Es noticia
Menú
Jabier Badiola (Dentons): "Confío al 100% en mis socios de China, les remitiría mi mejor cliente"
  1. Jurídico
Entrevista en El Confidencial

Jabier Badiola (Dentons): "Confío al 100% en mis socios de China, les remitiría mi mejor cliente"

El socio director en España del mayor bufete del mundo asegura que 2022 será el año del despegue de la firma en nuestro país gracias a un crecimiento de su facturación del 20%, lo que los sitúa al borde de los 20 millones de euros

Foto: Jabier Badiola, socio director de Dentons España. (Sergio Beleña)
Jabier Badiola, socio director de Dentons España. (Sergio Beleña)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Algo no cuadraba entre el proyecto global de Dentons, el despacho más grande del mundo por número de abogados y oficinas, y la presencia que la firma había mantenido tradicionalmente en España, instalada en un discreto perfil medio-bajo y con una estrategia muy alejada de las agresivas integraciones y fichajes que habían acometido en otros países. 2022, sin embargo, puede ser el año del despegue definitivo del bufete en nuestro país. En el segundo ejercicio cerrado de Jabier Badiola al mando de Dentons España, el despacho acelera para rebasar la cota de los 20 millones de euros de facturación, gracias a un crecimiento del 20% en su cifra de negocio. Un repunte, explica Badiola en entrevista con El Confidencial, que han logrado con el mismo número de abogados que en 2019, pero elevando el perfil del cliente y el tipo de trabajo al que está enfocada la organización.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí.

Después de asumir la dirección del despacho en junio de 2020 tras la sorpresiva espantada de Jesús Varela, el proyecto diseñado por Badiola se concentró en redirigir el rumbo del bufete para convertirlo en una firma más transaccional, con áreas de mayor especialización y con el objetivo de incrementar su rentabilidad. Un viraje que conllevó la salida de algunos de los históricos de la firma. "Un proceso difícil en lo humano", señala el socio director de Dentons España, pero que está empezando a dar sus frutos. En esta mejora de los resultados del despacho también influyen el mayor peso que nuestro país está ganando en la red europea y global de Dentons, y el aprovechamiento de las sinergias que produce contar con oficinas en casi todos los países del mundo. También en jurisdicciones tan alejadas, geográfica y culturalmente, como China o la India, pero a las que Badiola asegura que no tendría ningún reparo en enviar un asunto complejo o a su mejor cliente. "La confianza en los nuestros socios allí es total", asevera.

PREGUNTA. Dentons es el despacho de abogados más grande del mundo, una dimensión que contrasta con lo que es en España, en donde ha mantenido un perfil medio-bajo. Cuando asumió la dirección de la firma, aseguró le daría un nuevo rumbo al proyecto. ¿Qué quiere ser Dentons en nuestro país?

RESPUESTA. Para responder a esa pregunta, primero hay que entender qué es Dentons a nivel mundial. Dentons es el despacho más grande del mundo, con presencia en casi todos los países. Y en aquellos donde todavía no estábamos, como en la India, acabamos de abrir oficinas. ¿Cómo se aterriza este proyecto en España? Es cierto que aquí aún no estamos al nivel que pensamos que deberíamos estar, ni en cuanto a número de abogados, ni en cuanto a facturación, pero esa realidad la estamos cambiando. En los últimos años, la firma ha ido mutando, incorporando nuevos socios para poder focalizarnos y crecer en aquellas áreas en las que consideramos que debemos ser más fuertes. Por concretar: nuestro objetivo es llegar a ser un despacho de entre 130 o 150 abogados, muy enfocado al ámbito transaccional, pero con capacidad de prestar un asesoramiento full service. Esta es la línea por la que venimos apostando.

P. Ese objetivo, en términos de facturación, ¿en qué se traduce?, ¿en el entorno de qué despachos le gustaría verse?

R. Estimamos que deberíamos alcanzar una cifra de negocio en torno a 30 millones de euros, quizás algo más. A nivel mundial, Dentons trata de competir con los grandes despachos globales. En Europa, entendemos que nuestros competidores naturales son las firmas del Magic Circle.

