El ambicioso plan de Renault: coches eléctricos más baratos y eficientes
  1. Motor
  2. Eléctricos
El nuevo Mégane Electric, en 2022

El ambicioso plan de Renault: coches eléctricos más baratos y eficientes

El fabricante quiere que sus futuros eléctricos sean más competitivos y sostenibles, y tiene en marcha un plan para lanzar diez vehículos hasta 2025 que incluye a los nuevos R-5 y R-4

placeholder Foto: Luca de Meo, junto a los prototipos del Renault 5 y del Mégane E-Tech Electric.
Luca de Meo, junto a los prototipos del Renault 5 y del Mégane E-Tech Electric.

Luca de Meo, el ejecutivo italiano que en pocos meses ha conseguido transmitir la idea de que el Grupo Renault volverá por sus fueros y recuperará la iniciativa en el mundo de la electrificación, donde fue una de las marcas pioneras, volvió a ponerse al frente de sus principales directivos para desvelar nuevas informaciones sobre cómo será esa ofensiva, que les debe llevar en 2025 a tener el 'mix' de ventas más ecológico del mercado europeo, con más del 65 por ciento de vehículos eléctricos y electrificados, y a lograr que 9 de cada 10 vehículos vendidos en 2030 con marca Renault sean eléctricos.

Si hace unos meses causaba sensación con su filosofía 'Renaulution', fruto de mezclar los términos Renault y Revolution, poco después reforzaba el impacto de sus futuros planes al anunciar el complejo industrial Renault ElectroCity del norte de Francia, donde se fabricarán buena parte de sus futuros eléctricos, como el nuevo Renault 5 que llegará en 2024 y otro modelo icónico, también sobre la moderna plataforma CMF-BEV, que por ahora responde al nombre en clave '4ever', y que podría ser un proyecto doble: reeditaría al mítico Renault 4 y también a su derivado comercial, conocido en España en su día como 'cuatro latas'.

Foto: Reuters

Y tras 'Renaulution' y ElectroCity llega 'eWays ElectroPop', el nombre del evento donde De Meo ha seguido desgranando su proyecto destinado a acelerar la estrategia eléctrica del grupo mediante vehículos más competitivos, sostenibles y populares, ya que el fabricante quiere reducir los costes a la vez que incrementa la eficiencia de forma notable.

Renault busca acelerar su estrategia eléctrica con vehículos más competitivos, sostenibles y populares

Por ejemplo, el futuro Renault 5 será producido a un coste un 33 por ciento inferior al del Zoe, y buena parte de los cambios desvelados se encaminan a abaratar la producción y el uso cotidiano de los coches. Así, por ejemplo, la futura arquitectura de baterías estandarizadas, que será común a todos los futuros lanzamientos eléctricos del grupo, reducirá los costes de este elemento fundamental en un 60 por ciento de aquí a 2030; y el nuevo conjunto motopropulsor eléctrico, más compacto, permitirá una reducción del 30 por ciento en los costes de fabricación, una reducción del 45 por ciento en las pérdidas de energía y hasta 20 kilómetros extra de autonomía adicional en vehículos eléctricos.

Una gama en crecimiento

Traducido a gama, este proceso iniciado por el grupo francés desembocará en diez nuevos vehículos eléctricos lanzados hasta 2025, de los que siete lucirán el rombo y tres pertenecerán a sus otras marcas, como Alpìne, que se reorientará al coche eléctrico. En cuanto a los Renault propiamente dichos, recurrirán a dos variantes de la plataforma modular CMF. Por un lado, la CMF-BEV, reservada a los vehículos más compactos y económicos, como el Renault 5 y ese más que probable Renault 4 con su derivado de carrocería comercial, alcanzando valores de autonomía en ciclo WLTP de hasta 400 kilómetros; y, por otro lado, la CMF-EV, aplicada a los vehículos eléctricos de los segmentos C y D, y cuyas cifras de autonomía media alcanzarán los 580 kilómetros.

El Mégane E-Tech Electric llegará en 2022 y podrá cubrir los 470 km de París a Lyon con una corta parada de 30 minutos para recargar

En este caso la marca destaca argumentos técnicos concretos como la ligereza, pues se logran pesos totales cien kilos menores que los de sus rivales, o una reducción de la fricción de los neumáticos que se traduce también en mayor alcance, pues el Mégane E-Tech Electric que llegará en 2022, y que ya rueda en fase de pruebas con su carrocería camuflada, será capaz de cubrir los 470 kilómetros que van de París a Lyon con una corta parada intermedia de 30 minutos para recargar. Además, como la plataforma CMF-EV del futuro Mégane eléctrico cuenta con la batería más fina del mercado y se ha trasladado todo el conjunto motopropulsor a la parte delantera para eliminar la mayor cantidad de cableado posible, tanto la amplitud del habitáculo como la capacidad del maletero serán superiores a lo habitual. Y el innovador aislamiento con espuma ubicado entre la batería y el suelo consiguen, según la marca, un confort superior al habitual.

placeholder Además del futuro Renault 5 podrían aparecer dos nuevos Renault 4, uno tipo turismo y otro comercial. Y todos eléctricos.
Además del futuro Renault 5 podrían aparecer dos nuevos Renault 4, uno tipo turismo y otro comercial. Y todos eléctricos.

La estrategia de Renault se basará también en una verdadera revolución en materia de baterías, donde los diez años de experiencia con coches eléctricos han sido determinantes, de manera que finalmente se ha optado por baterías de química NMC (níquel, manganeso y cobalto) en todos los modelos por su competitiva relación de coste por kilómetro, la generosa autonomía y la mejor capacidad de reciclaje.

La estrategia de Renault se basará también en una verdadera revolución en materia de baterías

Serán producidas junto a Envision AESC en la futura gigafactoría de Douai, cerca de Renault ElectroCity, con una capacidad de 9 GWh en 2024 y el objetivo de alcanzar los 24 GWh en 2030. Y el grupo ha firmado un acuerdo de colaboración para convertirse en accionista de la start-up francesa Verkor, planeando desarrollar conjuntamente una batería de alto rendimiento adecuada para los segmentos C y superiores de Renault, y para los modelos de la gama Alpine, que se producirían desde 2022; mientras que Verkor también tendría su propia gigafactoría desde 2026 para esas futuras baterías, con una capacidad inicial de 10 GWh que posteriormente alcanzaría los 20 GWh en 2030.

placeholder El Renault Mégane E-Tech Electric emplea la nueva plataforma CMF-EV y llegará a los concesionarios en 2022.
El Renault Mégane E-Tech Electric emplea la nueva plataforma CMF-EV y llegará a los concesionarios en 2022.

La idea, básicamente, es que el Grupo Renault reduzca gradualmente sus costes en un 60 por ciento en lo que concierne a pack de batería, con el objetivo de bajar de los 100 dólares por kWh en 2025, y de los 80 dólares por kWh en 2030. Para entonces, según Luca de Meo, ya podrían estar listas para la Alianza las esperadas baterías de estado sólido.

Motor eléctrico de flujo axial

Y un último ingrediente de Renault eWays ElectroPop tiene que ver con los grupos motopropulsores, donde el fabricante seguirá apostando por sus mecánicas sin imanes permanentes (por tanto, sin tierras raras), basadas en la tecnología de máquinas síncronas con rotor bobinado, o EESM (Electrically Excited Synchronous Motor), y en su propio reductor. Si Renault ha reducido a la mitad el coste de sus baterías en la última década y piensa volver a reducirlo a la mitad en los próximos diez años, también quiere evolucionar su motor síncrono para reducir sus costes, pues a partir de 2024 aplicará mejoras tecnológicas que abaratarán su producción y mejorarán la eficiencia. Asimismo, el grupo francés se ha asociado con la start-up francesa Whylot para desarrollar un innovador motor eléctrico de flujo axial, tecnología inédita en el sector del automóvil que aplicará primero a los vehículos híbridos e híbridos enchufables para rebajar los costes un 5 por ciento y ahorrar hasta 2,5 gramos de CO2 en los vehículos de los segmentos B y C a partir del año 2025.

Coche eléctrico Coches
El redactor recomienda