Es noticia
Menú
El Renault Mégane E-Tech Plug-in, racional puerta de acceso a una vida más electrificada
  1. Motor
  2. Pruebas
Mecánica híbrida enchufable de 158 CV

El Renault Mégane E-Tech Plug-in, racional puerta de acceso a una vida más electrificada

La llegada del nuevo Mégane 100% eléctrico no cambia las cosas en el Mégane normal, cuya gama tiene su propia variante de etiqueta CERO, dotada de una mecánica PHEV más suave y ahorradora que prestacional

Foto: El Mégane E-Tech Plug-in disfruta de etiqueta CERO de la DGT.
El Mégane E-Tech Plug-in disfruta de etiqueta CERO de la DGT.

No deja de resultar curioso que en un país, España, que se sitúa a la cola de Europa en infraestructura pública de recarga eléctrica, que es uno de los que tiene la menor proporción de primeras viviendas unifamiliares y en el que, según los últimos datos disponibles, dos tercios de los vehículos 'duermen' en la calle, muchos usuarios se planteen entrar directamente al mundo de la electrificación empezando por un eléctrico puro, un tipo de vehículo que, experimentos al margen, exige contar con un punto de carga propio. A quienes se asoman a esa nueva movilidad sin emisiones y sienten vértigo se dirigen los coches híbridos, buena vía de acceso a las mecánicas electrificadas por adaptarse mejor a este periodo de transición, exigido por la UE, entre los automóviles de combustión y los eléctricos.

placeholder El Mégane compacto mide 4,36 metros, y su versión R.S. Line lleva llantas de 17 pulgadas.
El Mégane compacto mide 4,36 metros, y su versión R.S. Line lleva llantas de 17 pulgadas.

Y básicamente hay dos tipos de híbridos: los que hacen colaborar el motor de combustión y la parte eléctrica para reducir el consumo y las emisiones pero apenas permiten desplazarse en modo eléctrico, como los HEV (híbridos autorrecargables) o los MHEV (hibridación suave), que reciben la etiqueta ECO de la DGT, y los PHEV (híbridos enchufables o 'plug-in'), ya con etiqueta CERO y que combinan el motor de combustión, una parte eléctrica y una batería de alta capacidad para, además de reducir consumo y emisiones, poder recorrer en modo eléctrico distancias ya más largas, que casi nunca bajan de 35 ó 40 kilómetros reales y pueden alcanzar los 100 en caros modelos de batería más grande. Pero los PHEV basan sus ventajas en la posibilidad de circular muy a menudo con electricidad, de forma que también se hace casi obligado contar con un punto de recarga. La diferencia en relación a un coche 100% eléctrico es que los híbridos enchufables son como un 'dos en uno': movilidad eléctrica en cortos trayectos diarios, por ejemplo, y movilidad normal en fines de semana o vacaciones; y sin ansiedad alguna por quedarnos sin batería, pues con el motor de combustión funciona como cualquier otro vehículo, aunque gastando más porque son más pesados debido a su doble mecánica.

placeholder El maletero se queda en solo 261 litros, y esta versión no equipa rueda de repuesto.
El maletero se queda en solo 261 litros, y esta versión no equipa rueda de repuesto.

Aclarado esto, vayamos con nuestro protagonista, un Mégane E-Tech Plug-in que, como el resto de la gama, sigue comercializándose como hasta ahora pese a la llegada de un nuevo Mégane E-Tech Electric, un coche totalmente distinto, más compacto y más alto, que solo se ofrecerá con mecánicas 100% eléctricas. Por contra, el Mégane 'normal' sigue estando disponible con motor diésel de 115 CV, con mecánicas de gasolina de 115, 140 y 160 CV, e incluso en versión deportiva R.S. de 300 CV. Conviene explicarlo también porque la presencia de dos modelos de nombre Mégane genera algunas dudas al respecto, pero el Mégane 'anterior' sigue vigente y tiene carrera por delante.

placeholder El Mégane híbrido enchufable está disponible también con carrocería familiar Sport Tourer.
El Mégane híbrido enchufable está disponible también con carrocería familiar Sport Tourer.

De hecho, este Mégane E-Tech Plug-in sigue siendo muy joven porque nació en 2020, inicialmente sólo con la carrocería familiar Sport Tourer pero desde fechas más recientes también en esta variante compacta que aquí probamos, mejor adaptada a usos urbanos por su menor longitud: 4,36 metros. Su habitáculo es igual de amplio que en el resto de la gama, destacando positivamente la generosidad de su anchura (144 centímetros delante al nivel de hombros y 132 detrás al nivel de las caderas) y la correcta altura al techo (94,5 centímetros delante y 92,5 detrás), mientras que el hueco para piernas en la segunda fila se nos antoja justo: 63 centímetros de distancia entre respaldos con un conductor de 1,75 al volante. Aunque para justo, el volumen del maletero, que de los 384 litros en un Mégane dCi o TCe pasa aquí a solo 261 litros debido al espacio robado por la batería. Ese es un primer punto negativo, por más que el respaldo se abata por secciones asimétricas. Una solución a ese problema sería comprar el Mégane E-Tech Plug-in Sport Tourer, con 389 litros, también muy por debajo de los 521 litros de un Mégane Sport Tourer diésel o de gasolina, pero al menos con hueco para las maletas de un viaje de fin de semana en familia.

placeholder La recarga, posible solo con corriente alterna, puede hacerse a un máximo de 3,7 kW.
La recarga, posible solo con corriente alterna, puede hacerse a un máximo de 3,7 kW.

El cliente puede elegir entre los niveles de equipamiento Intens, Zen y R.S. Line, siendo este último el más completo, el más caro (39.316 euros antes de descuentos y de la posible ayuda del Moves III) y el que hemos probado en este caso. Con el Intens, por ejemplo, la factura se aligera unos 3.250 euros, que es un buen ahorro, aunque el R.S. Line redondea mejor su aspecto por fuera (llantas de 17 pulgadas), su comportamiento dinámico (puesta a punto específica de suspensión y dirección) y su dotación interior: pedales de aluminio, tapicería y volante específicos con pespuntes rojos... Además, la instrumentación es una pantalla digital y configurable de 10,2 pulgadas, y la pantalla táctil central, de diseño vertical, es de 9,3 pulgadas y tiene navegador. Y aunque hay muchas posibles opciones, realmente el equipo de serie lleva lo importante.

placeholder El cliente puede elegir entre los acabados Intens, Zen y R.S. Line, este el más caro y deportivo.
El cliente puede elegir entre los acabados Intens, Zen y R.S. Line, este el más caro y deportivo.

Pero vayamos con el apartado mecánico, sofisticado en esta versión. Porque combina un motor de gasolina 1.6 atmosférico de 91 CV con dos motores eléctricos, uno de 49 kW (67 CV) y otro de 25 kW (34 CV), los dos también delante y cada uno con una función diferente. Además, la caja de cambios deriva de una solución empleada en Fórmula 1 que asegura pasos de una marcha a otra más suaves, y todo ese conjunto se asocia además a una batería de iones de litio, fabricada por LG, bastante compacta: 9,8 kWh, de los cuales solo son útiles 7,5 kWh. Y como podemos hacer las recargas domésticas a un máximo de 3,7 kW, Renault afirma que del 5 al 100% de carga se tardan tres horas. En nuestro caso, con un enchufe doméstico convencional, pasar del 5 al 100% nos llevó 4 horas y 15 minutos, lo cual es razonable para una casa sin poste especial.

placeholder La instrumentación digital es configurable y ofrece datos específicos sobre el uso híbrido.
La instrumentación digital es configurable y ofrece datos específicos sobre el uso híbrido.

Volviendo a la mecánica propiamente dicha, la combinación de esos tres motores da como resultado una potencia máxima de 158 CV, y eso se traduce por ejemplo en una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos. Curiosamente, la velocidad punta se ha limitado a 175 km/h, pero eso es más que suficiente para España. Lo que nos gusta menos es que el motor de gasolina sea tan poco impetuoso, porque son 91 CV y sin turbo, de modo que si en alguna situación, como subiendo un largo puerto de montaña, nos quedamos sin carga en la batería, el empuje extra de la parte eléctrica se esfuma y contamos solo con esos 91 CV para mover los más de 1.600 kilos del coche y lo que nosotros añadamos en forma de pasajeros y equipaje. De acuerdo, eso pasará pocas veces, pero conviene saberlo, pues todos sus rivales directos tienen una parte de gasolina algo más enérgica (Kia Ceed Tourer o XCeed, por ejemplo) o mucho más enérgica (Seat León, Peugeot 308, Opel Astra...).

placeholder El selector del cambio tiene dos modos: el D, que es el normal, y el B, que acentúa la retención.
El selector del cambio tiene dos modos: el D, que es el normal, y el B, que acentúa la retención.

No obstante, para usos normales al Mégane E-Tech Plug-in le notaremos siempre con empuje más que suficiente, y en función de las necesidades de potencia la mecánica hace su labor de 'mezclar' motores con total discreción: a veces el motor de gasolina más el eléctrico principal, otras el de gasolina más los dos eléctricos...

Ficha técnica. Renault Mégane E-Tech Plug-in R.S. Line

Precio: 39.316 euros (no incluye descuentos ni ayudas)

Etiqueta DGT: 0 Emisiones

Emisiones medias WLTP: 28 g/km CO2

Longitud: 4.359 mm. Anchura: 1.814 mm. Altura: 1.447 mm

Número de plazas: 5. Maletero: 261-1.117 litros

Peso: 1.605 kg

Potencia máxima: 158 CV (116 kW)

Motor de gasolina: inyección indirecta

Cilindrada: 1.598 cc

Potencia máxima: 91 CV (67 kW). Par máximo: 144 Nm

Motores eléctricos: en posición delantera

e-Motor 1: Potencia máxima: 67 CV (49 kW). Par máximo: 205 Nm

e-Motor 2: Potencia máxima: 34 CV (25 kW). Par máximo: 50 Nm

Caja de cambios: automática multimodo, de 4 velocidades

Modos de regeneración: 2 (D y B)

Modos de conducción: 3 (Pure, MySense y Sport)

Tracción: Delantera.

Frenos del. / tras.: Discos ventilados / Discos

Velocidad máxima: 175 km/h

Aceleración 0-100 km/h: 9,4 segundos

Consumo medio WLTP: 1,2 l/100 km

Depósito: 39 litros

Capacidad de batería: 9,8 kWh (7,5 kWh útiles)

Potencia máxima de carga CA: 3,7 kW

Tiempo mínimo de carga: 3 horas

Autonomía media eléctrica WLTP: 51 km

Fabricación: Palencia (España)

Además, el conductor puede determinar en parte esa gestión de la mecánica seleccionando el programa preferido, pues hay tres: Pure, con funcionamiento exclusivamente eléctrico y marcha silenciosa salvo que aceleremos muy fuerte, rebasemos los 130 km/h o se agote la batería; MySense, en el que emplea uno de los motores, dos de ellos o los tres según lo que sea necesario, aunque siempre tratando de maximizar la conducción eléctrica; y Sport, que prioriza las prestaciones. Y tanto en MySense como en Sport podemos activar la función e-Save, que guarda aproximadamente la mitad de la carga de la batería para usos posteriores: si al seleccionar e-Save hay poca batería, la va recargando hasta conseguir ese nivel, y si cuando activamos e-Save la batería está muy cargada, sigue permitiendo cierta descarga hasta llegar a ese 50% del que no baja. Y con cualquiera de los tres programas podemos poner el cambio en el modo D, que es el normal, o en el modo B, que acentúa la retención al desacelerar para intensificar la recarga dinámica de la batería o bajar cuestas con el coche más 'frenado'.

placeholder Las dos carrocerías del Mégane E-Tech Plug-in disponen de un hueco especial para los cables.
Las dos carrocerías del Mégane E-Tech Plug-in disponen de un hueco especial para los cables.