"Nuestro objetivo es ser un despacho de entre 130 y 150 abogados, y que facture 30 millones. Queremos competir con el 'Magic Circle"

P. No es fácil entender el modelo de Dentons. Por arrojar algo de luz en este sentido: ¿cuál es la relación orgánica de las oficinas en España con Dentons a nivel global?

R. Desde el punto de vista societario, Dentons Europa es el administrador único de Dentons España. En ese aspecto, por tanto, estamos completamente integrados. En cuanto a mandato, órgano de decisión y hacia dónde va el despacho, eso es una estrategia local que se incluye dentro de las líneas maestras que rigen en Europa. De esas directrices continentales, de hecho, deriva la instrucción de que España sigue siendo un poco más pequeña de lo que quiere Dentons Europa. Ahora bien, siempre y cuando nos movamos dentro de los parámetros que marca la dirección europea, España es independiente y toma sus propias decisiones.

placeholder Fotografía: Sergio Beleña.
Fotografía: Sergio Beleña.

P. En otros países, Dentons ha seguido estrategias de crecimiento muy agresivas, con grandes integraciones de equipos o, incluso, de despachos enteros. ¿Es este el camino que va a seguir en España?

R. Es cierto que en otras oficinas, como Italia —la gran apuesta de Dentons Europa en los últimos años—, hemos seguido ese camino. Pero también hay que entender que, en el caso italiano, el proyecto era completamente distinto, puesto que se partía de cero y las exigencias de crecimiento son diferentes. Allí se ha apostado por fichar equipos enteros. En España, en cambio, la realidad era distinta, porque ya existía un despacho conformado por grandes abogados y con prácticas establecidas. Aquí hemos optado por una estrategia más de cherry-picking [fichajes individuales] atendiendo a cuáles eran nuestras necesidades según áreas y perfiles.

P. ¿Cabe esperar, por tanto, nuevas incorporaciones a corto plazo?

R. En los últimos dos años, hemos incorporado a un número importante de socios, pero ahora, como es fácil de comprobar, hemos frenado el ritmo. ¿Por qué? Porque en esta etapa queremos concentrar nuestros esfuerzos en consolidar e integrar a esos nuevos profesionales en la cultura de la casa. Eso no significa que nuestro crecimiento se haya parado, en absoluto, porque no solo se crece con fichajes. Le doy un dato. Con el mismo número de abogados que teníamos en 2019, este año nuestra cifra de negocio es un 20% superior. Estamos enfocándonos a un tipo de trabajo y una manera de hacer las cosas que nos están permitiendo acercarnos a los niveles de rentabilidad que queremos, y eso también es importante.

Foto: Jabier Badiola, socio director de Dentons España.

P. El año pasado, sus ingresos fueron de 16,3 millones de euros. ¿Cómo prevén cerrar este ejercicio?

R. Me extrañaría mucho que, al cierre de 2022, no rondemos esa cifra del 20%, lo cual nos acercaría mucho a los 20 millones de euros.

P. Hay muchos bufetes entre los 10 y 20 millones de euros que se fijan como objetivo situarse en el entorno de los 30 o 40 millones de euros, tal y como ha señalado que quiere Dentons. Y, evidentemente, no parece que haya tarta para todos. ¿Cuáles son las bazas diferenciales con las que cuenta Dentons para ser uno de los que logren esa meta?

R. La primera es que somos un despacho muy joven, con mucho margen para desarrollar áreas en las que aún no estamos aprovechando todo nuestro potencial. Solo con el hecho de implementarlas, vamos a tener un incremento notable. Y la segunda es que, además de incorporar talento para alcanzar los 130 abogados, que supone doblar lo que hoy somos, estamos llevando a cabo proyectos internos que buscan incrementar la colaboración entre los distintos equipos, optimizando los clientes que ya tenemos. Ninguna venta es fácil, pero ese cross-selling es la más fácil de las ventas. Ahí también creo que tenemos un amplio recorrido para alcanzar los objetivos que nos fijamos, que no creo que sean desorbitados ni difíciles de alcanzar.

placeholder Fotografía: Sergio Beleña.
Fotografía: Sergio Beleña.

