Es noticia
Menú
Rubiales admite que pagó comidas en una marisquería de Salobreña con tarjetas de la RFEF
  1. España
dice que devolvieron otros gastos por bizum

Rubiales admite que pagó comidas en una marisquería de Salobreña con tarjetas de la RFEF

La Federación asegura que alquilaron un chalé de playa en Salobreña para supuestas reuniones de la RFEF porque "se consideró oportuno compaginar las horas de trabajo con tiempo libre lo más parecido al periodo estival"

Foto: El seleccionador de España, Luis Enrique (d), habla con Luis Rubiales. (EFE/Juanjo Martín)
El seleccionador de España, Luis Enrique (d), habla con Luis Rubiales. (EFE/Juanjo Martín)

Luis Rubiales y su cúpula directiva usaron tarjetas de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) durante los días que pasaron en un chalé con piscina en la localidad granadina de Salobreña en agosto de 2020. Entre los gastos abonados con fondos de la institución, figuran varias comidas en una marisquería situada en primera línea de playa, como adelantó El Confidencial en octubre. El alquiler de la vivienda fue sufragado en un primer momento por un cargo de la RFEF, pero cada uno de los asistentes le habría reintegrado posteriormente la parte que le correspondía a través de Bizum o transferencias, según mantienen los abogados de la entidad.

Los datos figuran en un escrito remitido por la RFEF al juzgado de Majadahonda que instruye el caso de los Supercopa Files y al que ha tenido acceso este diario. La instructora de las diligencias dio la semana pasada un ultimátum al organismo para que aportara toda la información relacionada con la estancia de Rubiales y su equipo en Salobreña, ante la sospecha de que pudieron usarse fondos destinados al fútbol para abonar gastos de carácter particular.

Foto: Luis Rubiales. (EFE/EPA/Martial Trezzini)

En el documento, la RFEF argumenta que su cúpula se reunió en una casa de playa por razones estrictamente profesionales y con el objetivo de preparar la siguiente temporada, aunque confiesa que se eligió ese emplazamiento para que los participantes pudieran disfrutar del tiempo libre en un entorno "estival". "Ninguno de los directores había podido disfrutar de vacaciones", se justifica la RFEF en el documento.

Tres tarjetas y tres comidas

La Federación reconoce que los directivos usaron hasta tres tarjetas corporativas durante aquellos días. Con una de ellas gastaron 167,09 euros para pagar la gasolina y dos comidas en una marisquería llamada El Barco, ubicada en el paseo marítimo de Salobreña. Con una segunda tarjeta se abonó otra comida en el mismo establecimiento. Y, por último, se empleó una tercera tarjeta para volver a comer en ese mismo restaurante. En este último caso, la factura ascendió hasta los 596,80 euros.

Foto: El presidente de la Federación, Luis Rubiales. (EFE/Rodrigo Jiménez)

La RFEF alega que a esos almuerzos "asistieron únicamente los miembros de la RFEF que asistían a la reunión de trabajo y en la última se realizó una reunión en la que participaron tres miembros de la Federación de Fútbol de Andalucía (presidente, vicepresidente y empleado)". A partir de ahí, continúa el escrito remitido al juzgado, "cualquier otro gasto efectuado en esos días fue pagado por los propios asistentes de sus cuentas personales" y "no existen extracciones de dinero en efectivo, ni se pagó nada en efectivo que fuera cargado a la RFEF".

El dinero para el chalé (3.000 euros) lo adelantó el director jurídico de la institución, Pedro González Segura. Adjuntan para demostrarlo un extracto bancario. Este mismo directivo reservó un hotel aparte "a otros asistentes y que fue pagado íntegramente por los asistentes". El escrito va acompañado también de los mensajes de WhatsApp en los que la cúpula directiva se puso supuestamente de acuerdo sobre el importe de las deudas que tenía que saldar cada uno de los asistentes.

Barbacoa "con amigos y amigas de la zona"

"Todos estos pagos fueron realizados por los participantes en las actividades que no eran de trabajo a Pedro González Segura, ya sea mediante transferencia bancaria, Bizum, etc.", detalla. Eso incluye compras en supermercados, dos paellas, pizzas o lo necesario para celebrar la barbacoa que mencionó en su declaración como testigo ante la Fiscalía Anticorrupción uno de los asistentes, el exjefe de Gabinete de Luis Rubiales. La Federación dice que esa fiesta "se desarrolló desde aproximadamente las 15 horas hasta las 19-20 horas" y admite que "a dicha barbacoa se invitó a amigos y amigas de la zona, pagándose íntegramente de manera particular por los distintos miembros asistentes de la RFEF".

Por su parte, la mano derecha de Rubiales, Andreu Camps, presentó como gastos reembolsables 122 euros de gasolina y peajes. Y el director de Marketing Comercial, Rubén Rivera, justificó una cena y una comida de trabajo con miembros de la Federación por valor de 281,50 euros. La RFEF destaca que el presidente Rubiales "no presenta ningún gasto relacionado con la actividad".

Foto: Gerard Piqué. (Reuters/Vincent West)

Para explicar la presencia de esos directivos en un chalé en la playa, el escrito de la RFEF sostiene que "la competición de la temporada anterior había acabado justo el día antes" de desplazarse a Salobreña y los partidos empezaban de nuevo en 15 días. El deporte lidiaba entonces con la pandemia y las medidas anticovid. La Federación dice que era urgente "configurar todo el modelo de competición". "En ese contexto, se decidió nombrar una comisión de urgencia", añade el escrito. Ese organismo extraordinario lo formaban el propio Rubiales y los presidentes de las federaciones andaluza y cántabra.

"Compaginar trabajo y tiempo libre"

"Era lógico —alega el documento— realizar todas las reuniones de trabajo en horario intensivo por las mañanas hasta la hora de comer incluida y poder disponer de tiempo libre después de comer, entre otras cosas porque el horario de trabajo en la RFEF era de jornada intensiva. Debe sumarse el hecho de que, dadas las circunstancias, ninguno de los directores había podido disfrutar de vacaciones previas y difícilmente podría tomarlas en las fechas posteriores". Primero buscaron la posibilidad de ir a Málaga, "pero fue imposible". "Se consideró oportuno compaginar las horas de trabajo con las horas de tiempo libre y poder compatibilizar la actividad mixta de trabajo y tiempo libre lo más parecido al periodo estival. Por esto se pensó en una ubicación próxima al mar", sentencia.

Foto: EC.

El escrito de la Federación confirma las informaciones reveladas por este periódico, que ya avanzó el uso de tarjetas corporativas en esa estancia en un chalé de lujo y el nombre de los comercios en que se usaron. El Juzgado de Instrucción número 4 de Majadahonda y la Fiscalía Anticorrupción investigan ahora esas vacaciones, en las que Rubiales y sus directivos celebraron presuntamente una fiesta con "un grupo de ocho o 10 chicas jóvenes", por si el uso de dinero de la RFEF pudo constituir un delito de administración desleal o de apropiación indebida, entre otros. La jueza instó hace días a la Federación a que le entregase ya la documentación solicitada sobre esos días en Granada tras casi 40 días sin hacerlo. La Federación explica ahora que pensó que tenía que esperar a que la Guardia Civil le remitiera un requerimiento para canalizarla a través del Instituto Armado.

Luis Rubiales y su cúpula directiva usaron tarjetas de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) durante los días que pasaron en un chalé con piscina en la localidad granadina de Salobreña en agosto de 2020. Entre los gastos abonados con fondos de la institución, figuran varias comidas en una marisquería situada en primera línea de playa, como adelantó El Confidencial en octubre. El alquiler de la vivienda fue sufragado en un primer momento por un cargo de la RFEF, pero cada uno de los asistentes le habría reintegrado posteriormente la parte que le correspondía a través de Bizum o transferencias, según mantienen los abogados de la entidad.

Luis Rubiales Real Federación Española de Fútbol
El redactor recomienda