Es noticia
Menú
El Cádiz abandonado: un edificio del tamaño de un campo de fútbol se cae a pedazos en La Caleta
  1. España
  2. Andalucía
PATRIMONIO ABANDONADO

El Cádiz abandonado: un edificio del tamaño de un campo de fútbol se cae a pedazos en La Caleta

Las elecciones andaluzas marcarán el futuro de Valcárcel, una joya patrimonial cerrada desde hace 20 años

Foto: El edificio de Valcárcel, junto a la playa de La Caleta, visto desde el cielo. (UCA)
El edificio de Valcárcel, junto a la playa de La Caleta, visto desde el cielo. (UCA)

Hay que ponerse un casco para entrar en Valcárcel, el edificio civil más grande de Cádiz capital. Situado frente a la emblemática playa La Caleta, los turistas se extrañan al ver que todas las puertas y ventanas están cerradas. Ni están de reformas ni es algo puntual: esta joya patrimonial de dimensiones superiores a las de un campo de fútbol se cae a pedazos y lleva 20 años abandonada.

placeholder Visita organizada al interior del edificio. (UCA)
Visita organizada al interior del edificio. (UCA)

Sus balcones desperdician las vistas más privilegiadas de la ciudad. Enfrente, las barcas balanceadas y los destellos del mar protagonizan cada tarde el que para muchos —incluida la revista internacional de turismo de lujo Traveler— es el mejor atardecer de España.

“Valcárcel es el edificio civil más importante de la ciudad”, destaca José María Esteban, arquitecto y presidente de la Academia de Bellas Artes. Con un diseño neoclásico, este antiguo hospicio tiene su origen en la época del comercio con las Américas (siglo XVIII). No había (y probablemente no haya) un entorno más curativo que el de La Caleta: el poniente gaditano, por sus horas de sol y su ventilación, era el lugar ideal para la sanación de los enfermos. “Prueba de ello es que allí también se situaban el Hospital de Mora y el Balneario de La Palma”, recuerda Esteban.

Foto: La alcaldesa de Puerto Real, Elena Amaya, durante la presentación del proyecto. (Cedida)

La Universidad de Cádiz tiene las llaves del edificio tras una cesión temporal de la administración propietaria, la Diputación de Cádiz. Fruto de un amplio consenso social y político, el acuerdo que pretendía poner fin a su abandono se rubricó en 2017: Valcárcel acogería la facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte, situada actualmente fuera de la capital.

Cinco años después, el edificio sigue desaprovechado y sin financiación para su reforma. Cansado de esperar, el rector de la Universidad ha enviado una carta a todos los partidos que se presentan a las elecciones andaluzas pidiéndoles que incluyan (de nuevo) la financiación de este equipamiento universitario en su programa. "No podemos seguir esperando viendo un edificio deteriorándose año tras año”, resume el rector, Francisco Piniella.

Foto: Torre de Salvana en Santa Coloma de Cervello (Fuente: iStock)

Por primera vez ha permitido el acceso a un grupo de periodistas para mostrar su pésimo estado de conservación. Las imágenes hablan por sí solas: queda alguna pizarra, pupitres y otros recuerdos del antiguo colegio Valcárcel, el centro educativo que ocupó parte de las instalaciones hasta 2002. El salón de actos está lleno de chatarra, las paredes de humedades y los techos se caen a pedazos. Entre matojos y palomas muertas es difícil imaginar que esos terrenos sean el sueño de cualquier promotor turístico.

Sin inversión

El anterior Gobierno de la Junta (PSOE) financió con 700.000 euros el proyecto básico y de ejecución del equipamiento universitario. Están las bases, pero falta el dinero para la reforma de este Bien de Interés Cultural (BIC), estimada en 40 millones de euros. Pese a que era un compromiso electoral del PP, el actual Ejecutivo andaluz se niega a financiarlo, al menos en solitario.

placeholder Una de las pizarras del colegio Valcárcel, dos décadas después. (UCA)
Una de las pizarras del colegio Valcárcel, dos décadas después. (UCA)

La delegada del Gobierno andaluz en Cádiz, Ana Mestre, afirmaba esta misma semana que la Junta "no tiene responsabilidad sobre Valcárcel". La financiación de los equipamientos universitarios depende de la administración autonómica, pero el actual Ejecutivo no se hace responsable del proyecto que asumieron sus antecesores y cuya titularidad es de Diputación.

El convenio finaliza en seis meses, la actual facultad de Educación se queda pequeña y la Universidad, que necesita responder cuanto antes a la demanda creciente de los grados que se trasladarían, ha puesto un ultimátum: si después de las elecciones andaluzas no recibe un compromiso expreso renunciará a Valcárcel y buscará otra ubicación. En Cádiz, en Puerto Real —actual sede— o en el destino de la provincia que sea más viable.

El hotel de lujo que no fue

La idea inicial para rehabilitar Valcárcel era convertirlo en un hotel de lujo. En el año 2003, Diputación llegaba a un acuerdo con Zaragoza Urbana, una empresa aragonesa que proyectó el primer hotel de cinco estrellas de la ciudad. Rafael Moneo, uno de los arquitectos más destacados del país, diseñaría un establecimiento destinado a atraer visitantes de alto poder adquisitivo.

