Es noticia
Menú
La patada a Luis Enrique evidencia la deriva de Rubiales, acorralado por 11 escándalos sonados
  1. Deportes
  2. Fútbol
Lucho, fulminado tras hacer de parachoques

La patada a Luis Enrique evidencia la deriva de Rubiales, acorralado por 11 escándalos sonados

La forma en que la RFEF lo ha despedido confirma que el asturiano debió dimitir nada más quedar España apeada del Mundial y es un despropósito más que añadir a su presidente

Foto: Luis Rubiales abraza a Luis Enrique al término del partido de semifinales de la Eurocopa 2020. (EFE/Kiko Huesca)
Luis Rubiales abraza a Luis Enrique al término del partido de semifinales de la Eurocopa 2020. (EFE/Kiko Huesca)

Como era de esperar, la atención del día después de la eliminación de España del Mundial se centró en la continuidad de Luis Enrique al frente de la Selección. El asturiano acababa contrato este mismo mes, pero desde mucho antes de viajar a Qatar su actitud hacía indicar que, independientemente de lo que sucediera, no renovaría. Lo más lógico, a la par que valiente, hubiera sido dimitir al poco de acabar aquella fatídica y ridícula tanda de penaltis. Sin embargo, no solo no lo hizo, sino que dejó en el aire una posible renovación, ya fuera por soberbia o por proteger al presidente, un Rubiales acorralado judicial y socialmente, a quien Lucho ha servido de parachoques hasta el siniestro total que supuso caer ante Marruecos.

Resulta curioso cómo todo el mundo opinaba sobre Luis Enrique, pero eran y son pocos los que no se dan cuenta de que la continuidad más relevante no era la del seleccionador, sustituido por el primero que tenían a mano, Luis de la Fuente, sino la del presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), quien ha enfadado incluso a Manolo el del Bombo. Manuel Cáceres Artesero, como realmente se llama el aficionado mas famoso de la Roja, lo acusó de "portarse mal". "Lo siento mucho por todos los españoles por no haber podido ir a Qatar", dijo entre lágrimas Manolo, quien aseguró que "el presidente me dijo que sí, pero no ha sido así". Otro más para una lista a la que podemos añadir a Luis Enrique, técnicamente despedido, pues la RFEF lo anunció antes de que él pudiera decir que no seguía.

Foto: Molina, Rubiales y Luis Enrique antes del Marruecos-España. (EFE/F. Vogel)

El desaire a Lucho, oficialmente destituido por los informes de José Francisco Molina, el director deportivo que a continuación anunció su dimisión, es uno más de los despropósitos y numerosos escándalos que lleva acumulados Rubiales desde que en mayo de 2018 se impuso a Juan Luis Larrea en las elecciones a la presidencia de la RFEF y se convirtió en el sustituto de Ángel María Villar, de quien no solo fue directivo y heredó a varios de los que estaban junto a él, sino incluso delfín, aunque, en cuanto olió poder, se acabó portando con el bilbaíno como un tiburón. Puestos a enumerar las vergüenzas de Rubiales que el adiós de Luis Enrique deja al descubierto, podemos resumirlas en 11, si bien son un sinfín y es normal que hayamos podido perder la cuenta.

1. La destitución de Lopetegui en Rusia

"Fue sorprendente. A pesar de poder tener motivos, la decisión de destituir a Julen Lopetegui no se tomó en el momento adecuado, a tan solo dos días de empezar el Mundial". Sirvan estas declaraciones de Saúl para recordar lo sucedido en Rusia en junio de 2018, cuando Rubiales decapitó al seleccionador porque, según él, había negociado a sus espaldas con el Real Madrid, cuando la víspera del anuncio, desde la propia RFEF lo felicitaron. "No hay ni un solo argumento que justifique que Julen no se siente en el banquillo de la Selección", dijo Florentino Pérez. Aunque, puestos a recordar una frase que lo resuma todo, ninguna como una del propio Rubiales: "Tuve una conversación con Obama y me dijo que en ocasiones hay que actuar y que estaban en la línea de la decisión que habíamos tomado". Fernando Hierro fue el encargado de coger el equipo y, al igual que en Qatar, España cayó en octavos, en aquella ocasión ante Rusia, pero también en la tanda de penaltis.

placeholder Lopetegui, en un entrenamiento de la Selección en Rusia. (EFE/Javier Etxezarreta)
Lopetegui, en un entrenamiento de la Selección en Rusia. (EFE/Javier Etxezarreta)

