Cronología de un fracaso: cómo nació (y murió) la Superliga europea
  1. Deportes
  2. Fútbol
¿qué es esto de la superliga?

Cronología de un fracaso: cómo nació (y murió) la Superliga europea

La Superliga hizo su primera aparición oficial el lunes, con el respaldo de 12 grandes clubes, de los más grandes. Apenas dos días después solo quedan tres subidos en el barco de un proyecto tildado de elitista

placeholder Foto: Seguidores del Chelsea se manifiestan contra la Superliga.
Seguidores del Chelsea se manifiestan contra la Superliga.

La semana que iba a cambiar el fútbol: los nuevos cambios incluidos en una profunda reforma de la Champions quedaban contraprogramados por la presentación de una competición nueva, a nivel europeo, en la que solo los más grandes iban a participar. Nació como un proyecto en el que 12 clubes (de los 15 que querrían fundarlo) iban de la mano, pero tras las reacciones de los aficionados y de las diversas instituciones deportivas, así como de los gobiernos, parece haber quedado en papel mojado. La historia de la Superliga ha sido intensa, pero se prevé, al menos por ahora, muy corta.

¿Qué es realmente la Superliga?

La Superliga es una nueva competición europea establecida (y gobernada) por un total de 12 clubes, de entre los más ricos de diferentes países: los seis 'grandes' de la Premier League, los tres 'grandes' de LaLiga española y tres de los históricos italianos. En el comunicado en el que se anuncia el nacimiento de la Superliga se detalla que además de estos 12 equipos podrían sumarse otros tres, convirtiéndose así en los clubes fundadores. El objetivo de este proyecto, por ahora frustrado, era la creación de un torneo relativamente cerrado en el que "los mejores clubes y jugadores puedan competir entre ellos de manera más frecuente".

Además de los 15 clubes iniciales, la idea era que participaran otros cinco equipos, tras un proceso de clasificación derivado del rendimiento de cada uno de su última temporada. Con enfrentamientos entre semana —para no interrumpir el flujo de partidos de las ligas nacionales y conservar el calendario tradicional—, la Superliga arrancaría con dos grupos de 10 equipos cada uno, con partidos de ida y vuelta. Los tres primeros de cada grupo pasarían a clasificarse de manera automática para los cuartos de final, mientras que los que quedaran en cuarta y quinta posición jugarían un 'playoff' de doble partido para llegar a la final, a partido único.

