la gestora no frena la salida de un histórico

Rexach se marcha en silencio por la crisis: el ocaso del histórico culé que fichó a Messi

Se marcha un profesional que es historia del Barcelona y, lo peor, es que lo hace en el más absoluto silencio. Carles Rexach (73 años) lo ha sido todo en la entidad azulgrana

Foto: Carles Rexach junto a Leo Messi para recibir el trofeo de máximo goleador del argentino en la Liga. (Efe)
Carles Rexach junto a Leo Messi para recibir el trofeo de máximo goleador del argentino en la Liga. (Efe)

Faltan poco más de dos meses para que se pongan las urnas en el Barcelona y conocer quién es el nuevo presidente. Será el 24 de enero. Una fecha que, por cierto, deja muy poco margen de maniobra al nuevo dirigente si quiere hacer fichajes en el mercado de invierno. La Junta Gestora que preside Carles Tusquets lo ha querido así y en esta transición de Bartomeu al nuevo presidente del club está tomando decisiones que le corresponden en la gestión del día a día de la institución. Unas son normales y otras traumáticas. La comisión gestora, por ejemplo, no ha podido frenar la salida de Carles Rexach en una decisión que ha generado confusión.

Carles Tusquets ha impuesto desde su llegada, hace tres semanas, una dura política de ajuste y rebajas salariales. Sobre todo con las nóminas más altas. La de Rexach estaba entre ellas y tampoco se iba a librar, con lo que ha preferido marcharse antes de que acabe su contrato. Expira a finales de este año. ¿Le han despedido, le han invitado a irse o se ha marchado? Es la confusión que genera su salida. Rexach prefiere decir que se ha ido él, aunque lo ha hecho a regañadientes por haber cobrado menos de lo que tiene estipulado y visto el rumbo que coge el club.

Rexach no es un profesional más. Ejercía como asesor deportivo del presidente Bartomeu, antes de Sandro Rosell, pero Tusquets considera que no se puede dejar llevar por la historia de una figura en un club que está sumido en una importante crisis. Así se lo dijo a los futbolistas y a Messi, ni más ni menos, también le afecta el tijeretazo. En la reunión de la semana pasada con los representantes se rompió la negociación para el ajuste o adecuación salarial porque en la plantilla consideran que la comisión gestora no está legitimada para ejecutar una medida de tanto calado como la de un recorte de 191 millones de euros en masa salarial.

La negativa de los jugadores a Tusquets

Las tensiones y discrepancias con los futbolistas están ahí y, según la Junta Gestora, se han dado un periodo de reflexión para volver a negociar a partir del lunes 23 de noviembre. Existe la amenaza de que si no se llega a un acuerdo de reducción inminente, Tusquets puede tomar una decisión unilateral. La transición se ha convertido en un periodo de entreguerras dentro del club. Parecía que con la dimisión de Josep María Bartomeu llegaría la calma y desaparecerían las tensiones. Ni mucho menos. Los jugadores no legitimizan a Carles Tusquets en este asunto. Pese a que otros como Piqué, Ter Stegen, De Jong y Lenglet ya hayan llegado a un acuerdo particular anteriormente para aplazar parte del pago de la ficha de esta temporada a cambio de alargar el contrato.

Al mismo tiempo, Ronald Koeman aprieta para que se puedan hacer fichajes en el mercado de invierno. Si ya tenía urgencias en fichar a un delantero (el elegido es Depay) ahora lo ve más necesario con la lesión de larga duración de Ansu Fati. La postura de Tusquets con Koeman es hacerle esperar para ver si puede dar salida a varios jugadores como Riqui Puig, Carles Aleñá, Junior Firpo y Matheus Fernándes, entre otros. No va a ser nada sencillo. Riqui Puig ya se negó en verano a marcharse y, aunque hasta la fecha ha jugado poco más que tres minutos, su postura es firme ante Tusquets y Koeman. La operación salida en enero también será complicada. Como sucedió en verano con Bartomeu al frente.

En este periodo de transición hacia una nueva Junta directiva y en la que hay precandidatos como Jordi Farré (impulsor del voto de censura contra Bartomeu) que se han quejado de la tardía fecha del 24 de enero para la celebración de las elecciones, se produce la confusa salida de Rexach. Una de las razones, según apuntan desde dentro del club, es que no tiene sentido que haya un asesor del presidente cuando Bartomeu ya no está en el cargo. Tusquets decidió, antes de echar a Rexach, despedir a Jaume Masferrer. Otro asesor de Bartomeu y el hombre que está bajo sospecha por el contrato con la empresa que monitorizaba las redes sociales del club y desde la que se desprestigiaba a los opositores.

Rexach junto a Bartomeu y Robert Fernández
Rexach junto a Bartomeu y Robert Fernández

¿Actúa Carles Tusquets con mando presidencialista cuando su figura es la de interino? Según los estatutos del club, la comisión gestora solo está capacitada para gestionar el proceso electoral y la actividad corriente del día a día. Tusquets (69 años), al que se le conoce como el joven tesorero que entró durante el mandato de Josep Lluis Núñez, está yendo a más y con el argumento de la necesidad de recortes por la falta de ingresos busca quitar de un lado y otro. Carles Rexach lo ha entendido bien. Su tiempo está agotado. Ya no siente la confianza.

Se marcha un profesional que es historia del Barcelona y, lo peor, es que lo hace en el más absoluto silencio. Carles Rexach (73 años) lo ha sido todo en la entidad azulgrana desde que entró en la cantera con 12 años y debutó con el primer equipo con 18 años. Estuvo un total de 17 temporadas en el primer equipo, llegó a ser el máximo goleador de la Liga (temporada 1970-71) y se retiró con 449 partidos con la camiseta azulgrana y 122 goles. Pasó de jugador a entrenador del juvenil e inició una larga etapa en los banquillos de la casa que solo sufrió una breve interrupción cuando se marchó a entrenar al Yokohama Flugels en Japón. Solo duró un año y regresó al Barça.

La ruptura con Cruyff

En el Barça fue la mano derecha de Johan Cruyff y juntos consiguieron construir el famoso ‘Dream Team’, pero un día se rompió la relación entre ellos. Cuando Josep Lluís Núñez despidió a Cruyff, en los dos últimos partidos de la temporada 1995-96, y pidió a Rexach que cogiera el equipo. No le sentó nada bien a Cruyff. ‘Charly’, como se le conoce, ya había asumido en varias situaciones el papel de entrenador de la casa en momentos de urgencia.

Después de muchos años era una institución y Joan Gaspart quiso tenerle cerca. Confió en él como secretario técnico y su ojo clínico hizo que llegara al Barcelona el mejor jugador de la historia. Fichó a Leo Messi con solo 13 años. Fue una apuesta de Rexach con la complicidad del intermediario José María Minguella. Rexach fue puesto en alerta, hizo que la familia Messi viajara a Barcelona para conocer cuál era el nivel del niño argentino. Había dudas por la estatura y el plan de crecimiento que necesitaba. Era costoso. De hecho, no fichó antes por River Plate porque el club argentino no podía pagar este tratamiento. Rexach sí se decidió y firmó en una servilleta un contrato que asumió Gaspart.

Conviene recordar de quién prescinde el Barcelona, pero sobre todo, las formas en cómo se ha producido. La ausencia de tacto. Al margen de las razones para decir que Rexach ocupaba un cargo de asesor de un presidente que ya no está, queda la sensación de que a ‘Charly’ se le trata como un empleado cualquiera cuando lo ha sido todo en el Barcelona. Entre muchas cosas consiguió ganar la primera Copa de Europa, en 1992, como ayudante de Cruyff. De su retirada del fútbol todavía se recuerda el partido homenaje, en 1981, en el Camp Nou contra la Selección argentina en la que estaba un jovencito Diego Armando Maradona. Cuando Rexach vio al pequeño Messi le dijo a Gaspart que era el nuevo Maradona.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios