Peralta: "La medicina digital permite atender a más ciudadanos en casos excepcionales"
  1. Empresas
ENTREVISTA CON EL CEO DE SANITAS

Peralta: "La medicina digital permite atender a más ciudadanos en casos excepcionales"

El CEO de Sanitas repasa las lecciones aprendidas de esta pandemia y explica cómo la crisis del covid ha servido para impulsar cambios en el modelo asistencial

Foto: Iñaki Peralta, CEO de Sanitas. (Carmen Castellón)
Iñaki Peralta, CEO de Sanitas. (Carmen Castellón)

El covid nos ha marcado a todos, no solo como ciudadanos, sino también como sociedad. Pero, sin duda, el sector de la sanidad ha sido el que ha tenido que vivir con más intensidad y coraje el reto sanitario que ha traído consigo la pandemia: 2020 ha supuesto un desafío único para quienes gestionan la salud, y así lo ha vivido Iñaki Peralta, CEO de Sanitas y de Bupa Europe & Latin-America: “Ha sido un escenario completamente inesperado que nos ha obligado a reaccionar ante algo desconocido. Tras el brutal aterrizaje del mes de marzo, tuvimos que digerir que nos enfrentábamos a una situación gravísima y que teníamos una enorme responsabilidad”. Analizamos con él las lecciones aprendidas de esta pandemia y el futuro de la colaboración público-privada.

PREGUNTA. ¿Cómo vivió personalmente la primera ola de la pandemia?

RESPUESTA. Recuerdo los primeros días de marzo con intensidad e incertidumbre. En esos momentos, desconocíamos muchas de las cosas que hoy sabemos del covid-19, y cada día era distinto al anterior, con muy poca capacidad de prever lo que iba a pasar y, por lo tanto, con poca capacidad de anticipación. Escenarios como este complican mucho la gestión, que suele basarse en la capacidad de anticipar situaciones. Tengo también un recuerdo imborrable de entrega, compromiso y trabajo en equipo. Me refiero, por supuesto, a la entrega de los equipos asistenciales, de nuestros hospitales, residencias y clínicas dentales, que han dado y continúan dando lo mejor de ellos mismos.

P. ¿Estaba preparado el sistema sanitario español para hacer frente al virus?

R. No estaba preparado el sistema, pero la evidencia ha demostrado que ningún sistema lo estaba. Todos, en la primera, en la segunda o en la tercera ola que estamos atravesando, se han visto superados por la virulencia del covid. Pero el problema no es tanto si el sistema estaba preparado como si lo está ahora, casi un año después de la pandemia. Seguimos hablando de los brotes, pero hace mucho tiempo que la discusión debería centrarse en el aprendizaje, las soluciones y la puesta en marcha de planes de prevención.

"Seguimos hablando de los brotes, pero la discusión debería centrarse en el aprendizaje, las soluciones y los planes de prevención"

Hemos de revisar la idea de que tenemos el mejor sistema de salud del mundo. Contamos con grandísimos profesionales a los que hay que dotar de recursos suficientes y hemos de hacerlo de forma conjunta. Para esto, la inversión en innovación y seguir dando pasos en medicina digital nos permitirán atender a más ciudadanos y, en casos excepcionales como ha sido la pandemia, poder continuar cuidando de su salud a pesar de las limitaciones de movimiento. Por esto, es fundamental que todo el sistema de salud trabaje de forma conjunta para robustecer los servicios de salud que ofrecemos a los ciudadanos.

P. Una vez superados los primeros problemas de falta de material, ¿cuál ha sido, en su opinión, el mayor reto al que se ha tenido que enfrentar el sector sanitario?

R. La crisis sanitaria ha puesto sobre la mesa la necesidad de reforzar la colaboración público-privada en nuestro país como mecanismo para hacer frente a los inmensos retos que nos deja la pandemia. Y en este sentido, el papel de la digitalización es clave. Es fundamental que el proceso de vacunación sea lo más rápido y eficaz posible para evitar nuevas arremetidas tan virulentas del virus. Y también es muy necesario que las administraciones lancen a los ciudadanos mensajes claros y unívocos sobre las normas a seguir. La responsabilidad de todos es fundamental en la gestión de esta pandemia. No podemos permitir que, una vez más, la gran parte del esfuerzo recaiga en los profesionales sanitarios, que a estas alturas están exhaustos.