Cronología de un fracaso

Lunes, 19 de abril: nacimiento oficial

  • Nace la Superliga: en un comunicado se anuncian los creadores de esta competición y el funcionamiento del torneo. La nueva competición europea ve la luz a poco de hacerse público el nuevo formato de la Champions.
  • Los gobiernos de Francia y Reino Unido muestran su rechazo: Emmanuel Macron califica la Superliga de "amenaza al principio de solidaridad y el mérito deportivo", mientras Boris Johnson hace lo propio señalando los planes de la nueva competición europea como muy "perjudiciales para el fútbol". "Haré todo lo que pueda para evitarlo".
  • ¿Qué dice el Real Madrid?: aunque el proyecto de la Superliga está liderado por, entre otros, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, la decisión no cuenta con una ratificación por parte de los socios del club. Los estatutos le obligan a que asuntos considerados de especial importancia tengan la aprobación de los mismos.
  • La FIFA rechaza el proyecto: poco después de anunciar este nuevo torneo el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, muestra su rechazo absoluto y con fuerza "a la creación de una Superliga que es un negocio cerrado, que supone una escisión de las instituciones actuales, de las ligas, de las federaciones, de la UEFA y de la FIFA, algo que está fuera del sistema". "No cabe la menor duda sobre la disconformidad de la FIFA al respecto", añade.
  • La Comisión Europea también rechaza el proyecto: el vicepresidente de la Comisión Europea, Martaritis Schinas, carga contra la propuesta de la nueva competición y recuerda que el modelo europeo de deporte debe estar basado "en valores, diversidad e inclusión". "No hay margen para reservarlo para los pocos clubes ricos y poderosos que quieren cortar los lazos con todo lo que representan las asociaciones: ligas nacionales, ascenso y descenso y apoyo al fútbol base 'amateur".
  • La sede de la Superliga, en España: en medio del caos se informa de que el nuevo torneo europeo habría elegido España para levantar el 'holding' empresarial que compartirían los 15 clubes fundadores en rebelión. Tal y como adelantó 'Expansión', los clubes ya habrían depositado 150 millones de euros, amén de los 3.520 millones de euros a los que se había comprometido el banco JP Morgan.
  • Empiezan las críticas entre jugadores: el español Ander Herrera, jugador del PSG, se muestra contrario a la Superliga. "Me enamoré del fútbol popular, del fútbol de los aficionados, del sueño de ver al equipo de mi corazón competir contra los más grandes. Si esta Superliga avanza se acabaron esos sueños, se acabaron las ilusiones de los aficionados de los equipos que no son gigantes". Herrera es el primer jugador de fútbol en activo en mostrar su disconformidad.
  • LaLiga española responde, calificando la Superliga de proyecto "secesionista y elitista": el presidente de LaLiga, Javier Tebas, condena la propuesta anunciada de la Superliga, señalando que ataca "los principios de la competitividad abierta y del mérito deportivo que ocupan lo más profundo del ecosistema del fútbol nacional y europeo". LaLiga estima, además, que esta nueva competición supondría un golpe financiero de 1.720 millones de euros.
  • El Gobierno español, también contra la Superliga: después de las declaraciones de Macron y Johnson, Pedro Sánchez se alinea con ellos y muestra el rechazo del Ejecutivo a la iniciativa "de crear una superliga de fútbol promovida por varios clubes europeos" al entender que "ha sido pensada y propuesta sin contar con las organizaciones representativas de este deporte, tanto a nivel nacional como internacional".
placeholder El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, en el congreso ordinario de la institución en Suiza (EFE)
El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, en el congreso ordinario de la institución en Suiza (EFE)
  • Reacción de la UEFA: el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, define la Superliga propuesta por los 12 clubes como "un escupitajo en la cara del fútbol y de nuestra sociedad". Desde la UEFA apuntan que se trata de una propuesta "vergonzosa y egoísta" motivada por la "codicia" de algunos equipos y adelanta que los servicios jurídicos de la institución trabajan para encontrar la fórmula de expulsar "cuanto antes" tanto a los futbolistas como a las entidades de sus competiciones europeas y domésticas.
  • Bayern y PSG se desmarcan de la Superliga: los dos finalistas de la última edición de la Champions deciden no sumarse a la Superliga, siendo estos los dos clubes más poderosos y potentes, económicamente hablando, de Europa. Aunque varios de los clubes fundadores trataron de convencerlos para unirse a esta nueva competición, desde el PSG consideran que el torneo no puede estar limitado a un número concreto de clubes muy ricos, aunque hay otras causas por las que estos dos equipos han decidido no sumarse a la iniciativa.
Foto: La Superliga ha muerto. (Ilustración: Raquel Cano)

Martes, 20 de abril: el día de la defensa (y el caos)

  • Florentino Pérez defiende el proyecto: en televisión, el presidente del Real Madrid defiende varios detalles de la hipotética Superliga que, de salir adelante, arrancaría el mes de agosto. Muchos de sus argumentos, no obstante, no encajan con la realidad: estos son algunos.
  • Los aficionados, contra la Superliga: los hinchas sienten que los clubes ricos, pero sin identidad, les roban el fútbol. La denuncia se dirige a los clubes que están hablando en nombre de los aficionados a los que no se les ha preguntado, pero también a los que se ha manipulado: en el debate sobre la Superliga en las redes sociales se han llegado a utilizar 'bots' para valorar positivamente la propuesta.
  • Un juzgado de Madrid prohíbe que se evite la Superliga: en plena polémica, el juzgado de lo Mercantil número 17 de la capital adopta medidas cautelarísimas para impedir cualquier movimiento dirigido a evitar la puesta en marcha de la Superliga, así como cualquier medida "sancionadora o disciplinaria contra los clubes participantes, sus jugadores y directivos".
  • El príncipe Guillermo, duque de Cambridge, contra la Superliga: como aficionado del Aston Villa, pero también como presidente de la Asociación de Fútbol inglesa, anima a proteger a toda la comunidad futbolística, desde el máximo nivel hasta las bases, así como los valores de la competición y la equidad, compartiendo la "preocupación de los aficionados por la propuesta de la Superliga y el daño que corre el riesgo de causar al deporte que amamos".
  • El Chelsea piensa en abandonar el barco: habiendo sido uno de los últimos clubes en adherirse a la Superliga, por las dudas que tenían en torno a su rol, el club inglés informa, llegada la noche del martes, de que ha iniciado los procedimientos formales para retirarse del grupo de los 12 clubes fundadores de una Superliga europea: "Hemos tenido tiempo de considerar el asunto a fondo y hemos decidido que nuestra participación en estos planes no sería lo mejor para el club, para nuestros seguidores o la comunidad futbolística en general", reza un comunicado publicado a última hora del día. Fue precisamente la protesta de los aficionados del Chelsea en las calles de Londres la que inició este proceso de 'Brexit' futbolístico de la Superliga.
  • El Manchester se retira oficialmente: tras escuchar "atentamente" la reacción de los aficionados, el club inglés oficializa su salida del proyecto de la Superliga y se compromete a "trabajar en conjunto dentro de la comunidad del fútbol para encontrar soluciones sostenibles a los desafíos a largo plazo que enfrenta este deporte", reza su comunicado.
  • La Superliga se queda sin clubes ingleses: uno detrás de otro, la noche del martes los seis clubes que inicialmente integraban la hipotética Superliga deciden abandonar el proyecto, siguiendo los pasos del Manchester, el primero en tomar una decisión en este sentido.

