Es noticia
Menú
"Faltan médicos, pero no hay que dramatizar y el debate político no ayuda"
  1. Empresas
ENTREVISTA A IÑAKI PERALTA, CEO DE SANITAS

"Faltan médicos, pero no hay que dramatizar y el debate político no ayuda"

El CEO de Sanitas, Iñaki Peralta, defiende el modelo español de sanidad pública y privada, aunque cree que se necesitan más recursos materiales y humanos

Foto: Iñaki Peralta, CEO de Sanitas. (Cedida)
Iñaki Peralta, CEO de Sanitas. (Cedida)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Sanitas aspira a crecer con fuerza en los próximos años. Después de haber alcanzado los dos millones de asegurados, quiere llegar a los tres millones en 2026. Además, prepara la apertura de su quinto hospital, en Valdebebas, previsto para un año antes. Iñaki Peralta, CEO de la aseguradora de Bupa, asegura en entrevista con El Confidencial que, además de incrementar las capacidades de forma generalizada de la compañía, habrá tres unidades clave de oncología, salud mental y rehabilitación avanzada.

Sobre el ruido en torno a la sanidad pública, defiende el modelo de videoconsultas y la calidad de la sanidad pública, aunque pide que se incrementen las plazas para futuros profesionales médicos y que haya un incentivo fiscal al seguro privado que reduzca la presión sobre el sistema público.

La firma está a punto de cerrar otro año de crecimiento, tras incrementar sus ingresos el año pasado en un 9,5%, hasta los 2.368 millones, con un volumen de primas de 1.559 millones y una cuota de mercado del 20% en España. Sanitas pertenece al grupo internacional mutualista Bupa, que nombró a Peralta CEO de Sanitas y de Bupa Europa y Latinoamérica en 2021, áreas geográficas donde espera crecer hasta sobrepasar el peso del mercado español en la cuenta de resultados.

Foto: Iñaki Peralta, CEO de Sanitas, en la presentación de resultados. (Sanitas)

PREGUNTA. ¿Qué balance haría de 2022?

RESPUESTA. Las cosas van bien. Tenemos diferentes negocios en España, Europa y Latinoamérica, y van mejor de lo que habíamos previsto. Y además de forma generalizada. Nuestra marca y nuestras capacidades transmiten confianza y en momentos que son más convulsos en el mundo en general nosotros estamos con una credibilidad alta, esa es la razón de la que las cosas nos vayan bien. Dicho eso, las cuestiones geopolíticas, habiendo tantas geografías en las que trabajamos, nos afectan y son retos que nos aparecen. Hace poco, cruzamos en España los dos millones de asegurados y lo que vemos es lanzamiento. Nos ha costado pasar de un millón a dos millones 10 años, y, en cambio, creemos que pasaremos de dos a tres millones de asegurados en 2026.

P. Sería un crecimiento del 50%...

R. Esto da una dimensión de dónde estamos. Detrás de esto hay muchas razones, probablemente nuestras capacidades asistenciales son lo que prima, y también nuestros socios, como BBVA o Sabadell, Santalucía, que lleva mucho con nosotros, o Generali, que ha llegado este año. Esta política de unir fuerzas es importante, porque confían en Sanitas. También tenemos mucha ilusión en la futura apertura del nuevo hospital de Valdebebas, con un trabajo que va adelantado respecto a lo previsto.

P. ¿Qué va a aportar el hospital de Valdebebas a Sanitas?

R. Nos va a dar más capacidad hospitalaria de forma generalista y, además, tiene tres unidades muy relevantes: cuidado de la salud mental, oncología avanzada y rehabilitación avanzada. En salud mental, hay mucho por desarrollar desde el punto de vista científico. También hay un reto en oncología, el número de fallecimientos es muy elevado, y fruto de ello vamos a tener una unidad de investigación biomédica, con ensayos clínicos en todo tipo de fases, para dar un paso más en la investigación. También hay otra unidad en la que tenemos mucha ilusión, que es rehabilitación avanzada, porque hay mucho dolor y cirugía por hacer. La rehabilitación intervencionista se conoce poco, pero ha avanzado mucho, hay un mundo entre el dolor crónico y la trauma que se puede aplicar. Ya abrimos el año pasado siete centros de rehabilitación avanzada y este año otros siete, que además serán coordinados desde Valdebebas, incluyendo el desarrollo de investigación y tecnología. Todo esto, con capacidades digitales, como el internet de las cosas, para todo lo que no es asistencial.

Foto: En azul la ubicación del futuro hospital de Sanitas. En rojo, la ubicación del Hospital Isabel Zendal. (Google Mpas)

P. ¿Qué están viendo con la evolución de la salud mental?

R. De repente, hubo una olla a presión con el confinamiento que va saliendo y la situación de la salud mental en el país muestra que necesitamos más capacidad. La foto que tenemos hoy es mucho peor que hace tres o cuatro años. Lo que hay que hacer es sacar más recursos para atender a esa población. Nosotros tenemos una solución digital con Cuida tu mente, que combina el seguimiento remoto y en persona al tiempo que nos nutre de otras capacidades en formación, registro de medicación, etc. Es innovar para este entorno de pacientes. En dos años, estaremos abriendo una de las mayores unidades de salud mental que va a tener Madrid en nuestro futuro hospital de Valdebebas, con camas atendidas por profesionales especializados. Vemos que están faltando recursos materiales y digitales, y lo tercero son los profesionales. Sobre todo caen en psiquiatría y psicología. En ambas nos hemos reforzado y, al mismo tiempo, tenemos el compromiso de que haya más profesionales que salgan al mercado. Dentro del área formativa en que trabajamos, está también la psicología. Vale poco el debate de por qué se llega hasta aquí, hay muchas razones, y lo importante ahora es reforzar en la sanidad pública y privada los recursos materiales que ayudan a suplir esa falta, y profesionales que ayuden a mejorar.

P. ¿Y qué estrategia tienen fuera de España?

R. También estamos haciendo grandes esfuerzos fuera de España, en Polonia, Turquía, Brasil, Chile, Guatemala, Bolivia, Panamá, México y Ecuador. En estos países, estamos volcando todas las capacidades de Sanitas, sobre todo en medicina digital. En España, están en un lugar más elevado que en estos países, pero el equipo, con muchos españoles que se han desplazado a estos países, quiere volcar las capacidades. Somos un hub de expansión de capacidades médicas en estos países.

"Hay vientos de cola para el sector"

P. ¿Qué peso tienen España y el resto del mundo en los resultados de Sanitas?

R. Mitad y mitad. La maduración que tiene España es mayor, pero los crecimientos fuera de España cada vez son mayores, con lo que la misma foto en 10 años será diferente y pesará más el extranjero. La huella que tenemos en Europa es más pequeña de la que nos toca, con lo que en los próximos años debería crecer.

P. ¿Ha habido cambios relevantes en la forma de trabajar o capacidad de traer clientes para Sanitas desde el covid?

R. Hay una cuestión relevante, y es que la llegada de una pandemia recuerda la debilidad de poder padecer una enfermedad. Hay un boom en general en el mundo del healthcare, de preocuparse por la salud. Hay más sensibilidad a estar más cubierto, y es una industria en la que hay más gente que quiere estar. Nuestra estrategia para captar clientes es la misma, trabajamos con socios y hay gente que viene, pero hay vientos de cola para el sector porque la salud no está garantizada.

P. ¿Cómo ven el ruido que hay ahora en torno a la sanidad pública?

R. Nosotros esperamos que se solucione cuanto antes porque no es bueno para los ciudadanos.

Foto: Ignacio Guerrero, presidente de la Unión Médica Profesional. (EC)

P. ¿Qué visión tienen de la sanidad pública en comparación con otros países?

R. Que es muy buena en comparación con la mayoría de los países. Si miráramos países de Latinoamérica, pero también de Europa, veríamos que nuestra sanidad es muy buena. Hay dos cosas muy diferenciales. La conjunción de sanidad pública y privada en un marco con una estabilidad durante mucho tiempo, con la convivencia de ambos con gestores públicos velando por la sanidad pública y una legislación que permite que haya hueco para la sanidad privada, da una estabilidad asistencial que no hay en muchos otros países. Y otra cuestión es que la formación MIR es muy buena y ha dado muchas alegrías. El reto es que a futuro necesitamos más profesionales que salgan de las universidades, que haya más plazas MIR. Pero teniendo cosas para mejorar en sanidad pública y privada, no hay que dramatizar, sino ver cuestiones técnicas para mejorar. El debate político no ayuda, porque no permite entrar en la esencia de las cosas.

