Es noticia
Menú
Mbappé tiene en 'shock' al Real Madrid: por qué es el gran vencedor de un doble acuerdo
  1. Deportes
  2. Fútbol
maneja unas cifras récord

Mbappé tiene en 'shock' al Real Madrid: por qué es el gran vencedor de un doble acuerdo

Mbappé puede anunciar este fin de semana, tras el último partido de la temporada, en qué equipo va a jugar. Lo hará tras haber exprimido al Real Madrid y al PSG en la negociación

Foto: Kylian Mbappé en los premios del fútbol francés. (EFE/Mohamed Badra)
Kylian Mbappé en los premios del fútbol francés. (EFE/Mohamed Badra)

Elija el Real Madrid o el Paris Saint-Germain, Kylian Mbappé no se va a librar de que se le vea como otro grandísimo futbolista que antepone el negocio. Sin haber anunciado el equipo en el que va a jugar, lo que sí queda claro es que habrá dos ganadores y un perdedor. El que va a cantar victoria con total seguridad es el clan Mbappé. Han conseguido imponer sus condiciones económicas (salario, prima de fichaje y derechos de imagen). El segundo ganador será el equipo que elija. Y el perdedor, evidentemente, al que deje plantado. La estrategia que ha llevado hasta el límite pone de manifiesto que el futbolista ha negociado a dos bandas.

Kylian Mbappé es un futbolista hábil en el césped y en los despachos. Saca partido de la obsesión que tienen el Real Madrid y el Paris Saint-Germain por convertirlo en el referente de sus equipos y, por supuesto, en el futbolista mejor pagado del mundo. El desenlace para conocer cuál es su decisión es este fin de semana. Puede ser este mismo sábado, tras el último partido del PSG en el Parque de los Príncipes contra el Metz (21:00 horas), en una noche de festejos en la que Mbappé será premiado como el máximo goleador y asistente del campeonato. El domingo tiene previsto conceder una entrevista a 'Teléfoot' en la TF1 (11:00 horas). Es el último capítulo, si el francés no retuerce más este culebrón.

El penúltimo tiene de protagonista a la madre y representante, Fayza Lamari, que no tiene inconveniente en confirmar que es la cabecilla de una puja. "Tenemos un acuerdo con el Real Madrid y otro con el PSG. Las dos ofertas son casi idénticas. Las negociaciones se han terminado. Ahora es Kylian el que tiene que escoger. En la oferta que nos presentó el Real Madrid hay un control total de los derechos de imagen y también una compensación económica", reconoce en Kora Plus.

placeholder Mbappé celebra un gol en un partido del PSG. (EFE/Mohamed Badra)
Mbappé celebra un gol en un partido del PSG. (EFE/Mohamed Badra)

Mbappé se ha tomado su tiempo para madurar la decisión, pero también lo ha aprovechado para exprimir al Real Madrid y al Paris Saint-Germain. Su posición siempre ha sido la de querer tener el control en la negociación. Hasta llevarlo a una puja. Falta que anuncie el equipo que más le encaja en lo deportivo y económico y que dé sus argumentos. No va a sorprender si dice que ha sido una elección difícil, con muchas dudas por resolver y en la que quería respetar a ambas instituciones. Mostrará su agradecimiento al club que quede eliminado de su 'casting' y poco más puede decir. El guion de su decisión ha sido largo y ventajista. Mbappé puede que no se haya dado cuenta de que está jugando con las emociones de los aficionados de Real Madrid y PSG, y pretender tener dos acuerdos, como reconoce la madre, no le deja en una buena situación.

No fluyen las conversaciones

Lo que sí ha conseguido, antes de anunciar el equipo en el que va a jugar, es que en el Real Madrid estén en un estado 'shock'. Las últimas 48 horas están marcadas por la histeria de imaginar que va a renovar con el Paris Saint-Germain. Las conversaciones no fluyen como esperaban en el Madrid, y de la seguridad de que el futbolista no les iba a fallar se ha pasado al pesimismo. Hace un año, Florentino Pérez mostraba su poderío negociador en una larga negociación con Sergio Ramos. El presidente del Real Madrid se cansó de esperar, impuso sus condiciones y dejó claro que era él quien tenía el control. Florentino le dijo a Ramos que la oferta de renovación había caducado. Con Mbappé esto no es posible. Florentino depende de que el francés cumpla su palabra.

Foto: Míchel durante un partido del Getafe en el Coliseum. (Efe/Rodrigo Jiménez))

Esta situación provoca que el madridismo mire con recelo a Kylian Mbappé. Sin conocer la decisión de boca del francés, la corriente entre los aficionados, alimentada por la disparidad de informaciones, es que el club está por encima de cualquier jugador. El Real Madrid no puede arrodillarse ni por Mbappé. Si antes de venir, si finalmente ficha por el club madridista, convierte la negociación en una angustia, puede ser mejor ahorrarse futuros sufrimientos. Mbappé es muy bueno. El mejor fichaje que se puede hacer. El que más ilusiona. Pero también es cierto que el contexto de ver a un Real Madrid que es campeón de Liga y finalista de la Champions fortalece a esta corriente en el madridismo que no acepta las imposiciones de los futbolistas. El clan Mbappé ha cogido este camino y, como decimos, la prueba son las palabras de la madre y la postura misteriosa que adopta el jugador. La visita de ocio a Madrid para comer y cenar con Achraf y Sergio Ramos, publicada en las redes sociales, desconcierta.

En las últimas dos semanas, el PSG ha conseguido lo que buscaba con Mbappé. El objetivo es que tuviera más dudas, que valore, además de la oferta económica, que el proyecto deportivo es ambicioso. Hace dos años estuvieron cerca de ser campeones de Europa. Fueron subcampeones en la final que disputaron contra el Bayern de Múnich en Lisboa. Esta temporada, cayeron eliminados en el Bernabéu tras ser muy superiores en París. Las maniobras que ha utilizado el PSG para hacer dudar a Mbappé dan sus resultados. En lo económico, a pesar de que la madre diga que las dos ofertas son casi idénticas, la del Real Madrid no puede igualar a la del PSG. El salario del club parisino (50 millones de euros netos) dobla al del Madrid, que lo ha tenido que subir con bonus y cláusulas. La prima de fichaje, en ningún caso, baja de los 150 millones de euros. En los derechos de imagen, el club que preside Florentino cede un porcentaje mayor al 50%. Algo que rompe su política porque Mbappé quiere tomar decisiones en la gestión.

Foto: Leo Messi durante un partido con e PSG. (Reuters/Saah Meyssonnier)

Esto es lo que provoca un estado de ánimo de rechazo a los aficionados que se indignan con la financiación de un club-estado. Florentino Pérez lo ha dado todo por Mbappé. Desde que el jugador le dio esperanzas ha ido ajustando las cuentas y la masa salarial para cuadrar el fichaje. En septiembre lo tenía cerrado, pero no firmado. El hecho de que el PSG rechazara una oferta de 200 millones de euros por un jugador que estaba en su última temporada de contrato dejaba claro el potencial del club-estado.

El valor que le dio el madridismo es que Mbappé resistiera a cada una de las ofertas, cada vez más millonarias, y fuera fiel a su deseo de jugar en el Bernabéu. Si finalmente acepta la última propuesta del PSG, muy por encima de la del Real Madrid, la decepción será monumental. Si elige el Real Madrid, el daño que ha hecho saber que manejaba dos acuerdos se tendrá que superar con el tiempo.

Elija el Real Madrid o el Paris Saint-Germain, Kylian Mbappé no se va a librar de que se le vea como otro grandísimo futbolista que antepone el negocio. Sin haber anunciado el equipo en el que va a jugar, lo que sí queda claro es que habrá dos ganadores y un perdedor. El que va a cantar victoria con total seguridad es el clan Mbappé. Han conseguido imponer sus condiciones económicas (salario, prima de fichaje y derechos de imagen). El segundo ganador será el equipo que elija. Y el perdedor, evidentemente, al que deje plantado. La estrategia que ha llevado hasta el límite pone de manifiesto que el futbolista ha negociado a dos bandas.

Kylian Mbappé
El redactor recomienda