Es noticia
Menú
Solo dos CCAA recuperarán este año el PIB precrisis y otras cuatro lo harán en 2023
  1. Economía
Extremadura y Castilla-La Mancha

Solo dos CCAA recuperarán este año el PIB precrisis y otras cuatro lo harán en 2023

Extremadura y Castilla-La Mancha recuperarán este año los niveles de actividad de 2019; Madrid, Andalucía, Murcia y Valencia lo harán en 2023, según las previsiones de BBVA

Foto: Imagen de la vendimia en Jerez. (EFE/Román Ríos)
Imagen de la vendimia en Jerez. (EFE/Román Ríos)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las comunidades autónomas que saldrán antes de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus serán, paradójicamente, dos de las que tienen menor PIB per cápita del país. Extremadura y Castilla-La Mancha terminarán el año 2022 con el mismo nivel de producción que tenían en el año 2019, antes del estallido del virus, según las previsiones de BBVA Research, la principal casa de análisis que hace previsiones de crecimiento regionales.

Aunque las previsiones puedan desviarse una décima arriba o abajo, lo que está claro es que estas dos comunidades han sido las que mejor han atravesado la crisis del covid. Y lo han hecho gracias a su especialización productiva en el sector agroalimentario. Estas actividades no solo no pararon durante la pandemia, sino que incluso tuvieron que aumentar su producción ante la dificultad para importar alimentos desde el extranjero.

Foto: La recuperación del turismo tiró de la actividad durante la primavera. (EFE)

Albacete fue la primera provincia en recuperar el empleo prepandemia (respecto al mismo mes de 2019). Lo hizo, ni más ni menos, que en agosto de 2020. Esto es, apenas tres meses después del final del ‘gran confinamiento’. Toledo lo hizo un mes después, en septiembre, y en octubre se incorporaron ya Badajoz y Cáceres a este selecto grupo de provincias que, en apenas medio año, tras el final del estado de alarma, ya estaban en niveles de empleo históricos.

Es cierto que los indicios apuntan a que una parte de este crecimiento de la ocupación no se debe a la creación de empleo, sino al afloramiento de trabajos en negro. En el caso de la agricultura, este afloramiento permitió a los trabajadores del sector salir a trabajar cada día del confinamiento. En cualquier caso, estas CCAA se han beneficiado de la escasa dependencia que tenían del turismo extranjero y de la industria, los dos sectores que están todavía más lejos de la recuperación.

También se trata de zonas despobladas donde el sector público tiene mayor aportación al PIB, ya que todas las regiones ofrecen servicios públicos similares, aunque la densidad de población sea baja. De hecho, Extremadura es la comunidad autónoma con mayor presencia de trabajadores públicos, nada menos que uno de cada cuatro ocupados trabaja para la Administración pública. Esta cifra duplica la de Cataluña, la comunidad con menor presencia de trabajadores públicos. Castilla-La Mancha es la cuarta comunidad con mayor peso del empleo público, con el 20% del total.

En estos territorios, en gran parte envejecidos, fue necesario apuntalar los servicios sanitarios durante la pandemia, lo que hizo que aumentara su empleo y, por extensión, su PIB. De esta forma, las características del tejido productivo de Extremadura y Castilla-La Mancha hicieron que fueran los dos territorios mejor ‘inmunizados’ ante la crisis del virus.

Según las previsiones de BBVA Research, otras cuatro comunidades recuperarán en 2023 el PIB precrisis: Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana y Madrid. En estos casos, sus tejidos productivos son muy diferentes y hay que buscar causas distintas para su recuperación. Murcia lidera la recuperación también gracias a la gran presencia del sector agroalimentario. De hecho, si no fuese por el lastre que supone el turismo en su costa, ya habría recuperado este año el nivel de actividad previo a la pandemia. El siguiente gráfico muestra a la perfección la diferencia del comportamiento de la actividad por sectores:

Murcia tuvo, durante toda la pandemia, más trabajadores en la agricultura que antes del virus. La ‘huerta murciana’ aceleró la producción para compensar la caída de las importaciones de alimentos. Lo mismo ocurrió con la sanidad y con la educación (con la salvedad de los meses del ‘gran confinamiento’). Por el contrario, la hostelería llegó a perder casi uno de cada cinco puestos de trabajo durante los peores meses de 2020 y no ha sido hasta 2022 cuando ha recuperado los niveles de afiliación prepandemia en el sector. Y lo mismo ocurre con las actividades de ocio y cultura relacionadas con la demanda de turistas.