P. ¿Qué lecciones hemos aprendido de esta pandemia, sanitariamente hablando?

R. Por ser optimista, la primera lección es que si trabajamos juntos, somos realmente fuertes. En menos de un año, la comunidad científica ha puesto en el mercado una vacuna que ya está comenzando a mostrar su efectividad. Por otro lado, la colaboración de todo el sistema sanitario, de los actores públicos y los privados, la sanidad sin apellidos, ha mostrado que trabaja coordinada y de forma efectiva.

placeholder Iñaki Peralta, CEO de Sanitas. (C. Castellón)
Iñaki Peralta, CEO de Sanitas. (C. Castellón)

Pero es importante no caer en la complacencia y extraer lecciones de esta situación. En el medio plazo, es fundamental establecer una alternativa para los pacientes con patologías no relacionadas con el covid que, una vez más, en esta tercera ola como en la primera, están viendo su diagnóstico o tratamiento parado o retrasado. Acelerar los mecanismos digitales de acceso a la atención médica por parte de los ciudadanos ayudaría mucho a resolver dicha problemática. En este sentido, es importante extender la hospitalización domiciliaria. Son medidas complejas que están relacionadas con la digitalización, que tienden a demorarse y permanecen de fondo, pero son tan necesarias que eso no debería ser así. Y no debemos olvidarnos de las secuelas emocionales que una situación tan traumática puede dejarnos como sociedad. En España, nos quedan muchos deberes por hacer en este sentido, ahora mismo, hay mucha gente afectada mentalmente que no está recibiendo la atención que merece.

P. ¿Cómo ha sido la colaboración entre la sanidad pública y privada en esta pandemia?

R. La crisis sanitaria ha puesto sobre la mesa la necesidad de reforzar la colaboración público-privada para hacer frente a los inmensos retos de la pandemia. Es importante destacar que esta colaboración en la pandemia ha salvado vidas de ciudadanos. La sanidad privada forma parte del sistema hospitalario del país y somos necesarios para hacer frente a la situación que vivimos y a las reformas que necesitamos. Formamos parte del esfuerzo colectivo que estamos haciendo para cuidar de la salud de los ciudadanos, y vamos a seguir haciéndolo. La sanidad privada, como la pública, ha salvado muchas vidas durante la pandemia.

P. ¿Cómo afrontaron ustedes como entidad privada la primera ola?

R. Estuvimos en primera línea de la gestión de esta emergencia actuando desde muchos frentes. Teníamos que tranquilizar a los asegurados y clientes, explicarles que Sanitas iba a estar cubriéndoles y prestándoles asistencia médica. Después, en las cuestiones de provisión, duplicamos las camas de UCI, desplegamos dos hospitales de campaña, pusimos todo nuestro empeño en generar más capacidad asistencial… Todo ello, en total coordinación con las autoridades sanitarias.

"La crisis sanitaria ha puesto sobre la mesa la necesidad de reforzar la colaboración público-privada para enfrentar los retos de la pandemia"

P. Una de las primeras consecuencias positivas de esta crisis sanitaria ha sido la aceleración de la digitalización. ¿Cómo ha sido ese proceso dentro de Sanitas?

R: Durante mucho tiempo, parecía que la asistencia médica estaba reñida con el mundo digital, que la relación médico-paciente iba a ser siempre igual. Pero, aun así, hace años, nosotros dimos un paso adelante para implementar las videoconsultas. La tecnología lo hacía posible, pero socialmente no estaba totalmente aceptado. Esta crisis ha permitido que la población descubra que se pueden hacer muchas consultas y diagnósticos a distancia, que te solucionan el problema, te envían la receta, te ahorras todo el problema de ir al centro médico, el tiempo que empleas… Hemos pasado de 350 consultas al día a atender más de 5.000. Estamos muy orgullosos de lo que hemos conseguido.

P. ¿Es algo que acabará cuando venzamos al covid o ha venido para quedarse?

R. Ha llegado para quedarse. Seguramente no a este mismo volumen, pero en este momento, un año después, una de cada tres consultas se hace ya por vídeo. Una vez que se ha vencido la desconfianza inicial, y que descubres que con tu móvil puedes ir al médico, será difícil volver atrás. Nosotros hemos lanzado bluaU dentro de esa misma línea de búsqueda de oportunidades. Los clientes ya podían realizar sus consultas a través de Blua, pero sabíamos que tenía muchas más posibilidades y quisimos dar un paso más. No ser solo un centro médico digital en el que hacer consultas, sino un hospital digital. Para ello, tenemos que desarrollar aspectos de pruebas diagnósticas compatibles con médicos digitales. Hay una serie de pruebas que se hacen a través del móvil. Se pueden monitorizar distintas variables, como la presión arterial, y hay también un programa de reconocimiento facial que permite sacar conclusiones sobre tu estado de salud. Las oportunidades que se abren son impresionantes. Cuando ves lo que viene, piensas que es ciencia ficción. Pero no, es medicina digital.

P. Buena parte de ese futuro se apoya en herramientas de 'big data'. ¿Entiende la polémica en torno al uso de datos para investigación en salud?

R. La medicina de datos va a tener una enorme importancia en el futuro; es una evidencia, y me parece que negarla es un atraso. Buena prueba de ello es que, en el contexto de la pandemia, todos los datos de marcadores y parámetros que se obtenían a nivel global, mundial, han servido para ayudar a encontrar mejores tratamientos para los distintos pacientes de covid. No olvidemos que detrás no hay nombres, direcciones, nada que ponga en riesgo la privacidad. El sector de la salud trabaja desde hace años con la Ley de Protección de Datos, es algo que tenemos grabado a fuego en nuestro ADN. Por tanto, no tiene sentido la polémica. Nosotros solo queremos cuidar y curar.

P. ¿Puede estar reñida la digitalización de la medicina con su humanización?

R. No lo creo. Desde el punto de vista de la relación médico-paciente, la conexión digital puede ser tan fuerte como la personal. Verte la cara, mirar a los ojos, te da mucha fuerza… y también mucha información. La medicina digital tiene una enorme carga de humanidad.

placeholder Peralta, CEO de Sanitas. (C. Castellón)
Peralta, CEO de Sanitas. (C. Castellón)

P. ¿Y qué hacemos con los mayores y la brecha digital?

R. Te sorprendería ver la respuesta de los mayores ante estos nuevos retos. Muchos manejan muy bien la tecnología, y otros lo hacen de la mano de sus familiares. Pero hay algo claro: seguimos dando las mismas opciones que antes. Nuestra idea no es forzar al cambio digital a nadie que no lo desee. Mientras haya un paciente que lo quiera, seguiremos ofreciendo lo mismo que siempre hemos dado.

P. Tras la llegada de las vacunas, la sociedad se encuentra ante un nuevo desafío, la llamada fatiga pandémica. ¿Qué se puede hacer desde el sector para ayudar a la sociedad y a los médicos en esta nueva necesidad? ¿Cuáles son los retos?

R. Es un tema clave. Los que más me preocupan son los profesionales de la salud, ese estado permanente de estrés emocional. Nosotros estamos trabajando para darles la mayor estabilidad posible y aliviarles de esa carga. Después, en la sociedad, es cierto que hay mucho hastío, tanto, que no acabamos de valorar totalmente la gran esperanza de las vacunas. Nuestro servicio Mente Sana es un ejemplo de los esfuerzos que estamos haciendo en este sentido. Nos hemos dado cuenta de que debíamos reforzar toda la parte psicológica para afrontar los tiempos tan difíciles que venían, y lo hemos hecho con mucho mimo. Así, se puede contactar con 'coaches', psicólogos…

Digitalización