ÚNICO MITIN DE CAMPAÑA CON PEDRO SÁNCHEZ

González usa el Brexit para advertir de que el PSOE no puede ser "socio" de Podemos

El expresidente asegura que los "irresponsables como Cameron" que asumen el "riesgo" de trocear su país, no deben ser aliados de un partido que sí tiene "un proyecto para todos los españoles"

Foto: Felipe González y Pedro Sánchez, durante su mitin de este 24 de junio en el distrito madrileño de Villaverde. (Reuters)
Felipe González y Pedro Sánchez, durante su mitin de este 24 de junio en el distrito madrileño de Villaverde. (Reuters)

Clarísimo. Clarísimo lo tiene Felipe González. No quiere el pacto con Podemos, con el "populismo demagógico", con quien quiere "asumir el riesgo de trocear España". No: Pablo Iglesias no puede ser "socio de gobierno" de un partido como el PSOE. 

El expresidente socialista no había protagonizado ningún acto de campaña del 26-J hasta este viernes. Ni con Pedro Sánchez ni sin él, por su apretada agenda. Pero en su primera y única intervención, en el distrito obrero de Villaverde, en Madrid -un tradicional granero del PSOE-, justo en el día de cierre de campaña, a 48 horas de que se abran las urnas, grabó a machete qué no debe hacer su partido. Y para ello se sirvió de la noticia que está marcando la jornada: la decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea, por un 51,9% de los votos. El Brexit

[Reino Unido abandona la UE: toda la información del Brexit]

González, que en otras alocuciones públicas tiende a ser más disperso, centró el tiro esta vez. Primer aviso: el PSOE, dijo, tiene que ser "mayoritario, ganar las elecciones". Dos, no ha nacido para apoyar a Podemos o para dar respiración asistida al PP. "Nunca hemos sido bisagra de nadie ni muleta de nadie. La muleta ya se las ponen unos y otros. Somos un partido con historia y con actualidad, con capacidad de progreso y cambio [...]. Ni bisagra ni muleta, alternativa para el cambio, alternativa de Gobierno". Tres, se necesitan los "pactos para cambiar la Constitución y regenerar la vida democrática", "a fondo, de verdad", y "los protagonistas de la cosa [el PP] no pueden ofrecer regeneración".

Nunca apoyaré a populistas inmovilistas de derecha, ni a populistas rupturistas de pseudoizquierda que rompen la solidaridad

Cuatro: nada de aliarse con quienes pretenden dividir España, y aquí le venía al expresidente como anillo al dedo el ejemplo del Reino Unido y la actitud del primer ministro, el conservador David Cameron: "Necesitamos gobernar con un proyecto para España, no con un proyecto que ponga en cuestión la unidad dentro de la diversidad de España. Estos irresponsables como Cameron, que son capaces de trocear, de asumir el riesgo de trocear España y debilitarla, no son socios de gobierno de un partido que tiene un proyecto para España, para todos los españoles, con igualdad de derechos y obligaciones, aceptando la diversidad para resolver nuestros problemas territoriales, pero sin demagogias". Es decir, "sin la aventura de decir que se quiere gobernar España" y al mismo tiempo "poner en riesgo la supervivencia de España", porque eso es "lo que está haciendo Cameron con Gran Bretaña", alegó, ante los en torno a 500 simpatizantes, la mayoría de avanzada edad, que se sentaron bajo la carpa instalada por el PSOE en la plaza Mayor de Villaverde.

González usa el Brexit para advertir de que el PSOE no puede ser "socio" de Podemos

En los últimos días la cuestión del referéndum de Cataluña (aparte del Brexit) ha ocupado buena parte de las intervenciones de Sánchez, que ha intentado sacar provecho de los vaivenes de Pablo Iglesias respecto al derecho a decidir. Un escollo insalvable para cualquier entendimiento con la formación morada. Pero hoy González fue el que lanzó un mensaje inequívoco a los suyos. 

Para el exjefe del Ejecutivo, el Reino Unido está hoy "en riesgo", porque Escocia, donde ha ganado claramente el 'remain' -la permanencia en la UE- , "pedirá mañana otro referéndum", pero en esta ocasión para quedarse dentro de la Unión. Conclusión: que los que creen que con el Brexit el país ha recuperado la "independencia" de Bruselas, se equivocan porque en realidad "se está fracturando". El Reino Unido "es más débil que ayer, y que estando en la UE. Porque está dividido. No quiero que España se divida, no quiero que corramos esa aventura". González redondeó su argumentación: "Nunca me encontrarán apoyando a populistas inmovilistas de derecha, ni a populistas rupturistas de pseudoizquierda que rompen la solidaridad entre los españoles".

González usa el Brexit para advertir de que el PSOE no puede ser "socio" de Podemos

"Ojalá los miembros del PSOE lo comprendan"

Toda la obra reformista que necesita España, desde la mejora de las pensiones o la calidad del empleo a la recuperación de la economía competitiva y la regeneración de la vida democrática, a juicio de González, "sólo" la puede hacer el PSOE. Y lanzó otra advertencia directa a aquellos que consideran que se puede gobernar con Podemos: "Ojalá el PSOE, y todos sus simpatizantes, sus votantes y sus miembros lo comprendan. Eso sólo lo puede hacer el PSOE. No lo olviden". 

El exdirigente socialista reclama a la UE que actúe con "firmeza y claridad", y no ponga "paños calientes", para así evitar el "efecto contagio"

El expresidente del Gobierno hilvanó un discurso breve, de un cuarto de hora, en el que no cesó de soltar un titular tras otro. Comenzó por lo obvio, el referéndum del Reino Unido: "Cameron incendió la casa para salvar los muebles y ahora está sin casa y sin muebles". "No cabe mayor irresponsabilidad", reprochó, porque el primer ministro se "olvidó" de los intereses generales de su país para primar sus propios intereses y los intereses "pequeños" de su partido. Y la consecuencia es que "ha fracturado Gran Bretaña en dos mitades" por el "tsunami" de su "irresponsabilidad", remarcó. González aseguró que la "paradoja" es que los mayores, más proclives al Brexit, han "decidido" por los jóvenes, que han perdido "la votación y su futuro". El dirigente socialista añadió que espera que la UE "reaccione con firmeza y con claridad", y no ponga "paños calientes" para que no se produzca el "efecto contagio" y aumente el apoyo al "populismo demagógico" y la "xenofobia". "Si la UE no vuelve a su espíritu de unión, de defensa de los intereses de los ciudadanos, el Brexit puede contaminar a toda la UE, pero también puede ser una "vacuna para reaccionar". La solución, amonestó, pasa por aparcar las "políticas neoconservadoras" y que Europa abrace la "respuesta socialdemócrata, reformista, europeísta, ahora más que nunca". 

Felipe González, con el número tres por Madrid, Antonio Hernando, este viernes en Villaverde. (EFE)
Felipe González, con el número tres por Madrid, Antonio Hernando, este viernes en Villaverde. (EFE)

Salto después a la política interior. A la "encrucijada histórica" que atraviesa España y la "oportunidad para cambiar". Y entonces empezó a cargar contra Podemos, contra Pablo Iglesias -al que no citó-, y por la catalogación del PSOE como "vieja socialdemocracia". "Hace años que no pido votos para mí, pero sí conozco España, soy viejo y socialdemócrata. Es fácil llamarme vieja socialdemocracia, pero mi cabeza es joven y vivo en el mundo". Vive, por ejemplo, la "alegría de la paz en Colombia", tras el acuerdo para el cese definitivo del fuego entre el Gobierno y las FARC, la "tristeza de la crisis venezolana", un país "sin alimentos", o "la situación de España y de Europa". Soy un viejo socialdemócrata con la cabeza joven", que tiene la "inmensa alegría de "dar la bienvenida a la socialdemocracia al señor [Julio] Anguita", padre intelectual de Iglesias y uno de los muñidores de la coalición Unidos Podemos. "Tantas veces como hizo la pinza con [José María] Aznar y ahora es artífice de la nueva socialdemocracia", ironizó. Era previsible que atacase a Anguita, que fue uno de sus látigos durante sus años en el Gobierno y el que simbolizó, para el PSOE, la alianza de intereses con el PP. 

Golpe "muy duro", pero no "definitivo"

No habrá foto de González el domingo en las urnas. El expresidente, que acaba de regresar de Colombia, ya votó por correo, según confesó. "Mi intervención en la campaña ha sido esta. Les deseo lo mejor. Quiero que gane el PSOE, quiero que gane Pedro Sánchez", se despidió el expresidente, llamando al voto a su partido "con libertad, responsabilidad y alegría". El exjefe del Ejecutivo ha sido uno de los principales apoyos para el secretario general, el que no lo ha cuestionado internamente, cosa que sí ha hecho el otro expresidente socialista, José Luis Rodríguez Zapatero. Y para que la parroquia socialista no cayera en el desánimo, recordó como hasta ayer mismo los sondeos daban la victoria, aunque por estrecho margen, al 'Bremain'.

Sánchez alega que el Brexit se debe a la "confluencia entre una derecha irresponsable y el populismo". "No quiero eso para España, la salida es un PSOE fuerte"

La rotundidad de González y el hecho de que fuera su primera y única intervención en campaña opacó en cierta medida a Sánchez, que repitió los argumentos que incluye en cada mitin y que sólo a mitad de discurso se refirió al Brexit, cuestión sobre la que no obstante ya había respondido en varias entrevistas durante la mañana. Lo que ha ocurrido en el Reino Unido se debe, dijo, a la "confluencia entre una derecha irresponsable y el populismo". "Yo no quiero eso para España, la salida es un PSOE fuerte y ganador que apueste por la socialdemocracia". 

Porque en España, igual que en Gran Bretaña, también se vive la "tensión" entre el "rupturismo" -encarnado por Podemos- y el "inmovilismo" -del PP-. El secretario general llamó a los españoles a "reaccionar" ante un "golpe muy duro al proyecto común de la UE". Duro, pero "no definitivo". "No se puede solucionar un problema [Rajoy] con otro problema [Iglesias]", resumió. Sánchez apeló al voto con "ilusión, emoción", a "votar cambio seguro, limpio", porque sólo así se dirá "adiós a Rajoy y hola a nuevo tiempo político", un nuevo tiempo como el que abrió en 1982 González, recordó.

González usa el Brexit para advertir de que el PSOE no puede ser "socio" de Podemos

"En las horas que quedan os pido que no miréis a los lados, que sintáis los colores del PSOE", reclamó el candidato, retomando el latiguillo de estas últimas jornada. Sánchez advirtió de que "no se puede quedar un solo votante del PSOE en casa" si tiene la "esperanza de hacer una España mejor en una Europa mejor". El PSOE lo fía todo a la movilización de su electorado. 

Pedro Sánchez con los candidatos al Congreso y a Senado por Madrid, en el paseo del Prado de la capital. A la izquierda, el siete por la capital, Eduardo Madina. (EFE)
Pedro Sánchez con los candidatos al Congreso y a Senado por Madrid, en el paseo del Prado de la capital. A la izquierda, el siete por la capital, Eduardo Madina. (EFE)

El secretario general también atizó a Iglesias por el derecho de autodeterminación de "País Vasco, Galicia y Cataluña". "Y por ahí no vamos a pasar". La solución es la "actualización de las normas de convivencia", la reforma constitucional. Cargó asimismo contra la formación morada por su empeño en la "instrumentalización" de las instituciones: "Que expliquen Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero a los parados de Villaverde que el cambio empezaba por controlar a los policías", lanzó desde la plaza Mayor del distrito, en el que PSOE se impuso en las últimas generales por menos de cien votos y que cayó del lado de Ahora Madrid -el partido de la alcaldesa, Manuela Carmena- en las municipales de 2015.

González usa el Brexit para advertir de que el PSOE no puede ser "socio" de Podemos

Tras el mitin con González, en el que actuó de telonera Sara Hernández, líder del PSOE-M, Sánchez se desplazó al centro de Madrid, al paseo del Prado, para hacerse una foto de familia con los miembros de su lista por Madrid. Y de ahí al AVE, a la última estación de su viaje de campaña: Sevilla. Los socialistas ponen el punto a final en la capital andaluza. Pedro Sánchez y Susana Díaz, juntos. Acaso la última vez antes de que ambos se enfrenten por el liderazgo del partido en caso de derrumbe. 

Sánchez habla con Rajoy sobre el Brexit

Poco antes de las dos de la tarde, el PSOE informó de que su secretario general, Pedro Sánchez, acababa de llamar al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para hablar con él del Brexit. 

Según informaron fuentes del equipo del candidato, ambos mantuvieron una "breve conversación de unos minutos", en la que compartieron "impresiones sobre las posibles consecuencias y de la necesidad de que España mantenga firme su convicción europeísta y los valores de la Unión". 

El presidente en funciones también conversó telefónicamente con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera. Este le trasladó su apuesta por la estabilidad de Europa y por que se aclare la situación cuanto antes. Rivera le subrayó que quiere que la UE avance pese al "paso atrás" que supone la salida del Reino Unido. El jefe del Ejecutivo explicó a ambos el proceso que se abre a partir de ahora, informa Efe. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios