El pánico duró más de cuatro horas entre los secuestrados y familiares, en un centro comercial de Nuneaton (Reino Unido). Un hombre armado con una escopeta irrumpió en la zona de la bolera llena de familias que disfrutaban el domingo. Amenazaba con su armas advirtiendo a los presentes que el juego había terminado. La mayoría escapó, pero dos fueron retenidos por el secuestrador, que mantuvo en vilo a la comunidad, mientras la Policía acordonaba la zona y negociaba con el hombre hasta que finalmente fue detenido sin víctimas. Aún se desconocen las causas de lo ocurrido, pero las hipótesis comienzan a sonar en los medios de comunicación. Algunos afirman que su exmujer trabaja en la bolera, mientras, otros apuntan que había sido despedido del establecimiento por fumar. Lo único que de momento ha asegurado la policía es que no se trata de un acto terrorista.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios