Es noticia
Menú
De Valdano a Xavi: la eterna guerra de Clemente con los entrenadores 'finolis'
  1. Deportes
  2. Fútbol
pone la lupa en su trabajo y el estilo

De Valdano a Xavi: la eterna guerra de Clemente con los entrenadores 'finolis'

En los primeros 100 días de Xavi como entrenador del Barcelona ha habido de todo. Pero con lo que no se contaba es con los palos de colegas como Simeone o Clemente

Foto: Xavi en la sala de prensa antes del partido contra el Nápoles. (REUTERS/Albert Gea)
Xavi en la sala de prensa antes del partido contra el Nápoles. (REUTERS/Albert Gea)

La llegada de Xavi al banquillo del Barcelona y el breve tiempo al mando provoca todo tipo de reacciones cuando lleva 100 días. Para sus defensores es otro discípulo de Johan Cruyff y el nuevo Pep Guardiola. Para los críticos se trata de un novato de los banquillos, un técnico repelente e intransigente con otro estilo que no sea el suyo, el que vende en su pasional relato. Los colegas de profesión tienen otra mirada. Están esperando a ver qué es capaz de hacer, inventar y qué novedades tácticas y estratégicas aporta. En este maremágnum, los resultados son los que premian o castigan a Xavi.

Es capaz de golear al Atlético de Madrid y en el siguiente partido empatar contra el Espanyol en el último minuto con un balón colgado al área y un remate de cabeza de Luuk de Jong. El estilo futbolístico no siempre tiene coherencia con lo que nos vende Xavi. Esto provoca confusión y un debate polarizado en torno a cuál es la mejor propuesta futbolística. A Xavi le miran con lupa todos para comprobar qué nivel tiene o si nos está dando gato por liebre.

placeholder Xavi en la rueda de prensa antes del debut en la Europa League
Xavi en la rueda de prensa antes del debut en la Europa League

Javier Clemente entra al juicio permanente que se le hace a Xavi en cada partido. El que fuera seleccionador de España y con una dilatada carrera en los banquillos es un referente del otro estilo que detesta Xavi. “Somos antagonistas”, declaró el técnico culé en la polémica que se vio envuelto con Simeone. Lo mismo puede decir con Javier Clemente. Están en las antípodas de cómo ven el fútbol y cuál es la manera de interpretarlo. Las intenciones parecen ir por el camino de desenmascarar a Xavi.

La guerra de los estilos

El polémico Clemente vuelve al foco con unas duras palabras sobre el estilo y la capacidad de Xavi tras el empate en el derbi catalán. “Xavi quiere que los jugadores jueguen cómo él jugaba y eso no es ser entrenador. Él tiene que jugar con los jugadores que tiene. En realidad empieza a ser entrenador ahora”, comentó en ‘Cuatro’. Clemente es del bando de los que considera que Xavi nos da gato por liebre y le puso en su sitio.

La imagen del papel con las instrucciones que hace llegar Nico a Busquets y Piqué para reaccionar tras el gol de Raúl de Tomás son la prueba de que Xavi está verde y todavía en primero de entrenador para la alta competición. A esto y el gol de Luuk de Jong se refiere Clemente cuando dice “son entrenadores modernos, con no demasiada experiencia y acabarán teniendo que dar un ordenador. Cruyff cuando tenía un problema ponía a Alexanco de delantero centro. El equipo que tuvo Pep era uno y el de ahora es otro”.

Foto: Luka Modric junto a Mbappé en el partido disputado en el Parque de los Príncipes. (Reuters/Gonzalo Fuentes)

Javier Clemente vuelve a atizar y repartir carnets de entrenador. No es la primera vez que lo hace con un entrenador que no representa su escuela, la de la furia. A Clemente le dan repelús los técnicos finolis. Los que se apasionan con el estilo del ‘tiqui-taca’ y son categóricos con sus declaraciones. Ahora le ha tocado a Xavi. En 1996, cuando era seleccionador, las tuvo tiesas con Jorge Valdano. También con Juanma Lillo, otro de la escuela ‘cruyffista’.

El ataque a Jorge Valdano

El hacha de guerra lo desenterró Clemente en una conferencia en la Peña Lakabeg de Bilbao cuando Valdano fue destituido como entrenador del Real Madrid. A la par cayó Lillo del banquillo del Salamanca. Clemente y Valdano se enzarzaron dialécticamente. Este fue el detonante con las palabras del entonces seleccionador: “Valdano y Lillo no tienen demasiada cabida en un mundo superprofesional como el de ahora. Es mi opinión personal, aunque respeto esa filosofía”. Valdano, en un momento duro, contestó: “No olvido que antes de comenzar mi experiencia en el Tenerife, Clemente dijo que había que vigilarme con atención para ver si el fútbol que yo decía era parecido al fútbol que yo pretendía hacer”. Es el mismo escenario, 26 años después, del ‘patadón’ que le ha dado Clemente a Xavi.

placeholder Javier Clemente durante un acto
Javier Clemente durante un acto

Jorge Valdano calificó a Clemente de ventajista y cobarde por no decir nada de sus equipos cuando ganaban y consiguió el título de Liga con el Real Madrid. Con Xavi puede estar sucediendo algo similar. Los juicios son rápidos en el fútbol y el resultadismo es el peor enemigo para entrenadores que necesitan ganar con un estilo innegociable. Con Xavi sucede, como dice Clemente, que hay contradicciones cuando alecciona para ser un equipo que somete con la pelota y rescata un punto con un pelotazo. Es por lo que gente influyente como Javier Clemente no se calla y se permite ser crítico y repartir carnets de entrenador desde su púlpito.

Javier Clemente es un entrenador que sacaba las uñas cuando le decían que sus equipos jugaban al patadón y no tenían estilo. Sus partidos no eran los más vistosos, pero no presumía de brillantez. El estilo de Clemente era ganar y morder en el campo. No se libró de sus críticas el Barcelona de Koeman la pasada temporada. Cuando perdió la final de la Supercopa de España contra el Athletic soltó lo siguiente en Radio Marca “El Barça tiene buenos jugadores, pero si se limitan a pasarse el balón no vale para nada”. El reproche a los puristas del fútbol de toque.

Foto: Florentino Pérez en el estadio Parque de los Príncipes. (Reuters/Gonzalo Fuentes)

Xavi llegó en un momento de urgencias en el Barcelona. Un club en crisis por la deuda, los malos resultados y la necesidad de recuperar la identidad. Los resultados no le dan la razón, pese a sentirse orgulloso por cómo plantó cara al Real Madrid en la Supercopa de España y conseguir su primer triunfo en un partido grande contra el Atlético. Le falta continuidad en el juego y en los resultados. Convive con la presión y la exigencia de que el equipo acabe en puestos de Champions, alienta los discursos eufóricos de Laporta. Es un entusiasta que habla de las posibilidades de competir por la Liga y, a la vez, está inmerso en la Europa League.

“Mis primeros cien días en el Barça han parecido cien años”, dice el día antes del partido contra el Nápoles en el debut de la Europa League. No es fácil ser Xavi y todavía menos si recibes críticas como las de Javier Clemente. El trabajo y el estilo de Xavi en el Barcelona se mira con lupa por el relato tan intenso y pasional de un entrenador que da sus primeros pasos.

La llegada de Xavi al banquillo del Barcelona y el breve tiempo al mando provoca todo tipo de reacciones cuando lleva 100 días. Para sus defensores es otro discípulo de Johan Cruyff y el nuevo Pep Guardiola. Para los críticos se trata de un novato de los banquillos, un técnico repelente e intransigente con otro estilo que no sea el suyo, el que vende en su pasional relato. Los colegas de profesión tienen otra mirada. Están esperando a ver qué es capaz de hacer, inventar y qué novedades tácticas y estratégicas aporta. En este maremágnum, los resultados son los que premian o castigan a Xavi.

Javier Clemente Xavi Hernández Jorge Valdano
El redactor recomienda