Es noticia
Menú
Cuando la épica salva a Pep Guardiola y siente el placer de un madridista en las remontadas
  1. Deportes
  2. Fútbol
la gesta del manchester city

Cuando la épica salva a Pep Guardiola y siente el placer de un madridista en las remontadas

Guardiola, que sufrió un batacazo en la Champions, ha podido experimentar lo que es gozar de la misma satisfacción que el madridismo en las remontadas del Santiago Bernabéu

Foto: Pep Guardiola levanta los brazos tras ganar la Premier League. (Reuters/Jason Cairnduff)
Pep Guardiola levanta los brazos tras ganar la Premier League. (Reuters/Jason Cairnduff)

Pep Guardiola es de los gurús que abandera el fútbol de posesión. Un entrenador fanático y pasional con su estilo de juego, que prioriza el ataque y no negocia la idea de que jugar mejor al fútbol que el rival es la fórmula más efectiva para ganar. Esta filosofía da resultados. El Manchester City es el equipo más regular de la Premier League, una competición de altísima exigencia, y vuelve a conquistar el título. Son cuatro en los últimos cinco años.

Pero ha necesitado de la épica, de una remontada en el último partido contra el Aston Villa, en su campo y con el apoyo de sus aficionados, para celebrar el título. El Liverpool le llevó al límite. El drama, la tragedia, el fracaso podían haber sucedido en un partido que se le puso con dos goles en contra y que le dio la vuelta en cinco minutos con tres tantos (dos de Gündogan y uno de Rodri).

placeholder Pep Guardiola besa el trofeo de la Premier League. (Reuters/Jason Cairnduff)
Pep Guardiola besa el trofeo de la Premier League. (Reuters/Jason Cairnduff)

Del triunfo épico de Guardiola no se va a decir que fue un milagro o tiene flor. Es un nuevo título para un entrenador y un equipo que durante el campeonato llegó a tener once puntos de diferencia con el Liverpool y necesitó de una remontada en la última jornada para conseguir el éxito. La celebración de Guardiola, en el Etihad Stadium, lo dice todo. Rompió a llorar. Pasó de sufrir que podía escaparse la Premier League a ganarla en cinco minutos. Lo que sintió es la misma alegría que el madridismo que ha gozado en el Bernabéu con las remontadas contra el Paris Saint-Germain, Chelsea... o el propio Manchester City.

El espíritu para remontar

Cuando a Guardiola le preguntaron qué le sucedió a su equipo en el Bernabéu, no supo dar una explicación futbolística. Dijo que el "fútbol es imprevisible" y habló de la historia del Real Madrid. También comentó que el equipo de Ancelotti se dedicó a meter gente en el área y poner centros. El Real Madrid, en dos minutos, le levantó un 0-1 con dos tantos de Rodrygo. Llevó el partido a la prórroga y, según Guardiola, no se jugó nada al fútbol en este tiempo extra desde que Benzema marcó el penalti. Guardiola se quedó con la amargura de un resultado injusto. Del Madrid se dijo que tiene suerte y fue otro milagro porque en el Etihad Stadium mereció salir goleado y acabó el partido con un 3-2 que le dio vida.

Foto: Antonio Rüdiger durante un partido del Chelsea. (Reuters/Tony Obrien)

Pep Guardiola es un excelente entrenador que trabaja los equipos al detalle, la estrategia, la táctica y un estilo definido. El fútbol le recompensa con una remontada contra el Aston Villa que sirve para cerrar un título. Es asombroso cómo reaccionó, tras el partido, cuando le preguntaron por esta cuestión y su análisis para darle la vuelta al encuentro. "¿Por qué se ha producido la remontada?", le dijo el periodista. "Porque llamé al Real Madrid y me dieron buenos consejos. No tuvo explicación lo del Madrid y tampoco lo de hoy. Fue un momento increíble. A veces es bonito vivir este tipo de situaciones. Nos ayudará para ser más fuertes la próxima temporada", comentó Guardiola. Se despidió con un suspiro y diciendo que ahora se relajara jugando al golf.

Lo del Real Madrid sí tuvo explicación. Se llama tener espíritu, fuerza mental para no rendirse y calidad. Ganar con la épica no está bien visto porque se considera que es suerte. Un error. Ya sabemos cómo se transforma el Real Madrid en Europa, y en su estadio, y de lo que es capaz de hacer.

Puede que el duro golpe que sufrió el City en el Bernabéu haya servido para que sus jugadores interioricen que al fútbol se puede ganar con alma y carácter, con garra y con orgullo, que mezclado con la calidad individual te saca de situaciones críticas. Las remontadas son más de los jugadores que de los entrenadores. Tienen que ver con el espíritu y la personalidad que tienen ciertos futbolistas en el césped y cómo arrastran al resto. En el Real Madrid hay muchos. En el City han aparecido tras el batacazo en el Bernabéu. Esto no estaba en el manual de estilo de Guardiola, pero ya sabe lo que siente un madridista.

Pep Guardiola es de los gurús que abandera el fútbol de posesión. Un entrenador fanático y pasional con su estilo de juego, que prioriza el ataque y no negocia la idea de que jugar mejor al fútbol que el rival es la fórmula más efectiva para ganar. Esta filosofía da resultados. El Manchester City es el equipo más regular de la Premier League, una competición de altísima exigencia, y vuelve a conquistar el título. Son cuatro en los últimos cinco años.

Pep Guardiola
El redactor recomienda