La recuperación del turismo tampoco ha sido homogénea en todo el territorio nacional, lo que explica que existan importantes diferencias territoriales. Cádiz fue la primera provincia que recuperó el número de afiliados de la hostelería prepandemia, lo hizo en octubre de 2021. En julio ya tenía un 7% más de trabajadores que en el verano de 2019. El motivo de esta recuperación tan rápida es que el turismo de los nacionales volvió rápidamente tras el final del estado de alarma. Sin embargo, la llegada de viajeros internacionales tardó en comenzar su recuperación y todavía no ha vuelto a los niveles prepandemia. Cádiz, como destino mayoritario de turistas nacionales, alcanzó la recuperación plena ya el pasado otoño.

Unos meses más tarde lo hicieron las provincias de Valencia, Castellón, Huelva, Granada o la propia Murcia. Sin embargo, las islas y las grandes ciudades han recuperado su turismo de forma mucho más lenta por la dependencia del viajero internacional. La hostelería de Baleares, Las Palmas y Tenerife no volvió a niveles de 2019 hasta la primavera de este año, y lo mismo les ha ocurrido a Madrid y Barcelona.

Esto explica que Andalucía y Comunidad Valenciana lideren la recuperación entre las comunidades autónomas más dependientes del turismo. Además, ambas tienen una importante dependencia del sector agroalimentario y poco peso de la industria.

La cuarta en discordia es Madrid. En su caso, el éxito de la recuperación está en el despegue de los servicios de alto valor añadido. Si hay un sector que hace competencia a la sanidad por convertirse en la locomotora del empleo durante la pandemia es el de la información y las comunicaciones. Este sector incluye, además de los medios de comunicación, todas las actividades relacionadas con la informática, la programación, la industria de los videojuegos, etc. Esto es, empresas que no crecen a todo su potencial porque no encuentran mano de obra suficiente. Este tipo de compañías se sitúa mayoritariamente en Madrid, muchas de ellas son multinacionales que buscan establecerse en las capitales de los países. Esto explica la rápida recuperación de la actividad en Madrid, a pesar de que su turismo todavía está muy lastrado.

Foto: Dólares estadounidenses y euros. (Reuters/Dado Ruvic)

Baleares y Canarias son las comunidades que están más retrasadas en la recuperación, y, por tanto, que más tarde saldrán de la crisis. En su caso, la incertidumbre sobre la demanda internacional en un contexto de inflación y elevada incertidumbre puede suponer un nuevo freno al crecimiento. Sin turistas extranjeros, no volverán al PIB precrisis.

Pero entre los peores puestos también se encuentran País Vasco, Asturias y Cataluña, que en 2023 todavía tendrán un PIB más de un 1% por debajo de los niveles prepandemia. En su caso, la lentitud de la recuperación está vinculada a los graves problemas que atraviesa la industria desde hace algo más de un año. El encarecimiento de los costes de producción (materias primas y energía), sumado a los problemas recurrentes de suministro de bienes intermedios, ha provocado que su recuperación sea mucho más lenta. De hecho, la última 'Encuesta de coyuntura industrial' que elabora mensualmente el Ministerio de Industria anticipa una nueva contracción en el sector.

Esto explica, por ejemplo, que Palencia siga siendo la única provincia de España que no ha recuperado aún los niveles de afiliación previos a la pandemia por su gran dependencia de la fábrica de Renault. La industria tiene presencia casi exclusiva en el tercio norte de España, lo que explica que País Vasco, Navarra, Cataluña o Asturias se encuentren en ese grupo de territorios que están más lejos de la salida de la crisis.

Las comunidades autónomas que saldrán antes de la crisis provocada por la pandemia del coronavirus serán, paradójicamente, dos de las que tienen menor PIB per cápita del país. Extremadura y Castilla-La Mancha terminarán el año 2022 con el mismo nivel de producción que tenían en el año 2019, antes del estallido del virus, según las previsiones de BBVA Research, la principal casa de análisis que hace previsiones de crecimiento regionales.

PIB Pandemia Previsión de crecimiento
El redactor recomienda