Es noticia
Menú
Poyet: "El Real Madrid tiene en Tchouaméni a una máquina de robar balones"
  1. Deportes
  2. Fútbol
el punto fuerte del francés

Poyet: "El Real Madrid tiene en Tchouaméni a una máquina de robar balones"

Gustavo Poyet es el primer entrenador que apostó por Aurelién Tchouaméni para dar el salto al fútbol profesional y pone en valor las virtudes del fichaje estrella del Real Madrid

Foto: Tchouaméni en su presentación como jugador del Real Madrid. (Reuters/Isabel Infantes)
Tchouaméni en su presentación como jugador del Real Madrid. (Reuters/Isabel Infantes)

El Real Madrid refuerza la plantilla con más físico. Tchouaméni y Rüdiger dan músculo a un equipo que tiene que ser más rocoso, sólido e intenso. El rendimiento del joven centrocampista francés en la alta competición está por ver. El del defensa alemán es conocido. Antonio Rüdiger llega del Chelsea con muchas más batallas y guerras. Campeón de la Champions hace dos temporadas, viene de competir en Inglaterra contra potentes equipos y con su Selección. Tiene un largo recorrido. Aportará carácter, contundencia y experiencia. Tchouaméni está empezando en la alta competición, pese a que ya es un futbolista habitual con la Selección absoluta de Francia.

Por Aurélien Tchouaméni ha pagado el Real Madrid al Mónaco una cantidad fija de 80 millones de euros, más otros variables que pueden poner el coste del fichaje en los 100 'kilos'. Es una cantidad importante para un chico tan joven, que estaba cotizado, pero que empieza como suplente. Tiene que competir duro, adaptarse a la exigencia y demostrar sus virtudes en un centro del campo consolidado. Casemiro, Kroos y Modric conceden y regalan poco. Parten en el once de gala de Carlo Ancelotti.

Gustavo Poyet, actual seleccionador de Grecia, es el entrenador que mejor puede hablar de quién es Tchouaméni. Apostó por él en su etapa en el banquillo del Girondins de Burdeos. Poyet llegó en enero de 2018, cogió un equipo que estaba en posiciones de descenso y lo clasificó para la Europa League. Miró a la cantera y le asombró el físico y las cualidades del jovencísimo Tchouaméni. De él destaca su poderío, despliegue y la capacidad para recuperar balones. Poyet habla en esta entrevista para El Confidencial del acierto del Real Madrid con el fichaje del centrocampista francés. También trabajó, en su etapa, en el cuerpo técnico del Tottemham, con Luka Modric. Con el croata no encuentra palabras y le faltan los elogios para describir su progresión y altísimo rendimiento.

placeholder Tchouaméni roba un balón en un entrenamiento del Real Madrid
Tchouaméni roba un balón en un entrenamiento del Real Madrid

PREGUNTA. ¿Qué radiografía personal y profesional puede hacer de Tchouaméni?

RESPUESTA. Es un chico muy inteligente. Cuando llegó al primer equipo del Mónaco no dejó los estudios y es destacable la actitud que tiene por aprender. Lo que tiene es mucha personalidad. Las ideas las tiene claras y sabe lo que quiere en todo momento. Es de esas personas y profesionales que siempre están dispuestas a aprender. Es muy bueno para un entrenador. En lo deportivo puede jugar en diferentes posiciones del centro del campo. Por delante de la defensa, como único pivote, o con un sistema de dos mediocentros. Lo que destaca es su físico. Es un privilegiado y eso le permite llegar al área. Es algo impresionante. Lo tiene por naturaleza. Tiene mucho potencial por diferentes cualidades. Es alto, potente, fuerte, defiende y ataca, da equilibrio a los sistemas y tiene recorrido. Es, sin duda, un futbolista joven, con personalidad, que se cuida, le gusta aprender y tiene ambición.

P. ¿Ha acertado el Real Madrid con el fichaje de Tchouaméni?

R. Por supuesto. Es un gran fichaje de presente y, lo más importante, de futuro. A mí no me sorprendió que el Mónaco pagara 10 millones de euros para hacerse con su fichaje. Se veía venir que tendría progresión. De joven jugaba más adelantado y tenía gol. Luego, cuando fue cogiendo más físico y se vio toda la potencia en su juego, fue retrasando la posición en el campo. En el Mónaco ha hecho goles de cabeza, ha mejorado con la pelota parada, pero es que es un jugador moderno. Un 'box to box' que te da mucho en el juego de ida y vuelta. Tiene corpulencia, intensidad y más margen de crecimiento.

P. Todo son elogios y en España es un desconocido. ¿Con lo joven que es no le va a poder la presión de jugar en el Real Madrid?

R. A mí lo que me deja tranquilo es que tiene de entrenador a Ancelotti. Está en buenas manos. Con un entrenador que tiene experiencia y es un sabio. No tiene por qué triunfar desde el primer partido que salga a jugar. En el centro del campo está Casemiro, un magnífico Kroos y un Modric que parece que no se va a acabar nunca. Tchouaméni tiene que tener su periodo de adaptación. Es verdad que la primera impresión siempre es importante, pero llega a un equipo que acaba de ser campeón de la Champions y de la Liga. Su proceso tiene que ser más llevadero porque es un jugador de futuro. Es un buen fichaje y el Real Madrid está trabajando de una manera inteligente este tipo de contrataciones de jóvenes jugadores. Modric, Kroos y Casemiro no son para siempre. Lo mejor que puede tener un equipo es competencia y Tchouaméni, junto con Camavinga y Fede Valverde, se la dan al entrenador. Para que un equipo esté bien, el entrenamiento tiene que tener nivel. Los del Real Madrid tienen que ser un espectáculo en lo físico y en lo mental. Sus entrenamientos tienen que ser muy ricos en competencia.

Foto: Benzema celebra un gol en la remontada contra el PSG. (Efe/Juanjo Martín)

P. De todo lo que ha dicho hay que añadir que en el Real Madrid destacan de Tchouaméni su tranquilidad.

R. Así es. No es nada nervioso. Es otra cualidad. Es que es un chico excepcional, de los que le gusta tener a todos los entrenadores. Para mí fue muy fácil hacerle debutar. Lo vio pronto. Era un chico con una formación adelantada, profesional, le dije que iba a jugar y lo hizo con toda la tranquilidad del mundo. Te escucha, aprende y es educado. Lo pone fácil. Yo cuando le hice debutar tenía 18 años. Pero estaba seguro de que no me fallaría. Le había hecho un seguimiento en el filial y le puse de interior. Jugaba en la posición de Modric y lo que se me quedó grabado es la facilidad para recuperar balones. Es una máquina de robar balones. Llega a todo. No es que solo tenga físico, sino que es elegante cuando juega y también tiene un buen golpeo de balón. Si le das a elegir, a él le gusta jugar en la posición de Casemiro, por delante de la defensa. Si tiene alguien al lado, como Kanté en la Selección, llega con facilidad al área contraria.

P. Ha trabajado también con Luka Modric en su etapa en el Tottenham. ¿Qué opinión tiene de la carrera y el rendimiento que está teniendo el croata? ¿Le sorprende?

R. Si tengo que elegir a un futbolista de todos los que entrené como el mejor, ese es sin duda Modric. Por todo. Por cómo entiende el fútbol, por el balance que da al juego del equipo, por la calidad, porque es el más completo. Es un jugador de otro nivel, distinto. Hace un año parecía que se acaba y su carrera no termina nunca. Cada vez está mejor y todo suma para que esté marcando las diferencias por su talento y en lo físico. Se cuida, juega con ilusión, pasión y aprovecha su experiencia.

placeholder Luka Modric besa el trofeo de la Champions ganada al Liverpool en París
Luka Modric besa el trofeo de la Champions ganada al Liverpool en París

P. Tchouaméni es presente y futuro, pero en la plantilla hay otro jugador joven que está tirando la puerta del equipo y juega los partidos importantes. Me refiero a su compatriota Fede Valverde. ¿Qué tiene de especial este jugador?

R. No le conocía antes de llegar al Real Madrid, pero ahora me parece un futbolista impresionante. Cuando corre parece que no apoya los pies. Es como si fuera volando. Lo que tiene es un enorme despliegue físico y la humildad de adaptarse a diferentes posiciones. Lo da todo por el equipo. Esto es muy uruguayo. El carácter ganador. No anteponemos lo individual a lo colectivo. Fede Valverde siempre piensa en el equipo. Yo le vi en Londres, en el partido contra el Chelsea en la Champions, y fue impresionante.

Foto: Lorenzo Sanz Durán, junto a su padre y su cuñado Michel Salgado levantando la Séptima. (Reuters)

P. ¿Cómo está siendo su experiencia en la Selección de Grecia?

R. Es un cambio muy importante en mi carrera. Grecia lleva desde 2014 sin estar en un Mundial y una Eurocopa. Necesita volver, darse una alegría y confiaron en mí. Yo conocía el fútbol griego y me gustó el desafío. Es como el fútbol uruguayo. Se pasa enseguida a los extremos. Si ganas eres Dios y si pierdes es un desastre. Cuando eres seleccionador hay más de análisis para elegir bien a los jugadores que hacer el trabajo de rutina de un entrenador de club. Al principio jugamos dos partidos amistosos y parecía duro. Pero ahora hemos ascendido en la Liga de Naciones. Tenía mucha presión, no creo que esté haciendo un milagro, pero solo ascender en la Liga de Naciones se ha celebrado como si fuera un título. Esto es importante porque nos permite subir posiciones en el ranking para estar en el sorteo de la Eurocopa 2024, que es nuestra gran ilusión. Poder hacer feliz a la gente.

P. ¿Echa de menos España? ¿Qué recuerdos guarda?

P. Sí, claro. Una de mis mejores etapas fue como futbolista en el Zaragoza y ahí hicimos historia con la victoria de la Recopa en París. Fue increíble cómo se vivió en la ciudad y cómo la gente se conectó al equipo.

El Real Madrid refuerza la plantilla con más físico. Tchouaméni y Rüdiger dan músculo a un equipo que tiene que ser más rocoso, sólido e intenso. El rendimiento del joven centrocampista francés en la alta competición está por ver. El del defensa alemán es conocido. Antonio Rüdiger llega del Chelsea con muchas más batallas y guerras. Campeón de la Champions hace dos temporadas, viene de competir en Inglaterra contra potentes equipos y con su Selección. Tiene un largo recorrido. Aportará carácter, contundencia y experiencia. Tchouaméni está empezando en la alta competición, pese a que ya es un futbolista habitual con la Selección absoluta de Francia.

Luka Modric Casemiro
El redactor recomienda