Miércoles, 21 de abril: salida del primer español

  • La Superliga insiste en que "el 'statu quo' del fútbol europeo tiene que cambiar": tras la desbandada de los equipos ingleses, la Superliga emite un comunicado haciendo hincapié en su postura y en la necesidad de abordar un cambio en el modelo europeo del deporte rey. "Proponemos una nueva competición europea porque el sistema actual no funciona. Nuestra propuesta tiene como objetivo permitir al deporte evolucionar al tiempo que genera recursos y estabilidad para toda la pirámide futbolística al completo, incluyendo ayuda para superar las dificultades económicas experimentadas por toda la comunidad como resultado de la pandemia (...). A pesar de la salida anunciada de los clubes ingleses, obligados a tomar esta decisión por la presión ejercida sobre ellos, estamos convencidos de que nuestra propuesta está totalmente alineada con la legislación y normativa europeas", señala el comunicado, recogido por la cadena británica BBC.
  • El Atlético de Madrid abandona la Superliga: la mañana del miércoles el club madrileño anuncia su decisión de "no formalizar finalmente su adhesión al proyecto", asegurando que las condiciones en las que había decidido sumarse a la iniciativa días atrás "ya no se dan". "Para el club es esencial la concordia entre todos los colectivos que integran la familia rojiblanca, especialmente nuestros aficionados", apunta en el comunicado difundido en sus redes sociales. Es el primer y único equipo español en abandonar la Superliga.
  • AC Milan e Inter dejan solos a Juve, Real Madrid y Barcelona: a lo largo de la mañana del miércoles, cuando ya solo quedaban los tres clubes italianos y Real Madrid y FC Barcelona, empieza la desbandada itálica: el Inter lanza un comunicado asegurando que "ya no forma parte del proyecto de la Superliga", señalando su compromiso con los aficionados y con la innovación e inclusión que "han sido parte" de su ADN desde la fundación del club; el AC Milan hace lo propio, y explica que si bien decidió aceptar entrar en el proyecto "con la genuina intención de ofrecer la mejor competición europea" y alegando que, aunque "el cambio no siempre es fácil, la evolución es necesaria", han decidido salirse de la Superliga después de que "las voces y preocupaciones de los aficionados se hayan manifestado claramente sobre la Superliga". "Y el AC Milan debe ser sensible a la voz de los amantes de este maravilloso deporte", señala en su anuncio.
  • La Juve no se va, pero tampoco se fía: por último, la Juventus se ha manifestado "convencida" acerca de la solidez del proyecto deportivo, comercial y legal de la Superliga, aunque considera que "hay pocas posibilidades de que el proyecto se complete en la forma concebida originalmente".
  • La Generalitat de Catalunya apoya 'de tapadillo' la Superliga: aunque no se pronuncia públicamente, la portavoz de la Generalitat, Meritxel Budó, evita mojarse y manifiesta su "respeto a la decisión del FC Barcelona" de mantenerse en esta competición.

¿De dónde sale el dinero?

En el comunicado lanzado por el Real Madrid anunciando la creación de la Superliga europea se define el aspecto económico. "La nueva competición se construirá con criterios financieros de sostenibilidad, ya que todos los clubes fundadores se comprometen a adoptar un marco de gasto. A cambio de su compromiso, los clubes fundadores recibirán, en conjunto, un pago de una sola vez de 3.500 millones de euros dedicado únicamente a acometer planes de inversión en infraestructuras y compensar el impacto de la pandemia del COVID". Esto implicaría un desembolso inicial de 233 millones para cada uno de los clubes fundadores.

Tras el anuncio de la competición, el banco estadounidense JP Morgan confirmó su financiación económica a la misma, aunque optó por no hacer "más comentarios al respecto"; con su aportación se añadirían unos 6.000 millones de euros. Las estimaciones de ingresos mínimos por temporadas barajados son de 240 millones de euros, dinero al que habría que sumar el que cada uno de los 20 equipos recibiría.

Fútbol Superliga