¿Cuáles son los diez mejores coches en la historia deportiva de Audi?
  1. Motor
  2. Tecnología y motor
Antecesores del RS Q e-tron del Dakar

¿Cuáles son los diez mejores coches en la historia deportiva de Audi?

La aparición del RS Q e-tron, un eléctrico con el que Audi quiere ganar el Rally Dakar, no sorprenderá a quien conozca la marca, cuya historia está llena de retos y éxitos deportivos

placeholder Foto: El Audi R10 TDI fue el primer coche con motor diésel que ganó en Le Mans.
El Audi R10 TDI fue el primer coche con motor diésel que ganó en Le Mans.

Si hablamos de la trayectoria de Audi en el deporte del motor quizás deberíamos remontarnos tan atrás como 1909, año de la fundación de la compañía, o hablar de un tal August Horch, que participó ya con un coche de la marca alemana en la Carrera Alpìna Internacional de Austria de 1911. Pero también sería justo hablar de los éxitos históricos en el automovilismo y el motociclismo de mediados del siglo XX de la compañía Auto Union, resultado del agrupamiento en 1932 de cuatro importantes fabricantes germanos: Audi, DKW, Horch y Wanderer. Si alguien se preguntaba de dónde procedía el emblema de los cuatro aros, ahí tiene la respuesta. En 1969 llegaría la fusión con la innovadora NSU, de la que nació Audi NSU Auto Union AG, una extensa denominación recortada el 1 de enero de 1985 para dejarla en el nombre actual, Audi AG.

Para entonces, no obstante, ya casi nadie hablaba de Audi NSU, ni de Auto Unión, porque los Audi empezaban a gozar de gran protagonismo y a ser coches realmente admirados por éxitos deportivos como los cosechados por el Audi Quattro en los rallyes desde 1981, que muchos consideran como el punto de inflexión en la trayectoria de la compañía. Aquello salió tan bien que la firma de los cuatro aros vio en el deporte el escenario perfecto para desarrollar tecnologías innovadoras que luego aplicaría a sus modelos de calle, pero también un escaparate idóneo para ganar imagen y reputación dentro de un segmento de mercado donde se las tenía que ver, básicamente, con BMW y Mercedes-Benz.

Y ahora que Audi desvela su RS Q e-tron, el prototipo electrificado con el que tratará de hacer historia en el Rally Dakar a partir del 2022, podemos repasar cuáles han sido las diez monturas trascendentales en la historia en competición de la firma alemana, comenzando por el Quattro del Mundial de Rallies y terminando en el monoplaza FE04 de la Fórmula E. Aquí van...

placeholder La primera victoria de un Audi Quattro en competición tuvo lugar en el Rally de Suecia de 1981, con Hannu Mikkola al volante.
La primera victoria de un Audi Quattro en competición tuvo lugar en el Rally de Suecia de 1981, con Hannu Mikkola al volante.

Audi Quattro

El Quattro de serie, de cuyo proyecto se encargó un ingeniero llamado Ferdinand Piëch (nieto de Ferry Porsche y que acabaría dirigiendo el grupo Volkswagen) vió la luz en 1980, con su carrocería cupé, su motor 2.2 de cinco cilindros con 200 CV de potencia y, dato clave, la tracción total permanente. Y a partir de él la marca de los cuatro aros creó una máquina de competición que marcaría una época en el Mundial de Rallies, primero dentro del Grupo 4 y a partir de 1983 como Grupo B. Su estreno 'encubierto' tuvo lugar en el Rally del Algarve de 1980, donde ofició de 'coche 0' abriendo pista, pero fue cronometrado en todos los tramos de esa prueba del Campeonato de Europa y la conclusión es que, de haber participado oficialmente, habría ganado... por 26 minutos. Pero el debut oficial, con el motor rindiendo 370 CV, fue en el Montecarlo de 1981, y esa temporada ya lograría tres victorias. La consolidación llegaba en 1982, cuando Audi se adjudicó el título de Marcas al sumar siete triunfos con sus pilotos Mouton, Mikkola y Blomqvist. Al año siguiente, ya como Quattro A1 y Quattro A2, ambos de Grupo B, Hannu Mikkola gana el título de Pilotos con el Audi, mientras que en 1984, temporada que comenzó con el Quattro A2 y concluyó con el Sport Quattro de más de 450 CV, la firma germana conseguía su segundo campeonato de Marcas y demostraba que la tracción a las cuatro ruedas no tenía rival ya en la especialidad.