P. Algunos de sus compañeros al frente de despachos recientemente integrados en firmas internacionales aseguran que uno de sus mayores retos es saber sacar todo el partido a la red. ¿Cuánto negocio de Dentons España les llega por esa vía?, ¿cree que por ahí tiene margen de crecimiento?

R. Obviamente, hay mucho margen. En todo caso, el porcentaje de trabajo que llega a través de la red puede interpretarse de varias maneras. En nuestro caso, actualmente significa porcentualmente algo menos de lo que suponía antes, pero esto es porque los nuevos socios están generando mucho trabajo local y, al crecer los asuntos que generamos aquí, lo que llega de la red es proporcionalmente menor, aunque en términos totales pueda ser lo mismo. Ahora bien, esto es puntual y sabemos que a través de la red tenemos un recorrido enorme.

P. Cuando fue elegido, habló de "cambio de rumbo" en Dentons España. ¿En qué pilares se asienta ese nuevo rumbo?

R. Mi proyecto pivota sobre tres ejes. El primero es la especialización. Cada abogado sabe en qué área está, y lo que puede y no puede hacer, porque eso, al final, es lo que nos piden nuestros clientes: que seamos los mayores expertos en lo que estemos trabajando. El segundo eje, siguiendo ese criterio de especialización, es hacer buenas incorporaciones, que encajen con el proyecto y la cultura de la firma. Y, el tercero, consecuencia de lo anterior, es el incremento de la rentabilidad. Si a todo eso le sumamos una mayor colaboración entre las distintas áreas y profesionales, tenemos como resultado esa mejora de los resultados del despacho que mencionaba anteriormente. Nuestra cifra de negocio es un 20% mayor, a pesar de tener el mismo número de abogados que hace tres años.

"Mi proyecto sigue tres ejes: especialización, fichajes y rentabilidad. Con esas líneas, estamos facturando un 20% más que en 2019"

P. Se ha escrito mucho sobre la salida de Jesús Varela. Han pasado ya más de dos años, pero no quería dejar de preguntarle, porque ver a un socio director fichar como socio raso de otro despacho no es algo habitual. ¿Cuánto tardaron en recuperarse del shock de su marcha y qué hay del litigio con HIG Capital?

R. Empezando por el final, del pleito con HIG Capital no puedo decir más de lo que ya se ha publicado sobre el asunto. Hubo una sentencia favorable para el despacho y a ella me remito. En relación con la salida del anterior socio director, es evidente que se produce algo de shock cuando se comunica una salida de ese tipo, que los socios no conocíamos. Pero ese impacto inicial no ha tenido reflejo en una caída en la facturación ni en la capacidad de Dentons de reconstruir el equipo de Real Estate. Este año, de hecho, el departamento está con unos ingresos muy parecidos a los que teníamos antes de la pandemia y, además, contamos con un equipo igual de grande que el anterior. Hemos apostado por el talento interno, con la promoción a socia de Itxaso López, lo que también cumple con nuestros objetivos de igualdad y paridad, y hemos fichado a Roberto Tojo, cuya incorporación ha sido todo un acierto. Por tanto, visto con perspectiva, puedo decir que el shock de la salida que mencionaba no ha sido superior al de cualquier otra que pueda producirse en un despacho.

P. Mencionaba que, al asumir la dirección, tenía claro que debían remodelarse algunos de los perfiles de la firma. ¿Cuánto de difícil es llevar a cabo un proceso de ese tipo?

R. Obviamente, cualquier reestructuración o remodelación de un partnership es una cosa difícil, pero hay ocasiones en las que es necesario dar un paso atrás para poder saltar más lejos. Cuando nosotros, en diálogo con Europa, decidimos impulsar un cambio en la búsqueda de especialización, rentabilidad y de otro perfil de abogado más enfocado al negocio transaccional que al advisory, éramos conscientes de que ello nos exigiría tomar determinadas decisiones. En todo caso, debo decir que ninguna de las salidas fue empujada por la firma, sino que se trató de marchas voluntarias. Aquí cada uno tomó sus propias decisiones. En lo humano, es un proceso que toca mucho, porque en España se fue gente de mucho peso y muy querida por la organización, pero desde el punto de vista profesional era lo que correspondía hacer de acuerdo con el nuevo rumbo del despacho, que puede compartirse o no, evidentemente. En todo caso, aunque haya algunas medidas que cuesta tomar, creo que ninguna de las salidas resultó dramática para ninguna de las dos partes.

