solo de la ejecutiva. La dirigente no deja el bastón de mando de su Ayuntamiento, en su poder desde 2009.

La dimisión de Parlon (Santa Coloma, 1974) se conocía poco después de la carta firmada por ella misma y los alcaldes de Terrassa, Jordi Ballart; Granollers, Josep Mayoral; y Castellar del Vallès, Ignasi Giménez. En ella pedían a su partido que se opusiera "frontalmente" a la hoja de ruta aprobada por el Consejo de Ministros de este sábado para aplicar el artículo 155 de la Constitución. Un guion contundente que prevé la destitución del 'president' y de todo su Govern, el recorte de poderes del Parlament y su disolución en un plazo máximo de seis meses para convocar elecciones y el control absoluto de áreas muy sensibles como los Mossos, la Hacienda catalana o TV3.

Parlon había firmado este mismo sábado un comunicado con otros tres regidores del PSC en el que pedían a su partido la oposición al 155

"Pedimos que el PSC se oponga frontalmente a esta medida y no valide, en ningún caso, su puesta en marcha. El proyecto de los socialistas catalanes se fundamenta en el ejercicio y constante fortalecimiento del autogobierno de Cataluña. La aplicación del 155 supone, de hecho, la suspensión de la autonomía de la Generalitat y del Parlament, con consecuencias irreparables", aseguraba la nota, que insisten en el "más radical desacuerdo y rechazo" a la intervención de la comunidad.

Los regidores también pedían por su parte al Govern a no llevar adelante ninguna medida "irreversible y unilateral" y que, por tanto, no haga ninguna declaración de independencia —como se prevé que haga esta próxima semana—, ya que "no es momento de tomar ninguna decisión que facilite la ruptura y el choque de trenes, sino de volver a la legalidad establecida en el propio Estatut". Parlon, Ballart, Mayoral y Gimènez instaban a las partes a "reconducir el conflicto", y eso ha de pasar por "una solución política", lo que exige una "apuesta clara por el diálogo". "Es imprescindible parar el reloj, congelar todas las condiciones previas y sentarse a hablar, sin exclusiones ni líneas rojas".

La tensión en el PSC por el 155 se dispara y Parlon deja su cargo en la cúpula de Sánchez

Rival de Iceta

Los alcaldes pedían la retirada del artículo 155 y defendían la reforma constitucional con la participación de todos los grupos parlamentarios en el Congreso, e iniciar los trabajos en Cataluña para elaborar un nuevo Estatut que responda a los "anhelos" de la sociedad catalana. "Todos los ciudadanos de Cataluña merecemos un ejercicio de grandeza política desde todas las partes implicadas, reconociendo con valentía los errores que todo el mundo ha cometido para poderlos superar y evitar así nuevos errores aún más graves". La propia Parlon escribía en su perfil de Twitter que el 155 "no es la solución", porque "amplifica la fractura emocional y territorial entre Cataluña y España". "¡Necesitamos abrir otro camino sin demora!", exclamaba.

El PSOE agradece a la dirigente su labor y respeta su decisión de dejar la ejecutiva federal, "dada la situación actual de máxima tensión en Cataluña"

En realidad, el paso atrás de Parlon no es muy chocante si se tienen en cuenta su trayectoria vital y sus últimas declaraciones. La alcaldesa de Santa Coloma (117.000 habitantes) siempre ha encarnado un perfil ligeramente más soberanista dentro del PSC. Aunque en un principio se especulaba con que podía ser la aliada de Susana Díaz en Cataluña, por oposición al primer secretario, Miquel Iceta, ella misma se encargó de hacer añicos esa supuesta coalición de intereses. En la competición en primarias contra Iceta hace un año —de la que salió derrotada— apostó, como él, por el no a la investidura de Mariano Rajoy, e incluso abogaba por una reescritura de los pactos con el PSOE. Después, se convirtió en una de las principales activistas de la candidatura de Sánchez en el PSC, en cuyo comité de notables para las elecciones generales de junio de 2016 había ingresado. Parlon, junto al alcalde de Viladecans (Barcelona), Carles Ruiz, fue el apoyo clave del madrileño en Cataluña. Él, tras vencer el pasado 21 de mayo a Díaz, les premió. A ella, como secretaria de Cohesión e Integración de su ejecutiva federal, y a él, como responsable de Industria.

La tensión en el PSC por el 155 se dispara y Parlon deja su cargo en la cúpula de Sánchez

Los dos caminos

Parlon ya había advertido en una entrevista de que si se activaba el 155 habría que apelar a la comunidad internacional, declaraciones que fueron desautorizadas por el portavoz de la cúpula, Óscar Puente. También había condenado con dureza los registros y detenciones de altos cargos pocos días antes del referéndum del 1-O. Eso sí, ella, como el resto de alcaldes del PSC, se negó a ceder locales de su Ayuntamiento para la consulta. Un actitud que ha valido a los regidores socialistas ataques constantes de los separatistas, ante los cuales tanto su partido como el PSOE les mostraron su máximo apoyo y reconocimiento.

El PSC pide a Puigdemont que convoque elecciones o rectifique. Y dice que el malestar de los regidores es prueba de la "complejidad" del momento

Parlon era la alcaldesa de más peso de entre los firmantes del comunicado, precisamente por su perfil político y su presencia (aunque discreta) en la ejecutiva federal. Su municipio es el segundo más grande de los cuatro, tras Terrassa (215.000 habitantes), 117.000 vecinos frente a los 60.000 de Granollers o los 23.600 de Castellar del Vallès.

La línea del PSC, coordinada con la del PSOE, es la del apoyo al 155. Aunque con sus matizaciones. Así, este sábado, el número dos del partido, Salvador Illa, insistía en que Puigdemont tiene dos caminos: o convoca elecciones o acude al Senado para rectificar y devolver a Cataluña a la legalidad. Pero esa esperanza tan pequeña y la dureza de la intervención que pende sobre la comunidad ha hecho que el PSC, el elemento más frágil, se quiebre. Illa decía en 'La Sexta noche' que ese pronunciamiento de los cuatro alcaldes era una prueba más de la "complejidad" del momento y pluralidad del partido, una formación muy asentada en sus alcaldes, pero la postura oficial es la que es y no va a cambiar.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios