DUDAS CON LOS DÍAS CLAVES DE SEMANA SANTA

Ferraz baraja abrir la campaña del 28-A en Andalucía y cerrar en Madrid y Valencia

La dirección bosqueja el camino final hacia las urnas y maneja como opción bastante probable desplazar la apertura a dos graneros fundamentales: Andalucía, el más seguro, o Cataluña

Foto: Pedro Sánchez, con Susana Díaz y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, el pasado 16 de febrero en la capital andaluza. (EFE)
Pedro Sánchez, con Susana Díaz y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, el pasado 16 de febrero en la capital andaluza. (EFE)

Ferraz ya está empezando a pintar la campaña de las generales del 28 de abril. Los trabajos están todavía atrasados, porque en las últimas semanas los esfuerzos se han volcado en el cierre de todas las candidaturas —confección que ha hecho estallar de nuevo las frágiles costuras internas—, pero ya hay algunas ideas más concretas sobre la mesa. Así, la dirección de Pedro Sánchez está barajando abrir la campaña electoral, en la noche del jueves 11 de abril, en Andalucía (o Cataluña), y echar el telón 15 días más tarde, el viernes 26, en dos plazas: Madrid (la clásica), y Valencia, al coincidir las legislativas con las autonómicas, y para prestar apoyo directo al 'president', Ximo Puig.

Este camino hacia las urnas del 28-A será muy atípico. Parte de la travesía coincide con la Semana Santa, por lo que la primera parte de la campaña en el PSOE y en el resto de partidos será de más baja intensidad, lo que hará que la traca final se concentre en los últimos siete días, en los que además se encajarán muy probablemente los debates de mayor relieve. Será, por tanto, una quincena inédita en los usos de las formaciones políticas. También entre los socialistas.

La dirección maneja no abrir la campaña en Madrid, como solía, por varias razones. Una primera es que necesita activar desde el principio sus graneros más importantes de voto. Lo era Andalucía y mucho antes lo era Cataluña. En ambas se disputan muchos escaños —61 en la primera, 48 en la segunda— y en ambas los socialistas podrían ser primera fuerza. Madrid es además una federación muy complicada de movilizar para el PSOE. Se vio el sábado pasado en el teatro Goya de la capital: el aforo era bastante pequeño, 800 personas, pocas si se compara con los actos multitudinarios que Sánchez ha protagonizado en otras ciudades, como Valladolid, Mérida o A Coruña. Y las bases estaban muy frías. Aún pesa en el recuerdo la apertura de campaña de las generales de 2016, en la plaza de Pedro Zerolo, en pleno corazón de la capital. Medio millar de simpatizantes y un espacio casi vacío. La viva imagen de la desolación.

Sánchez puede mostrar músculo en Andalucía y advertir con más ahínco del peligro de una baja movilización: la llegada de las tres derechas


Sánchez y su equipo quieren por tanto innovar de cara al 28-A. Por eso el comité electoral maneja estos días, según adelantaron a este diario fuentes de este órgano, arrancar motores en la noche del 11 de abril, víspera del Viernes de Dolores, en dos comunidades fetiche, dos graneros principales. Andalucía y Cataluña. La primera es la alternativa que se baraja con más fuerza. "Será allí, casi seguro", señalan. Y allí la opción más probable sería Sevilla, la provincia que cuenta con más militantes del PSOE de toda España.

Heridas que deben suturar otra vez

Sin embargo, la apertura en Andalucía también tiene sus riesgos. Los últimos choques por las listas con Susana Díaz han reabierto las heridas internas. Ferraz laminó a los dirigentes más cercanos a la expresidenta una vez que se constató que no había forma de tejer un acuerdo en Sevilla, Córdoba, Almería y Cádiz. La cúpula optó por lanzar un "serio mensaje de aviso" a la baronesa, para dejarle claro que ella "no manda ya", y que no puede "echar siempre pulsos a Pedro". "Las guerras contra Ferraz las puedes ganar alguna vez, pero no contra el Gobierno de España", advertían este lunes desde el núcleo de poder de la ejecutiva federal.

En otras ocasiones se ha optado por un doble cierre. En 2016 Sánchez compartió escenario con González en Madrid y luego con Díaz en Sevilla

Sin embargo, en la dirección creen que el capítulo de las listas se cerrará de manera inminente, por el bien de todo el partido, y también de Andalucía. Los máximos colaboradores de Sánchez señalaban este lunes que ella está obligada a intentar mejorar el resultado que obtuvo en las autonómicas (27,94%) y, sobre todo, a movilizar a todos aquellos que se quedaron en casa aquel 2 de diciembre —la abstención fue del 43,44%—. Abrir campaña en Andalucía tendría la ventaja para el presidente de que le permitiría mostrar músculo desde el primer momento, ya que pese a su tensión constante con Díaz es la federación más grande del PSOE y la que suele abarrotar más los mítines. El PP ganó en Andalucía en 2016, pero no en las de 2015, en las que los socialistas quedaron primeros. Yendo a Sevilla, Sánchez podría alertar del riesgo de una baja participación de los electores progresistas y templados: la victoria de las tres derechas.

Ferraz baraja abrir la campaña del 28-A en Andalucía y cerrar en Madrid y Valencia

Encender la maquinaria en Cataluña también lanzaría un mensaje a los votantes. Sánchez ha venido insistiendo en que defiende y defenderá una solución dialogada, pero dentro de la Constitución. "Nunca" se producirá la independencia de la comunidad con el PSOE en el Ejecutivo, reafirmó el pasado domingo, durante el comité federal. Ahora se espera que los socialistas se disparen en las generales —siempre fueron en ellas primera fuerza, hasta la debacle de 2011—, aunque en fuerte competición con ERC. Los comunes, hoy divididos y a la baja, ganaron los comicios en Cataluña en las legislativas de 2015 y 2016.

Ambos líderes se necesitan

Para el viernes 26 de abril, Ferraz se plantea un doble cierre de campaña. En Madrid y Valencia. La razón es evidente: las generales coinciden por primera vez con las autonómicas valencianas. Sánchez y Puig se necesitan mutuamente. El presidente sabe que la comunidad le puede aportar muchos votos para la bolsa nacional y el jefe de la Generalitat se puede beneficiar de una más alta participación. No es raro que el candidato combine dos ciudades en el último día de llamamiento a las urnas. Sin ir más lejos, Sánchez protagonizó un mitin en Villaverde, al sur de Madrid, con Felipe González por la mañana y luego cogió un AVE a Sevilla para echar el telón con Díaz. Elena Valenciano, la cabeza de cartel de las europeas de 2014, hizo un primer acto sobre las seis de la tarde en Madrid y luego viajó a la capital andaluza para un mitin-fiesta de clausura definitiva.

Ferraz aún no ha diseñado la caravana electoral pero sí reconoce que habrá que "medir mucho" las fotos del candidato en ambientes religiosos

Puig previsiblemente se apoyará mucho en la acción de gobierno de Sánchez para atraer votos. Los Presupuestos tumbados en el Congreso en febrero contemplaban que casi el 10% de la inversión territorializada fuese a la Comunidad Valenciana, 1.189,88 millones de euros, un 60,72% más que en el ejercicio anterior. El proyecto de ley recogía asimismo la condonación de la deuda de cerca de 400 millones de euros de La Marina. Un alivio económico al que se sumará la promesa de reforma del sistema de financiación autonómica, uno de los caballos de batalla del 'president' y al que Sánchez renunció al poco de llegar a la Moncloa por la dificultad de tejer un consenso con las comunidades a pocos meses de las elecciones.

Pedro Sánchez, con el 'president' Ximo Puig y la secretaria provincial del PSPV en Valencia, Mercedes Caballero, el 12 de abril de 2018 en Alzira. (EFE)
Pedro Sánchez, con el 'president' Ximo Puig y la secretaria provincial del PSPV en Valencia, Mercedes Caballero, el 12 de abril de 2018 en Alzira. (EFE)

Ferraz aún no tiene diseñado el recorrido de la caravana electoral. Pero asume que la intensidad debe forzosamente bajar del 18 de abril, Jueves Santo, al domingo 21, Domingo de Resurrección. "No vamos a estar desaparecidos cuatro días", advierten en la cúpula. El plan inicial es que los días 18 y 19 el candidato tenga una presencia mínima (paseo, declaraciones a los medios) y los mítines se retomen el fin de semana en comunidades en las que menos arraigo tienen los actos religiosos, como Euskadi, Cataluña o Comunidad Valenciana. Hacer campaña en esos días en Andalucía, por ejemplo, con un intenso calendario de procesiones en ciudades o pueblos, o en Madrid, donde muchos de sus vecinos huyen a la España interior o a la costa para descansar, parece inviable.

Con un país medio paralizado por las vacaciones, resultará complicado a Sánchez esquivar un paso de Semana Santa. En Ferraz subrayan que habrá que tener "mucho cuidado" con las fotos del candidato en ambientes religiosos. "Habrá que medir mucho en cada caso. Se trata en todo caso de ir donde tu presencia no chirríe, no moleste. No hacer nada forzado, hay que ir a lo que sea más natural", indican fuentes del comité electoral.

El difícil encaje de los debates

Así las cosas, el grueso de la campaña se concentrará en la segunda semana. Precisamente la escasez de días disponibles hará más complicado encajar más de un debate. Atresmedia planteó un enfrentamiento a cinco (PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos y Vox) para el martes 23, al que Ferraz ve con buenos ojos. RTVE ofertó un duelo a cuatro el 22, y Mediaset ha propuesto un cara a cara entre Pedro Sánchez y Pablo Casado. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, insistía este lunes en que el PSOE aún no dirá qué formatos acepta. No se dejará llevar por la "desesperación" ni la "urgencia" de los demás, no irá "a remolque" de los otros. Todo ello hace que desde el comité electoral crean como más probable que solo sea posible un debate a cinco y punto.

La dirección no prevé un gran acto de lanzamiento de precampaña. Para el 27 de marzo cuenta con la presentación del programa a cargo del presidente

Ferraz no tiene previsto organizar un gran acto de lanzamiento de la precampaña, de carácter nacional, con presencia de los barones y de los referentes del partido, como sucedía en comicios anteriores. La dinámica será la de las últimas semanas: Sánchez combinará actos institucionales con mítines en una misma jornada. "Un acto enorme supone un esfuerzo tremendo de movilización y un gasto extraordinario de recursos. Vamos a seguir la misma estrategia que hasta ahora. El músculo se muestra en estos mítines en los territorios", explican en la dirección. Y ya metidos en campaña, el sanedrín no contempla por ahora intentar llenar grandes espacios como la plaza de toros de Valencia, aunque negociará sobre los recintos con las federaciones.

Cristina Narbona y Carmen Calvo conversan en Ferraz, el pasado 21 de enero. (EFE)
Cristina Narbona y Carmen Calvo conversan en Ferraz, el pasado 21 de enero. (EFE)

Esta semana, la actividad de partido de Sánchez será menor. El jueves y viernes 21 y 22 de marzo el presidente asiste al Consejo Europeo. El sábado sí retomará la precampaña: será en Alicante, con el cabeza de lista, su ministro de Ciencia, Pedro Duque. En los siguientes días protagonizará varios mítines y el miércoles 27, previsiblemente, presentará en Madrid el programa del PSOE para estas generales, que ha coordinado Cristina Narbona, ayudada por la vicepresidenta, Carmen Calvo.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios