Jesús Varela y el quilombo judicial entre HIG, Dentons y un 'subastero'
  1. Mercados
  2. Ibex Insider

Jesús Varela y el quilombo judicial entre HIG, Dentons y un 'subastero'

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Visto para sentencia. Hace casi un mes, se celebró la vista del juicio que acapara buena parte de los comentarios de la abogacía de los negocios en Madrid. La singularidad del caso radica en que un cliente, en este caso el fondo de inversión HIG, a través de su brazo de deuda Bayside Capital, ha terminado demandando a su propio asesor legal, en este caso Dentons, el despacho que lo asesoró en varias de sus operaciones desde 2014, en concreto, por la operación de préstamo (no hipotecario) de 18 millones de euros y un activo (centro de producción de Sony en Barcelona) que no se pudo embargar.

Por si faltaran ingredientes al quilombo, entre medias hay otros personajes destacados. El desencadenante del conflicto es la firma de inversión Praedium, o lo que es lo mismo, el conocido 'subastero' barcelonés Alfonso Cirera, especialista en la compra de activos en procesos concursales, que recibió el préstamo mediante un sofisticado esquema jurídico vía Luxemburgo. El padre legal de la transacción fue Jesús Varela, socio entonces del área Inmobiliaria de Dentons y con el tiempo su socio director, hasta que el pasado mes de junio dio un portazo, junto a su equipo (11), para liderar esa práctica en Pérez-Llorca.

La sucesión de acontecimientos en el tiempo invita a establecer una aparente relación causa-efecto. Más aún si se tiene en cuenta que, desde el anuncio de la marcha de Varela en junio hasta su incorporación efectiva en septiembre, la publicación especializada 'The Law' se hizo eco a finales de agosto del pleito que HIG mantiene con Dentons, por el que le reclama hasta 25 millones de euros por negligencia en el asesoramiento. Sin embargo, el conflicto entre HIG y Praedium se remonta varios años atrás y el fichaje por Pérez-Llorca esconde, en realidad, tensiones internas entre los socios por el nuevo modelo de gestión.

Foto: Fachada de El Corte Inglés del paseo de la Castellana, en Madrid. (EFE)

En lo referente al juicio principal, tras una cascada de recursos entre Madrid y Barcelona, HIG ha conseguido que los tribunales le den la razón y condenen a Praedium a pagar el préstamo a fecha de mayo de 2015. Por el camino, sin embargo, y es lo que da pie a la causa contra Dentons, la estructura montada por el despacho, que sirvió al fondo para financiar a Cirera la compra de la mayoría de una sociedad donde era minoritario (Praedium Global Investment) y cuyo principal activo era una nave logística arrendada a Sony (valorada en 36 millones), no impidió que fuera vendida sin atender el servicio de la deuda.

Durante todo este tiempo, el equipo inmobiliario de HIG en nuestro país ha tenido diferentes responsables, como Adolfo Favieres y Pedro Abella, pero es Chris Zlatarev quien mantiene vivo el caso, incluido el frente contra Dentons, para cuya demanda, para colmo de carambolas, llegó a pedir referencias a Pérez-Llorca. En cualquier caso, la acción contra el despacho pasa por determinar su declaración de responsabilidad y solo en caso de resolverse en su contra se determinará la cuantía del quebranto generado al fondo, un riesgo en cualquier caso cubierto por el seguro de responsabilidad de la firma.

En lo que respecta a Jesús Varela, su nombramiento como socio director se produjo en febrero de 2019, de manera que el trasfondo judicial de HIG fue irrelevante para su promoción. La química entre el abogado estrella del despacho (tanto por ser quien más factura como por su carácter diferente) y el consejero delegado de Dentons para Europa, el polaco Tomasz Dąbrowski, fue el catalizador de su ascenso. Sin embargo, los aires renovadores cuajaron poco o nada entre el resto de socios españoles del despacho, ni jóvenes ni veteranos, más allá de su equipo, donde promocionó a dos abogados.

Foto: Logo de Dentons, el despacho de abogados más grande del mundo.

La estructura heredada de José María Buxeda, responsable de la implantación de Dentons en nuestro país tras 10 años como socio director, pudo con las ganas de cambio de Varela. Bastaron 12 meses al frente para constatar que su mandato estaba abocado al fracaso incluso antes de que la pandemia nos confinara en el fatídico marzo. En ese contexto, la invitación para un café de Pedro Pérez-Llorca escondía una oferta irresistible para el abogado y, a su vez, liberadora para su despacho, que una vez digerido el 'shock' de la marcha confió en la ortodoxia de Jabier Badiola para llevar las riendas.

Llegados a este punto, falta poco para el final de otro capítulo de esta saga. A quien ya no le ocupará el caso será a Varela, que ya dibuja operaciones inmobiliarias singulares a las órdenes de Pérez-Llorca. También el nuevo equipo de Dentons quiere archivar este episodio tras el pico de estrés de este verano y la sospecha de que HIG esté aireando el caso para obtener un acuerdo extrajudicial. El único motivado es el fondo estadounidense, decidido a recuperar el importe del crédito (o lo máximo posible), independientemente del bolsillo del que salga, visto que Cirera es quien mejor ha jugado sus cartas.

Visto para sentencia. Hace casi un mes, se celebró la vista del juicio que acapara buena parte de los comentarios de la abogacía de los negocios en Madrid. La singularidad del caso radica en que un cliente, en este caso el fondo de inversión HIG, a través de su brazo de deuda Bayside Capital, ha terminado demandando a su propio asesor legal, en este caso Dentons, el despacho que lo asesoró en varias de sus operaciones desde 2014, en concreto, por la operación de préstamo (no hipotecario) de 18 millones de euros y un activo (centro de producción de Sony en Barcelona) que no se pudo embargar.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
HIG Capital
El redactor recomienda