Foto: Vista de una finca de 300 metros cuadrados subastada por el Ayuntamiento de Jerez. (Ayuntamiento de Jerez)

Dos décadas después, Cádiz es destino turístico referente a nivel nacional pero sigue sin tener un hotel de cinco estrellas. Ni Valcárcel ni ningún otro. Los promotores se enfrentaron a dificultades administrativas y, tras años de espera, la crisis económica les llevó a renunciar al proyecto original.

Con esas dimensiones y la necesidad de mantenimiento que tiene difícilmente se puede llevar a cabo un hotel de cinco estrellas ahí”, apunta Carlos Gentil, portavoz de la plataforma Valcárcel, integrada por académicos, antiguos alumnos, ecologistas, asociaciones de vecinos y otros representantes de la sociedad civil. Se constituyeron hace dos años con una premisa clara: “Quien puede mantener ese edificio de forma digna es la Universidad”.

La apuesta hotelera fallida condenó a Valcárcel al abandono y dio pie a una demanda creciente que reclamaba darle un uso “más allá del turismo”. En los meses posteriores al 15-M un grupo de personas okupó el edificio y colocó una pancarta con el lema ‘Recuperación para el pueblo’. Además, limpiaron y acondicionaron el inmueble y lo convirtieron en un espacio cultural auto-organizado con una gran actividad hasta su desahucio.

Foto: Isaac Ayala, párroco de Arraya de Oca (Burgos), abre el templo en ruinas. (David Brunat)

Desde entonces no se habían visto imágenes del interior del edificio. Años después, en 2017, Diputación, Ayuntamiento y Universidad impulsarían el convenio para convertirlo en facultad universitaria contando con la empresa hotelera Zaragoza Urbana, que adaptaría el proyecto original para abrir en uno de los laterales un establecimiento de cuatro estrellas, menos ambicioso que el anterior. También se proyectaron varios parkings y una zona comercial.

Sin embargo, esas iniciativas serían complementarias a la gran rehabilitación, la del edificio histórico. El proyecto universitario contempla una superficie total construida de 22.293 metros cuadrados respecto a los 13.608 metros cuadrados actuales. La nueva facultad de Educación revitalizaría un casco histórico cada vez más envejecido con la llegada de 3.300 estudiantes, profesores e investigadores.

Un proyecto de ciudad

“El proyecto trasciende a la Universidad de Cádiz”, explica el rector, Francisco Piniella. "Montar una facultad nueva sería mucho más barato que rehabilitar un edificio", pero “las universidades públicas debemos ser útiles al entorno”, apunta Piniella, quien expone varios ejemplos de edificios históricos cercanos que también fueron adaptados para convertirlos en facultades.

placeholder El edificio de Valcárcel, tras ser okupado por un grupo de personas en 2011 bajo el lema 'Recuperación para el pueblo’. (CGT)
El edificio de Valcárcel, tras ser okupado por un grupo de personas en 2011 bajo el lema 'Recuperación para el pueblo’. (CGT)

Somos un motor para la revitalización de las ciudades donde se asientan nuestros cuatro campus —Algeciras, Cádiz, Jerez y Puerto Real—. Los estudios de impacto muestran que cada euro invertido en las universidades públicas se multiplica por cuatro en el entorno”, apunta el rector.

El alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’ (Adelante Cádiz), ha reivindicado en numerosas ocasiones la puesta en marcha de este proyecto prioritario para el desarrollo de la ciudad. Y ahí radica el gran punto de desencuentro: el consejero de Universidades ha resaltado en varias ocasiones que, además de un equipamiento universitario, se trata de "un proyecto de ciudad", motivo por el cual considera necesario que otras administraciones se involucren en su financiación.

Entre críticas, el Ayuntamiento de Cádiz se ha ofrecido a invertir, pero la legislatura andaluza ha concluido sin un acuerdo. Desde el PP han acusado a la Universidad de no usar sus propios fondos para acometer el proyecto, aunque el rector lo ve inviable: “Nuestro plan de infraestructuras contempla 10 millones de euros para actuaciones en los cuatro campus entre 2020 y 2023. Sólo Valcárcel supone cuatro veces más, 40 millones. ¿Qué dedicamos, un millón en arreglar la puerta y dos en las ventanas? No tiene sentido”.

Foto: Kichi revalidó en 2019 la Alcaldía de Cádiz y rozó la mayoría absoluta. (EFE)

"Todas las universidades andaluzas están teniendo financiación y están creciendo y uno se pregunta por qué Cádiz no”, se queja Piniella. El portavoz de la plataforma Valcárcel Universitaria, Carlos Gentil, responde con su opinión: “Nos castigan por los gobiernos que tenemos. Creo que la razón que hay detrás es que el PP no está dispuesto a poner en valor la ciudad mientras no gane en el Ayuntamiento”.

Las próximas elecciones andaluzas serán claves para el futuro del edificio, abandonado por las administraciones durante años. Que la Universidad renuncie al traslado de la facultad de Educación sería la confirmación definitiva: ni hotel, ni alternativa de uso público. Valcárcel, uno de los mayores ejemplos del Neoclasicismo en España, volvería a la situación original con dos décadas de abandono a sus espaldas.

Hay que ponerse un casco para entrar en Valcárcel, el edificio civil más grande de Cádiz capital. Situado frente a la emblemática playa La Caleta, los turistas se extrañan al ver que todas las puertas y ventanas están cerradas. Ni están de reformas ni es algo puntual: esta joya patrimonial de dimensiones superiores a las de un campo de fútbol se cae a pedazos y lleva 20 años abandonada.

Administraciones Públicas Cádiz Arquitectos Patrimonio Elecciones Andalucía