placeholder Muchos recuerdan la subida del Pike's Peak en 1987 como uno de los grandes duelos del deporte, cuando Röhrl se impuso con el Audi Sport Quattro S1 al Peugeot 205 T16 de Vatanen.
Muchos recuerdan la subida del Pike's Peak en 1987 como uno de los grandes duelos del deporte, cuando Röhrl se impuso con el Audi Sport Quattro S1 al Peugeot 205 T16 de Vatanen.

Audi Sport Quattro S1 Pike's Peak

La última evolución del Quattro para rallies, denominado Sport Quattro S1 y que compitió en el Mundial en 1985 y 1986, coincidió con la prohibición de los Grupo B, pero ya que el trabajo principal estaba hecho en la firma de Ingolstadt pensaron cómo sacar rendimiento a esa máquina dentro del mundo de la competición. Y la respuesta fue el Audi Quattro S1 Pike's Peak, preparado especialmente para participar en la carrera de montaña más importante de Norteamérica, y quizás del mundo. El resultado, cuatro victorias consecutivas, entre ellas las dos de Michele Mouton, la primera mujer en ganar una prueba del Mundial de Rallies y también en imponerse en la subida al Pike's Peak. Y un año para el recuerdo, 1987, cuando Walter Röhrl venció con el Sport Quattro S1 de 600 CV al Peugeot 205 T16 E2 de Ari Vatanen, en lo que para muchos fue uno de los diez mejores duelos en la historia del automovilismo.

placeholder En 1989 Audi se inventó el 90 Quattro IMSA GTO para competir en el famoso campeonato de prototipos 'silueta' americano. Y lo ganó.
En 1989 Audi se inventó el 90 Quattro IMSA GTO para competir en el famoso campeonato de prototipos 'silueta' americano. Y lo ganó.

Audi 90 Quattro IMSA GTO

La firma de los cuatro aros había puesto sus ojos en el mercado norteamericano y necesitaba un éxito deportivo que pusiera la palabra 'Audi' en la mente de los estadounidenses. Por eso se inscribió en el campeonato Trans-Am de 1988, paraíso de los Mustang, Corvette y Camaro, con un Audi 200 dotado de un motor 2.1 turboalimentado que rendía 510 CV y, por supuesto, de la tracción total Quattro. De las 13 carreras, Audi ganó 8, lo que le dio los títulos de Pilotos y Marcas; aunque eso también motivó que la organización prohibiese la tracción a las cuatro ruedas, y la marca 'emigró' a otro certamen en ese país donde sí estaba permitida esa tecnología: el IMSA, reservado a los llamados coches 'silueta' porque de los modelos de calle conservaban solo la forma. Esta vez el protagonista fue el Audi 90 Quattro IMSA GTO, que transmitía sus 720 CV a través de los dos ejes, y su piloto Hans-Joachim Stuck logró 7 victorias de las 15 posibles, lo que dió a la firma de los aros el campeonato de 1989 para demostrar la superioridad de su tecnología antes de regresar a las competiciones europeas.

placeholder En 1990, 1991 y 1992 la marca de los aros participó en el DTM alemán con sus V8 Quattro, bautizados 'los tanques de Audi'.
En 1990, 1991 y 1992 la marca de los aros participó en el DTM alemán con sus V8 Quattro, bautizados 'los tanques de Audi'.