P. ¿Y cuáles son esas cuestiones técnicas para mejorar?

R. En la parte privada, en innovación e investigación se puede mejorar. Hacemos esfuerzos importantes desde hace muchos años, y hay que seguir haciendo esfuerzos. El esfuerzo investigador tiene recorrido, hay patologías que no sabemos aún cómo curar, y eso es común en la sanidad pública y privada. También hay que velar por la accesibilidad, es verdad que las urgencias están garantizadas, pero hay que trabajar con la cirugía, consultas y pruebas diagnósticas.

P. ¿Hay capacidad de mejora en la coexistencia en la sanidad pública y privada?

R. Un tema importante sería un beneficio fiscal para las personas que se pagan un seguro privado, porque dejas de utilizar total o parcialmente la sanidad pública. Esto debería venir incentivado, favorecería mayor entrada al sistema privado y reduciría las listas de espera en la sanidad pública, y creo que es algo que sería justo.

Foto: Manifestación en defensa de la sanidad pública en Madrid. (Getty/Europa Press/Alejandro Martínez Vélez)
La atención primaria colapsa y pone la puntilla a un modelo sanitario agotado
Carlos Rocha Gráficos: Ana Ruiz Gráficos: Miguel Ángel Gavilanes

P. ¿Qué lecciones hemos extraído o deberíamos extraer de la pandemia?

R. Que solo hay una sanidad. Y que al paciente le preocupa bastante poco quién es el titular de quien le da el servicio. Durante los días previos de la pandemia, el 25% o 30% atendidos por covid eran pacientes públicos que nos derivaba la sanidad pública, y a esas personas que estaban en nuestras camas de UCI les importaba muy poco si el propietario de las camas era la Comunidad de Madrid o Sanitas. Es bueno que tengamos como sociedad esa posibilidad, y no lo es que debatamos sobre si el propietario de las camas es público o es una aseguradora o una fundación.

P. ¿Hay más presión asistencial, como parece?

R. Aquí hay dos fotografías. Como macro país y como comunidades autónomas, y yo puedo dar la de Sanitas. Hay que pensar que tiene que entrar más talento. Durante mucho tiempo, por la pandemia, probablemente hubo diagnósticos o consultas que se retrasaron y eso ha provocado más presión sobre la sanidad, y además se han jubilado más profesionales porque no estaban cómodos trabajando con la presión del covid. Y los profesionales que siguen reflexionan más sobre compatibilizar la profesión con su vida privada. Pero en general, en España y en todo el mundo, hay una presión asistencial mayor que antes. Las herramientas digitales nos han ayudado mucho. Y debemos poner más talento en el mercado, nosotros hicimos una apuesta mayor el año pasado con un acuerdo con la Universidad CEU San Pablo para ayudar en la formación de más profesionales, y esta apuesta debe ser generalizada en las estructuras públicas y privadas. En la parte médica, tenemos previsto aumentar las plazas MIR, porque se necesita más talento.

"Ha habido profesionales que se han jubilado antes"

P. ¿Cómo se explica esa escasez de profesionales?

R. Venía habiendo esa tendencia, y el periodo vivido con el covid ha catalizado que en dos años haya ocurrido lo que debería haber ocurrido en 10 años. Durante muchos meses, muchos profesionales solo han atendido pacientes covid. Estos profesionales no se dedicaban a atender otras cosas, que generan un impacto en la salud, y lo que ocurre después es que hay muchas cuestiones no atendidas que generan una olla exprés generalizada, y ha habido profesionales que se han jubilado antes, porque han pasado un periodo muy duro y no sé si se lo hemos reconocido lo suficiente. Hay varios catalizadores. No hay que buscar culpables, sino soluciones.

P. ¿Está habiendo inflación de salarios, más gastos de personal…?

R. Vivimos una situación inflacionista general. A nosotros nos afecta el aumento de los precios de la energía. Y en cuanto a profesionales, es verdad que en ciertas especialidades se acrecienta más la presión inflacionista.

