Las razones por las que PSG y Bayern se han bajado de la Superliga en el último momento
  1. Deportes
  2. Fútbol
Se mantienen al margen

Las razones por las que PSG y Bayern se han bajado de la Superliga en el último momento

'The Athletic' revela las causas por las que ambos clubes aún no han dado el paso definitivo para incorporarse a la nueva competición

placeholder Foto: David Alaba y Joshua Kimmich persiguen a Neymar Júnior durante el Bayern-PSG de cuartos de final. (Reuters)
David Alaba y Joshua Kimmich persiguen a Neymar Júnior durante el Bayern-PSG de cuartos de final. (Reuters)

El movimiento sísmico que ha provocado el anuncio oficial de la Superliga europea ha sacudido de arriba abajo el panorama del fútbol en el Viejo Continente. Mientras Real Madrid, Barça, Atlético de Madrid, AC Milan, Arsenal, Chelsea, Inter de Milán, Juventus, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham han confirmado su presencia en la nueva competición, hay dos transatlánticos europeos que se han mantenido al margen hasta el momento: Bayern de Múnich y PSG. Los dos finalistas de la anterior edición de la Champions League y los claros dominadores de sus respectivas ligas domésticas no se han sumado a la iniciativa y esperan el desarrollo de los acontecimientos. La pregunta, por tanto, se alza como un resorte. ¿Por qué dos de los clubes más poderosos y potentes económicamente de Europa no se han unido —todavía— al proyecto?

placeholder Kylian Mbappé dispara a portería ante el Bayern de Múnich. (EFE)
Kylian Mbappé dispara a portería ante el Bayern de Múnich. (EFE)

Según informa el medio digital 'The Athletic', el conjunto parisino no tiene ningún interés ni deseo en formar parte del actual formato de la Superliga. Asimismo, confirman que tanto Real Madrid como Manchester United trataron de convencer a los dirigentes de ambos clubes, pero desde las oficinas del PSG consideran que el torneo no puede estar limitado a un número concreto de clubes muy ricos y que estos deberían tener su oportunidad de hacer historia en la Champions. Desconcertados por el anuncio durante la noche de ayer, los galos piensan que se debe proteger la aparición de clubes como la Atalanta o el Leicester City en la élite y conservar el espíritu competitivo de este deporte.

Conflicto de intereses personales

Los motivos no se quedan en las causas éticas y deportivas. Al fin y al cabo, hablamos de un club-estado. 'The Athletic' explica que el presidente del PSG, Nasser Al-Khelaïfi, forma parte del Comité Ejecutivo de la UEFA y de la ECA, por lo que el catarí no veía con buenos ojos traicionar la confianza de Aleksander Čeferin tal y como hizo Agnelli. En este sentido, Al-Khelaïfi también lidera BeIN Media Group y posee los derechos televisivos de la UEFA Champions League. Una competición que vería devaluado su producto de asentarse la Superliga europea.

Foto: Cristiano Ronaldo se lamenta durante un encuentro de la fase de clasificación del Mundial de Qatar. (Reuters)

Mientras el CEO de la Bundesliga, Christian Seifert, ya se pronunció tajantemente ante la creación de la Superliga hace dos meses ya que "los intereses económicos de unos pocos clubes punteros de Inglaterra, Italia y España no deben dar lugar a la supresión de las estructuras establecidas en todo el fútbol europeo", el CEO del Bayern de Múnich, Karl-Heinz Rummenigge, ha revelado que la institución bávara no ha participado en la planificación de una competición cerrada y ha reiterado su apoyo a la UEFA y a la FIFA. "El Bayern acoge con satisfacción las reformas de la Champions League porque creemos que es el paso adecuado para el desarrollo del fútbol europeo. La ronda preliminar modificada contribuirá a generar más tensión y emoción a la competición".

En este sentido, Rummenigge se ha mostrado contundente con la iniciativa privada de los clubes más poderosos del continente: "No creo que la Superliga vaya a solucionar los problemas económicos de los clubes europeos derivados por el coronavirus". Por último, el teutón ha añadido: "los clubes deberían trabajar de forma solidaria para garantizar que la estructura de costes, especialmente los salarios de los jugadores y los honorarios de los asesores, se ajusten a los ingresos para que todo el fútbol europeo sea más racional".

Bayern Múnich París Saint-Germain Champions League