2. Su permanente cruzada contra LaLiga

Obsesionado con el poder y lo que cobra Tebas desde que él presidía la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), donde una de las primeras decisiones que tomó fue ponerse sueldo, la llegada de Rubiales a la RFEF supuso un permanente enfrentamiento con LaLiga. Desde los horarios y los partidos de los viernes y los lunes al famoso partido en Miami. "El Girona-Barça no se jugará en Miami por una cuestión de valores. Tebas está enamorado del dinero y yo del fútbol", llegó a decir Rubiales en otra afirmación que con el paso del tiempo ha hecho bueno el refrán "dime de qué presumes y te diré de qué careces". Además de vivir en permanente tensión por si finalmente aparecía en los papeles de la Soule, la operación que llevó a Villar y a su hijo Gorka a estar 12 días en prisión, en marzo de 2019 vio cómo el catalán Andreu Subies, su mano derecha y vicepresidente de la RFEF, se veía obligado a dimitir por desviar medio millón de euros para beneficio propio.

placeholder Javier Tebas (i) y Luis Rubiales. (EFE/Ballesteros)
Javier Tebas (i) y Luis Rubiales. (EFE/Ballesteros)

3. Un sueldo millonario y un ático de lujo

Unos días después de que en El Confidencial informáramos de que, según la web de la RFEF, su presidente cobraba "una cantidad fija de 160.000 euros y una cantidad variable condicionada a los ingresos por patrocinios, consistente en un 0,6% con un máximo superior del 0,175% de los ingresos propios", cuando en la asamblea de 2020 se aprobó "una retribución variable del 0,15% de los ingresos totales anuales liquidados, excluidas las subvenciones públicas", el ente federativo facilitó el sueldo de Rubiales: 634.518,19 euros brutos en 2021. Es decir, cuatro veces más que Villar, una cantidad a la que hay que sumar los 250.000 de la UEFA, además de un piso de lujo pagado por la RFEF. Esta revelación provocó varias denuncias, al considerar que se apropió de una "ayuda de vivienda" que no le correspondía al estar censado en Madrid. Actualmente, Rubiales vive en un ático de lujo en la calle Ferraz, valorado en casi dos millones de euros y curiosamente enfrente de la sede del PSOE.

4. La Supercopa de Arabia y la comisión a Piqué

Aunque con el tiempo este diario se ha encargado de revelar el motivo y las pruebas que lo explican todo, llevarse la Supercopa de España a Arabia Saudí provocó un terremoto en la RFEF, hasta el punto de que Ana Muñoz, vicepresidenta de Integridad, y tres miembros de la Comisión de Ética de la RFEF, dimitieron al tratarse de una dictadura que pisotea los derechos de las mujeres, castiga la homosexualidad y aplica la pena de muerte. El tema es que Rubiales pactó con Piqué un pelotazo de 24 millones. Esta fue la primera exclusiva de los llamados Supercopa Files, en la que se mostró un documento del 11 de septiembre de 2019 que llevaba la firma de Rubiales, quien, cuando dos meses después de esa fecha le preguntaron si el entonces todavía central del FC Barcelona había cobrado una comisión por este negocio, dijo que no lo sabía. Además, Rubi ocultó a la RFEF su acuerdo con su amigo Geri, con quien también hablaba del VAR, su Andorra y los Juegos Olímpicos, e incluso vetó un informe interno contra Arabia. La Fiscalía Anticorrupción investiga el asunto de las comisiones de la Supercopa.

placeholder Rubiales, con el presidente de la Autoridad Saudí de Deportes. (EFE/Stringer)
Rubiales, con el presidente de la Autoridad Saudí de Deportes. (EFE/Stringer)

5. Grabaciones a miembros del Gobierno

Tal y como se revela en los Supercopa Files, Rubiales grabó conversaciones privadas con miembros del Gobierno de Pedro Sánchez. Unos audios que contienen comunicaciones telefónicas, aunque también habría grabado reuniones presenciales con ministros y altos cargos del Ejecutivo. La mayoría están relacionados con asuntos de máximo interés para el presidente de la RFEF, como el conflicto legal que mantuvo para conseguir la reelección o su guerra con LaLiga. Grabó al que fuera ministro de Cultura y Deporte, el difunto José Guirao, y a Irene Lozano, expresidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), aunque también guardaba mensajes al propio presidente del Gobierno, en los que le pide el cese de la mencionada secretaria de Estado para el Deporte y denuncia que el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) había tumbado su reelección, aunque en otros le felicita por sus resultados electorales.

placeholder Rubiales, que aparece reflejado en la pantalla del móvil, graba con otro terminal la conversación con Guirao. (El Confidencial)
Rubiales, que aparece reflejado en la pantalla del móvil, graba con otro terminal la conversación con Guirao. (El Confidencial)

6. Detectives a Aganzo y grabación a Tebas

Otra de las exclusivas de los Supercopa Files fue la contratación en agosto de 2019 de una agencia de detectives privados para investigar a David Aganzo, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), coincidiendo con un movimiento de Rubiales para tratar de echarle del sindicato mediante una moción de censura planteada por afiliados de su confianza. La RFEF encargó el espionaje a la agencia Cryptex Europa SL, aunque correos internos prueban que Rubiales y su equipo usaron una sociedad inmobiliaria, Egmont 2008 SL, como pantalla para evitar que se les pudiera relacionar con la investigación al presidente de AFE, y cuyo administrador es el abogado Ramón Caravaca Magariños, socio del despacho de cabecera de Rubiales, González Cueto Legal, y penalista habitual de la RFEF. Posteriormente, Tebas denunció que Rubiales les había mandado "a un falso denunciante, que se ha presentado con uno de sus bolis-grabadora a grabar cómo reacciono a sus denuncias". En este caso, se trató del vicesecretario general de la RFEF, Miguel García Caba.

placeholder El presidente de AFE, David Aganzo. (EC)
El presidente de AFE, David Aganzo. (EC)

7. Denunciado por la fiesta de Salobreña

Juan Rubiales, tío y exjefe de Gabinete del presidente de la RFEF, denunció ante la Fiscalía Anticorrupción el pago de fiestas privadas con dinero federativo. Según la declaración voluntaria que prestó el 30 de mayo y a la que tuvo acceso El Mundo, Luis Rubiales celebró "a principios de 2020 una fiesta en un chalé privado de Salobreña", localidad ubicada en la provincia de Granada, cuyo objeto oficial era "unas jornadas de trabajo, pero no fue tal, y se invitó a un grupo de ocho o diez chicas jóvenes". Nada más acabar la andadura de España en el Mundial, se ha sabido que Rubiales ha cambiado radicalmente de versión y admite que pagó comidas en una marisquería de Salobreña con tarjetas de la RFEF, que devolvieron otros gastos por Bizum o transferencias y que alquilaron el chalé para reuniones de la RFEF. Han sido tantas las versiones ofrecidas que es difícil creerse alguna, aunque en el caso de haber estado trabajando habrían cometido una grave irregularidad al estar en proceso electoral, algo que ha sido denunciado ante el CSD por Stephen Newman, quien se mantiene a la espera de que José Manuel Franco le responda.

placeholder Imagen del chalé de Salobreña. (EC)
Imagen del chalé de Salobreña. (EC)

8. Incendio y 'motín' en la Selección femenina

Después de que a finales de agosto este diario adelantara la noticia de que las capitanas del FC Barcelona habían telefoneado al presidente de la RFEF para pedirle cambios en la estructura del fútbol femenino, el pasado 22 de mayo hasta 15 jugadoras de la Selección informaron de que, dado su "estado emocional", no querían ser convocadas por Jorge Vilda, el discutido entrenador, pero fiel asambleísta de Rubiales. Lejos de intentar buscar una solución, la RFEF no solo tergiversó el contenido de los e-mails de las futbolistas, pues en ningún momento renunciaban a ir a la Selección, sino que el hecho de que las jugadoras del Real Madrid, ya sea desde su propio club o desde la RFEF, fueran presionadas para desmarcarse del motín, ha provocado una fractura muy difícil de reparar. Salvo, claro está, que Vilda y el resto de responsables del fútbol femenino de la RFEF salgan, algo que mientras Rubiales siga, se antoja complicado.

placeholder Rubiales y Jorge Vilda, seleccionador femenino. (EFE/Alessandro Della Valle)
Rubiales y Jorge Vilda, seleccionador femenino. (EFE/Alessandro Della Valle)

9. Boicot a la Liga Profesional de Fútbol Femenino

Aunque siempre haya vendido lo contrario, en el último año, con la complicidad de un presidente del CSD del que ya empieza a decirse aquello de "ni una mala palabra, ni una buena obra", desde que Rubiales llegó a la presidencia de la RFEF ha hecho todo lo posible para impedir el crecimiento del fútbol femenino. Primero, dinamitó un contrato de televisión y puso en peligro el patrocinio de Iberdrola. Después, impidió que LaLiga apoyara el fútbol femenino como lo venía haciendo, de ahí la interesada irrupción del Real Madrid. Y, una vez puesta en marcha la Liga Profesional de Fútbol Femenino, su obsesión ha sido encarecer los costes que están en su mano, es decir, el de los arbitrajes, hasta el punto de estar detrás de un parón que obligó a suspender la primera jornada de la llamada Liga F, que no solo va a asfixiar a los clubes, sino también impedir que las futbolistas vean mejoradas las condiciones de su convenio colectivo. Algo parecido a lo del fútbol femenino podría decirse del fútbol sala.

placeholder Marta Frías, José Manuel Franco, Rubiales y Yolanda Parga. (RFEF)
Marta Frías, José Manuel Franco, Rubiales y Yolanda Parga. (RFEF)

10. El TAD anula la 'desinscripción' del DUX

Hace menos de un mes, el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) estimó el recurso presentado por Stephen Newman, presidente del Internacional de Madrid SL contra las resoluciones del Comité Nacional de Segunda Instancia (CNSI) de la RFEF y anuló la desinscripción del club madrileño en la Primera Federación para la temporada 2022-2023, por lo que sobra decir la patata caliente que tiene Rubiales con esta categoría de cara al año que viene, aunque ya en la presente empiezan a oirse voces, como la del capitán del Nàstic de Tarragona, Joan Oriol, que piden a la RFEF "que se aparte y lo deje a LaLiga, como ha hecho con el Femenino", para añadir que "si no mejoran las cosas, nos plantaremos todos". El propio Newman, quien junto a otros cuatro clubes tiene denunciados a Rubiales, Camps y Cueto por amenazas, declaró en este diario: "Pronostico que al final de la presente temporada, la deuda de los clubes de esta categoría podría ser millonaria". Normal, después de fiascos como la gestión con la empresa Fuchs de la explotación de los derechos de televisión, que provocó un agujero de 9,5 millones de euros.

placeholder El presidente de la RFEF, Luis Rubiales. (Jon Imanol)
El presidente de la RFEF, Luis Rubiales. (Jon Imanol)

11. Descalabro en Qatar y adiós a Luis Enrique

placeholder Rubiales, en el Khalifa International Stadium de Doha. (EFE/Ali Haider)
Rubiales, en el Khalifa International Stadium de Doha. (EFE/Ali Haider)

Y llegamos a lo sucedido esta misma semana en el Mundial de Qatar, donde España volvió a caer en los octavos de final, esta vez ante Marruecos. Luis Enrique asumió toda la responsabilidad, mientras Rubi se parapetó en él hasta 48 horas después, cuando le dio la patada y decidió sustituirle por un entrenador sin ninguna experiencia al máximo nivel. El hecho de que la RFEF hiciera pública a media mañana de este jueves, día festivo, su decisión de no ofrecer la renovación al asturiano, argumentando que "la dirección deportiva ha trasladado al presidente un informe en el que se determina que debe arrancar un nuevo proyecto", para concluir diciendo que "tanto el presidente como el director deportivo han transmitido al técnico la decisión adoptada", solo deja a Rubiales a la altura de lo que es. Con la diferencia de que a partir de ahora no tendrá a Luis Enrique para distraer la atención. A la espera de que la Justicia actúe, pues en la Moncloa es evidente que le encubren, la pregunta es: ¿reaccionarán la mayoría de los medios ahora que ya no les pueden chantajear, pues ha terminado el Mundial? Para España, se entiende...

Como era de esperar, la atención del día después de la eliminación de España del Mundial se centró en la continuidad de Luis Enrique al frente de la Selección. El asturiano acababa contrato este mismo mes, pero desde mucho antes de viajar a Qatar su actitud hacía indicar que, independientemente de lo que sucediera, no renovaría. Lo más lógico, a la par que valiente, hubiera sido dimitir al poco de acabar aquella fatídica y ridícula tanda de penaltis. Sin embargo, no solo no lo hizo, sino que dejó en el aire una posible renovación, ya fuera por soberbia o por proteger al presidente, un Rubiales acorralado judicial y socialmente, a quien Lucho ha servido de parachoques hasta el siniestro total que supuso caer ante Marruecos.

Luis Rubiales Luis Enrique Real Federación Española de Fútbol
El redactor recomienda