TIENE 4.300 MILLONES EN CLÁUSULAS SUELO

La letra pequeña de la OPV de Unicaja: puede devolver Caja España Duero al FROB

Unicaja parece tener encarrilada su salida a bolsa, pero el folleto de la colocación esconde algunas sorpresas y riesgos, como los derivados de las cláusulas suelo o la deuda pública

Foto: Braulio Medel (i), presidente de la Fundación Unicaja, junto a Susana Días. (EFE)
Braulio Medel (i), presidente de la Fundación Unicaja, junto a Susana Días. (EFE)

Braulio Medel, el factótum de Unicaja aunque ya no ocupa su presidencia, tiene cubiertos todos los riesgos. La entidad malagueña anunció el martes que ya ha cubierto la oferta pública de acciones con la que pretende salir a bolsa el 30 de junio pese a la crisis del Banco Popular, a un precio de entre 1,20 y 1,25 euros como adelantó El Confidencial. Pero si al final las cosas se tuercen y no consigue captar los 604 millones que tiene que pagar al FROB por los CoCos (bonos convertibles contingentes) de Caja España Duero (Banco Ceiss), puede devolver la entidad al Estado. Y si todo falla, como también adelantó este medio, ha negociado su integración en uno de los grandes bancos.

Esta posible devolución de Ceiss aparece refeljada en el folleto de salida a bolsa registrado ante la CNMV, un documento que recoge todos los riesgos y los escenarios extremos a los que puede enfrentarse la entidad. Este documento asegura que "si somos incapaces de repagar los CoCos al FROB en su totalidad, el FROB o cualquier propietario ulterior de estos CoCos puede convertirlos en acciones ordinarias de EspañaDuero y convertirse en el accionista mayoritario de EspañaDuero". Dicho de otro modo, si Unicaja no consigue levantar suficiente capital para repagar esos 604 millones, el Gobierno no tendrá más remedio que ejecutar su conversión, renacionalizar Ceiss y tratar de buscar otro comprador. Lo cual, evidentemente, sería una catástrofe, por lo que el ejecutivo tiene un notable interés en que la salida a bolsa sea un éxito.

Sede central de Unicaja en Málaga. (EFE)
Sede central de Unicaja en Málaga. (EFE)

Para esta renacionalización hay una fecha tope: abril de 2018. Si para entonces Unicaja no los ha recomprado, llegará el problema. Pero esta no es la única vía que tiene Medel para librarse de la entidad castellano-leonesa. Según el citado folleto, el FROB también tendría que quedarse con ella si su capital en solitario (Unicaja la mantiene como filial independiente) cae por debajo del 5,125%, algo que Unicaja puede provocar si le fuerza a provisionar todos los activos tóxicos (crédito moroso e inmuebles adjudicados); esto es lo que ha sido incapaz de hacer el Popular y lo que, a la postre, le ha llevado a la quiebra y posterior venta al Santander.

4.300 millones en cláusulas suelo

No es la única sopresa que encienrra la letra pequeña de la salida a bolsa de Unicaja. Otra de las cuestiones más controvertidas de la entidad es su exposición a las cláusulas suelo, que cifra en 3.300 millones en hipotecas minoristas más otros 1.000 millones en subrogaciones de préstamos promotores; es decir, 4.300 millones, una cifra inferior a los 6.745 millones que reconocía a junio de 2013, probablemente por la renegociación de muchos de estos préstamos con los clientes. En todo caso, solo tiene provisionados 370 millones (inicialmente eran 392 pero ha reducido la cifra) para cubrir su posible devolución, una cifra avalada por un estudio de Ernst & Young, aunque con un margen de error del 16%.

Concentración de afectados por las cláusulas suelo. (EFE)
Concentración de afectados por las cláusulas suelo. (EFE)

La entidad insiste en que no ha sido aún condenada en firme por estas cláusulas, por lo que sigue defendiendo su legalidad. Asimismo, asegura que sólo un 30% de los afectados por estas cláusulas han presentado una reclamación, lo que le hace confiar en que será suficiente con los 370 millones citados para hacer frente a toda su posible responsabilidad.

Deuda pública por 18.500 millones

Finalmente, otro riesgo que incluye el folleto es la importante cartera de deuda pública que tiene Unicaja en balance, de 18.500 millones. Esta cartera viene de un volumen de 23.200 millones en 2014, y se redujo a 17.000 en 2015 en la oleada de ventas que realizaron las entidades para impulsar sus beneficios gracias a la caída de los tipos y de la prima de riesgo. Sin embargo, el año pasado volvió a subir hasta 18.500 en un movimiento contrario a la mayoría del sector, que siguió descag¡rgando sus carteras ante a proximidad del fin de las compras de deuda por parte del BCE y de las alzas de tipos. La entidad explica que éstas sólo provocarían pérdidas a la cartera disponible para la venta, 4.754 millones, si bien el resto acumularía minusvalías latentes.

Finalmente, en el lado positivo, Unicaja cuenta con créditos fiscales (activos fiscales diferidos, DTA) por 2.500 millones, de los que 1.500 son monetizables, es decir, están garantizados por el Estado aunque la entidad no tenga beneficios suficientes para compensarlos en el futuro. Por tanto, no debe restárselos del capital.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios