CON CRÉDITO AL CONSUMO Y A EMPRESAS

CaixaBank vende una cartera de 800 M en créditos morosos a Intrum

El banco se desprende de otra gran cartera antes de cerrar el año, en este caso, de préstamos sin colateral. Son préstamos a familias para el consumo y a empresas

Foto: CaixaBank. (EFE)
CaixaBank. (EFE)
Adelantado en

Nueva operación de CaixaBank antes de cerrar el año para reducir la presencia de activos tóxicos en balance. El banco catalán, que mudó su sede social a Valencia, ha cerrado la venta de una cartera de 800 millones de euros al fondo oportunista Intrum, según fuentes financieras. Desde CaixaBank y desde Intrum, no hay comentarios.

La entidad ha vendido dos carteras importantes en diciembre, una de hipotecas y otra de préstamos personales y crédito al consumo sin colateral (‘unsecured’, en la jerga). Así, se ha quitado 1.300 millones de euros de fallidos en balance. Primero, ha firmado la venta de 500 millones en hipotecas impagadas a Waterfall, y ahora acaba de cerrar la salida de 800 millones.

La nueva cartera que sale del balance se denominó Proyecto Astún, en honor a la famosa estación de esquí del Pirineo aragonés. La venta de carteras ‘unsecured’ se ha disparado este año a medida que quedan menos hipotecas fallidas en balance y sigue aumentando la morosidad en crédito al consumo, que ha alcanzado los 5.000 millones de euros.

El portafolio que vende CaixaBank cuenta con préstamos personales a las familias para el consumo y también con financiación a empresas, pero en todos los casos sin garantía o colateral. Estas carteras suelen venderse con descuentos de entre el 80% y el 95%. Por su parte, el banco presidido por Jordi Gual ha ingresado 200 millones con la cartera Chamonik, compuesta por 4.000 hipotecas.

CaixaBank cerró el tercer trimestre con una tasa de morosidad del 4,1%, por debajo de la media del sector, que se sitúa en torno al 5%. El volumen de dudosos se situó en 9.953 millones, un 11% menos que en diciembre de 2018. El banco suele realizar entre dos y tres ventas de carteras todos los años para reducir estas cifras. En verano, asimismo, vendió una cartera denominada Épsilon, en este caso de 50 millones y de su filial de crédito al consumo.

Intrum, por su parte, es un fondo sueco que ha estado entre los más activos comprando carteras en los últimos años. En 2019 no había adquirido ningún portafolio relevante hasta el tramo final del ejercicio, cuando ha tirado de chequera para llevarse tres carteras importantes ‘unsecured’: la mitad del proyecto Vento de Sabadell, con casi 400 millones en crédito al consumo; una cartera de 2.500 millones de crédito al consumo de BBVA (cartera Juno), y la citada cartera Astún de CaixaBank.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios