Es noticia
Menú
La riqueza envejece: los mayores de 75 años ya son el grupo de edad con más patrimonio
  1. Economía
Poseen un 440% más que los jóvenes

La riqueza envejece: los mayores de 75 años ya son el grupo de edad con más patrimonio

El reparto del patrimonio ha cambiado drásticamente en una década. Los trabajadores séniores ya no son quienes tienen más riqueza y los jóvenes son los claros perdedores

Foto: Dólares estadounidenses y euros. (Reuters/Dado Ruvic)
Dólares estadounidenses y euros. (Reuters/Dado Ruvic)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

En los últimos años, la desigualdad se ha convertido en una de las grandes preocupaciones sociales en España. Las diferencias crecientes de renta y patrimonio entre hogares han generado malestar, ya que implican una concentración de la riqueza. Este fenómeno tiene una característica poco señalada: la desigualdad está relacionada también con las diferencias crecientes entre las distintas generaciones.

En la última década, la riqueza se ha concentrado entre los mayores de 75 años. Si hasta hace unos años era un grupo que se situaba en torno a la media de patrimonio del país, ahora son el grupo de edad que más activos acumula. Así lo muestran los últimos datos de la Encuesta Financiera de las Familias que elabora trienalmente el Banco de España y que es uno de los mejores registros estadísticos que existen a nivel internacional sobre el patrimonio de los hogares.

Foto: Imagen de una familia en Oviedo. (EFE)

En el caso de España, los hogares cuyo cabeza de familia es una persona mayor de 75 años acumulaban en 2020 una riqueza media de 370.000 euros. De esta forma, superaron al siguiente grupo de edad con más renta, el que se sitúa justo por debajo de ellos (de 65 a 74 años). Hace dos décadas, este grupo de edad era uno de los que menos patrimonio acumulaba, ahora son el primero.

La acumulación de patrimonio a lo largo de la vida laboral es una constante en todos los países y una evolución completamente lógica: la suma de años obteniendo una renta salarial eleva las probabilidades de reunir más ahorro. Lo que ocurría tradicionalmente era que tras la jubilación, los mayores fuesen desahorrando para mantener su nivel de vida, ya que las pensiones no garantizan el mismo poder adquisitivo. Sin embargo, no es eso lo que está ocurriendo, de hecho, es justo al contrario. El patrimonio se concentra cada vez más en los jubilados, hasta el punto de que la riqueza media de los mayores de 75 años se disparó un 25% entre 2008 y 2020.

Una parte relevante de este incremento se produce por efecto composición, ya que los que antes estaban en el grupo de edad de 65 a 74 años, ahora están ya en el superior, sumando consigo su riqueza. Y, en paralelo, algunas de las personas más veteranas en las estadísticas anteriores, que tenían menor renta media, han fallecido. En definitiva, se produce un 'envejecimiento' de la riqueza, concentrada en manos de la generación que ahora tiene más de 75 años.

Si se compara la evolución de su riqueza con la del resto de generaciones, se observa el crecimiento de la desigualdad. El patrimonio de los hogares jóvenes de menos de 35 años se ha desplomado un 56% en este periodo, hasta los 68.300 euros. También se ha desplomado el patrimonio de los que tienen entre 35 y 44 años, en su caso con una caída del 39%. Los trabajadores más séniores también tienen menos patrimonio que hace una década, en concreto, casi un 25% menos.

De esta forma, la riqueza media de los mayores de 75 años supera ya en un 40% al de los trabajadores de entre 45 y 54 años y en más de un 440% el de los hogares jóvenes. Unas diferencias que exacerban la desigualdad en España.

Foto: Una niña pasea un perro en un carrito de bebé en Benalmádena (Málaga). (Reuters/Jon Nazca)

Otro de los fenómenos que está ocurriendo con respecto a la riqueza es que la generación de los que ahora tienen entre 35 y 44 años, y que transitaron por la crisis financiera durante su juventud, siguen arrastrando los problemas económicos. De hecho, la riqueza de este grupo de edad lleva estancada desde el año 2014, en parte porque estos hogares también fueron expulsados del mercado de la vivienda. En definitiva, a medida que pasan los años, los jóvenes de 2008 siguen cargando con sus problemas económicos y la riqueza se va concentrando en las manos con más recursos.

El reparto de la riqueza no es homogéneo dentro de cada grupo de edad. Esto es, ni todos los jóvenes están en riesgo de pobreza, ni todos los mayores son millonarios. De hecho, en el grupo de los mayores de 75 años existe una gran diferencia entre la riqueza media y la mediana. La riqueza media por hogar es la suma de toda la riqueza dividida entre el número de hogares, mientras que la mediana es la riqueza del hogar que tiene el mismo número de hogares con más renta y con menos.

La renta media de estos hogares es de 370.000 euros, mientras que la mediana es de 163.000. Esto es, la media es más de 200.000 euros superior. Lo que indica esta gran diferencia es que en este grupo de edad hay muchos hogares con rentas muy elevadas que hacen subir la media. En este caso sí, muchos ricos. En ningún otro grupo de edad la diferencia de rentas es tan abultada, lo que supone un indicio muy claro de la concentración de ricos entre los mayores de 75 años.

En el caso de los jóvenes menores de 35 años, la mediana de patrimonio está en 23.900 euros, una cifra que es todavía un 70% inferior a la que tenían en el año 2008. La mediana está tan cerca de los 0 euros que es muy probable que muchos hogares jóvenes tengan un patrimonio neto negativo, esto es, más deudas que activos.

Otro dato que evidencia la mala situación de los jóvenes es la gran dificultad que tienen para acceder a una vivienda. Solo un tercio posee a una vivienda en propiedad, apenas la mitad que hace una década. Por el contrario, entre los mayores de 75 años la vivienda en propiedad es mayoritaria. De hecho, muchos hogares tienen otras propiedades inmobiliarias para uso propio o para alquilar. De media, poseen unos 108.000 euros en otras propiedades, esto es, más del doble que los jóvenes en primera vivienda.

Estos datos confirman que los jóvenes viven de alquiler en viviendas propiedad de jubilados, generando así una transferencia de rentas que agrava la desigualdad. Y dado el precio elevado que tienen los alquileres, resulta muy complicado que los jóvenes puedan ahorrar. Un escenario que el Gobierno pretende corregir con subidas de impuestos 'a los ricos' que, en su gran mayoría, se centrarán sobre los grupos de edad más sénior que son quienes tienen más riqueza.

En los últimos años, la desigualdad se ha convertido en una de las grandes preocupaciones sociales en España. Las diferencias crecientes de renta y patrimonio entre hogares han generado malestar, ya que implican una concentración de la riqueza. Este fenómeno tiene una característica poco señalada: la desigualdad está relacionada también con las diferencias crecientes entre las distintas generaciones.

Hogares Banco de España Pensiones
El redactor recomienda