Visto cómo funciona a nivel teórico, veamos en qué se traduce en la práctica. Renault, por ejemplo, homologa 51 kilómetros de autonomía eléctrica media en ciclo WLTP, y nosotros en modo Pure cubrimos 46,5 kilómetros hasta que se encendió el motor de gasolina. O sea, cerca de lo prometido, y con un punto positivo a añadir: es mucha distancia para una batería de solo 7,5 kWh útiles. Su secreto, un consumo eléctrico muy bajo en uso urbano, pues le medimos 13,4 kWh/100 km callejeando por el centro urbano y 16,3 kWh/100 km en barrios más abiertos y circunvalaciones tipo M-30 (Madrid) o Ronda de Dalt (Barcelona). Y eso es poquísimo, porque a la mayoría de los híbridos enchufables les cuesta bajar de 18 o 20 kWh/100 km en esos escenarios.

Consumo real. Renault Mégane E-Tech Plug-in R.S. Line

Consumo en ciudad (centro): 4,8 l/100 km (13,4 kWh/100 km)

Consumo en ciudad (rondas): 4,5 l/100 km (16,3 kWh/100 km)

Consumo en carretera (90 km/h): 6,4 l/100 km

Consumo en autovía (120 km/h): 6,6 l/100 km

Consumo medio (20% centro / 10% rondas / 20% carretera / 50% autovía): 5,99 l/100 km

Autonomía eléctrica real: 46,5 kilómetros

Neumáticos en el test: Continental EcoContact 6 205/50 R17

Temperatura en el test: 0 grados

Pero en El Confidencial medimos siempre también el gasto de los modelos de propulsión PHEV cuando agotan por completo su batería, pues ahí tienen algunos su talón de Aquiles. Aunque no ha sido este el caso del Mégane, que en callejeo urbano se conforma con 4,8 l/100 km de gasolina y en tráfico por rondas consume solo 4,5 l/100 km. O sea, que esta mecánica tiene un excelente funcionamiento híbrido, usando cada deceleración y cada frenada para reponer energía que de inmediato usa para aliviar la tarea del motor de gasolina. Y en autovía, a 120 km/h, el consumo de gasolina es de 6,6 l/100 km, muy razonable también. En cambio, el gasto real en carretera, a 90 km/h, es proporcionalmente más alto, de 6,4 l/100 km, y lo achacamos a la escasa entidad del motor de gasolina, pues en repechos o a la salida de curvas hay que acelerar con algo más de intensidad que si ese motor tuviese turbo. La media final, en cualquier caso, es de 6 litros cuando circulamos con la batería agotada, y eso es poco. Y en función de lo que usemos nuestro coche en modo eléctrico, ese valor bajará más o menos... pero bajará.

placeholder Pese al aspecto deportivo del R.S. Line, brilla más por eficiencia y ahorro que por prestaciones.
Pese al aspecto deportivo del R.S. Line, brilla más por eficiencia y ahorro que por prestaciones.

Aunque, nos gusta recordarlo, a lo que gastemos en gasolina deberemos sumar lo que cueste la recarga eléctrica, y en eso hay mucha disparidad de precios según compañía y horario. El Mégane, no obstante, permite programar la recarga para hacerlo cuando la tarifa sea más ventajosa, ya sea a través de la instrumentación del coche o mediante la aplicación móvil MyRenault.

Balance. Renault Mégane E-Tech Plug-in R.S. Line

Lo mejor

Consumo real bajo en casi todos los usos

Mecánica silenciosa y cambio suave

Disponible también con carrocería familiar

Lo peor

Excesiva reducción del maletero

Motor de gasolina poco enérgico

Precio frente a rivales más potentes

No deja de resultar curioso que en un país, España, que se sitúa a la cola de Europa en infraestructura pública de recarga eléctrica, que es uno de los que tiene la menor proporción de primeras viviendas unifamiliares y en el que, según los últimos datos disponibles, dos tercios de los vehículos 'duermen' en la calle, muchos usuarios se planteen entrar directamente al mundo de la electrificación empezando por un eléctrico puro, un tipo de vehículo que, experimentos al margen, exige contar con un punto de carga propio. A quienes se asoman a esa nueva movilidad sin emisiones y sienten vértigo se dirigen los coches híbridos, buena vía de acceso a las mecánicas electrificadas por adaptarse mejor a este periodo de transición, exigido por la UE, entre los automóviles de combustión y los eléctricos.

Eficiencia energética Gasolina Desarrollo sostenible Industria automóvil Tecnología
El redactor recomienda