A LOS FONDOS OPORTUNISTAS

La banca vende 8.000 M en crédito tóxico para mejorar la foto de su balance en 2020

Las entidades han acelerado el proceso de venta de carteras con préstamos morosos en el cambio de año. Los supervisores presionan para que reduzcan morosidad

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Adelantado en

Esprint de los bancos españoles para deshacerse de grandes carteras de créditos fallidos en el cambio de año. En el tramo final de 2019 y principios de 2020, las entidades han ejecutado ventas, o están a punto de hacerlo, de más de 8.000 millones en préstamos morosos.

Casi todos los grandes bancos han movido ficha. La novedad respecto a los últimos años es que las grandes carteras no solo están formadas por hipotecas, sino también con préstamos sin colateral (‘unsecured’, en la jerga) a empresas y a familias para el consumo.

De hecho, hay más cuantía ‘unsecured’ que ‘secured’ entre los últimos portafolios vendidos. La presencia cada vez es mayor en las carteras. No en vano, la tasa de morosidad de crédito al consumo ya supera el 5% de la ratio general, y en volumen, ha alcanzado los 5.000 millones con crecimientos de dos dígitos.

Las carteras más grandes que se han vendido en los últimos meses son de BBVA. El banco presidido por Carlos Torres se ha desprendido de 5.000 millones en crédito tóxico. De esta cantidad, la mitad es en préstamos ‘unsecured’, en lo que ha sido el mayor portafolio de estas características vendido en el mercado español.

En concreto, BBVA vendió la cartera Juno, con más de 300.000 contratos que en su mayoría son de consumidores, al fondo oportunista sueco Intrum, que ha sido el más activo en los últimos meses. Por otro lado, BBVA colocó también en el tramo final de 2019 la cartera Hera, de 2.500 millones, a los fondos CarVal y Cabot. En este caso, tal y como avanzó este medio, se trata de miles de préstamos fallidos, en su mayoría a pymes.

Así, la entidad ha protagonizado el mayor proceso de limpieza de balance a través de ventas de carteras en las últimas semanas. Seguidamente, están CaixaBank y Banco Sabadell, que también apuraron y firmaron la venta de importantes portafolios justo antes de acabar el pasado año.

En el caso de CaixaBank, se deshizo de la cartera Astún, con 865 millones en créditos fallidos sin colateral a empresas y familias. El comprador fue Intrum, como adelantó El Confidencial. El fondo también adquirió la mitad de la cartera Vento, que puso a la venta Banco Sabadell, por volumen de más de 700 millones, quedándose con la parte de particulares. Gescobro, de Cerberus, se quedó con la otra mitad, compuesta por préstamos a empresas.

En el tramo final del año, como ya hizo en 2018, Bankinter ha vuelto a tirar de fondos oportunistas para vender una cartera de financiación al consumo y a pymes por valor de algo más de 100 millones, denominada Eclipse.

Asimismo, hay procesos abiertos de venta que se arrastran desde las últimas semanas de 2019 y se espera que se cierren en el primer trimestre de 2020. Santander puso a la venta otro portafolio con nombre de estadio de la Premier League, en este caso Stamford Bridge, con 500 millones en crédito fallido sin garantía. El banco cántabro también arrastra la venta de la cartera Godia, aunque en este caso es de su filial de crédito al consumo, Santander Consumer Finance.

Por su parte, Bankia lanzó una venta exprés de dos carteras, Plis Pay y Daytona. La primera está compuesta por 3.000 créditos hipotecarios por un valor de 300 millones, mientras que la segunda es de activos adjudicados valorados en 200 millones. Otras entidades como WiZink o Ibercaja también tienen procesos de venta abiertos.

Los supervisores están presionando para que los bancos reduzcan el peso de los activos tóxicos en balance. Según cálculos de CBRE, consultora que quiere competir por participar en la venta de estas carteras junto a Alantra y las ‘Big Four’, hay 54.000 millones en créditos morosos susceptibles de ser vendidos. En total, el sector financiero acabó octubre con 63.389 millones en activos dudosos, según los últimos datos del Banco de España (BdE).

El grupo de los seis bancos cotizados más Ibercaja, que quiere serlo en algún momento, contaba con activos dudosos en España por valor de 52.511 millones al cierre del tercer trimestre. Es decir, la venta de carteras entre el final de 2019 y principios de 2020 supone más del 15% de este ‘stock’. Servirá para aliviar las ratios de morosidad, variable en la que el peor banco de la fotografía es Santander, con un 7,23%. Bankia, Sabadell y Unicaja también están por encima de la media. En el lado contrario destaca Bankinter, con un 2,73%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios