Es noticia
Menú
Despido en el avión y nula confianza de la directiva: parecidos entre Koeman y Van Gaal
  1. Deportes
  2. Fútbol
Nueva destitución en el Barcelona

Despido en el avión y nula confianza de la directiva: parecidos entre Koeman y Van Gaal

Ambos entrenadores holandeses no contaron con el apoyo de la directiva ni de la afición. Tanto Gaspart como Laporta los despidieron en el vuelo de regreso a la Ciudad Condal

Foto: Koeman, en su etapa como técnico del Barça. (Reuters)
Koeman, en su etapa como técnico del Barça. (Reuters)

El Barça perdió contra el Rayo (1-0) el 27 de octubre 2021. Con este resultado, los culés cayeron a la novena posición y a Koeman lo despidieron esa misma noche. La destitución sorprendió porque Laporta lo ratificó a principios de mes: "Ronald continuará siendo entrenador del Barça. Tiene un margen de confianza con independencia del resultado de hoy (contra el Atleti)".

La historia, sin embargo, deja claro que las palabras de los mandatarios valen poco. Y que los márgenes de confianza son, a menudo, demasiado breves. Dos victorias y dos derrotas después, Koeman no terminó octubre, como la ratificación en el cargo hacía prever.

placeholder Van Gaal. (Reuters)
Van Gaal. (Reuters)

Van Gaal fue el anterior Koeman

Estas fueron las palabras de Koeman tras su último partido como entrenador del Barça: "Estoy preocupado por la efectividad, no por el juego. Hemos creado y jugado a nuestro nivel, pero eso no cuenta en España". Además de ser discutible la afirmación, lo único cierto es que, justos o no, los resultados mandan. Y no solo en el Barça o en la competición española, sino en todo el mundo. Por eso su despido es un caso habitual e incluso repetido en el propio Barça.

Su compatriota Van Gaal fue el último técnico neerlandés cuya etapa en el club guarda paralelismos. La primera de esas semejanzas es la impostura exhibida por los miembros de la junta directiva en los momentos delicados. El 26 de enero de 2003, el Barça perdió en la jornada 19 contra el Celta (2-0). Los culés cayeron a la decimosegunda posición y al entrenador le comunicaron su despido en el vuelo de regreso a Barcelona. Ante los medios, el vicepresidente Closa dijo que no lo habían despedido, ya que primero querían "analizar la situación con frialdad y serenidad". Sin embargo, Van Gaal cogió la maleta dos días después; la demora se debió solo a su finiquito. Esa es la circunstancia que ha ayudado a Koeman a mantenerse en el banquillo esta temporada, aunque Laporta no lo haya admitido.

El Barça de Gaspart tenía poca liquidez y el de Laporta está directamente seco. El finiquito de Van Gaal eran seis millones de euros y, tras llegarse a un acuerdo, se redujo a cinco. Mientras que el de Koeman es de 12 y no parece que vaya a rebajarse.

placeholder Gaspart despidió a Van Gaal en el avión de regreso. (David Brunat)
Gaspart despidió a Van Gaal en el avión de regreso. (David Brunat)

En el Barça no existe el tiempo

Las similitudes entre las experiencias de ambos entrenadores, no obstante, no se ciñen al momento del cese. Aquel Barça de la temporada 2002/03 empezó la temporada despidiéndose de Rivaldo, como el actual lo hizo de Messi. Se fueron así dos jugadores importante para el equipo, que echaron en falta sus goles. Por lógica, ambos conjuntos necesitaban tiempo para acostumbrarse a la ausencia de los cracks.

Van Gaal confió en Iniesta para la reestruturación de su equipo; Koeman lo ha hecho en otros como Nico y Gavi. Esto sí forma parte del tan defendido 'ADN Barça'. Sin embargo, demuestra tener una importancia secundaria en la toma de decisiones de los directivos. Sucede siempre: cuando el equipo no gana a corto plazo la identificación se emborrona.

El de Koeman no ganaba y, buscando comprensión, el técnico justificó los resultados con un "es lo que hay" que hacía referencia a la falta de calidad y experiencia de algunos jugadores disponibles. Algo parecido a lo que un desconsolado Ramón Besa escribió en 'El País' cuando se anunció la salida de Van Gaal en 2003: "Dejará un Barça derrotado y desmoralizado, frágil, a tiro de piedra del descenso, tan falto de calidad como de carácter y estilo (...) Es lo que hay, ha venido a decir, sabedor de que su libreta no tiene truco".

placeholder Koeman, en su presentación como entrenador del Barça. (Reuters)
Koeman, en su presentación como entrenador del Barça. (Reuters)

El nuevo entrenador ¿será Xavi o Antic?

El "es lo que hay" de un lado y de otro no responde a la realidad de un club que nunca hace distinción entre jóvenes y experimentados; caros y baratos; estilosos o no. En el Barça, con los jugadores que integran la plantilla, hay que ganar el máximo de partidos, como precisó Piqué en alguna ocasión reciente. "Es lo que hay", en el fondo, se trata de una demanda de tiempo por parte de los entrenadores.

El Barça, sin embargo, es una entidad que no dispone de tiempo. Así lo declararon en su día los técnicos Lattek y Menotti, según sus vivencias como azulgranas. En similar sentido, Van Gaal explicó su salida en 2003: "Fue por la presión, por el entorno, por el ambiente, que he visto que influye más que yo". Koeman pidió tiempo varias veces para que su equipo madurara y Louis acusó al entorno de no ser favorable para que los directivos lo concediesen. Ninguno lo tuvo. El Barça es su ambiente y el ambiente exige victorias incluso por encima de genéticas y estilos. Esto también lo dice la historia, como se verá acto seguido.

Menotti y el multiusos casero Rexach, por aquello de no perder el estilo, fueron tanteados para suplir a Van Gaal . Ese estilo de juego que el holandés, en su primera etapa, declaró no querer traicionar cuando jugaba contra el Valencia. Mientras tanto, muchos culés pedían su cabeza cuando un Barça de estilo perdía una y otra vez frente el contragolpeador Valencia.

Foto:

El sustituto de van Gaal fue Antic, un viejo rockero acostumbrado a ganar en clubes grandes con armas de 4-4-2, repliegue y estrategia, usos poco reconocibles en la entidad catalana desde tiempos de Cruyff. El equipo se metió en UEFA, pero jugó a otra cosa y el serbio prescindió de Iniesta, la mejor noticia en aquellas fechas. Pese a ello, ganar supuso que Antic fuese renovado por la junta interina y buena parte de la afición pidiese su continuidad para la siguiente temporada. Entonces llegaron Laporta y su nueva directiva presentándose como aire fresco, lo que incluía firmar a un neerlandés para el banquillo, por consejo de Cruyff. Contrataron a Rijkaard, a quien estuvieron cerca de cambiar por Scolari a mitad de curso a causa de los malos resultados. Y años después por Mourinho, otro ganador más allá del estilo. Luego llegó Guardiola, que ganó y por eso se mantuvo.

Ahora, para sustituir a Koeman de manera provisional, el Barça nombra a Sergi, gloria barcelonista que lleva escasos meses como entrenador del filial. "El interinaje en el banquillo del primer equipo cesará en cuanto el club cierre la contratación de un nuevo entrenador", anunció el Barça. Similar caso al que sucedió cuando van Gaal fue destituido, con De la Cruz tomando temporalmente su lugar como opción de club, quien duró en el banquillo un partido perdido.

El experimentado y poco ganador Roberto Martínez y el naciente Xavi, por aquello de mantener el estilo, son los nombres que suenan para reemplazar a Koeman. Aunque a saber. Tal y como son las cosas, tampoco se puede descartar que finalmente llegue un técnico con vitola de ganador que nada tenga que ver con el juego del Barça. Y que prescinda de Nico y de Gavi. Porque en el Barça, en España, en los Países Bajos y en Catar, la historia habla claro sobre la influencia de los resultados en las decisiones de los directivos.

El Barça perdió contra el Rayo (1-0) el 27 de octubre 2021. Con este resultado, los culés cayeron a la novena posición y a Koeman lo despidieron esa misma noche. La destitución sorprendió porque Laporta lo ratificó a principios de mes: "Ronald continuará siendo entrenador del Barça. Tiene un margen de confianza con independencia del resultado de hoy (contra el Atleti)".

Joan Laporta
El redactor recomienda