Foto: Jabier Badiola, socio director de Dentons, y Fermín Garbayo, nuevo socio de la firma.

P. En enero se cumplirá un año de su reelección al frente del despacho en España. ¿Qué le traslada la dirección europea sobre los resultados que está cosechando Dentons con su nuevo rumbo?

R. Europa ha sido muy consciente de cuáles eran la estrategia y las decisiones que hemos ido adoptando, y siempre las han apoyado. En ningún caso me han dicho: "Jabier, un segundo, vamos a reflexionar sobre esto o aquello". Hay que recordar que mi propia incorporación a Dentons, gestionada directamente por la dirección continental, era fruto de la búsqueda de un nuevo tipo de perfil. En Dentons Europa están muy satisfechos con los resultados de lo que se está haciendo en España, porque son muy conscientes de que este es un mercado maduro, muy consolidado, en el que competimos con muchos despachos de primer nivel. Sin embargo, el apoyo y la inversión siguen estando ahí. Pero el respaldo conlleva también un elevado nivel de exigencia, porque están convencidos de que nuestras oficinas deben pesar mucho más en el conjunto del proyecto europeo.

placeholder Fotografía: Sergio Beleña.
Fotografía: Sergio Beleña.

P. Además, tengo entendido que han logrado que se instalen en España varios equipos europeos.

R. En efecto. A lo largo de este último mandato, España ha ganado mucha importancia en Dentons Europa. Hemos creado en nuestras oficinas lo que hemos denominado un hub, que es el nombre que le pusimos al ofrecimiento que hicimos a los servicios generales del continente de instalarse en nuestro país. Y, así, un proyecto que empezó siendo un unicornio hoy se traduce en que tenemos a 16 personas de Europa radicadas en Madrid, entre ellas, gente con mucha responsabilidad, como las directoras continentales de Marketing, Recursos Humanos o Innovación. Eso ha reforzado mucho nuestra posición dentro del conjunto del despacho.

P. También dijo que Dentons España sería un puente con Latinoamérica. ¿En qué traduce esa función?

R. Hemos estrechado mucho los lazos con Dentons Latinoamérica. De hecho, mantengo contacto frecuente con Paloma Gómez, que es la CEO de la región y que está dirigiendo el crecimiento y la consolidación del despacho en el continente. A esta interacción hay que unir el trabajo del Latam Hub, que sigue coordinando las actuaciones conjuntas de las oficinas a ambos lados del Atlántico. De hecho, estamos valorando la posibilidad de realizar en los próximos meses un encuentro con profesionales de Latinoamérica en España, para poder seguir desarrollando e impulsando aquellas áreas cuyo trabajo podemos exportar a esa región, como son Infraestructuras, Energía o Financiero. Lo cierto es que cada vez hay más trabajo referido en ambas direcciónes.

"Dentons no cuenta con una única unidad de decisión para todo el mundo, sino que cada región cuenta con su propia dirección"

P. ¿Cómo se articula la relación de todas las oficinas de Dentons en el mundo? Recientemente, han anunciado la integración de Link Legal, bufete situado en la India y también suscita muchas preguntas su presencia en China.

R. Entiendo que es una estructura difícil de entender para quien no está dentro. Dentons no es una única unidad de decisión para todo el mundo, sino que, dentro de una misma red, es una firma polifacética con direcciones distintas en cada región. Eso da cierta libertad a cada área. Dentons Global es consciente de que es imposible integrar todas las regiones bajo un mando único. Ahora bien, ese modelo de toma de decisiones no impide que trabajemos como un despacho perfectamente integrado. Ayer mismo, mantuve una conversación con un socio de China por un asunto que quería remitirnos y era como si estuviera hablando con un socio sentado en el despacho de al lado.

