Es noticia
Menú
Koundé, la obsesión de un Xavi que entra a 'matar' con algo más que el poder de seducción
  1. Deportes
  2. Fútbol
el técnico compite en los despachos

Koundé, la obsesión de un Xavi que entra a 'matar' con algo más que el poder de seducción

Jules Koundé es la última pieza de caza mayor que tiene enfilada Xavi. El entrenador del Barça va con todo a por el francés en un mercado donde el Barça exhibe músculo financiero

Foto: Koundé, en un partido del Sevilla contra el Barcelona. (EFE/Alberto Estévez)
Koundé, en un partido del Sevilla contra el Barcelona. (EFE/Alberto Estévez)

Jules Koundé es la siguiente pieza de caza mayor que quiere incorporar Xavi. Al entrenador del Barcelona le da igual lo que se diga sobre la economía del Barcelona y los métodos para limpiar la plantilla de jugadores que no le interesan. A Frenkie de Jong se lo ha dejado claro en dos partidos de esta pretemporada, sacándole de su posición en el centro del campo para ponerlo de central. Xavi empuja en los fichajes y en las salidas. Su revolución es reconstruir el nuevo Barcelona con refuerzos en todas las líneas. Cueste lo que cueste. Con métodos o estrategias con las que tenga las máximas garantías de que se va a salir con la suya.

Koundé no es un capricho más para el entrenador del Barcelona. Es imprescindible. El futbolista al que le ha prometido ser el jefe de la defensa. Por encima de cualquier otro jugador. Piqué perdió la consideración de líder. Xavi necesita un defensa de confianza, que cumpla al pie de la letra todas las instrucciones tácticas, al que darle la responsabilidad de hacer fluir el juego que propone la filosofía de un estilo perdido. Xavi, en definitiva, le ha comido el 'coco' a Koundé.

placeholder Koundé, en una acción con Vinicius. (EFE/Luis Díez)
Koundé, en una acción con Vinicius. (EFE/Luis Díez)

El entrenador del Barcelona está implicado en todas las operaciones que hace el Barcelona. En unas, es más incisivo y determinante que en otras. Con los fichajes, está demostrando su capacidad de persuasión. Con Koundé hace lo mismo que con Lewandowski. En las charlas que tiene el técnico con estos jugadores les hace sentir que van a disfrutar jugando al fútbol como no lo habían hecho antes, que ganarán y darán espectáculo, que son, por supuesto, imprescindibles y se convertirán en leyendas. Es el relato pasional, fogoso y hasta vehemente de Xavi el que ilusiona a los fichajes.

Colmillo en los despachos

El efecto Xavi se empieza a notar desde que descuelga el teléfono y vende un proyecto que es irresistible. Así empujó para que Lewandowski no flaqueara y se mantuviera firme en su pulso con el Bayern de Múnich. Con el goleador se vio en un restaurante-discoteca de Ibiza. Laporta montó una potente estrategia para convencer al agente del polaco con la seguridad de que las 'palancas' acaban con los problemas financieros. Xavi seduce con un discurso futbolístico tentador, con llamadas y reuniones privadas. La maquinaria es potente en un entrenador que tiene colmillo para competir, también, en los despachos.

A Xavi se le da de maravilla vender su producto. Podría dedicarse perfectamente al mundo de los intermediarios, el de las relaciones públicas o, incluso, al de liderar una dirección deportiva. Tiene facilidad para embaucar. Lo demostró, de igual manera, consiguiendo que Dembélé siga en el Barcelona. Aunque en su caso no tenía tantas ofertas como imaginaba, es de los que le respaldó en las malas y le hizo jugar con la oposición del club, que le quería dejar castigado en la grada por no renovar o bajarse el sueldo en enero. Con Rapinha tuvo la complicidad de Deco, agente del brasileño y persona que trabaja para el club, pero su intervención para que rechazara al Chelsea y eligiera el Barça resultó clave.

Foto: Xavi junto a Laporta en su presentación como técnico del Barça. (Efe/Alejandro García)

Xavi dinamita los esfuerzos del Chelsea. Su figura no se puede despreciar. Lo mismo sucede con Jules Koundé. Es una obsesión de Xavi, que hace lo imposible para que el francés dificulte el acuerdo entre el Chelsea y el Sevilla. Koundé tiene ganas de sentir lo que Xavi le vende. Le da prioridad al Barcelona. Se toma su tiempo para que Laporta cuadre los números con los que poder convencer al Sevilla. Mateu Alemany ya está en conversaciones con Monchi. La obsesión de Xavi es cerrar este fichaje como se hizo con los anteriores, porque el equipo necesita un central como Koundé. Un jugador joven (23 años), potente, polivalente y con buena técnica para el manejo del balón. Un jugador nuevo al que poder moldear para hacerlo el líder de la defensa.

El dinero no parece un problema para el Barcelona. El Sevilla no baja de los 60 millones de euros y el Barça ya está en los 50 fijos más otros 10 en variables. Laporta pisa el acelerador con las 'palancas' y, aunque esta medida, todavía no le permite inscribir, no lo ve como un problema mayor. Los descartes acabarán cediendo, pasando por el aro, porque para eso encuentra en Xavi a un profesional sin escrúpulos, un brazo ejecutor que entra a 'matar' con algo más que el poder de la seducción. Es muy importante vender y recuperar la ilusión del barcelonismo. El especialista es Laporta. Para ganar, Xavi va con todo para tener un equipo competitivo. "Mi sueño es devolver al Barça a la cima del mundo", es la sentencia del entrenador en la gira americana.

Jules Koundé es la siguiente pieza de caza mayor que quiere incorporar Xavi. Al entrenador del Barcelona le da igual lo que se diga sobre la economía del Barcelona y los métodos para limpiar la plantilla de jugadores que no le interesan. A Frenkie de Jong se lo ha dejado claro en dos partidos de esta pretemporada, sacándole de su posición en el centro del campo para ponerlo de central. Xavi empuja en los fichajes y en las salidas. Su revolución es reconstruir el nuevo Barcelona con refuerzos en todas las líneas. Cueste lo que cueste. Con métodos o estrategias con las que tenga las máximas garantías de que se va a salir con la suya.

Xavi Hernández Joan Laporta
El redactor recomienda