Bienvenidos a la semana que cambiará el fútbol: hoy colisionan Champions y Superliga
  1. Deportes
  2. Fútbol
UEFA PRESENTA LA NUEVA LIGA DE CAMPEONES

Bienvenidos a la semana que cambiará el fútbol: hoy colisionan Champions y Superliga

La UEFA presenta una reforma profunda de la Champions League mientras los grandes clubes de Europa lo contraprograman anunciando su Superliga

placeholder Foto: Laporta y Pérez, en una imagen de 2010. (EFE)
Laporta y Pérez, en una imagen de 2010. (EFE)

Josep Maria Bartomeu se marchó del Barcelona con pocos méritos en la hoja de servicios. Quizá por eso, en sus últimos momentos como presidente, con las manos vacías y una detención reciente por espiar a sus propios jugadores, se agarró a la Superliga, el último activo del que podía sacar pecho. "Hoy puedo anunciar una noticia que cambia las perspectivas financieras. Ayer aprobamos la aceptación de los requerimientos para participar en una futura Superliga europea de fútbol, una iniciativa impulsada por los grandes clubes. El detalle estará a disposición de la próxima junta y deberá ser ratificado por la Asamblea", dijo.

Tenía razón: la Superliga puede tapar el agujero del Barça.

Fue la primera vez que un presidente de club habló en público de la clandestina Superliga. Desveló que el proyecto del que venía hablando la prensa -mientras era desmentida por todas las partes implicadas- no solo era real, sino que ya se estaban firmando las inscripciones. Desde entonces, la información sobre esta nueva competición, que vendría a sustituir a la Champions League, pero tendría gran impacto sobre las ligas locales, ha ido fluyendo a cuentagotas por los medios anglosajones, dando forma a algo que, en teoría, no existe.

Foto: Los jugadores del Madrid, abatidos tras encajar el segundo gol del Alcoyano. (EFE) Opinión

Ayer la situación saltó por los aires. El Times inglés y el New York Times norteamericano publicaron, casi al tiempo, que los representantes de la Superliga van a anunciar públicamente el proyecto esta misma semana. Ya saben que en política el 'timing' lo es todo y esta filtración llega horas antes de que hoy la UEFA presente su nuevo formato de Champions League, que introduce cambios de gran calado. Son competiciones encontradas con filosofías opuestas: mientras que la Superliga busca crear un coto cerrado de grandes equipos, UEFA amplía la Champions para que se jueguen más partidos a costa de abrir el grifo de más equipos medianos.

Por si el intento de contraprogramar a la UEFA no había sido notorio, ayer, a medianoche, el Real Madrid emitió un comunicado confirmando y anunciando detalles sobre la Superliga. Será una liga de 20 equipos, de los que quince serán los Equipos Fundadores y otros cinco accederán por el rendimiento del año anterior en su liga doméstica. La nota no aclara si será un sistema de promoción automática, coordinado con las ligas europeas, o se tratará de un sistema de 'wild cards' para algunos equipos, en cuyo caso el problema de la UEFA sería aún mayor, ya que no solo perdería a los grandes, sino también a un grupo rotatorio de equipos pequeños.

Por el momento solo se conocen doce de los quince fundadores. Por España están el Real Madrid, el Barcelona y el Atlético de Madrid. Por Italia, la Juventus, el Inter y el AC Milan. Y por Inglaterra, el país que más equipos aporta, serán seis: Arsenal, Manchester UTD, Manchester City, Chelsea, Liverpool y Tottenham.

Foto: Bartomeu y Tebas, en 2016, cuando aún eran amigos. (EFE)

Los partidos se jugarán entre semana, para dejar intacto el calendario de las ligas, y comenzarán en agosto con dos ligas de diez equipos que se enfrentarán a ida y vuelta. Los tres primeros se clasificarán para cuartos de final, mientras que cuarto y quinto competirán en un playoff a ida y vuelta por un puesto. Después, las clásicas eliminatorias a doble partido hasta la final, que se jugará en una sede neutral.

En cuanto a las cifras, la Superliga llega con un cañón: a los quince fundadores les espera una bolsa de 3.500 millones, o 230 por cabeza, para "paliar los efectos del covid" solo por comprometerse con la nueva competición. Los clubes tendrán que asumir, como por otra parte ya venían haciendo con el 'fair play' de FIFA, un límite del gasto que vendrán determinados por unos "criterios de financieros de sostenibilidad" que establecerá la competición, con el Madrid, el Manchester UTD y la Juventus al frente. Además, la Superliga tiene cerrados o al menos muy avanzados los acuerdos de patrocinio y televisión y contará con la financiación de JP Morgan.

"Vamos a ayudar al fútbol a todos los niveles a ocupar el lugar que le corresponde en el mundo. El fútbol es el único deporte global en el mundo con más de 4.000 millones de seguidores y nuestra responsabilidad como grandes clubes es responder a los deseos de los aficionados", dice Florentino Pérez, que será el primer presidente de la Superliga, en la nota corporativa, que también cuenta con las aportaciones de Glazer y Agnelli.

La Champions maldita

Al otro lado de la trinchera, UEFA, ligas y federaciones han pasado a la ofensiva. Han identificado dos flancos: los jugadores y los tribunales. A los primeros amenazan dejarles sin poder participar en las ligas domésticas y, lo que es más importante, en competición internacionales como la Eurocopa o el Mundial. Por otra parte, en Nyon están creando un batallón legal que busca, en primera instancia, impugnar el arranque de la Superliga, y después demandar a los clubes fundadores.

Aunque en teoría las ligas nacionales no se verían afectadas, según la Superliga, resulta obvio que el incremento de partidos terminaría por generar 'equipos B' en los grandes clubes, que serían los que jugarían los partidos domésticos, de menor impacto económico y, por tanto, relevancia. Esto empobrecería la competición, ya que dejaría a LaLiga como una competición de desarrollo para los talentos de los grandes equipos y sufriría un constante goteo de los jugadores más destacados.

Los clubes franceses y alemanes se han bajado del carro de la Superliga

La puesta de gala de su proyecto de nueva Champions, que incluye cierta 'complejización' del torneo y el uso de términos como 'liga virtual', quedará fuera de foco, pero no todo son malas noticias para la federación europea: ha conseguido que, al menos en estos primeros pasos de la Superliga, los clubes alemanes y franceses se pongan de su lado. Quedan tres huecos de Fundadores que bien podían ser PSG, Bayern y Olympique, pero que por ahora están vacantes.

El desencuentro entre los grandes clubes y la UEFA, que viene de largo, cristaliza hoy en la presentación, en un solo día, de dos competiciones paralelas y rivales. Bienvenidos a la semana que cambiará el fútbol europeo.

UEFA
El redactor recomienda