P. ¿Tiene plena confianza, por tanto, en remitir a un socio de China o de la India a su mejor cliente?

R. La tengo al 100%. La relación con el resto de oficinas y socios es de confianza total. Y en los pocos países en los que aún no estamos presentes, tenemos alianzas con bufetes o recomendamos firmas que pueden dar un servicio a la altura de lo que esperan nuestros clientes. Todas las oficinas de Dentons están cortadas por el mismo patrón. Obviamente, cada uno tiene su cultura, su tradición y su forma de trabajar, pero en líneas generales el servicio es homogéneo. También hay que tener en cuenta que la integración es un proceso que tiene distintas fases y requiere tiempo, pero Dentons dedica mucha gente y muchos recursos a analizar qué despachos une, y cuando da el paso es porque se entiende que están en un nivel similar al resto.

Foto: Roberto Tojo, nuevo socio, y Jabier Badiola, socio director de Dentons.

P. Otro de los grandes proyectos globales es el de la rama de la consultoría. ¿En qué se concreta y en qué va a completar el servicio legal?

R. Para entender esa apuesta, hay que comprender que Dentons no es un despacho al uso, sino que es bastante rompedor y le gusta cuestionarse muchas cosas. Esta casa siempre ha creído que los servicios legales son lo importante, pero que existen también muchos servicios accesorios que pueden complementar nuestra oferta. Y uno de ellos es la consultoría. Esta operación tuvo su origen en Estados Unidos y ahora se está extendiendo en Europa. Ahora mismo, estamos en la búsqueda de esas sinergias entre ambas ramas para podérselas ofrecer a nuestros clientes.

P. ¿Quieren acercarse al modelo de las big four?

R. No exactamente. Nuestra prioridad siempre será el servicio legal, y ese será el protagonista del negocio de Dentons.

placeholder Fotografía: Sergio Beleña.
Fotografía: Sergio Beleña.

P. ¿Le preocupa que la situación económica afecte a la rentabilidad del despacho?

R. Lo que más impacto ha tenido para Dentons Europa, hasta la fecha, ha sido la guerra de Ucrania. Como sabe, teníamos oficinas en Rusia, en Moscú y San Petersburgo, y tenemos oficina en Ucrania. Rusia era el cuarto país con más peso dentro de Dentons Europa y el negocio en suelo ucraniano, aunque más modesto, también era relevante. La separación de las oficinas rusas y la situación en Ucrania, es evidente, están teniendo un impacto importante para nosotros. Más allá de la guerra, la inflación y el cuadro macro también afectan al negocio, pero con mayor efecto en Europa Central que en la región en la que nos encontramos nosotros.

P. Algún socio director comentaba meses atrás que la subida de precios era inevitable. En Dentons, ¿han tenido que revisar al alza sus tarifas?

R. Que ha habido que revisar los honorarios es un hecho. De hecho, estuve en una reunión de socios directores de Dentons Europa la semana pasada en Budapest y ese fue uno de los puntos que estuvimos discutiendo: cuál es el impacto de la inflación y si podemos repercutirlo en nuestras tarifas. Parece difícil que pueda repercutirse todo el IPC, pero sí al menos una parte. Hay clientes que lo entienden y lo asumen, porque la cesta de la compra está subiendo para todos, y otros no tanto. Pero como la situación general del mercado es la que es, creo que se va a aceptar siempre que se trate de una subida razonable y sostenida.

Foto: Foto: EC.

P. ¿Moderará la incertidumbre económica las subidas salariales que hemos visto en los dos últimos años?

R. La atracción de talento es una parte esencial de nuestro negocio. No puedes pagar mal y esperar tener a los mejores. En Dentons, el año pasado aprobamos un incremento de la banda salarial más baja del 20% porque queríamos situarnos al nivel de nuestros competidores. Pero la pregunta que hace es oportuna: ¿cuándo van a frenarse las subidas de sueldo?, ¿se pararán en algún momento? Yo creo que sí, que los sueldos seguirán subiendo, pero también pienso que, a partir de una determinada horquilla, los profesionales van a mirar otras cosas. Me refiero a otros beneficios como el teletrabajo o el ambiente laboral que se encuentran en el despacho. A partir de un determinado nivel, ya no es tan importante solo el sueldo, y por lo que te preguntan es por el mix de condiciones, ambiente y retribución.

P. ¿Cuáles son las bazas que tiene Dentons para ser la opción elegida por los abogados que comienzan su carrera profesional? Porque da la impresión de que son ellos quienes les eligen a ustedes y no al revés.

R. Que no te quepa ninguna duda de que, a día de hoy, son ellos quienes nos eligen a nosotros. El mundo ha cambiado mucho en ese sentido. Cuando yo terminé mis estudios, apenas sabía lo que era trabajar en un despacho y casi cualquier cosa me parecía bien. Ahora, los jóvenes abogados están mucho más preparados, conocen el mercado, a los socios y cómo se trabaja en cada casa. Qué firmas están más enfocadas a la rentabilidad, en dónde se exigen más horas, en cuál hay más tiempo para tu vida personal... ¿Cuáles son nuestros puntos fuertes? Tenemos un programa de formación muy desarrollado y muy interesante. Les ofrecemos la posibilidad de que roten por las distintas áreas y si les gusta una de ellas y encajan a la primera, tienen la opción de mantenerse en la misma, sin perjuicio de que sigan formándose en otras materias. También mantenemos una política de ser muy cercanos con los profesionales y seguir muy de cerca su progresión. Tienen la opción, una o dos veces al año, de sentarse con la dirección y de preguntarnos hacia dónde vamos y cuál es nuestra estrategia. Con ello, lo que pretendemos es que se sientan integrados en la firma y entiendan que forman parte del proyecto. Y, además, estamos haciendo mucho hincapié en que se pueda conciliar vida personal y laboral.

"En Real Estate o M&A, los socios ya dicen 'oye, lo mío se está cerrando por completo'; hay áreas en las que ya se nota un frenazo de actividad"

P. Al margen de la evolución del despacho, ¿cómo percibe la situación económica? Por su especialización en Financiero, suelen tener algunos indicadores anticipados de lo que está por venir.

R. Es cierto que lo que nosotros vemos va tres o seis meses por delante de la economía real. Hay elementos indiscutibles, como la subida de tipos. Hoy, cualquier operación de financiación acarrea unos tipos de interés bastante más altos que hace cinco meses. También es cierto que el grifo de la financiación se ha endurecido. ¿Qué impacto tendrá todo esto? Obviamente, algún tipo de efecto provocará en la economía. Si a eso le sumas la subida de la inflación y el fin de las medidas covid, tienes todos los ingredientes de un cóctel mágico que de alguna manera u otra va a impactar. De hecho, ya vemos que hay algunas prácticas en las que los socios te dicen: "Oye, lo mío se está cerrando por completo".

P. ¿Cómo cuáles?

R. Fundamentalmente, Real Estate y M&A. Las áreas más transaccionales están empezando a sufrir porque la economía se está ralentizando bastante. No sé cuánto tardará en verse en la economía real, si tres o seis meses, pero creo que todo esto va a provocar que algunas empresas sufran.

P. En un contexto como el que describe, se hace más importante que nunca ser capaces de atraer la inversión. ¿Qué puede hacer España para ser más atractiva para los inversores?

R. La demanda permanente de los inversores es la de seguridad jurídica. Tenemos que trabajar en un marco legal consolidado y continuo. Europa apuesta por España y sigue viendo oportunidades aquí, pero la demanda es esa: estabilidad en nuestro marco legal.

Algo no cuadraba entre el proyecto global de Dentons, el despacho más grande del mundo por número de abogados y oficinas, y la presencia que la firma había mantenido tradicionalmente en España, instalada en un discreto perfil medio-bajo y con una estrategia muy alejada de las agresivas integraciones y fichajes que habían acometido en otros países. 2022, sin embargo, puede ser el año del despegue definitivo del bufete en nuestro país. En el segundo ejercicio cerrado de Jabier Badiola al mando de Dentons España, el despacho acelera para rebasar la cota de los 20 millones de euros de facturación, gracias a un crecimiento del 20% en su cifra de negocio. Un repunte, explica Badiola en entrevista con El Confidencial, que han logrado con el mismo número de abogados que en 2019, pero elevando el perfil del cliente y el tipo de trabajo al que está enfocada la organización.

Despachos Abogados
El redactor recomienda