Es noticia
Menú
Los nombres del Tour en el que Jonas Vingegaard le arrebató el trono a Pogacar
  1. Deportes
  2. Ciclismo
Los españoles decepcionaron

Los nombres del Tour en el que Jonas Vingegaard le arrebató el trono a Pogacar

El danés logró su primera victoria en Francia tras ser segundo el año pasado. El esloveno, por su parte, frenó su racha y no consiguió su tercer triunfo consecutivo en esta gran vuelta

Foto: Jonas Vingegaard es el nuevo campeón del Tour de Francia. (Reuters)
Jonas Vingegaard es el nuevo campeón del Tour de Francia. (Reuters)

El Tour de Francia según Jonas Vingegaard

A mí lo que me dijeron, tío. Tú, Jonas, eh, Jonas, sí, tú, mira, una cosa... Tú a rueda del que va con el maillot verde... Vale, y, si no está el del maillot verde, a rueda del que va con el maillot blanco, ¿vale? Y luego ya, cuando veas momentito, lanzas un despegue atómico. Y nada, que eso hice. En Granon y en Hautacam. Todo el Tour tranquilo, imaginen. Bueno, lo de los adoquines, pero eso estaba más o menos calculado. Todo el Tour tranquilo, decía, así que llevaba dentro una jindama en acumulación, un rollito de adolescente los domingos que no podía, no podía. Vamos, que supuraba excitaciones, macho, que necesitaba soltar patas y meneos. Así que en la crono, pues fui como fui. Uhhh, locurón, Jonas, lijando cunetas, batiendo a los culos grandes, entrando en meta parado, que casi saco el móvil antes de marcar tiempo. Uhhh, Jonas, Jonas. En fin, que ha sido fácil, creo, porque todo nos salió a la perfección. Y yo... En fin, yo llevaba patazas.

placeholder La felicidad de Vingegaard tras proclamarse campeón. (Reuters/Christian Hartmann)
La felicidad de Vingegaard tras proclamarse campeón. (Reuters/Christian Hartmann)

El Tour de Francia según Tadej Pogacar

Todo controlado. Todo todito. Si estoy que me salgo, si he metido exhibiciones en el prólogo, en los adoquines, buf, me gustó lo de los adoquines, igual el año que viene pruebo por Roubaix. Total, en De Ronde ya metí mis buenas castañas. Vale, eso han sido segundos, pero porque no había más terreno, porque no podía explotar más el diferencial físico. Pero, mira, dos etapas, que al final los parciales suman, que no se puede escapar ni un día, que aquí hemos venido a domeñar. Ahora, ahora me lo ventilo todo, en los Alpes. Ah, el Galibier, qué bonito, tú. Aunque, espera... Joder, pues no va y ataca Primož a 7.000 millones de kilómetros de meta. Y ahora el otro, el danés. Y otra vez Primož. Pero si estamos a un huevo. En fin, voy a acelerarlos yo, para asustar. Cucú. Vaya, las risas. ¿Ves?, ya somos más en el grupo. Eh... igual es por la altitud, pero... un momento, que me dé por contar... Uno, dos, tres, cuatro, cinco... y el otro delante, el de verde. Espera, que esto va a ser más difícil de lo que pensé. Coño, y hasta me está entrando un poquito de hambre. Qué raro. Ah, claro, es que entre que ataca y no se me ha pasado lo de comer. Vaya, cada vez tengo más hambre. Si hasta parece que hay 17 Jumbos aquí, igual empiezo a ver visiones. Ay, ay...

placeholder Pogacar no ha podido sumar su tercer Tour. (EFE/Yoan Valat)
Pogacar no ha podido sumar su tercer Tour. (EFE/Yoan Valat)

El Tour de Francia según Geraint

Pero dónde van esos dos... Eh, veniros 'pacá', que no hay prisa, que la cima no marcha a ningún lado. En fin, nada, mira, yo ya ni lo intento, porque pa' qué. Aquí, a un ratito chico, a mi ritmo. Que mira el corpachón, quién se iba a pensar que aguantase así, ¿eh? A ver, tengo mis credenciales, pero a estas alturas de la vida, pues había pocas apuestas en favor. Y lo que me gusta llevar la contraria. Como cuando hice aquello del micro en París, qué carcajeo, tío. Luego todos en el 'pub' haciendo lo mismo cada jueves de trivial, que al final Neil (Neil es el que lleva ese negocio) andaba chinado con nosotros, y yo le dije, mira, Neil, tío, relaja, simplifiiiica. Y él nada. Así que le compré otro micro. Y eso, que tercero está bastante bien. Si es que nos veías subiendo Peyragudes y parecía el padre de los muchachos. En fin. Esa pinta... ¿te la vas a terminar?

placeholder Van Aert ha sido otro de los nombres destacados de esta edición. (EFE/Yoan Valat)
Van Aert ha sido otro de los nombres destacados de esta edición. (EFE/Yoan Valat)

El Tour de Francia Wouyt van Aert

Buenas... Pues nada, me pillas aquí, lavando el perro de Primož. Ya ves, un mastín, macho, que podía haberse 'comprao' un caniche, y na. Luego tengo que arreglar un par de enchufes en la casa de Jonas, escribir siete capítulos para la autobiografía de Dumoulin ('Yo, Tom') y recolectar judías del huerto que tiene uno de nuestros directores. Es buen tiempo, este, para las judías. Sí, no, a mí me va bien, si es que no me gusta estar mano sobre mano. Tiendo a aburrirme, ya sabes. Y eso, que después saldré un ratuco a entrenar. Hoy toca... Espera, que lo miro... Hoy toca aplastar pavé como si fuese una bola de 'mozzarella'. Ayer subí 17 veces el Aubisque (y dos el Nanga Parbat) para pillar ritmo cuesta arriba. Y también, claro, 72 esprints, que al esprint se ganan un montón de pruebas. En fin, es lo que hay. ¿Quieres que echemos un mus? No hay quien me gane. O un Trivial. Ah, mira, mi trofeo de Miss Camiseta Mojada Benidorm 2017. Joder, eso sí es una buena historia. ¿Y sabes lo de “Murcia, qué hermosa eres”? Pues fue idea mía, la frase. También vendo broches hechos con fimo, mira, mira, los pinto siguiendo diseños tribales. ¿Bici? Sí, espera, la cojo en un ratuco y te gano otra etapa.

placeholder Roglic, durante una etapa del Tour. (Reuters/Christian Hartmann)
Roglic, durante una etapa del Tour. (Reuters/Christian Hartmann)

El Tour de Francia según Primož Roglic

A ver, yo ya me lo olía, ¿eh?, no vayan a pensarse. Al final vas cumpliendo años y, miren, es que esto es muy duro, y uno no es el que era. Y luego que cada temporada es diferente, y que el chico venía apuntando marcas, que ya en el Delfinado (lo digo así para que no me critiquen) me anduvo espera que te espero aquel día, el de la llegada to dura. Y, además... Que, en fin, uno tiene sus carreras sí y sus carreras no, y para mí el Tour siempre ha sido una carrera no, porque tiendo a caerme. Y, cuando no me caigo, me meten mano en la última crono, y entro con el casco por la nuca y parezco calvo, que lo peor de todo es parecer calvo, las cosas claras. Y eso, que me olía yo que este año tampoco, y luego me pego el hostión en los adoquines, que hasta fue fuera de los adoquines con una paca de paja, que ya es mala suerte lo de la paca de paja, que las pacas de paja molan para las vacucas, pero son horribles si eres ciclista. En fin. Dolía bastante, pero preferimos callarnos como periodistas en el Congreso de los Diputados, por aquello de tender celada a Tadej, que no vean qué ganas de tender celada a Tadej. Así que en Galibier... Pum, a por todas. Y salió cojonudamente. Luego pené un poco y acabé por retirarme, que el equipo lo tenía todo atado y bien atado (es una expresión que usa mucho José Joaquín, imagino que en vuestro país resulta familiar), y me vengo para la Vuelta, solo que igual no, porque las lesiones se han puesto graves de narices. Y eso, igual nunca gano el Tour, pero este julio he ayudado a ganarlo...

placeholder Enric Mas, antes de retirarse del Tour por coronavirus. (EFE/Yoan Valat)
Enric Mas, antes de retirarse del Tour por coronavirus. (EFE/Yoan Valat)

El Tour de Francia según Enric Mas

Yo lo tenía clarísimo. Pero clarísimo. Sí y, además, estaba Eusebio en el ajo, que él también pensaba como nosotros. Tú aguanta, aguanta. Aguantar es de guapos, atacar es de pobres. Vas así, sin proponer, siempre en el grupo de los primeros. Y allí eso, a conservar. ¿Ves, ves los que se quedan? Esos son valientes, y mira para lo que sirve. No, tú, ahí, resguardado. Y, oye, que me iba bastante correcto todo. El día del pavé, ¿me viste por la tele? ¿A que no? Pues ahí estuve, entrando con Jonas. Todo según lo previsto, yippee, ki, yay. Encima es que ahora corremos todos así, a atacarnos en el último puerto, y allí ya voy a mi ritmo, meto un 34-30 y para arriba en plan molinillo diabólico. Si llevo una temporada interesante, debería estar arriba. Pasa que luego Granon, y allí ya... Atacando a un huevo de meta, que qué necesidad hay, que yo no me sé mover en esos niveles. Por el Alpe mejor, porque todo más controlado, pero después el chico este, el esloveno, reincide, y ya ahí es ir cascando minutos día tras día. En fin, qué horrible. En los Pirineos fatal, tío, fatal. Luego lo del covid. Para olvidarnos de este julio.

placeholder Nairo Quintana, en acción en el Tour. (Reuters/Christian Hartmann)
Nairo Quintana, en acción en el Tour. (Reuters/Christian Hartmann)

El Tour de Francia según Nairo Quintana

Ostras, qué recuerdos. De cuando yo era joven. Mira, por este alto anduve yo cuando peleaba con Froome. Vaya tiempitos chulos, qué bien lo pasábamos. Y ahora mira, otra vez igual. En cuanto hay movimientos de fondo... reaparecemos. Es la leche. En fin, aguantemos, aguantemos, que vamos a sacar buena general. Y, si hay opciones, ataquitos, no vaya a ser que anden vigilándose y todavía damos susto. Buah, esto es mucho más divertido de como yo lo recordaba. Ya ves, a mis años y con la ilusión de un juvenil.

placeholder Louis Meintjes avanza con rapidez durante una etapa. (EFE/Yoan Valat)
Louis Meintjes avanza con rapidez durante una etapa. (EFE/Yoan Valat)

El Tour de Francia según Louis Meintjes

Espera, espera... Qué es... Sí, esta sensación. En el rostro. Es como... como si te diera aire en la cara. Joder, pero mola muchísimo. Así que esto es lo de ir atacando... Pues ahora entiendo a quienes lo hacen, tú, es algo maravilloso. Mira, mira, si salgo por la tele... Eo, mami, está aquí tu Louisito... Ja, ja, ja, divierte andar en bici así, tú, menuda cosa bien chula. ¿Y dicen que puedes hacerlo todos los días? ¿Y que a la larga renta, que consigues clasificación interesante por París? Mira, macho, y yo sin saberlo, que he perdido julios y julios penando justo en el último puesto del pelotón mínimo. Menuda mierda, esto mola locamente, no tiene nada que ver. En fin, a por ello. Mañana vuelvo a la fuga. Buah, qué pasada.

placeholder Vingegaard nunca olvidará esta edición del Tour. (EFE/Yoan Valat)
Vingegaard nunca olvidará esta edición del Tour. (EFE/Yoan Valat)

El Tour de Francia según alguien del equipo Vaughters

En serio... ¿Era necesario? El maillot vale, por lo de dar nota..., pero casco, 'coulotte', zapatillas... hasta bici. ¿En serio?

placeholder Van der Poel, perseguido durante el Tour. (EFE/Yoan Valat)
Van der Poel, perseguido durante el Tour. (EFE/Yoan Valat)

El Tour de Francia según Mathieu van der Poel

Menuda mierda, tío, yo antes podía con todo, y ahora... Para olvidar, macho, para olvidar. En fin, a ver si dentro de un año me va mejor. Si ya veía yo en el Giro que... Eso sí, el prólogo bien chulo, con todas aquellas curvas y todas aquellas lijadas. Y luego encima el Wout, que menuda fiera, el Wout, que vaya mala bestia, Wout. 'Desarbolao', estoy 'desarbolao'. A casita me voy, a ver si descanso un rato...

El Tour de Francia según Jonas Vingegaard

A mí lo que me dijeron, tío. Tú, Jonas, eh, Jonas, sí, tú, mira, una cosa... Tú a rueda del que va con el maillot verde... Vale, y, si no está el del maillot verde, a rueda del que va con el maillot blanco, ¿vale? Y luego ya, cuando veas momentito, lanzas un despegue atómico. Y nada, que eso hice. En Granon y en Hautacam. Todo el Tour tranquilo, imaginen. Bueno, lo de los adoquines, pero eso estaba más o menos calculado. Todo el Tour tranquilo, decía, así que llevaba dentro una jindama en acumulación, un rollito de adolescente los domingos que no podía, no podía. Vamos, que supuraba excitaciones, macho, que necesitaba soltar patas y meneos. Así que en la crono, pues fui como fui. Uhhh, locurón, Jonas, lijando cunetas, batiendo a los culos grandes, entrando en meta parado, que casi saco el móvil antes de marcar tiempo. Uhhh, Jonas, Jonas. En fin, que ha sido fácil, creo, porque todo nos salió a la perfección. Y yo... En fin, yo llevaba patazas.

Tour de Francia
El redactor recomienda