Presencialidad y digitalización: así formarán las universidades 'top' a los futuros abogados
  1. Jurídico
Claves del curso poscovid

Presencialidad y digitalización: así formarán las universidades 'top' a los futuros abogados

Los decanos de las principales facultades de Derecho del país relatan a El Confidencial las novedades organizativas y académicas del año lectivo, y desgranan los aprendizajes extraídos de la pandemia

placeholder Foto: Imagen de una clase en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. (EFE)
Imagen de una clase en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. (EFE)

Estos días, las facultades de Derecho de todas las universidades del país dan el pistoletazo de salida al nuevo curso. Un año lectivo que podría denominarse como el primero de la era poscovid porque, si bien es cierto que las medidas de contención no han desaparecido completamente de las aulas, la voluntad de la mayoría de centros es sumirse de nuevo en la normalidad. Una normalidad segura, pero en la que el desarrollo de la actividad docente se parezca lo más posible a la situación prepandemia. Y eso pasa inexorablemente por que la presencialidad sea la nota predominante, relegando la formación 'online' a lo excepcional o, directamente, suprimirla del día a día de los estudiantes y profesores de Derecho.

El diagnóstico es compartido por la más de media docena de decanos consultados por El Confidencial, todos ellos al frente de alguna de las universidades mejor valoradas por los grandes bufetes según reveló el informe 'Universidades y despachos 2021', publicado el pasado julio. Como explican los decanos, una de las enseñanzas de la pandemia es que la presencialidad es imprescindible para transmitir el conocimiento jurídico y también para mantener la atención y agilidad que requiere el aprendizaje. Ello no quiere decir que se vaya a erradicar la comunicación 'online', pero esta debe ser la excepción y no la regla; o, dicho de otro modo, un complemento.

Foto: Universidad. (iStock)

El segundo gran paso adelante que quieren dar los centros docentes es en materia de digitalización. En un doble sentido. Por un lado, familiarizando a los futuros abogados a trabajar con las herramientas tecnológicas que se encontrarán una vez den el salto a los bufetes o a las asesorías jurídicas de empresa. Y, por otro, adentrándoles en los retos legales que plantea el entorno digital, cada vez más presente en contratos, pleitos o negociaciones. Este camino, si bien ya se había iniciado en muchas universidades años antes del covid, ha experimentado un importante acelerón en este tiempo.

El tercer gran factor en el que coinciden los decanos es la necesidad de dar una formación internacional a los futuros profesionales, rompiendo la clásica compartimentación nacional de la formación jurídica. El mercado demanda juristas capaces de trabajar en coordinación con los de otras jurisdicciones, tener la mente abierta para asimilar otros ordenamientos y con soltura y seguridad para poder desplazarse a otro país. El manejo del idioma se da por descontado, lo que se requiere es algo más.

Universidad Carlos III de Madrid

La Universidad Carlos III de Madrid obtuvo el resultado más destacado en el informe 'Universidades y despachos 2021'. De entre los futuros abogados que este año han comenzado las prácticas en los 15 principales bufetes por facturación, el centro fue el segundo en el que un mayor número de ellos hizo el grado y el primero en relación con el máster de acceso a la abogacía. Este curso, la Carlos III contará con 3.134 estudiantes de grado y 765 de posgrado en Derecho.

La decana de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas, Rosa Rodríguez, indica que, después de que la Comunidad de Madrid aprobara el pasado viernes la norma que flexibiliza la normativa sobre aforos y distancia de seguridad, los alumnos volverán a las aulas de forma completa. "Todo el mundo quiere la presencialidad", subraya, "porque si bien los estudiantes son absolutamente digitales, a través de la pantalla no se transmite todo lo que necesita la enseñanza del Derecho, ni se puede mantener el mismo nivel de atención". Seguirán apoyándose en lo 'online' para cursos, seminarios o tutorías, pero, en opinión de Rodríguez, la docencia íntegramente digital presenta importantes carencias.

Rosa Rodríguez (UC3M): "Todo el mundo quiere la presencialidad. A través de una pantalla no se transmite todo lo necesario"

Organizativamente, la Carlos III mantendrá un sistema dual. Por una parte, los estudiantes trabajan las sesiones prácticas en grupos reducidos, de menos de 40 alumnos (aunque durante la pandemia eran de 24). Y, por otra, en las clases teóricas se juntan tres de esos grupos, por lo que estas se celebran con unos 120. "La reducción de los grupos, para respetar la normativa sobre aforos y distancias de seguridad, obligó a la universidad a hacer un gran esfuerzo, tecnificando las aulas, instalando cámaras, etcétera. La inversión fue muy importante, pero ha merecido la pena. Y ha servido para incorporar novedades en una situación de normalidad, como grabar las sesiones teóricas y que después los estudiantes puedan repasarlas en su casa", indica la decana.

Desde el punto de vista académico, Rodríguez incide en la importancia de la digitalización y la internacionalización. A este respecto, han introducido nuevas herramientas tecnológicas con las que los alumnos deben familiarizarse, "y romper eso que aún oímos a veces de 'yo, como soy de Derecho, no necesito saber usar un ordenador'. No hay cabeza en la que quepa esa idea a día de hoy", manifiesta. Para potenciar una formación transfronteriza, la Carlos III cuenta con muchos grados bilingües que preparan a los estudiantes para realizar intercambios.

IE Law School

El IE Law School, que estrena este año campus en Madrid, la IE Tower, suma, junto con su sede de Segovia, más de 1.000 estudiantes entre sus distintos programas de grado en Derecho. El centro obtuvo el segundo puesto en el 'ranking' de máster de acceso a la abogacía y fue 'top 10' en grado, según el informe 'Universidades y despachos 2021'. Su vicedecana, Eugenia Castrillón, subraya que la docencia se impartirá combinando la presencialidad y el modelo que han bautizado como 'liquid learning', que permite a los estudiantes conectarse en remoto "de manera simultánea y con la misma experiencia de total inmersión y excelencia académica, desde cualquier país".

placeholder Eugenia Castrillón, vicedecana del IE Law School.
Eugenia Castrillón, vicedecana del IE Law School.

Castrillón enfatiza que el objetivo del IE es preparar a los futuros profesionales para una realidad "en pleno y permanente cambio", lo que exige reflexionar sobre el impacto de la globalización y la tecnología. "Este año, por ejemplo, tendremos la segunda edición del 'Comparativa Law in Action Challenge', competición internacional donde estudiantes de las más prestigiosas facultades del mundo trabajan en un caso multimedia sobre tecnología y derecho global", relata. Asimismo, han introducido nuevas asignaturas en las que se analizan cuestiones como el impacto de la inteligencia artificial en los derechos humanos.

Finalmente, la vicedecana agrega otros dos objetivos que se plantean al diseñar la formación. "Queremos que nuestros alumnos desarrollen las habilidades interpersonales que requiere la nueva etapa que estamos viviendo y que son esenciales para triunfar en un entorno profesional cada vez más exigente y competitivo. Y también aspiramos a prepararles de acuerdo con el mundo que vivimos, que no es el que conocíamos hace solo unos años", concluye.

Esade Law School

En los 'rankings' del informe, Esade Law School quedó quinta en grado y tercera en máster, siendo uno de los centros que mejor resultado conjunto obtuvieron. Durante este curso, según comenta su decano, Eduardo Berché, pasarán por sus aulas de derecho 1.581 estudiantes, casi 200 más que el pasado curso. "Nuestras clases serán principalmente presenciales, que es lo que la pandemia ha revelado que quieren los alumnos. Hemos observado cuánto se valora la interactividad con profesores, expertos y compañeros", explica. Vuelta segura, con las medidas de prevención contenidas en un plan validado por el Hospital Clínic de Barcelona, pero vuelta al fin y al cabo.

Foto: EC.

El decano señala, no obstante, que la experiencia vivida durante el último año y medio ha mostrado a la escuela que la combinación de diferentes metodologías, presencial, híbrida o virtual, permite desarrollar y fortalecer los conocimientos y habilidades esenciales de los profesionales. Una experiencia que ahora pueden proporcionar de forma más amplia gracias a la mejora de las instalaciones y sistemas llevada a cabo durante este tiempo.

Asimismo, cree que el virus ha vuelto a los estudiantes más exigentes. "El covid ha potenciado la demanda de formación; los futuros profesionales del derecho son conscientes de que ahora es más necesaria que nunca la actualización de competencias y conocimientos que requiere este nuevo escenario". Pero también, continúa Berché, "quieren estudiar en una institución de prestigio, innovadora y avanzada tecnológicamente".

placeholder Eduardo Berché, decano de Esade Law School.
Eduardo Berché, decano de Esade Law School.

Aterrizando su apuesta por la formación en tecnología de los futuros juristas, Esade cuenta con asignaturas de lenguaje de programación tanto en el grado como en sus programas sobre 'legaltech'. Ejemplo de ello, indica el decano, es el certificado profesional de 'legaltech' en la era digital que el centro puso en marcha el año pasado con MIT Professional Education, un programa 'online' de 13 meses que permite a los abogados "estar al día de la nueva tendencia digital". No obstante, la escuela mantiene la vista puesta en otros campos del derecho y este año también inaugura el Máster en Derecho Deportivo Internacional Práctico, para formar letrados especializados en dicho ámbito.

Universidad Autónoma de Madrid

La Universidad Autónoma de Madrid es la tercera que más estudiantes del grado de Derecho aportó al conjunto de letrados que este año han iniciado sus prácticas en los grandes bufetes, y se situó en el decimoquinto puesto entre los de máster. Este año, entre grado y posgrado, contará con casi 3.300 alumnos. Juan Damián Moreno, decano de la Facultad de Derecho de la institución, explica que a la espera de ver la plasmación práctica de la nueva regulación de la Comunidad de Madrid, más flexible con las universidades, "se ha optado por unas medidas que suponían, salvo excepciones, una docencia híbrida, de forma que los estudiantes pudieran ir alternándose semanalmente para acudir a clase". Para ello, todas las aulas ya cuentan con cámaras instaladas.

placeholder Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid.
Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid.

El decano expone que la situación vivida desde el estadillo de la pandemia les ha permitido reflexionar sobre la manera de enseñar. "Esta situación ha modificado nuestra percepción sobre la metodología educativa, lo cual nos ha permitido aprovecharnos de las ventajas que las nuevas tecnologías nos proporcionan". Eso sí, "el contacto del estudiante con el profesor sigue siendo esencial", remarca, y rechaza que los docentes deban "dejarse llevar por esa suerte de 'transformismo metodológico' al que nos quieren llevar los partidarios de sistemas de la formación a distancia". Avanzar y rentabilizar la inversión sí, pero sin perder la esencia presencial de la Universidad Autónoma de Madrid.

En su caso, este año presentará pocas novedades académicas, debido a que durante el estado de alarma y los meses siguientes el equipo docente centró todo su esfuerzo en hacer frente a la situación. "Confío en que durante este curso podamos retomar nuestras iniciativas", indica Damián Moreno. Asimismo, el decano prevé que en poco tiempo concluirán "a todos los niveles" el proceso de transformación digital en el que se halla inmersa la Autónoma de Madrid, "algo que sin duda redundará en beneficio de nuestros estudiantes y los situará en condiciones de poder hacer frente a los nuevos desafíos que demanda el mercado laboral".

Universidad de Deusto

En la Universidad de Deusto aspiran a, en no demasiado tiempo, poder volver a la presencialidad total en el grado. De momento, mantienen un sistema híbrido, en el que el 25% de las clases es 'online' y el 75% en aula. Los másteres se imparten todos de forma totalmente presencial. El centro, que este curso cuenta con más de 2.000 alumnos, destacó en el informe 'Universidades y despachos 2021' con el cuarto puesto en la clasificación de grado y el noveno en posgrado.

"Creemos mucho en la presencialidad", asevera Gema Tomás, decana de la Facultad de Derecho, lo cual no impide, matiza, que no hayan aprendido de lo sucedido. "Tenemos una tecnología y una flexibilidad que no teníamos antes. Y para determinados cursos o formaciones, como la preparación de opositores, "los formatos híbridos han sido todo un descubrimiento".

placeholder Gema Tomás, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Deusto.
Gema Tomás, decana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Deusto.

Académicamente, la decana remarca el valor de la formación internacional. "Los programas de intercambio o dobles programas con enfoque internacional son cada vez más demandados". Les cuesta más, en cambio, que los estudiantes valoren la importancia de una enseñanza con enfoque digital. "Nos está resultando complicado convencerles de que la tecnología forma ya parte de su vida, pero en el profesorado tenemos claro que es parte del futuro, así que en vez de esperar a que ellos lo pidan, hemos decidido introducir en el primer curso del grado una asignatura relacionada con la digitalización". Los que cursan la especialidad en nuevas tecnologías ya tienen tres créditos dedicados a la programación. Una línea, no obstante, que "acabaremos extendiendo a todos los grupos", avanza Tomás.

Universidad de Navarra

La Universidad de Navarra cuenta con unos 1.200 estudiantes de Derecho y, como explica su decano de la Facultad de Derecho, Jorge Noval, el plan para este curso es mantener la presencialidad con la que ya pudieron contar según avanzaba el año pasado. La institución se posicionó sexta en el 'ranking' de máster del informe de El Confidencial y decimotercera en grado.

"El proceso que hemos vivido ha sido duro, pero también un acelerador de tendencias. Hemos profundizado en un tipo de enseñanza en la que el alumno no está pasivo, sino en la que la clase le merece la pena", expresa Noval. Al igual que la Carlos III, la Universidad de Navarra combina grupos pequeños, de unos 35-40 alumnos —en los que se imparten contenidos más prácticos y con un enfoque más participativo— con aulas de 150 o 180 estudiantes, en las que se celebran las clases de contenido más magistral.

Foto: Foto: IStock.

Entre los objetivos que remarca el decano, además de los compartidos con otras facultades, aparecen otros dos: potenciar la optatividad del grado, de tal manera que el alumno cuente con unos cimientos sólidos, pero también tenga la capacidad de ir decidiendo hacia dónde se quiere orientar, y revisar la metodología docente para lograr una implicación aún mayor en todas las actividades. "Queremos superar la clásica división teoría-práctica y que los estudiantes no sean, en ninguna clase, meros espectadores". Asimismo, este curso tienen el reto de avanzar en la clásica compartimentación del derecho por materias (civil, mercantil, tributario, penal) y adentrarse en una división por sectores de actividad económica (energía, farmacéutico, bancario, etcétera).

placeholder Estudiantes de Derecho de la Universidad de Navarra.
Estudiantes de Derecho de la Universidad de Navarra.

En todo caso, Noval introduce algún matiz frente a la 'fiebre' de la digitalización. "Empezamos en Madrid un nuevo máster en derecho digital, con el que queremos aterrizar en el día a día que su uso real tiene. A día de hoy, creo que hay un abuso del concepto, sin que se clarifique bien, en la práctica, su necesidad real", indica. Asimismo, el decano de la Universidad de Navarra muestra su preocupación por que se ponga excesivamente el foco en el perfil tecnológico de los profesionales y se abandone una sólida base jurídica o una buena técnica de escritura. En este sentido, no descarta que en próximos años su centro ponga en marcha algún tipo de iniciativa para que sus estudiantes perfeccionen sus habilidades y competencias en la redacción de textos jurídicos.

ISDE

El Instituto Superior de Derecho y Economía (ISDE), octavo en el 'ranking' de másteres, forma en la actualidad a unos 1.100 estudiantes, de los cuales el 70% aproximadamente son de posgrado. Su CEO y director general, Juan Sánchez Puig, expone que su centro apuesta de forma decidida por la presencialidad, la tecnología y la formación internacional. "Son los grandes ejes de la enseñanza del derecho del futuro", afirma.

En este sentido, ISDE ha puesto en marcha un amplio programa 'legaltech', en coordinación con ISDI, que aporta la parte tecnológica. "Otros planes son más superficiales, pero el nuestro combina nuestro conocimiento jurídico con el digital de ISDI, lo que nos va a permitir formar a los profesionales y enfocarlos hacia la dirección de negocios digitales o, también, que puedan pilotar la transformación de las compañías tradicionales", explica Sánchez Puig.

placeholder Juanjo Sánchez Puig, CEO de ISDE.
Juanjo Sánchez Puig, CEO de ISDE.

Tecnología, desarrolla el CEO de ISDE, es acercar a los futuros abogados al manejo de las herramientas que hoy en día necesitan los grandes bufetes y también formarles en las nuevas realidades que requieren un conocimiento específico como el Blockchain o 'analytics', cada vez más presentes en los asuntos. "Detectamos un aumento de las contrataciones por parte de las firmas de júniors, nativos digitales, que saben manejarse mejor en un entorno de equipos deslocalizados", revela a este respecto.

Por otra parte, Sánchez Puig relata que la pandemia "ha dado un gran empujón" a la formación internacional. "Los estudiantes y los profesionales quieren salir", por ello, en ISDE han profundizado las jornadas, clases o charlas de juristas de otros lugares del mundo, gracias a los avances tecnológicos que se han producido en este tiempo. "¿Por qué limitarnos a que nos explique cómo hacer una fusión internacional un abogado presente en España? Nosotros lo combinamos con una charla de un letrado norteamericano y, a la vez, otro de la India. Eso solo lo consigues con una buena base tecnológica". Formación presencial sí, concluye, pero cada vez más digital.

Estos días, las facultades de Derecho de todas las universidades del país dan el pistoletazo de salida al nuevo curso. Un año lectivo que podría denominarse como el primero de la era poscovid porque, si bien es cierto que las medidas de contención no han desaparecido completamente de las aulas, la voluntad de la mayoría de centros es sumirse de nuevo en la normalidad. Una normalidad segura, pero en la que el desarrollo de la actividad docente se parezca lo más posible a la situación prepandemia. Y eso pasa inexorablemente por que la presencialidad sea la nota predominante, relegando la formación 'online' a lo excepcional o, directamente, suprimirla del día a día de los estudiantes y profesores de Derecho.

Universidades Educación Despachos Abogados Derecho Alumnos Digitalización Esade Universidad de Navarra Tecnología
El redactor recomienda