tras su estreno en el parqué de ayer

Unicaja Banco: 20 claves en 26 años de éxitos, fracasos, fechas y protagonistas

La entidad andaluza, el octavo banco de España, liderada por Braulio Medel durante un cuarto de siglo, se enfrenta al reto de la bolsa y al de sobrevivir como independiente

Foto: El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, ayer, en el estreno de la entidad en bolsa. (EFE)
El presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga, ayer, en el estreno de la entidad en bolsa. (EFE)

¿En Málaga? No, en Cádiz. La historia de Unicaja, el octavo banco de España, se remonta a 1884 cuando se alumbra la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Cádiz con objetivo de impulsar la economía gaditana. La entidad tiene un volumen de activos de 57.200 millones de euros a 31 de diciembre de 2016. Con sede en Málaga, Unicaja Banco es líder en Andalucía y Castilla y León, donde se concentra el 82% de su red comercial. Aquí se resumen 20 hitos (éxitos, fracasos, fechas clave y protagonistas) tras su estreno este viernes en la bolsa de Madrid.

Braulio Medel, presidente de la Caja de Ronda

El expresidente de Unicaja, Braulio Medel, en una imagen de archivo de 2015. (EFE)
El expresidente de Unicaja, Braulio Medel, en una imagen de archivo de 2015. (EFE)

Fue en 1987 cuando Braulio Medel, catedrático de Hacienda Pública de la Universidad de Málaga, asume la presidencia de la Caja de Ronda. Medel había sido viceconsejero de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía entre 1984 y 1987. Tres años después de haber empezado Medel la gestión en la caja rondeña, los recursos ajenos alcanzaban los 20.000 millones de pesetas, tras el crecimiento de los créditos concedidos y la reducción de la morosidad.

Nace Unicaja... y los títulos del baloncesto

El 18 de marzo de 1991 se firma el protocolo de fusión entre Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Ronda, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Cádiz, Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Almería, Caja de Ahorros Provincial de Málaga y Caja de Ahorros y Préstamos de Antequera.

La Caja de Ronda, que ya entonces tenía un club del mismo nombre en la elite del baloncesto (es el patrocinador más longevo de este deporte en toda Europa y contabiliza dos títulos nacionales y otros dos europeos), era la más fuerte de las que se fusionaban. Parte de la sociedad rondeña no estuvo muy a favor de la fusión. Se salvó gracias a destinar fondos importantes de la obra sociocultural en el municipio malagueño. La entidad resultante se llamó Unicaja. Inicialmente también votó en contra la Caja de Ahorros de Almería. Finalmente la caja almeriense lo aceptó. Igual que en el nombramiento de Medel como presidente de la Caja de Ronda, resulta determinante la influencia del PSOE.

El fichaje de Miguel Ángel Cabello

En 1992 llega a Unicaja Miguel Ángel Cabello. Considerado el cerebro profesional de la entidad, se especializó en el negocio. Braulio Medel estaba dedicado a liderar el equipo y en la representación institucional. Es la etapa en la que se asientan los principios de Unicaja de la era Medel: escaso riesgo, una entidad conservadora, poca dada a las aventuras, con fuerte presencia en Andalucía y con influencia política en el consejo de administración, claramente politizado con miembros de nula experiencia en el sector financiero como el socialista Juan Fraile, exalcalde de Ronda y expresidente de la Diputación Provincial de Málaga. ['Anda, que si Europa descubre el Consejo de Unicaja Banco' escribió S. McCoy en junio de 2012].

Los primeros resultados

En su primer año de fusión ya tenía 523.400 millones de pesetas en créditos y en 1993 logró integrar a las cinco cajas desde el punto de vista informático (todavía uno de los talones de Aquiles de la entidad en cada integración). En 1995 rebasó el billón de pesetas en recursos administrados. A Medel le gustaba controlarlo todo, pero evidentemente no podía hacerlo al 100%. Tenía una visibilidad pública limitada. Él estaba más en contacto con la Ceca, la patronal bancaria que capitaneó durante dos mandatos. De hecho, fichó como secretario general de la entidad al asturiano Ángel Fernández Noriega, expresidente de Cajastur, y su número 2 en la Ceca.

Una entidad solvente, pero pequeña

Unicaja mantiene unos ratios de morosidad y rentabilidad bastante adecuados, por encima de la media del sector. No se lanza a la ‘fiebre del oro del ladrillazo', no está expuesta a la burbuja inmobiliaria de otras entidades, pero es pequeña y necesita tamaño para crecer y no ser absorbida, una constante en toda la historia de la Unicaja. Es el momento de intentar más fusiones. El primer intento fue en 1993 con la Caja de Ahorros Provincial de Córdoba, (se iba a convertir en la cuarta caja de España en volumen crediticio), pero al final el 31 de diciembre de 1994 la Caja Provincial de Ahorros de Córdoba se integra en la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Córdoba (Cajasur).

La caja única andaluza

El director de tesis doctoral de Magdalena Álvarez fue Medel. En su etapa como consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía (1994-2004), decide impulsar la llamada caja única, una gran caja andaluza liderada por Braulio Medel desde Málaga. Cajasur, controlada por el Cabildo Catedralicio de Córdoba, las sevillanas el Monte y Caja San Fernando y Caja Granada no ven la operación.

En 1995 rebasó el billón de pesetas en recursos administrados. A Medel le gustaba controlarlo todo, pero evidentemente no podía hacerlo al 100%

Manuel Atencia, vicepresidente

El letrado Mariano Vergara fue la cuota del PP en Unicaja entre 1995 y 2007. Era un vicepresidente volcado en la obra sociocultural. En 2007, Javier Arenas decide confiar en el abogado Manuel Atencia, entonces diputado del PP en el Congreso y portavoz de la comisión de Defensa, para que asumiera la vicepresidencia de Unicaja. Atencia, que había sido presidente de los populares en la provincia de Málaga y portavoz en el Parlamento de Andalucía, cuenta ahora con un perfil más profesional, ya con experiencia financiera y empresarial. Forma parte en estos momentos del ‘core’, del círculo de confianza y de toma de decisiones del equipo directivo de la entidad.

La frustrada operación CCM

Dos sucursales de Unicaja y Caja Castilla-La Mancha enfrentadas en la época de las conversaciones. (EFE)
Dos sucursales de Unicaja y Caja Castilla-La Mancha enfrentadas en la época de las conversaciones. (EFE)

En 2009 hubo conversaciones con Caja Castilla-La Mancha. Se alcanzó una especie de principio de acuerdo, pero la operación de fusión no era viable. La Junta de Andalucía apoyó a Medel, que exigía más contraprestaciones de las que quería conceder el Banco de España, que al final intervino la entidad. Unicaja tampoco aspiró a quedarse con la entidad en la subasta. Ganó la pequeña Cajastur en dura pugna con la BBK.

La absorción de Caja de Jaén

Medel inicia los trámites de una fusión (en realidad una absorción) exprés con la Caja de Jaén en julio de 2009. Las asambleas de ambas cajas aprobaron la operación en diciembre de aquel año, lo que le permitió a Medel seguir más tiempo en el cargo. Si no se hubiera producido el acuerdo con la entidad jienense, en enero de 2010 se hubiera cumplido el plazo y no podría haber seguido como presidente de Unicaja.

El año en que Unicaja vivió peligrosamente

2010 fue un año clave para el futuro de Unicaja. El Banco de España apremiaba a fusiones y Unicaja no podía seguir más tiempo en solitario. Hubo conversaciones con Cajasol para una fusión fría, forzada sin convencimiento por la Junta, pero la nula química de Antonio Pulido y Braulio Medel impidió cualquier alianza. La Junta de Andalucía, ya con José Antonio Griñán como presidente, confió en Medel para integrar a más cajas andaluzas. En paralelo, también negociaron para fusionarse Unicaja y Bancaja. También sin éxito.

La frustrada operación Cajasur

Y llegó el intento de Cajasur. Era una joya envenenada. La entidad cordobesa estaba sobreexpuesta al ladrillo por culpa de una gestión ineficiente del cura Miguel Castillejo. Medel estuvo casi un año negociando. “La operación se podría haber cerrado en cuatro meses. Yo creo que Braulio apretó demasiado y eso generó tensiones entre los empleados”, subrayan a este diario fuentes financieras andaluzas. La ventaja para la entidad era que se ganaba en tamaño. El consejo de administración de Unicaja aprobó la operación, pero el de Cajasur la rechazó, como adelantó en exclusiva El Confidencial en mayo de 2010.

El fracaso con Cajasur tuvo consecuencias en el equipo directivo de Unicaja. El director general abandonó la entidad en desacuerdo con la gestión

La dimisión del director general

El fracaso con Cajasur tuvo consecuencias en el equipo directivo de Unicaja. El director general abandonó la entidad en junio de 2010 en desacuerdo con la gestión en las negociaciones para fusionarse con la caja cordobesa. Manuel Azuaga pasa a ser el nuevo hombre fuerte del negocio de la entidad.

Operación Ceiss

Unicaja tuvo claro en 2014 que tenía que aceptar el compromiso de colaborar en el saneamiento y robustecimiento del sistema financiero adquiriendo el grupo Ceiss. La entidad se apuntó en principio un beneficio de 422,3 millones de euros con la compra de Ceiss. La intención pasaba por devolver los 604 millones de dinero público que le inyectó el FROB en forma de CoCos (bonos convertibles contingentes, las nuevas preferentes) a Caja España-Duero, antes conocida como Banco Ceiss. La herencia de esta entidad de las cláusulas suelo es uno de los grandes quebraderos de cabeza: se eleva a 4.300 millones de euros.

Medel, imputado en el caso ERE

El presidente de Unicaja estuvo imputado en el caso de los ERE por su participación en los consejos de administración del IFA (Instituto de Fomento de Andalucía), actual agencia IDEA. La jueza Mercedes Alaya le acusó en mayo de 2014 de una presunta comisión de delitos de prevaricación y malversación. Finalmente se le retiró la imputación. El superviviente Braulio Medel: los 'viejos cajeros' tampoco mueren.

Caso Ausbanc

Según la investigación del juez Pedraz recogida tras las pesquisas de la UDEF, Unicaja pagó a Manos Limpias para evitar la acusación de Medel en el caso de los ERE. El caso estalló justo un mes después de anunciar su retirada de la presidencia de Unicaja Banco y la intención de quedarse como número uno de la Fundación Bancaria Unicaja, como al final logró. En el proceso continúa como investigado Ángel Fernández Noriega, mano derecha de Medel en Unicaja, y ya prejubilado de la entidad. Fernández Noriega admitió que había negociado con el presiente de Ausbanc, Luis Pineda.

Azuaga asume la Presidencia

El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga.
El presidente de Unicaja, Manuel Azuaga.

Desde julio de 2016 el presidente de Unicaja es Manuel Azuaga, malagueño de 69 años. Ha sido capaz de ofrecer una dirección colegiada, con un reparto en las funciones. Azuaga, que estuvo vinculado al PSOE y ahora mantiene distancia del cualquier entorno político, y es licenciado en Filosofía y Letras, ha hecho toda su carrera en el sector bancario. Desde empleado a presidente de banco. En la entidad comenzó en 1986 como director de auditoría y control interno de la Caja de Ahorros y Préstamos de Antequera. Fue director territorial de Málaga capital y presidente de AENA (2004-2008). A su vuelta a la entidad, fue director de la división de participadas, coordinador de la fusión con Cajasur, director general y luego consejero delegado.

Medel versus Azuaga

Azuaga es más coordinador de equipos, conoce más el negocio, a Medel le gusta más el mundo de la macroeconomía: recuperaba su espíritu profesoral en las ruedas de prensa de hace un lustro cuando ofrecía lecciones económicas a los periodistas. Medel no estaba al pie del cañón, en el negocio, como lo está Azuaga. “Es más democrático en sus funciones, tiene más capacidad de gestión y es más participativo. Medel preguntaba de vez en cuando qué es lo que pasaba con los asuntos. Durante muchos años se limitaba a presidir los consejos y a marcar líneas estratégicas”, comenta un conocedor de la ‘Casa Blanca’, como es conocida la sede principal de Unicaja, en la avenida de Andalucía de Málaga.

Los puntos fuertes de Medel radicaban en que creyó en que Unicaja sería una de las que sobreviviría al antiguo sistema de cajas español. Y lo consiguió. “Durante su mandato se mantuvo la independencia de la influencia e incluso injerencia política y eso se percibía de una manera muy clara. No se invertía alocadamente, fue muy prudente. Quizá influyó su forma de ser”, subrayan fuentes del sector consultadas por El Confidencial. Medel es presidente de la Fundación Bancaria Unicaja, que controla el 90,7% de la entidad financiera.

Un nuevo consejero delegado

El consejero delegado de Unicaja Banco, Enrique Sánchez del Villar. (EFE)
El consejero delegado de Unicaja Banco, Enrique Sánchez del Villar. (EFE)

Enrique Sánchez del Villar es desde noviembre de 2016 el consejero delegado de Unicaja. Tiene una experiencia limitada en el negocio bancario y de ‘retail’. Fue director general de Ahorro Corporación y perteneció a AFI (Analistas Financieros Internacionales). Su adaptación a la entidad, confirman fuentes de Unicaja, “ha sido rápida”. “Es bueno que alguien venga de fuera para que vea el banco desde una perspectiva distinta”.

Salida a bolsa

Unicaja tendría que haberse estrenado en el parqué, como muy tarde, el 31 de diciembre de 2016. Lo ha hecho seis meses después de lo previsto, previa autorización de las autoridades regulatorias europeas.

Manuel Azuaga (i), Enrique Sánchez del Villar (c) y Pablo González (d), durante el debut en bolsa. (EFE)
Manuel Azuaga (i), Enrique Sánchez del Villar (c) y Pablo González (d), durante el debut en bolsa. (EFE)

Se esperó el momento oportuno. Todo parecía indicar que el mejor momento sería la primavera de 2017, aprovechando la ventana abierta hasta el 15 de julio. La crisis del Popular y del Liberbank provocó dudas, pero la idea estaba tomada. Se saldría a bolsa el 30 de junio. Y así lo hizo.

Campanazo… y el futuro

El estreno en el parqué para Unicaja fue bueno, pero Unicaja cuenta con un plan B si la salida a bolsa no fuera la esperada, tal y como adelantó El Confidencial. Fuentes del sector financiero consultadas por El Confidencial reconocieron que a la entidad le faltaba una política comercial “mucho más agresiva”. También una más clara vocación nacional e internacional. “Ser una entidad regionalista le da una cierta endeblez y el mercado y, sobre todo, la competencia la pueden castigar”. En la entidad tienen claro que un banco mediano como el andaluz puede subsistir en el contexto financiero español con su “prudencia, solvencia y baja morosidad”, los valores que Azuaga volvió a reiterar instantes después del campanazo de ayer en la Plaza de la Lealtad. El tiempo (y el valor bursátil) lo dirán.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios