Es noticia
Menú
La 'puñalada' de Mbappé a Benzema: un minuto de silencio y a por Liverpool
  1. Deportes
  2. Fútbol
le señala como un traidor

La 'puñalada' de Mbappé a Benzema: un minuto de silencio y a por Liverpool

Florentino tiene experiencia para superar el plantón que le ha dado Mbappé. Vale más por lo que calla. En la plantilla, el más dolido es Benzema por las mentiras de su compatriota

Foto: Mbappé y Benzema en un entrenamiento con la Selección. (Efe/Sebastien Nogier)
Mbappé y Benzema en un entrenamiento con la Selección. (Efe/Sebastien Nogier)

Karim Benzema es el futbolista del Real Madrid que peor se ha tomado el plantón de Mbappé. Normal. El francés estaba haciendo de avanzadilla en el papel de anfitrión de su compatriota y casi lo había presentado entre los compañeros. Mbappé tenía fama en el vestuario del Real Madrid de excelente profesional y mejor persona. Lo tenían como un ejemplo de resistencia por cómo aguantaba las presiones y no cedía a los intentos de renovación del emir de Qatar. Para fiarse de alguien que ahora tienen por mentiroso. Benzema es de los que daba por hecho el fichaje y guardaba discreción. La que no tuvo Mbappé con su viaje de ocio a Madrid televisado para comer y cenar con Achraf y Sergio Ramos.

Karim Benzema era, además, el mejor socio de Florentino Pérez para contarle a Mbappé las interioridades y excelencias del club, al que iba a ser un nuevo compañero de batallas en el campo y, por supuesto, las maravillas del nuevo estadio Santiago Bernabéu. En todo este largo proceso se ha escrutado cada gesto y acción del Mbappé. Una de las imágenes que se dio como prueba de que ficharía por el Real Madrid es lo impresionado que se le vio echando un vistazo a las obras. Las señales indicaban que no se echaría atrás. Hasta la imagen de los dos juntos abrazados en el túnel de vestuarios en el día de la remontada, valía para decir que Benzema y Mbappé jugarían juntos.

placeholder Mbappé junto a Nasser Al-Khelaifi con la camiseta del año de renovación
Mbappé junto a Nasser Al-Khelaifi con la camiseta del año de renovación

Cuanta más ilusión se ha hecho Benzema, más duro ha sido el golpe. Si el nivel de decepción por el fichaje frustrado se midiera en una escala del 0 al 10, en el 0 están Vinicius, Rodrygo y Fede Valverde. Los jóvenes no están decepcionados. Directamente se han calentado y en sus redes sociales afean lo que ha hecho Mbappé y declaran su madridismo. Los más afectados son Florentino y Benzema. El presidente lo dio por avanzado y cometió el error de no ponerle fecha de caducidad a la oferta (como hizo con Sergio Ramos) ni una cláusula de penalización. A los más veteranos de la plantilla sí les sorprende que el presidente no tuviera nada firmado.

Florentino y las presiones

Florentino tiene tablas y experiencia para superar este mal trago. No es la primera vez que un futbolista le deja plantado. Lo de Mbappé es duro y tiene más aristas que justificarlo como una simple negativa por motivos deportivos. Florentino tampoco es un pardillo o un inocente. Sabía dónde se metía y los riesgos. El presidente vale más por lo que calla (aunque habla poco o nada) que por lo que pueda contar. Sería importante conocer su versión y no quedarnos solo con lo que públicamente les interesa contar a la pareja Al-Khelaifi-Mbappé. Los dos dicen que, en su negociación, han hablado más de fútbol que de dinero y se remiten a un vínculo porque el futbolista es parisino. Mbappé es un capricho, pagado a precio de oro, del emir. La imagen posando con la bufanda de los Ultras del PSG tras la rueda de prensa no le beneficia.

Foto: Pep Guardiola levanta los brazos tras ganar la Premier League. (Reuters/Jason Cairnduff)

Las presiones políticas y económicas, a niveles inimaginables, han tumbado la estrategia del presidente del Real Madrid. Esto es lo que tendría que desvelar el máximo dirigente del club blanco. Las conoce bien. Florentino Pérez suele estar perfectamente informado, pero elige enfriar el 'caso Mbappé'. Lo conveniente en estos momentos en los que toca ir superando el sofoco es enfocar al Liverpool. El presidente y los dirigentes deciden pasar página.

La reacción de Benzema en sus redes sociales es la de una persona que siente una puñalada. Fue inmediata. En el momento de conocer que Mbappé comunicaba su decisión y aparecía en el césped del estadio del Parque de los Príncipes junto a Nasser Al-Khelaifi posando con una camiseta con el año de renovación (2025), lo quiso despellejar en las redes. Se lo echará en cara cuando estén juntos en la concentración de la Selección de Francia.

Un traidor

Este encuentro tiene morbo. Ahora mismo está tan reciente que se podría decir que Benzema tiene de compañero en la delantera de la Selección a un enemigo. En algún momento tendrán que hablar, sentarse y desahogarse el uno con el otro. De momento, Benzema ha dejado a Mbappé como un traidor publicando una historia en su Instagram en la que sale una fotografía del rapero asesinado Tupac Shakur con un amigo que le traicionó. Apunta fuerte.

También quiso publicar una fotografía celebrando el tercer gol en la remontada contra el Paris Saint-Germain con el siguiente mensaje: "Gracias por una temporada inolvidable. Nos queda la noche más bonita. Hala Madrid". Es un Benzema dolido, decepcionado y defraudado con el que consideraba su amigo. Mbappé se dedica a decir que entiende la decepción. El tiempo lo cura todo y tendrán que arreglarlo por el bien de la Selección de Francia. En pocos meses tienen que unir sus fuerzas para jugar el Mundial de Qatar. Pero lo más inmediato es el sentimiento de traición que tiene el '9' del Real Madrid, que también está afectado por cómo queda Florentino en esta fallida negociación.

placeholder Benzema celebra la clasificación en la remontada contra el PSG
Benzema celebra la clasificación en la remontada contra el PSG

De esta decepción van a salir Florentino y Benzema porque son uña y carne y dos peleones. La imagen más reivindicativa que utilizó el '9' del Real Madrid es contundente y no es una casualidad. Aparece con la mano vendada y un dedo señalando el escudo. El Real Madrid está por encima de cualquier jugador. Es la lección, una vez más, que saca el presidente y que transmite el que es su ojito derecho en la plantilla. Para sobrellevar la puñalada hay que apelar a la historia, la fuerza, la unión del club y los jugadores porque en cinco días disputan la final de la Champions.

Benzema no reprocha a Mbappé que haya elegido quedarse en el Paris Saint-Germain, lo que siente es rabia por cómo ha manejado las negociaciones e incumple con su palabra. "Siempre he soñado con jugar en el Real Madrid, pero no se qué pasará en tres años", manifestó Mbappé ayer en la rueda de prensa junto a Nasser Al-Khelaifi. No va a ser tan sencillo que en el Real Madrid ni, por supuesto, Benzema se quiten de la cabeza que el clan Mbappé ha exprimido y utilizado al Real Madrid para hacersde multimillonario con el dinero que inyecta Qatar.

Foto: Antonio Rüdiger durante un partido del Chelsea. (Reuters/Tony Obrien)

El minuto de silencio por la defunción del fichaje de Mbappé ha pasado y ahora toda la energía hay que ponerla en el Liverpool. El Real Madrid está en una situación de privilegio. Va a jugar una final de la Champions cuando a principio de temporada se decía que no le daba para competir por este título y después de haber sido protagonista de tres remontadas (Paris Saint-Germain, Chelsea y Manchester City). La motivación de Florentino y Benzema es que la plantilla ha hecho un esfuerzo y un trabajo espectacular para eliminar a clubes-estado. Este es el sentimiento que prevalece en la plantilla del Real Madrid tras ponerle la cruz a Mbappé. La autoestima en la vida y en el trabajo es importante. Es lo que necesita el Real Madrid para el partido, de altísima dificultad, contra el Liverpool en París.

Eso que dice Mbappé de que será un aficionado más que anima al Real Madrid en la final de la Champions suena a guasa. No se puede quedar bien con todos. A veces es mejor estar callado si no se puede decir la verdad. Lo que hace Mbappé, dentro de lo que puede ser sincero, es intentar no perder la amistad que tiene con Benzema y no cerrarse las puertas del Real Madrid para dentro de tres años tener otra oportunidad. Si esto último sucede, puede que ya no esté Benzema, que por entonces tendrá 37 años.

Benzema es un líder en el Real Madrid, un jugador con galones y que tiene arraigo en el club. Ha hecho gala de su madridismo en repetidas ocasiones y ha puesto mucho de su parte para ayudar a Mbappé en su decisión. Lo que más daño le hace al '9' del Real Madrid es que Mbappé no haya ido de frente.

Karim Benzema es el futbolista del Real Madrid que peor se ha tomado el plantón de Mbappé. Normal. El francés estaba haciendo de avanzadilla en el papel de anfitrión de su compatriota y casi lo había presentado entre los compañeros. Mbappé tenía fama en el vestuario del Real Madrid de excelente profesional y mejor persona. Lo tenían como un ejemplo de resistencia por cómo aguantaba las presiones y no cedía a los intentos de renovación del emir de Qatar. Para fiarse de alguien que ahora tienen por mentiroso. Benzema es de los que daba por hecho el fichaje y guardaba discreción. La que no tuvo Mbappé con su viaje de ocio a Madrid televisado para comer y cenar con Achraf y Sergio Ramos.

Karim Benzema Kylian Mbappé Florentino Pérez