INVERSORES OPORTUNISTAS

Atasco en la operación salida: los fondos encallan en ventas por 4.000 M en España

Fondos como Cerberus y Värde han tenido que frenar salidas a bolsa y ventas de negocios clave para su salida de España. Apollo consiguió vender 'in entremis' Altamira y parte de Evo

Foto:

Los responsables de los grandes fondos suelen decir que es más importante saber cuándo vender que comprar a buen precio. Y, para su desgracia, por el momento la operación salida de España no está saliendo como desearían.

La desaceleración económica, el cierre de los mercados para las salidas a bolsa y los 'profit warning' de Neinor han frenado las negociaciones de los grandes fondos para recoger los beneficios cosechados durante los últimos años. Se han dificultado ventas por valor de al menos 4.000 millones de euros: WiZink (2.000 millones) y Vía Célere (1.000 millones), de Värde Partners; Haya Real Estate (1.000 millones) y Gescobro (400 millones), de Cerberus; y Apollo está retrasándose con la venta de Evo Finance, tras traspasar el año pasado 'in extremis' Evo Banco y Altamira.

En la parrilla de salida

Aunque son todas operaciones con una casuística distinta, todas tienen en común que fueron inversiones realizadas entre 2012 y 2014 a precios de derribo, por lo que ya están en calendario de salida para los fondos, que invierten de media por periodos de 5-7 años.

Hay una estrategia más o menos común entre los fondos. Primero, intentar la salida a Bolsa, lo exploraron el año pasado Värde con Vía Celere y WiZink y Cerberus con Haya Real Estate, pero fallaron en el 'timing'. Viendo cerrada esta puerta, prueba con el 'dual track' (venta del negocio a otro gran inversor), que también se han visto defraudadas en precio. Hay un 'plan C': poner en orden las filiales en España, refinanciarlas, recuperar inversión vía dividendos, explorar ventas parciales y esperar un mejor momento para cerrar la inversión.

Este ha sido el caso, por ejemplo, de Cerberus con Gescobro, su filial de recobro en España. El fondo no ha visto colmadas sus expectativas de precio porque los posibles compradores (otras plataformas internacionales) están sufriendo en bolsa, como Hoist, con lo que se les complica la financiación. En su lugar, Cerberus apostará por seguir rentabilizando capital en Gescobro en un sector en el que contará con menos competencia, por el mismo motivo por el que no ha podido venderse.

La bolsa también está detrás del fracaso de otras operaciones, aunque sin necesidad de buscar descalabros fuera de España. Los 'profit warning' (revisión a la baja de beneficios) de Neinor tras la venta de Lone Star han tenido secuelas para otros fondos como Värde, que tuvo que cancelar una posible salida a bolsa de Vía Célere. En su lugar, unió esta inmobiliaria a Aelca.

Sareb y sentencias

Este fondo norteamericano también se ha visto superado por los acontecimientos con la financiera de consumo WiZink. Esta filial, heredera del negocio de tarjetas de Popular, Barclays, Citi y Bank of America en España, tenía prevista una gran salida a bolsa el año pasado, que en algunos medios se valoró en cerca de 3.000 millones de euros. Sin embargo, el proceso coincidió con un repunte en las demandas por usura, lo que generó dudas de cara a una posible venta. También se intentó sin éxito el 'dual track', conversando con fondos como CVC.

Un caso similar podría ser el de Evo Finance, de Apollo. El fondo norteamericano consiguió vender el año pasado 'in extremis' Altamira —a doBank— y Evo Banco —a Bankinter—. En el caso de Evo, tuvo que dejar fuera de la venta a Bankinter el negocio de financiación al consumo —Evo Finance—, que lleva unos meses intentando vender. Fuentes próximas al proceso reconocen que va más lento de lo previsto, aunque lo achacan a la complejidad del cierre del resto del banco a Bankinter.

Otro proceso en el aire por el mal entorno de mercado es el de Haya Real Estate. La plataforma tenía todo preparado para salir a bolsa el año pasado hasta que se cruzó por su camino la renovación de su contrato con Sareb. Todavía está en negociaciones, lo que le impide obtener mejor precio en una venta privada. Así, frente a los 1.000 millones que busca, tiene tres ofertas de unos 700 millones.

Tras perder la ventana de mercado en bolsa de 2017, los fondos tienen dos opciones: esperar a que pase el atasco de la bolsa o intentar avanzar por la vía de servicio (venta privada).

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios