Es noticia
Menú
Xavi se desinfla con Piqué: el jefe discreto traga con la polémica de la Supercopa
  1. Deportes
  2. Fútbol
personalidades muy diferentes

Xavi se desinfla con Piqué: el jefe discreto traga con la polémica de la Supercopa

La polémica de las negociaciones de Gerard Piqué con Luis Rubiales supera a Xavi. Le ha cogido en su peor momento desde que llegó al banquillo del Barcelona

Foto: Xavi da instrucciones a Piqué en el Camp Nou. (EFE/Alberto Estévez)
Xavi da instrucciones a Piqué en el Camp Nou. (EFE/Alberto Estévez)

Xavi no va a cambiar a Piqué. Lo conoce demasiado bien y tiene una personalidad totalmente opuesta a la suya. Xavi es la discreción y Piqué peca de imprudente. Lo que le interesa es que rinda en el campo y no le dé problemas fuera de él. La misión de Xavi, antes compañero en el vestuario de los jugadores y ahora jefe en la parcela técnica, no es centrar a Piqué para que solo piense en fútbol y ponga toda su energía en los entrenamientos, el día a día y los partidos. Debería ser de esta manera, pero el veterano central es impredecible y al novato entrenador del Barça no le queda más remedio que tragar con su versión salvaje.

Bastante tiene Xavi para tener que perder el tiempo con Piqué. Está más cómodo con un jugador de la experiencia y personalidad del capitán Busquets. Ya le gustaría que Piqué tuviera algo de la humildad de su excompañero y amigo Carles Puyol. Con Gerard Piqué da por bueno que mantenga la condición física para la alta competición, pero entre ellos existe un choque de personalidades y les une que entre la pelotita y su amor por el Barça. Nada más.

placeholder Xavi habla con Piqué en un partido del Barcelona
Xavi habla con Piqué en un partido del Barcelona

De lo primero que dijo Xavi cuando se hizo cargo del banquillo del Barcelona es que venía para poner orden y el mensaje a la plantilla es que vivieran para el fútbol. La energía tiene que gastarse en el Barcelona. Todo lo demás es tiempo perdido para Xavi, que vive de manera muy diferente esta profesión a lo que está acostumbrado Piqué. Para el primero es una obsesión crecer como entrenador y estar a la altura de la exigencia del Barcelona y para el segundo la obsesión, a estas alturas de su carrera como jugador, parece ser el dinero y mover los hilos en el deporte con la intermediación de su empresa Kosmos.

El peor momento para Xavi

La polémica de las negociaciones con la Federación de Fútbol para llevar la Supercopa de España a Arabia Saudí supera a Xavi. Le ha cogido en su peor momento desde que llegó. La eliminación en la Europa League y la derrota contra el Cádiz, con la que se despide del título de Liga, coinciden con la exposición y el ruido mediático extradeportivo que genera Piqué. Está fuera de los parámetros que supuestamente marcó el entrenador en un código de conducta a todos los jugadores. Con Piqué se da cuenta, de nuevo, que es imposible.

Foto: Luis Enrique durante eel sorteo del Mundial celebrado en Doha. (REUTERS/ Ibraheem Al Omari)

La manera de sobrellevar esta polémica es reconocer, sin nombrarlo, que tira la toalla con Piqué. "Él es extrovertido y le gusta estar en boca de la gente. Somos antagonistas. Yo soy más diplomático. Si no estuviera concentrado, le avisaría, pero le da gasolina. Es como una droga, en el buen sentido de la palabra", dice Xavi. Es mejor sacarle un lado positivo y mirar para otro lado que dar un toque de atención al jugador. La autoridad la ejercerá en función al rendimiento y el Barcelona está en un bache de resultados que hace imprescindible tirar de la 'gasolina' de Piqué. Quizás, por este motivo, quita importancia a que trasnoche y organice una rueda de prensa en Twitch para dar explicaciones de sus negocios y no de fútbol.

Si Piqué está alterado, le afecta todo este asunto o duerme poco, lo disimula bien porque en el entrenamiento de ayer se le vio de risas junto con Jordi Alba y Riqui Puig. Xavi tiene el gesto más serio. Pero es por la preocupación de salir de un bache inesperado y reconocer que han vuelto a perder la fe y el deseo de ganar. El Barcelona necesita recuperar la dinámica ganadora para estar entre los cuatro primeros y clasificarse para la Champions. Es el objetivo de Xavi. El de Piqué tiene que ser todavía más ambicioso y es clave quedar segundos para estar en la próxima edición de la Supercopa de España en Arabia Saudí.

Apoya a Rubiales

En el poco tiempo que lleva en el banquillo del Barcelona, quien le iba a decir a Xavi, el hombre discreto, que iba a tener tantos frentes abiertos que no fueran futbolísticos (Dembéle, Piqué...) y tener, incluso, que posar con Laporta y los directivos en el césped del Bernabéu para hacerse una fotografía. Xavi ya conoce que ser técnico del Barcelona no es sencillo en todos los aspectos. Estaba feliz en Doha con su mujer Núria Cunillera (por cierto, licenciada en Periodismo y Relaciones Públicas por la Universidad de Vic) y sus dos hijos (Asia y Dan) que nacieron en Qatar. La llamada de Laporta, su deseo de hacer reaccionar al Barcelona, se topan con la última polémica de Gerard Piqué.

Xavi no quiere saber nada de la negociación que tienen entre manos Rubiales y Piqué sobre la Supercopa de España. Se quita de encima este asunto: "Conozco bien a Rubiales y es un tío noble. Confío en su honestidad y en la de Piqué. Creo que miran por el bien de la gran mayoría. Quiero pensar eso. Si es ético o no, hay opiniones de todo tipo. El beneficio es casi unánime", dice una persona que tiene su preocupación en el Barcelona y en que Piqué esté más centrado. Esto no significa que Xavi no le dé importancia al dinero que se gana en el fútbol y le llevara, en su etapa en el Al Sadd, a decir, en el diario Ara, que "en Qatar hay muchas ventajas. La seguridad, la tranquilidad..." y reconocer que no vivía en un país democrático, pero que el sistema funcionaba mejor que en España.

Xavi no va a cambiar a Piqué. Lo conoce demasiado bien y tiene una personalidad totalmente opuesta a la suya. Xavi es la discreción y Piqué peca de imprudente. Lo que le interesa es que rinda en el campo y no le dé problemas fuera de él. La misión de Xavi, antes compañero en el vestuario de los jugadores y ahora jefe en la parcela técnica, no es centrar a Piqué para que solo piense en fútbol y ponga toda su energía en los entrenamientos, el día a día y los partidos. Debería ser de esta manera, pero el veterano central es impredecible y al novato entrenador del Barça no le queda más remedio que tragar con su versión salvaje.

Xavi Hernández Gerard Piqué
El redactor recomienda