Foto: Santiago de Torres, presidente de Atrys Health/BME. (EC)

P. ¿Esa inflación se traslada a precio o va contra margen?

R. Habrá un poco de todo. Las primas tienen que evolucionar por el propio bien de la viabilidad de la compañía y poder cubrir la salud de los asegurados. Hemos empezado ya con la renovación de primas para el año que viene, y la subida está siendo parecida a la del año pasado. Hemos sido capaces de encontrar un punto en el que el impacto inflacionista entre 2021 y 2022 sea razonable, y estamos teniendo menos bajas que el año anterior. La forma en que trasladamos la inflación a la subida de precios es de un entorno asequible.

P. ¿De qué orden son las subidas?

R. En torno a la inflación, sobre el 7% de forma generalizada.

P. Porque en este sector, ¿se suele competir con precio o con oferta de servicios?

R. Depende de cada compañía. Nosotros no somos una compañía de precio, o no solo de precio. Para nosotros, es muy serio que alguien se ponga en nuestras manos en el momento que, probablemente, es el más delicado de su vida. Es importante que haya las mejores herramientas en ese momento para curarse. Y eso tiene un precio. Tenemos un margen que creemos que es de justicia y para retornar al accionista por su esfuerzo, y eso nos da un precio concreto acorde a los servicios. Velamos por que el precio no se vaya, pero primero por el servicio. No creo en ofertas de aseguradoras que puedan hacer rebajas, esto es algo muy serio.

"Las videoconsultas solucionan muchas cosas"

P. ¿Es viable hacer sanidad privada low cost?

R. Primero hay que entender qué es el modelo low cost. Puedes tener más o menos coberturas, si hay acceso a pruebas y consultas, cirugías, hospitalización, etc. Entonces no es que sea low cost, sino que se paga menos por menor servicio, pero el que se paga funciona. Yo no creo en el servicio low cost, sino en una buena medicina en la que puedes tener más o menos coberturas en virtud de lo que quieras y puedas pagar, pero no creo en que se pueda dar todo por poco precio. O no se está dando todo o esa compañía tiene los días contados, porque las herramientas y los profesionales tienen coste.

P. Una de las polémicas recientes es la posibilidad de implementar videoconsultas en sanidad primaria, ¿cómo lo ve?

R. Nosotros llevamos 800.000 videoconsultas en lo que va de año, el 25% de las consultas en nuestros hospitales es a través de videoconsulta, y es que el cliente puede elegir, porque el médico está en el hospital. Nosotros empezamos a trabajar en esto en 2013 y en 2016 empezamos a implementarlo en todas las especialidades en las que es posible. Trabajamos con las sociedades profesionales de cada especialidad, fue creciendo y en 2020 explotó y pasamos de hacer 200 videoconsultas al día a hacer 8.000. Y después de esto nuestros asegurados han aprendido perfectamente que es una herramienta más. Por ejemplo, si tienes un seguimiento psicológico, no necesitas perder el tiempo del trayecto, y puedes conectarte. Las videoconsultas solucionan muchas cosas, son una herramienta fantástica, y los pacientes las usan porque les sirve. Hay una subida de tono en el debate político sobre cuestiones que no son precisas. Por videoconsulta no se va a hacer una cirugía.

P. Se podría pensar que el ruido en torno a la sanidad pública puede beneficiar a la privada al aumentar la demanda por asegurarse, ¿es una visión correcta?

R. La sanidad pública y la sanidad privada son vasos comunicantes y cuanto antes se baje el debate mejor para todos.

Sanitas aspira a crecer con fuerza en los próximos años. Después de haber alcanzado los dos millones de asegurados, quiere llegar a los tres millones en 2026. Además, prepara la apertura de su quinto hospital, en Valdebebas, previsto para un año antes. Iñaki Peralta, CEO de la aseguradora de Bupa, asegura en entrevista con El Confidencial que, además de incrementar las capacidades de forma generalizada de la compañía, habrá tres unidades clave de oncología, salud mental y rehabilitación avanzada.

Salud Salud mental Gasto sanitario
El redactor recomienda