a partir del 26 de abril

Una hora, un progenitor, un km: presión a Sánchez para 'desconfinar' a los niños

España es el país de su entorno más restrictivo con la salida de los menores durante el estado de alarma, y desde las CCAA —a izquierda y derecha— reclaman rebajar las medidas

Foto: Intensa presión política sobre Sánchez para que relaje el confinamiento de los menores. (EFE)
Intensa presión política sobre Sánchez para que relaje el confinamiento de los menores. (EFE)
Adelantado en

El Gobierno afronta una presión extra estos días: la de los líderes políticos y presidentes autonómicos que insisten en que se modifiquen las medidas de confinamiento para que los menores puedan salir bajo la fórmula 1,1,1: con un progenitor, un máximo de una hora al día y a menos de un kilómetro del domicilio. Pablo Casado, Alberto Núñez Feijóo, José Luis Martínez Almeida, pero también los socialistas Javier Lambán o Ximo Puig exigen permitir esas salidas a los menores y, también, para hacer deporte. En Madrid, el vicepresidente Ignacio Aguado presentó el miércoles un estudio y una comparativa con las medidas en los países de nuestro entorno: España es el único que aún no lo permite.

Pedro Sánchez, sin embargo, tiene como aliado a la Asociación Española de Pediatría, que en un comunicado descarta el levantamiento de las medidas: "Es prudente y deseable que mientras la autoridad sanitaria mantenga el confinamiento propuesto para frenar la pandemia, la población infanto-juvenil lo cumpla al igual que el resto de los ciudadanos". El Gobierno guarda sus cartas e insiste en que España está en fase de confinamiento aunque, como adelantó este diario, la salida de los menores está en el primer escalón de la siguiente etapa.

El pasado miércoles, Aguado llevó al Consejo de Gobierno de Madrid una propuesta para que los menores de 14 años puedan salir de sus casas "acompañados exclusivamente por uno de los adultos con los que convivan, sin hacer uso de patinetes, bicicletas u otros vehículos de recreo". Además, "los parques y jardines continuarán cerrados para evitar concentraciones; habrá un límite en la distancia con el domicilio: no podrán alejarse de él más allá de 1.000 metros; se deberán mantener todas las precauciones posibles para evitar contagios: distanciamiento social, protección con mascarilla (cuando sea posible por la edad del menor) y medidas de higiene; el horario de salida del domicilio será siempre distinto al de la hora punta de entrada y salida de los trabajos y se establece un máximo de una hora al día para realizar estos paseos". Es decir, la fórmula 1 hora, 1 adulto y 1 kilómetro. La presidenta de la Comunidad, la popular Isabel Díaz-Ayuso, esta vez, se alineó con Sánchez y tumbó la iniciativa.

La propuesta iba acompañada de estadísticas del INE, comunes a las grandes capitales, como un 34% del total de los hogares madrileños es de 75 metros cuadrados o menos y que, de ellos, un 13% es inferior a los 46 metros cuadrados, y que en cerca de un 23% de esos hogares viven parejas con hijos. Además, Aguado presentó documentos de la Plataforma de Infancia, 'Covid-19: 100 medidas para la infancia' y 'Medidas prioritarias para la infancia en la crisis del Covid-19' en los que insta a que, en cuanto sea posible, se relajen las medidas de confinamiento, al menos para los niños y niñas que viven en condiciones poco adecuadas (infravivienda, hacinamiento, poca ventilación…)".

España, el más duro del entorno

Cuando se comparan las medidas de confinamiento que se viven en España en el estado de alarma con el de los países de nuestro entorno, se comprueba que los menores viven una de las situaciones más restrictivas. Así, en una comparativa con Francia, Portugal, Bélgica, Holanda, Reino Unido y Alemania, los gobiernos de los siete países —que mantienen el régimen de confinamiento en mayor o menor medida— en casi todos, los niños pueden salir a la calle igual que se permite hacer deporte con ciertas condiciones.

España es, con diferencia, el país de su entorno más restrictivo. Portugal, Italia, Francia, Alemania, Bélgica, Holanda y Reino Unido permiten salidas

En cuanto a la duración de las salidas de los niños, en Portugal, Holanda y Alemania no hay límite; en Reino Unido es "una vez al día"; en Bélgica, "lo estrictamente necesario" y en Francia, una hora al día, mientras que en Italia, tras una polémica interpretación, el ministro Conte aclaró que los menores podían salir acompañando a un progenitor a hacer la compra en los alrededores del domicilio "si no tenían con quién dejarlo en casa". La picaresca romana ha hecho el resto: ahora, la compra se hace con uno de los niños y, cuando la Policía pregunta, nunca hay nadie en casa.

Por la distancia que pueden recorrer en las salidas, Reino Unido y Bélgica no lo especifican; Italia lo circunscribe a "cerca del domicilio" y en Portugal, Holanda, Alemania y Francia no hay limitación. Por último, sobre quién puede acompañar a los menores en las salidas, Portugal y Bélgica no lo especifican; Italia lo limita a un progenitor cuando vaya a hacer la compra; Holanda establece un máximo de tres personas juntas y Reino Unido, Francia y Alemania permiten sus salidas con aquellos con los que comparta su hogar.

A medida que ha ido transcurriendo esta semana, las peticiones para permitir que los menores puedan salir a la calle al menos una hora al día se han convertido casi en un clamor de muchos dirigentes políticos de todos los colores. Pablo Casado, el líder de la oposición arrancaba el lunes alegando que los niños "se suben ya por las paredes". "Propongo que los niños puedan salir de casa para dar paseos cortos con uno de sus padres, si los expertos científicos consideran que puede hacerse. Los millones de familias que les tenemos, sabemos que estos pequeños héroes se suben ya por las paredes y necesitan algo de respiro", colgaba en las redes sociales.

Feijóo, Lambán, Torra, Urkullu...

El domingo pasado, en la conferencia de presidentes autonómicos, Alberto Núñez Feijóo había hecho la misma petición: "Ha llegado el momento de que esto se pueda hacer" por los riesgos de "impacto psicológico y anímico" que supone para los menores un mes de confinamiento y "con la previsión mínima de otros 15 días". El socialista aragonés Lambán o el valenciano Ximo Puig también lo han pedido. Pero Feijóo advierte de que es una "competencia del Gobierno" y que las autonomías no pueden ir por libre.

Urkullu, Lambán, Feijóo, Torra... Sánchez aborda este fin de semana la presión para que relaje el confinamiento de los menores

Este mismo viernes era el lendakari, Iñigo Urkullu, quien anunció su propuesta a Sánchez: "Varias medidas de descompresión social y económica", de las cuales la primera y la "más importante" es que se posibiliten salidas a la calle para menores y a colectivos con necesidades especiales "siempre en condiciones limitadas de tiempo, distanciamiento físico y no agrupación" (otra vez la fórmula 1,1,1). Urkullu ha marcado el 26 de abril como el pistoletazo de salida para estas medidas que, en una tercera fase, incluiría autorizar la actividad física de manera individual, en condiciones de limitación de tiempo y "prohibiendo de manera estricta la agrupación de personas".

El 26 de abril también es la fecha que se plantea el presidente de la Generalitat. Torra ha puesto a las consejerías de Salud, Interior y Trabajo, Asuntos Sociales y Familias a trabajar un plan para que a partir del 26 "y si no hay un rebrote de contagios" se permita una salida limitada en el tiempo y por franjas horarias de los menores, que deberán salir con mascarilla —a partir de los tres años— y mantener la distancia mínima de seguridad de dos metros con las personas de la calle.

El Gobierno dice 'no' apoyado en los pediatras

El Gobierno, por ahora, insiste en que "todo está sobre la mesa". Pero que no ha llegado aún el momento. "Somos perfectamente conscientes del esfuerzo que significa mantener las medidas para los menores de edad; cuando creamos que se dan las condiciones de seguridad para que se pueda tomar con seguridad esa decisión, lo haremos", ha manifestado el ministro Illa, que recuerda que los niños "son un vector de transmisión de la enfermedad".

Y encuentra en la Asociación Española de Pediatría (AEP) un gran aliado. En un comunicado emitido esta misma semana, la AEP, a través de su Comité Ejecutivo y su Junta Directiva (compuesta por los presidentes de sus Sociedades Regionales, representando a todas las comunidades autónomas, y por los presidentes de las especialidades pediátricas, entre las que se encuentran las más implicadas en esta situación como son Psiquiatría Infantil, Pediatría Social, Medicina del Adolescentes, Atención Primaria o Infectología Pediátrica, entre otras) se muestra contrario a adelantar la salida de los menores. "Cuando se determine por la autoridad sanitaria el fin del confinamiento obligatorio, la AEP propone priorizar un desescalamiento organizado del confinamiento de niños y adolescentes, manteniendo las salidas controladas y vigiladas por un adulto, el distanciamiento social, las medidas higiénicas y, cuando sea posible, el uso de mascarilla".

Sánchez, de momento, dice 'no' y se apoya en la Sociedad Española de Pediatría, que recuerda el riesgo de que "puedan ser trasmisores silentes"

Además, la Asociación recuerda que "los niños tienen el mismo riesgo de infectarse de Covid-19 que la población adulta; sin embargo, al cursar habitualmente de forma asintomática, hay que considerar el riesgo de que puedan ser potenciales trasmisores silentes". Por lo tanto, insiste en que su salida debe realizarse cuando acabe el confinamiento general. Para entonces, y solo entonces, está desarrollando "con el Ministerio de Sanidad una propuesta que contempla a esta población sensible para priorizarla tras el desconfinamiento, que recogerá cómo va a implementarse en cada uno de los diferentes grupos de edad".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
96 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios