Lucas Ordónez: "En Nurburgring te bajas con cara de pánico, o de divertirte"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
una año más, piloto oficial de nissan

Lucas Ordónez: "En Nurburgring te bajas con cara de pánico, o de divertirte"

Ordóñez explica que significa la carrera más peligrosa del mundo, y sus opciones para defender con Nissan el triunfo logrado el pasado año por la marca en el Blancpain

placeholder Foto: Lucas Ordóñez, nuevamente piloto oficial de Nissan.
Lucas Ordóñez, nuevamente piloto oficial de Nissan.

Desde ser en el primer ganador de la GT Academy hasta subir al podio de las 24 Horas de Le Mans y convertirse en piloto oficial de Nissan, el piloto español Lucas Ordóñez está protagonizando una singular trayectoria deportiva. Este fin de semana comienza su andadura en el Blancpain Endurance, uno de los campeonatos de mayor crecimiento en Europa en los últimos años. En la entrevista con El Confidencial analiza su carrera, así como su próxima participación en la prueba más peligrosa del mundo: las 24 Horas de Nurburgring, en Alemania.

Pregunta: ¿Qué hay en el presente de aquel jugador de consola que ganó la GT Academy en una PlayStation y dio el salto a la competición automovilística gracias a su triunfo?

Respuesta: Por ganar la GT Academy, hace 8 años aspiraba a correr las 24 Horas de Dubai y algunas carreras por Europa, y para nada imaginaba que iba a encontrar un hueco dentro de la familia Nissan. En 2016, todo ha cambiado. Piloto de fábrica desde Japón, luchando por campeonatos… Sigo vinculado al mundo virtual, no lo dejo de lado porque estoy muy orgulloso de ser el primer piloto que pasa de lo virtual a lo real con el Gran Turismo. Este año dejamos Japón, por ahora, y volvemos a competir en Europa, muy contentos y con opciones para ganar el título.

P: ¿Cómo ha cambiado en lo personal su vida?

R: Ahora me dedico profesionalmente al mundo de la competición. Antes estudiaba para estar en una empresa, en una oficina, y ahora trabajo día a día para ser mejor piloto, ganar carreras y representar a Nissan de la mejor manera con sus productos de calle, los coches de su gama. Ser la imagen de una multinacional requiere cambios, pero sigo disfrutando y viviendo el sueño, intentando que dure esta increíble carrera muchos años.

P: Como piloto oficial tiene varios frentes. ¿Qué es lo más complicado? ¿Entrenar física y mentalmente, los viajes, atender el tema de las relaciones públicas…?

R: Es un poco de todo. Quizás la gente se crea que la vida del deportista es fácil. Pero estás haciendo lo que quieres, que no todo el mundo se lo puede permitir. Físicamente, se requiere mucho esfuerzo. Mentalmente tienes que estar preparándote los 365 días para estar muy centrado en los momentos clave, en unas 24 Horas de Le Mans o de Nurburgring, por ejemplo. Y luego, el tiempo. Cuando estuve en Japón el año pasado, el tiempo es oro cuando vuelves a casa con la familia. Pasan muchos días en hoteles que no te gustan, muchos trenes y aviones. Pero no me puedo quejar, es la vida del piloto, lo que siempre he soñado.

P: Muchos pilotos europeos han emigrado a Japón. ¿Cómo es la vida allí para un profesional de la competición?

R: La verdad es que en mi caso me adapté muy bien. A unos les ha costado más, otros se han hecho su vida allí. Es una cultura que me interesaba, siempre intenté aprender de japonés, quise acercarme a ella y respetar su forma de vida. La verdad es que esto me ayudó mucho. Los japoneses son muy respetuosos, aprecian mucho que estés allí trabajando.

Es también una cultura difícil, complemente diferente a la nuestra. Todo es muy restrictivo, son muy rígidos, no existe la improvisación, todo se planifica al milímetro y no hay margen de error. La prueba es la puntualidad en todo, la organización, cómo se respetan el uno al otro. Es bastante diferente a España. Sigo en contacto con Japón, con quien tengo el contrato, y espero volver algún día.

P: Este año, de vuelta a Europa, compite en el Blancpain y las 24 Horas de Nurburgring, una de las carreras más peligrosas del mundo. Cuéntenos eso del examen que tienen que hacer los pilotos para poder correr, y con cero fallos.

R: En esta carrera corren todo tipo de coches, desde un equipo oficial hasta un tío que se monta un Polo en su garaje en la Alemania profunda. Dados los accidentes de los últimos años y los diferentes niveles de pilotaje y prestaciones se han implementado muchas normas de seguridad. Por ello hay un examen teórico para que a la organización le quede claro que todos los pilotos están preparados para la normativa. Es un circuito de 25 kilómetros, no hay ‘safety car’, es una carrera totalmente diferente a cualquier otra en el mundo. Como tiene sus propias normas de seguridad, los pilotos hemos tenido que hacer un examen 'on line' desde casa, con un tiempo limitado y posibilidades de fallo escasas.

P: ¿Cómo es correr en el ‘Infierno Verde’? Que también así se conoce al circuito clásico de Nurburgring...

R: Es muy difícil de describir. Recomendaría que la gente viera una cámara a bordo. En mi cuenta de YouTube tengo algunos vídeos. Es el circuito más largo del mundo, el más complicado y exigente para un piloto, con muchas curvas ciegas a más de 250 km/h, con saltos, en medio de un bosque oscuro…Y no hablemos cuando llueve, cuando hay zonas de la pista con niebla, otras que no sabes si están secas o mojadas, todo en la misma vuelta. Es una carrera única, en la que el piloto es mucho más importante que la máquina. Todos los pilotos, cuando nos bajamos del coche tenemos cara o de pánico o de ser el día más divertido de tu día. Mentalmente es la carrera más dura, más incluso que las 24 Horas de Le Mans.

P: ¿Por qué está creciendo de manera tan espectacular el mundo de los grandes turismos y la implicación de los fabricantes, con once marcas en el Blancpain? Este fin de semana hay casi 60 coches en la parrilla de Monza, es que ni caben ya…

R: A la gente le gusta ver los coches con los que sueñan, le gusta ver a un Nissan GT-R contra un Porsche o un Audi. También los pilotos ‘gentleman’ son parte importantes de esta categoría y con la electrónica son coches quizás más fáciles de llevar que otros de competición. Luego, para los fabricantes, los ‘coches cliente’ son un gran aliciente. Ganar te da prestigio, el año pasado Nissan ganó en el campeonato a Porsche, a Ferrari, a Mercedes, Audi y al resto... El campeonato es espectacular en todas las categorías.

P: ¿Cuáles son sus objetivos personales para el futuro en su carrera, aparte de defender con Nissan el título del Blancpain este año?

R: Con el equipo oficial queremos ganar el título este año, pero es muy difícil porque Audi, Mercedes y BMW tienen coches nuevos. Pero nuestro GT-R es muy bueno en los circuitos de este campeonato. Luego, me gustaría seguir involucrado con Nissan, la categoría GT 500 en Japón sigue siendo mi objetivo a corto o medio plazo, el volver a Japón. Veremos si se une este campeonto con el DTM alemán algún día. Estar ahí metido sería el objetivo ideal.

Lucas Ordóñez Japón PlayStation DTM Ferrari