ante las bajas valoraciones del mercado

Unicaja maneja un 'plan B' de fusión con algún grande por si falla su salida a bolsa

El Ministerio de Economía, pendiente de la devolución de las ayudas públicas, monitoriza el proceso y valora positivamente las alternativas, con Banco Santander a la cabeza

Foto: Unas mujeres sacan dinero de un cajero automático de Unicaja. (Reuters)
Unas mujeres sacan dinero de un cajero automático de Unicaja. (Reuters)

Unicaja Banco aprobará este miércoles en junta general de accionistas el proyecto de salida a bolsa al que le obliga la Comisión Europea para devolver las ayudas públicas recibidas. Pero al mismo tiempo, la entidad financiera con sede en Málaga contempla otras alternativas por si los mercados impidiesen la operación al no conseguir la valoración que se esperaba. Según distintas fuentes, el Ministerio de Economía, que sigue muy de cerca la privatización de la antigua caja malagueña, valora de forma positiva esta alternativa, donde figura a la cabeza Banco Santander.

Las conversaciones de este plan B están monitorizadas por Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja y hombre fuerte del grupo financiero andaluz, hasta el punto de que ni los bancos coordinadores ni asesores de la Oferta Pública de Suscripción (OPS), Morgan Stanley, UBS y Rothschild, están al tanto de los detalles. El que fuera presidente hasta el pasado mes de junio tras 25 años en el cargo, ya sondeó anteriormente otras posibles operaciones con Ibercaja y hasta con Banco Popular. Pero aquellos contactos fueron balas de fogueo sin munición de alcance porque la cuenta atrás de Unicaja no se había puesto en marcha.

Tras la advertencia de la Comisión Europea, que a finales del pasado año le amplió el plazo para cumplir con el ‘term sheet’ de refinanciación -aunque las fechas nunca fueron reconocidas oficialmente, vencía inicialmente en el primer trimestre de 2016-, el tiempo para cumplir con sus obligaciones se acerca al final. Según distintas fuentes, Unicaja Banco solo tiene hasta la primera mitad de 2018 para privatizarse y devolver las ayudas, lo cual le obliga a tomar decisiones a la carrera.

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)
La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)

La primera alternativa es la salida a bolsa, pero en los primeros contactos con inversores institucionales las valoraciones a las que estarían dispuestos a entrar fondos de inversión y de pensiones están lejos de lo que pretende Unicaja. El presidente de la Fundación, dueña del 90% del capital, considera que el banco andaluz debe cotizar a ratios similares a los del Banco Sabadell e incluso Bankia, que lo hace en torno a una vez su valor en libros. Pero el mercado estima que, dado el tamaño de la entidad malagueña, su perfil se parece más al de Liberbank, que se cambia a 0,4 veces su valor.

Con esta tasación, Unicaja no obtendría 1.400 millones que pretende captar en la salida a bolsa para devolver las ayudas públicas recibidas por su filial Caja España Duero (Ceiss), 604 millones, y recomprar el 20% que posee el Estado en ella para fusionarla posteriormente con la matriz. Asimismo, quiere elevar sus ratios de solvencia hasta unos niveles en los que BCE se sienta más cómodo. Si se toma la referencia de Liberbank, sólo obtendría unos 560 millones, de todo punto insuficientes para cumplir sus objetivos; ni siquiera bastarían para devolver las ayudas públicas de Ceiss. Eso explica la necesidad de barajar un plan B con una fusión que le permita hacer frente a estos compromisos.

Un portavoz de Unicaja asegura que "la entidad está totalmente centrada en el desarrollo de la salida a bolsa, y en estos momentos no contempla ninguna alternativa, dado el creciente interés de los inversores por la banca española en los últimos meses". Además, el sentimiento del mercado hacia la banca europea ha mejorado claramente tras el resultado de la primera vuelta de las elecciones francesas.

Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja. (EFE)
Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja. (EFE)

Medel cree que Unicaja tiene suficientes argumentos para atraer a los inversores a precios más altos, como su cobertura del 55% de los activos tóxicos (crédito moroso e inmuebles adjudicados), su exceso de liquidez (sus préstamos sólo representan el 83% de sus depósitos cuando lo normal es que superen el 100%) o un nivel de capital del 11,8% ('fully loaded') también entre los más altos del sector. Asimismo, tiene intención de pagar un dividendo anual en efectivo, aunque todavía no ha fijado ningún nivel de 'pay-out' (porcentaje del beneficio que reparte a los accionistas). En cualquier caso, el propio banco ha reconocido que la aprobación de la OPS por parte de la junta de accionistas “no implica ninguna decisión sobre el calendario final de la operación, que se decidirá en función de las condiciones de mercado”.

Las piezas en el tablero

Y el primer diagnóstico del mercado ha sido que entre sus pretensiones y la realidad hay todavía cierta distancia pese al buen comportamiento bursátil que ha tenido la banca española en lo que va de año. En caso de tener que activarse el plan B, lo cual se haría oficial después del verano, Medel prefiere una fusión con otro banco mediano para tener un mayor control y asegurarse varios puestos en el consejo de administración. Pero Economía no está por la labor de facilitar integraciones entre entidades pequeñas, tal y como ha recomendado hace unos días el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)
El ministro de Economía, Luis de Guindos. (EFE)

Al contrario, Luis de Guindos, que ya vivió la fusión de Bancaja y Caja Madrid y el posterior derrumbe de Bankia, considera que lo ideal es que los bancos de mediana capitalización se integren en entidades de gran tamaño para facilitar la reducción de costes dado el estrechamiento continuo de los márgenes del negocio bancario. En ese escenario, el mejor colocado sería Banco Santander, que ha mostrado su disposición a protagonizar su primera operación corporativa en España desde que estalló la crisis.

En el banco cántabro han declinado hacer comentarios sobre esta información y se limitan a recordar las declaraciones de la presidenta Ana Botín en la pasada junta genreal de accionistas, acto en el que la presidenta del mayor banco de Europa aseguró que su objetivo era centrarse en el crecimiento orgánico. Otras fuentes próximas al grupo reconocen que todas las piezas están encima del tablero y que en los próximos meses se tomarán decisiones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios