Es noticia
Menú
Lo del Real Madrid con Hazard como delantero pinta a patinazo si no le pone remedio
  1. Deportes
  2. Fútbol
el club se resiste a los fichajes

Lo del Real Madrid con Hazard como delantero pinta a patinazo si no le pone remedio

Ancelotti le dio a Hazard toda la segunda parte del partido contra el América para jugar de delantero. Marcó un gol de penalti, pero mostró sus carencias para jugar en esta posición

Foto: Hazard en una acción del partido contra el América. (EFE/Ross Cameron)
Hazard en una acción del partido contra el América. (EFE/Ross Cameron)

El segundo partido del Real Madrid en la pretemporada sirve para sacar conclusiones, a pesar de que Ancelotti se lo quiera llevar al terreno de la preparación y ponga el foco en la final de la Supercopa de Europa contra el Eintracht de Frankfurt el próximo 10 de agosto. El empate contra el América (2-2) sabe a poco, aunque el resultado no es lo más importante. Lo relevante, una de las conclusiones tácticas, es el plan que tiene el entrenador de convertir a Eden Hazard en delantero. La pasada temporada experimentó con Isco, Marco Asensio y Modric en la punta de ataque. Ninguno funcionó. Lo de Hazard también pinta a patinazo si en el club no le ponen remedio. Tiempo hay. Queda todo el mes de agosto para acudir al mercado y encontrar otro futbolista que conozca mejor el oficio de delantero.

Benzema jugó la primera parte y Hazard la segunda. Los dos marcaron un gol, pero la diferencia es abismal entre el francés y el belga. El primero hizo un golazo desde fuera del área y el segundo marcó de penalti. No es solo la calidad y la belleza del gol lo que diferencia al delantero titular del suplente. Es el golpe de realidad de comprobar que Benzema sí tiene movimientos letales para acabar las jugadas, además de todo lo que aporta en la generación de juego con desmarques y asociaciones. A Benzema, como se vio la temporada pasada, se le caen los goles. Hazard es otro mediapunta que Ancelotti intenta reconvertir a delantero. El técnico italiano no está ciego. Es el primero que ve y sabe que Hazard no es delantero. Pero es un hombre entregado al club y no lo va a decir. Va a costar que Hazard rompa a goleador ocupando la punta del ataque.

placeholder Benzema, en la acción del gol al América. (EFE/Ross Cameron)
Benzema, en la acción del gol al América. (EFE/Ross Cameron)

Ancelotti insiste en que el club no va a fichar a un delantero y contra el América decidió darle los primeros cuarenta y cinco minutos a Benzema y los segundos a Hazard. En el banquillo se quedaron sin jugar los otros tres delanteros: Mariano, Borja Mayoral y el canterano Latasa. La conclusión es que al primero le están empujando para que se vaya y con el segundo están pendientes de coger la oferta de 10 millones de euros que hay del Getafe o quedárselo si Mariano finalmente encuentra la salida. A la espera de este embrollo, lo que hace Ancelotti es insistir con Hazard como delantero y tener en la recámara a Latasa.

Hace daño fuera del área

El belga le pone ganas, tiene otro aspecto físico, más fino y ágil. El problema no es la calidad ni tampoco los miedos a una recaída de la lesión del tobillo que tanta guerra le ha dado. Lo complicado son los movimientos que tiene que hacer para finalizar las jugadas. En estático, como referencia, está perdido. Le cuesta jugar de espaldas y fajarse entre los centrales. No se puede pretender hacer que Hazard haga de Haaland. Es otro tipo de jugador ofensivo que ha tenido éxito, en sus mejores años, amenazando desde fuera del área. Desde la banda izquierda o por detrás de un delantero centro es como hacía daño el belga. Lo que le piden en el Real Madrid es algo extraño para él y por mucha voluntad que le ponga, se le ve atascado.

Foto: Koundé, en un partido del Sevilla contra el Barcelona. (EFE/Alberto Estévez)

Contra el América no jugó ni bien ni mal. Estuvo participativo y acertó con el penalti. El gol le dará confianza. No marcaba desde el 20 de enero en el partido de octavos de final de la Copa del Rey contra el Elche. Esperar a que Hazard, con todas las ganas que le pone y por su mejoría física, las enchufe como delantero es un error. No es un goleador de área. Tendría que sufrir una transformación al estilo de la que se vio con Benzema cuando se marchó Cristiano Ronaldo y el francés asumió la responsabilidad del gol. Pero este cambio en Hazard cuesta verlo y da la sensación de que está demasiado forzado y llega tarde. Es un gran jugador si recupera la chispa, la velocidad, el regate y la confianza. Pero no se le caen los goles.

Hazard, a la espera de que explote una faceta que es desconocida, está desaprovechado. Juega en una posición que no es la suya. Está forzado a hacerlo, a adaptarse y sumar méritos porque el carril derecho se lo ganó Vinicius. Pero el belga no es delantero. Es un generador de juego, al estilo de Benzema, con bastante menos gol. Un especialista en la conducción del balón, que se asocia, dribla, da el último pase y puede hacer daño llegando desde atrás. Su talento es el de un desatascador. El instinto goleador no lo lleva por naturaleza. La mayoría de los goles que ha hecho en el Chelsea y en la Selección belga han sido como consecuencia del juego y no como un rematador de primer toque.

Detectar las carencias

El partido contra el América sirve para recuperar la fe en Hazard como futbolista sano y motivado. Sus mejores acciones son fuera del área, cayendo a la banda, saliendo a recibir entre líneas, buscando apoyos, pero no rematando a portería. Benzema, con bastantes menos días de pretemporada, dejó una primera parte sobresaliente. Hizo todo lo que hace Hazard fuera del área y le añadió lo más importante. Tiene pegada. Se volvió a ver la versión agresiva y ambiciosa del '9' que la temporada pasada marcó 44 goles. Benzema hace jugar y marca. Hazard, de momento, hace jugar. Marca de penalti.

Las pretemporadas sirven, por lo tanto, para más cosas que afinar el equipo en lo físico y en lo táctico. Hay que detectar las carencias. El Real Madrid tiene todavía tiempo para valorar si hace falta fichar a otro delantero o se la juega con Hazard. Estamos a la espera de que el belga tenga una transformación asombrosa como goleador.

En lo físico, hay garantías de que el trabajo que hace el cuerpo técnico es bueno. Antonio Pintus puso al equipo como aviones la temporada pasada y de ahí viene gran parte del éxito para ganar la Liga y la Champions. En lo táctico, el Real Madrid está hecho y quiere dar continuidad a la dinámica ganadora con dos fichajes (Rüdiger y Tchouaméni) que harán más sólido al equipo. Están acoplándose. El defensa estuvo despistado en el primer gol del América. El joven mediocentro francés demostró su potencial físico, atrás y con llegadas al área rival. Queda el partido contra la Juventus en la gira americana para seguir despejando más dudas, principalmente con el rol de Hazard.

El segundo partido del Real Madrid en la pretemporada sirve para sacar conclusiones, a pesar de que Ancelotti se lo quiera llevar al terreno de la preparación y ponga el foco en la final de la Supercopa de Europa contra el Eintracht de Frankfurt el próximo 10 de agosto. El empate contra el América (2-2) sabe a poco, aunque el resultado no es lo más importante. Lo relevante, una de las conclusiones tácticas, es el plan que tiene el entrenador de convertir a Eden Hazard en delantero. La pasada temporada experimentó con Isco, Marco Asensio y Modric en la punta de ataque. Ninguno funcionó. Lo de Hazard también pinta a patinazo si en el club no le ponen remedio. Tiempo hay. Queda todo el mes de agosto para acudir al mercado y encontrar otro futbolista que conozca mejor el oficio de delantero.

Eden Hazard Karim Benzema
El redactor recomienda