Es noticia
Menú
Benzema no regala nada en su lucha por ser el mejor futbolista del mundo
  1. Deportes
  2. Fútbol
insaciable y sin descanso

Benzema no regala nada en su lucha por ser el mejor futbolista del mundo

Benzema ha llegado a un nivel tan alto y está en una dinámica en la que le sale todo, que la quiere aprovechar en lo que queda de Liga y Champions para ganar, por fin, el Balón de Oro

Foto: Benzema celebra un gol contra el Chelsea en el Bernabéu. (REUTERS/Juan Medina)
Benzema celebra un gol contra el Chelsea en el Bernabéu. (REUTERS/Juan Medina)

A Karim Benzema le ha costado lograr que se le considere como uno de los mejores futbolistas del mundo. Muchos años a la sombra de Cristiano Ronaldo y acostumbrado a tener un papel secundario, el francés llega al final de la temporada por encima de las estrellas. Ni Messi, ni Cristiano Ronaldo, ni tampoco Neymar tienen el nivel individual y el impacto del '9' del Real Madrid en sus equipos. Ni siquiera Mbappé, compañero en la Selección, consigue cumplir con los objetivos colectivos de la temporada. Tampoco se puede equiparar la figura del goleador Erling Haaland. Benzema está en su mejor momento, en la plenitud como goleador y figura desequilibrante, y no está dispuesto a regalar nada. En Europa, la competencia está en jugadores del nivel de Mohamed Salah.

Para ser el mejor del mundo necesita rematar la faena o, como le dice Carlo Ancelotti, tiene que poner la guinda al pastel. Esta es la obsesión del francés. Jugará todo lo que quede de temporada sin mirar el calendario. Lo importante es seguir con esta racha y dinámica con la que ha asombrado en las eliminatorias contra el Paris Saint-Germain y el Chelsea en la Champions y en la Liga. Es el Benzema más ambicioso. Tiene un apetito desmedido por seguir ganando y cargándose de razones para ser considerado el número uno.

placeholder Carlo Ancelotti abraza a Benzema tras una victoria en el Bernabéu
Carlo Ancelotti abraza a Benzema tras una victoria en el Bernabéu

La proximidad del partido de ida contra el Manchester City y la ventaja de puntos que tiene el Real Madrid en la Liga no la quiere aprovechar para tomarse un descanso. No va a parar ni va a descansar. Tras jugar el partido contra el Chelsea, con prórroga incluida, y venir de la exigencia de tener que remontar contra el Sevilla, el francés decide que quiere más y jugará esta noche contra Osasuna. Modric sí pide un respiro. Al croata le viene bien un descanso. Pero Benzema no para y Ancelotti está encantado porque el entrenador no quiere renunciar a dejar más cerrada la Liga. Ninguno de los dos da prioridad a la Champions. La Liga hay que rematarla y Ancelotti y Benzema pactan seguir adelante.

Cerrar la Liga

Hay razones y datos objetivos que explican el sobreesfuerzo que quiere hacer el delantero francés. Los parámetros físicos que maneja el jefe de la parcela física, Antonio Pintus, no avisan de la fatiga. Esto no significa que corra riesgos de un percance. Pero en los entrenamientos cumple los objetivos, las sensaciones son buenas y la necesidad de Ancelotti es asegurar la Liga. La de Benzema es superarse. Los registros están siendo espectaculares. Lleva 39 goles en 39 partidos entre todas las competiciones y una racha digna de destacar en los últimos partidos que le señalan como un futbolista desequilibrante.

Foto: Carvajal compite con Mbappé en el partido del Bernabéu. (EFE/Juanjo Martín)

Karim Benzema ha marcado 15 goles en los últimos 10 encuentros. Ha tenido acciones y partidos completos, en cuanto a fútbol y una demostración de carácter y liderazgo para echarse al equipo a sus espaldas y ser determinante en las remontadas. Al Paris Saint-Germain, en el Bernabéu, y al Chelsea, en Stamford Bridge, les ha marcado tres goles. En la Liga venía de hacer un doblete al Mallorca y otro al Celta y el gol del triunfo en el Sánchez Pizjuán. Con razón, Ancelotti reconoce y no le importa decir que el equipo tiene dependencia de Benzema y él está feliz. El entrenador comenta que no tiene ningún sentido dar descanso a un jugador que está en una buena dinámica y gana los partidos.

El francés está encantado con el momento dulce por el que pasa y el reconocimiento unánime, a nivel internacional, que recibe. "Yo no juego al fútbol para ser el mejor del mundo, juego por noches como esta", dijo tras una exhibición futbolística y física en Londres. Benzema encuentra más desafíos y es más competitivo. Sí juega para ser el mejor y también tiene el reto de conseguir el Balón de Oro, que este año se decide al final de la temporada. Evidentemente, está en una posición de privilegio porque aspira a la Liga, la Champions y presentar unas cifras goleadoras superiores al resto. En la Champions ha sido eliminado el Bayern de Múnich y Lewandowski se ha quedado con 13 goles en la competición europea, uno más que Benzema.

Foto: Laporta, Xavi y los directivos del Barcelona en el césped del Bernabéu. (@enricmasip5)

El rendimiento está yendo a más, no decae, y la incidencia, además de la vistosidad, motivan más al francés. En Sevilla llegó a los 25 goles en la Liga, su mejor cifra anotadora y un paso más que le catapulta como el mejor goleador del campeonato español. El gol en el Sánchez Pizjuán ha servido para superar a Di Stéfano (216) en el ránking histórico de goleadores en la Liga del Real Madrid y ponerse tercero, a 11 de Raúl. Karim Benzema es el tercer máximo goleador en la historia del Real Madrid con 317 goles y por delante están Raúl (323) y Cristiano Ronaldo (450).

A sus 34 años es un delantero maduro, atlético y comprometido que lleva, además de los 39 goles, un total de 13 asistencias. El contrato acaba en junio de 2023 y se lo está poniendo demasiado fácil a Florentino Pérez para ampliarlo. Un jugador que quiere el Balón de Oro y que tiene una cláusula con incentivos si logra ser el máximo goleador y el mejor del mundo.

A Karim Benzema le ha costado lograr que se le considere como uno de los mejores futbolistas del mundo. Muchos años a la sombra de Cristiano Ronaldo y acostumbrado a tener un papel secundario, el francés llega al final de la temporada por encima de las estrellas. Ni Messi, ni Cristiano Ronaldo, ni tampoco Neymar tienen el nivel individual y el impacto del '9' del Real Madrid en sus equipos. Ni siquiera Mbappé, compañero en la Selección, consigue cumplir con los objetivos colectivos de la temporada. Tampoco se puede equiparar la figura del goleador Erling Haaland. Benzema está en su mejor momento, en la plenitud como goleador y figura desequilibrante, y no está dispuesto a regalar nada. En Europa, la competencia está en jugadores del nivel de Mohamed Salah.

Karim Benzema
El redactor recomienda