Audi V8 Quattro DTM

De regreso a Europa tras dominar a los fabricantes americanos en el Trans-Am y el IMSA, Audi se centra en 1990 en el DTM, el Campeonato Alemán de Turismos nacido pocos años antes, y lo hacía con lo que muchos llamaron 'el tanque de Audi'. Porque la casa de Ingolstadt alineó el V8, una berlina de lujo de más de 4,8 metros de largo que en versión DTM sacó hasta 460 CV de su motor V8 3.5, y que pesaba 1.220 kilos, muy por encima de los 1.040 de los 'invencibles' M3. Pero la temporada se cerró con un nuevo éxito, pues Stuck se llevó el título, lo que despertó recelos en sus principales rivales, BMW y Mercedes-Benz. Así las cosas, para 1991 se impuso a los Audi V8 Evolution un lastre inicial de 40 kilos, pero el campeonato volvió a caer de su lado, lo que acentuó la presión reglamentaria sobre el 'tanque de Audi' en 1992, cuando se le impuso un peso 320 kilos mayor que el de sus oponentes, lo que trataron de contrarrestar con un motor innovador que finalmente fue prohibido, lo que condujo a la marca a una retirada del DTM que duraría oficialmente hasta 2004.

placeholder El Audi 80 Quattro dominó varios años en las competiciones de Turismos, al igual que haría después su sucesor, el A4 Quattro.
El Audi 80 Quattro dominó varios años en las competiciones de Turismos, al igual que haría después su sucesor, el A4 Quattro.

Audi 80 Quattro

La marca alemana dejó el DTM pero no las carreras de Turismos, pues reorientó la actividad de Audi Sport al 80 Quattro, que venció en infinidad de campeonatos nacionales a comienzos de la década de los 90 y puso la guinda con la Copa del Mundo de la especialidad en 1995. Tomó su relevo el Audi A4 Quattro, que prolongó esa historia de éxitos hasta el momento cumbre de 1996, temporada en la que el A4 de circuito dotado de tracción total Quattro se impuso en los certámenes de Alemania, Australia, Bélgica, Gran Bretaña, Sudáfrica, Suecia y España, en este caso con Jordi Gené al volante.

placeholder Audi ganó cinco ediciones de las 24 Horas de Le Mans con su R8 LMP. Y de las 79 carreras de Resistencia en que participó, venció en 63.
Audi ganó cinco ediciones de las 24 Horas de Le Mans con su R8 LMP. Y de las 79 carreras de Resistencia en que participó, venció en 63.

Audi R8 LMP

El siguiente reto de Audi fue ganar las 24 Horas de Le Mans, y para ello creó el prototipo R8 LMP, dotado de un motor V8 FSI 3.6 Biturbo de gasolina y que debutó en 1999; aunque su consagración llegaría en la edición del 2000, cuando Audi logró el triunfo soñado con un trío de pilotos formado por Biela, Kristensen y Pirro. Y el R8 LMP repetiría éxito en la mítica prueba francesa cuatro años más (2001, 2002, 2004 y 2005), aunque muchos le atribuyen también la victoria de 2003, cuando el grupo Volkswagen decidió relanzar la recién adquirida Bentley e hizo correr el R8 LMP 'disfrazado' de Bentley Speed 8, que por supuesto logró el primer puesto. Pocos coches han sido tan ganadores como el R8 LMP en el mundo de la resistencia, y de ello da fe un dato: ganó 63 carreras de las 79 en que participó.

placeholder Durante ocho años, entre 2004 y 2011, Audi participó en el DTM con el A4, logrando tres títulos de Marcas y cinco de Pilotos.
Durante ocho años, entre 2004 y 2011, Audi participó en el DTM con el A4, logrando tres títulos de Marcas y cinco de Pilotos.

Audi A4 DTM

Tras unos años en los que un equipo privado había participado en el DTM con el TT Coupé, Audi decidió regresar oficialmente al Campeonato de Turismos Alemán, y esta vez lo hacía con el A4, que debutaba en 2004 y defendió los colores de la marca de Ingolstadt hasta ser sustituido por el A5 DTM en 2012. Y el A4 DTM marcó una época, con una estadística que deja pocas dudas: 87 participaciones y 35 victorias. Y logró la 'pole position' en 44 ocasiones, lo que supone más de la mitad de las pruebas en que corrió. Además, dio a Audi el título de Marcas en el DTM en 2004, 2007 y 2011, además de los cinco títulos de Pilotos cosechados en ese periodo, en el que alcanzó gran protagonismo el piloto español Miguel Molina.

placeholder El R10 TDI de motor diésel ganador en Le Mans en 2006, junto a sus tres pilotos: Frank Biela, Emmanuele Pirro y Marco Werner.
El R10 TDI de motor diésel ganador en Le Mans en 2006, junto a sus tres pilotos: Frank Biela, Emmanuele Pirro y Marco Werner.

Audi R10 TDI

Nadie se aburre de ganar, pero podría decirse que tras cinco victorias casi consecutivas del R8 LMP en Le Mans entre 2000 a 2005, a los responsables de Audi se les había ocurrido, como en los mejores tiempos del circo, el 'más difícil todavía': intentar ganar la carrera francesa de 24 Horas, la más importante del mundo desde su primera edición en 1923, con un motor diésel. Y el nuevo coche, desvelado en París en diciembre de 2005, se llamaba R10 TDI y montaba un motor V12 5.5 turboalimentado con 650 CV de potencia, nada mal para enfrentarse a rivales equipados aún con mecánica de gasolina. Meses antes de su estreno en la prueba gala ya se vio que había potencial, pues el R10 TDI ganó en Estados Unidos las 12 Horas de Sebring; un primer puesto que repetiría en Le Mans para dar forma a una hazaña histórica: diésel ya no era solo sinónimo de ahorro y fiabilidad, sino también de prestaciones. En ese 2006, el coche de Audi ganó todas las carreras en que participó, y el R10 TDI repitió semejante estadística en 2007, pues se impuso en todas las pruebas, incluido un nuevo triunfo en Le Mans. Y como no hay dos sin tres, el R10 TDI se anotó también la victoria en la cita francesa en 2008, firmando así un tres de tres en esa carrera. De hecho, el historial del prototipo diésel de Audi impresiona: de las 48 carreras en que estuvo presente, ganó 36.

placeholder Durante varios años, los R8 se han mantenido entre los dominadores de la categoría GT3 de Resistencia, donde la tracción total está prohibida.
Durante varios años, los R8 se han mantenido entre los dominadores de la categoría GT3 de Resistencia, donde la tracción total está prohibida.

Audi R8 GT3 LMS

Usando el mismo nombre del primer prototipo de Audi que ganó en Le Mans, la marca alemana lanzaba comercialmente en 2006 su deportivo más radical: el R8. Motor V8 central con 420 CV en un primer momento y tracción total Quattro para enfrentarse a marcas consolidadas en el segmento de los deportivos como Ferrari, Lamborghini, BMW, Porsche o Mercedes-Benz. Pero había que demostrar su eficacia al límite y nada mejor para ello que el mundo de la competición, de manera que en 2008 nace el R8 GT3 LMS, destinado a pruebas de Resistencia en circuito y con tracción trasera, pues el reglamento de dicha categoría prohíbe la tracción integral. Y hasta 2015, fecha en que la primera generación del R8 da paso a la segunda, el primer R8 de carreras se jubila con un 'curriculum' envidiable, pues había ganado 269 de las poco más de 1.000 carreras en que había participado. Visto lo visto, del segundo R8 'de calle' también derivó en 2018 otro R8 LMS GT3, que a día de hoy sigue luchando en pruebas de coches GT como las famosas 24 Horas Nürburgring, que los R8 LMS han ganado en cinco ocasiones entre los años 2012 y 2019.

placeholder El FE04 dio a Audi el título de Marcas en la Fórmula E al concluir la temporada 2017-2018.
El FE04 dio a Audi el título de Marcas en la Fórmula E al concluir la temporada 2017-2018.

Audi e-tron FE04

Cerramos nuestra selección de diez Audi históricos en el mundo de la competición con el e-tron FE04, el monoplaza eléctrico que la marca alemana creó casi desde cero para la temporada 2017-2018 de la Fórmula E. Tras llevar al límite las posibilidades de los motores de gasolina y diésel, los de Ingolstadt apostaron de manera decidida por el futuro de la electrificación, inscribiéndose oficialmente como marca en el campeonato de Alejandro Agag, tras dos ediciones en las que participaron de forma semioficial a través de ABT Sportsline. Dos victorias conseguidas por Daniel Abt y otras dos logradas por Lucas di Grassi dieron finalmente a Audi Sport el campeonato, único título cosechado hasta la fecha por el equipo alemán, que prosigue en la especialidad, ahora ya con el e-tron FE07.

Audi DTM 24 horas de Le mans Fórmula E Dakar Coches
El redactor recomienda